Mark Wahlberg regresó convertido en un chico malo


Mark Wahlberg regresó convertido en un chico malo para su nueva película ‘Contrabando’


POR Staff Rolling Stone México  



Mark Wahlberg regresó convertido en un chico malo para su nueva película 'Contrabando'

Por ÓscarUriel

El término anglosajón “power player”, utilizado comúnmente dentro en la industria del entretenimiento otorgado a quienes hacen posible la realización de diversos proyectos, bien podría definir hoy en día la personalidad de Mark Wahlberg, actor que se ha reinventado como uno de los productores más prolíficos de Hollywood, creador de conceptos redituables para la televisión como Entourage y Boardwalk Empire, y hasta productor de cintas de entretenimiento puro como Contrabando, su más reciente película convertida en un vehículo propio que marca su retorno al cine de acción.

Contrabando resulta el más tradicional de los thrillers producidos en Hollywood a pesar de estar basada en la premisa de un filme islandés, obviamente producido con menor presupuesto. La versión americana resulta la típica historia que gira alrededor de un hombre llamado Chris Faraday (Wahlberg) quien ha abandonado su pasado delictivo para formar una familia y vivir una vida apacible y doméstica, sin embargo, un buen día, se ve en la necesidad de regresar al mundo del crimen organizado como única alternativa para poder salvar a sus seres queridos.

“Obviamente son personajes con los que me identifico. Ahora, como tú sabes, soy padre de familia, por lo que haría cualquier cosa por proteger a mis hijos y a mi esposa, en eso me parezco a Chris, nada más. Tuve la oportunidad de ver la película nórdica original (titulada Reykjavyk-Roterdam) y simplemente quedé fascinado con la historia. Mi casa productora contactó a quienes poseían los derechos y quienes curiosamente estaban tratando de venderlos al extranjero, los compramos y finalmente, decidimos contratar al director original Baltasar Kormákur para que la convirtiera en un filme que se situara en Estados Unidos”, nos comenta Wahlberg en entrevista exclusiva en la ciudad de Nueva York.

El filme se sitúa en Nueva Orléans y Panamá, dos exóticas locaciones que proveen el marco para que se desarrolle la acción. Wahlberg se hace acompañar por un elenco integrando por Kate Beckinsale, Ben Foster, Giovanni Ribisi y Diego Luna como uno de los villanos de la historia.

“Cuando empezamos a armar el elenco inmediatamente pensamos en Diego para que interpretara a Gonzalo. Es uno de los pocos actores de reconocimiento internacional que tiene la capacidad de convertirse en prácticamente cualquier personaje. Realmente fue nuestra primera opción, no había nadie más, cruzamos los dedos esperando que aceptara trabajar con nosotros pues se trataba de un personaje relativamente pequeño. Para nuestra suerte aceptó y resultó un deleite verlo trabajar y convertirse en este infame criminal miembro del cártel de Panamá que navega entre la delgada línea de ser un oportunista y un psicópata”, nos dice el director Kormákur con respecto al trabajo del histrión mexicano en el filme.

Mark Wahlberg ha hecho una carrera interpretando personajes “de barrio”, de nobles sentimientos pero con problemas frecuentes con la ley y con la misma mafia. Ha representado al tipo común y corriente que se enfrenta a situaciones extraordinarias pudiéndose transformar en un “vengador anónimo” o en un terrible contrincante para los villanos de la anécdota.

“Pues mis tiempos de ‘vaquero’ han quedado atrás. Me levanto a las 4:30 hrs. para entrenar pues actualmente estoy filmando una cinta que lo demanda. Cuando regreso a Nueva York recuerdo los tiempos que salía a la 1:30 hrs. para regresar al amanecer y dormir todo el día. Ahora no me gusta tanto la ciudad, la encuentro repleta de gente atropellándose y demasiado ruidosa, siempre fue así pero la diferencia es que antes no ponía atención a estas cosas. Me alegro que esa etapa haya terminado”, concluye Whalberg, quien ha dejado completamente atrás la rebeldía y la desfachatez de ese rapero conocido como Marky Mark.

BANNER CONTENIDO 2 FEB



comments powered by Disqus