Metallica


Con un festival y una película en 3D, Metallica retorna a la acción en este verano


POR Staff Rolling Stone México  



Con un festival y una película en 3D, Metallica retorna a la acción en este verano

Con un festival y una película en 3D, la banda retorna a la acción en este verano
Por David Fricke

Se trata de un evento histórico. Cierta tarde reciente, en su estudio al norte de San Francisco, Metallica toca íntegro su álbum más exitoso, Metallica, lanzado en 1991, mejor conocido como El Álbum Negro (The Black Album). Y la banda lo ejecuta en su secuencia clásica, por primera vez en su carrera. Pero también lo tocan al revés, comenzando por el emotivo y ruinoso final “The Struggle Within”, y finalizando con la exultante amenaza de “Enter Sandman”. “En ningún lado está escrito que si tocas un álbum completo tienes que empezar por el principio”, asegura el baterista Lars Ulrich.

Ulrich, el cantante y guitarrista James Hetfield, el guitarrista Kirk Hammett y el bajista Robert Trujillo tocarán el Álbum Negro en su festival Orion Music + More, a celebrarse el 23 y el 24 de junio en Atlantic City. Asimismo, tocarán todos los temas de Ride the Lightning, de 1984, por primera vez en la historia. Tal y como los integrantes explican a lo largo de estas entrevistas, llevadas a cabo antes y después de los ensayos, este verano se caracterizará por todo un conjunto de ‘primeras veces’. Los ocho conciertos que darán en la ciudad de México incluirán su novedoso y extravagante escenario, que forma parte de la película en 3D que Metallica se encuentra desarrollando con el director Nimród Antal. Y con el Festival Orion Music + More, la banda lanzará un giro personalizado de lo que constituye la experiencia de los festivales. Ulrich tiene planeada una carpa de cine; Hammett será el anfitrión de la Cripta de Kirk, espacio dedicado a su colección de parafernalia relacionada con las cintas de horror. Los cuatro integrantes pudieron proferir a todo volumen su opinión en torno al amplio rango de artistas y actividades que conforman el cartel de este evento.

“Crea tu festival, crea tu película –todo esto está muy bien”, dice Ulrich con entusiasmo. “La variedad es la especia de la vida”.

James Hetfield James Hetfield

Este año estarán muy ocupados, a pesar de que no lanzarán un álbum. Cada vez que llegas a este estudio, ¿te sientes como en una especie de oficina?
De ninguna manera. Me gusta estar aquí. Me siento a salvo. Las cosas son reales. Puedo ser yo mismo. Me cuesta desenvolverme así afuera. Aquí me siento con los pies en la tierra. Me siento bien. La energía era distinta en otras áreas de trabajo. Cuando grabamos en Dinamarca, dormimos en la bodega de cintas y equipo. Nos despertábamos, bajábamos y grabábamos, luego subíamos de vuelta a la cama. Pero esto es lo máximo. Si estás en un grupo de rock, esto es ideal. Y es nuestro. El sitio en donde compusimos Master of Puppets (1986) estaba en Carlson Boulevard, en El Cerrito. Tenía una cochera en la que jamás aparcamos un auto. Había una batería, unos cuantos amplificadores –el hedor de la alfombra… ¡qué asco! Querían demoler ese pequeño sitio histórico [sonríe]. Yo deseaba comprarlo y colocarlo ahí [señala el cuarto de grabación]. Poner la cochera vieja dentro de la nueva. Pero tuve que abandonar la idea.

Luego de 30 años juntos, muchas bandas comienzan a disminuir la velocidad.
Muchos grupos dirían: “Me pregunto qué se siente una relación de 30 años. Nunca lo conseguimos”. Mucha gente quiere que nos detengamos. ¿Para qué detenerse? Tenemos tantas cosas buenas delante de nosotros. No quiero negarme a algo para luego decirme: “Qué imbécil. Perdiste una oportunidad única”.

Hace 20 años, muchas de esas personas pensaban que podías caminar sobre el agua.
Todo se reduce a “No están haciendo lo que quiero que hagan. Grabaron un disco con Lou Reed. No es algo que necesite”. Están enamorados de algo que no existe. O de algo que muta y requiere de su propio espacio. No es algo que puedan guardar.

Cuando tocaste tus temas más viejos, en diciembre del año pasado, ¿lograste reconocer en las letras al joven violento que solías ser? Eres un hombre muy distinto al que compuso “Of Wolf and Man”.
O “Dyer’s Eve”, que es veneno puro [hace una pausa]. A veces miro las fotografías del pasado y veo a un tipo feliz –sonriente, bromista, grosero cuando no debía serlo, un poco molesto, pero feliz. Pero a puerta cerrada, esa misma persona era solitaria, horrenda, odiosa. Gracias al cielo por la música que creamos. Hay algo muy romántico de aquellos tiempos, y eso es lo que echo de menos. Miro las fotografías y quiero ser así de nuevo. Pero entonces recuerdo la relación que tengo con mi banda, con mis amigos y sobre todo con mi familia, y me digo: “No tendría nada de esto si siguiera siendo así”.

¿Hay algún tema del Álbum Negro que te cause problemas actualmente?
¿Te refieres a las letras? No. Sólo me sirve para concretar aquello por lo que atravesaba. Ahora puedo verlo todo claramente. Cuando el pintor Pushead creó el arte original para la portada del sencillo de “Sad But True”, con esa calavera que se mira a sí misma, yo no podía creer que la dualidad de esa canción fuese tan explícita. Él se percató de ello: Lo malo y lo bueno; mi yo secreto y mi figura pública. Me da gusto ser tan transparente. Gracias a ello la gente ha podido ayudarme.

¿Cómo haces para escribir letras metaleras tan furiosas ahora que has logrado dejar todo eso atrás?
Pregúntale a mi esposa por qué enfurezco y deseo despedazar el coche. Eso sigue ahí. Me gustaría que me dejara en paz. Pero, ¿para qué huir? Es mejor comprender. Utilizar esto. Cuando me siento así, tomo mi pluma y mi cuaderno. Agarro la guitarra. Me pongo a trabajar. Eso no se ha ido. Mi familia quisiera que las cosas fuesen distintas. Pero no es así.

¿Cuentas con algún régimen mental o emotivo que te ayude a controlar estos desplantes?
Las reuniones de AA. La meditación. Los rezos. Todo esto me ayuda por lo menos a saber que lo que siento viene de algún lado, por alguna razón. Esto equivale a comprender mi ciclo: Sentirme inseguro, utilizar la furia para demostrar que soy alguien y que me merezco lo que deseo, y luego la depresión que se instala. Y todo me reconduce a la inseguridad. Es un ciclo similar al de la bebida –todo o nada. La historia me dice que nada de esto durará para siempre. Pero cuando estoy en ello, estoy en ello.

¿Qué tanto has logrado componer para el nuevo disco?
Sólo tengo 846 riffs nuevos.

¿Esa cantidad es exacta?
En iTunes puedes revisar todo lo que tienes. Y esto no incluye las pruebas de sonido, ni las locuras que solemos grabar en el estudio. Te conectas a un amplificador. Y de pronto te sientes mejor. Pero Lars, el tesorero y acaparador de Metallica, está obsesionado con la revisión de cada piedra, con darle la vuelta a todas las cosas: “¡Esto podría ser muy bueno!”. Sí, todo podría servir y ser excelente. Pero ahora tengo algo nuevo. Ahí está el callejón sin salida. Tienes un riff que compusiste durante una gira realizada cinco años antes, y la idea es asombrosa. ¿Pero lo sigo sintiendo? No hay problema. Ya llegará algo nuevo.

¿Acaso un exceso de distracciones te alejan del asunto principal?
¿De la composición? Sí, totalmente. Esta semana tendremos entrevistas, sesiones fotográficas, videos. ¿Cuándo podremos comenzar a componer? “Tenemos que ensayar el Álbum Negro”. Me encantaría poder sentarme y componer un disco nuevo sin tener que pensar en todo lo demás.

¿Qué opinas de las películas 3D? Cuando escucho esa frase me preocupo.
Uno piensa en Pixar, en algo de mediana o mala calidad. Pero lo que queremos es crear algo loco y capaz de derretir cerebros. Con una buena historia. Quiero que la película sea de culto. Me parece gracioso estar hablando tanto de esto cuando ni siquiera sé de qué tratará.

¿De quién fue la idea?
[Del co representante] Peter Mensch. Surgió luego de haber capturado los mejores momentos de las giras pasadas. Muchos chicos no pudieron ver la destrucción de la escenografía (que ocurrió noche tras noche durante la gira de …And Justice For All), ni el famoso Snakepit. La idea era compendiarlo, una especie de ‘grandes éxitos’. Y, vaya, ¿por qué no lo filmamos en 3D?

¿Cuentas con el presupuesto?
Sí. Cuesta una fortuna. Los ahorros de nuestras vidas. Creo que no sabemos lo que estamos haciendo. Pero queremos intentarlo.

Me sorprende que luego del explícito documental Some Kind of Monster, que lanzaron en 2004, les haya dado por hacer otra película.
Quizá algún otro decida someterse a un programa de rehabilitación tras el estreno de la nueva cinta [Ríe]. Rehabilitación ¡en 3D!




comments powered by Disqus