Muhammad Ali


El más grande de todos los tiempos.


POR Staff Rolling Stone México  



muhammad ali

Por Mikal Gilmore.

La gente lo criticaba. Algunos le temían. Incluso cuando el joven que probó ser lo que afirmaba –el más rápido e impresionante boxeador que habíamos visto, así como un hombre negro que no pedía permiso para mostrar su orgullo y no se sometía a convenciones de imagen o valores–, era una amenaza implícita. Algunos lo veían sólo para atestiguar cómo era noqueado.

Y ese era sólo el comienzo, antes de que las cosas se volvieran asunto serio con Muhammad Ali, antes de que cambiara al país y se convirtiera en un ejemplo de coraje para todo el mundo. En los días que siguieron a la muerte de Ali –el 3 de junio a los 74 años, tras luchar durante años con una enfermedad degenerativa–, el presidente Barack Obama citó algo que dijo el boxeador: “Yo soy Estados Unidos. Soy la parte que no reconoces. Pero te acostumbras a mí –negro, confiado, petulante; mi nombre, no el tuyo; mi religión, no la tuya; mis metas. Acostúmbrate a mí”.

BANNER 158 CONTINUA




comments powered by Disqus