Murmullos del Honky Tonk: Abbey Road


Entre un Volkswagen y el hombre de Pensacola.


POR Staff Rolling Stone México  



Entre un Volkswagen y el hombre de Pensacola.

Entre un Volkswagen y el hombre de Pensacola

Por @Jordi Soler

Ian Macmillan fotografió a The Beatles cruzando Abbey Road, y aquella foto sirvió de portada para un disco que terminaría llamándose como la calle. La imagen es simplona, pero la presencia de los músicos la elevó inmediatamente a los altares de la iconografía pop.

Un montón de leyendas, en las que no me detendré, han aderezado, desde 1969, esta portada; más bien voy a concentrarme en la pura y dura realidad: La fotografía, al ser realizada con extrema rapidez, porque los músicos tenían que regresar al estudio, y perpetrada en una época en la que el Photoshop era una verdadera complicación, incluye dos elementos de la realidad que acabaron compartiendo, de manera completamente involuntaria, la fama del álbum.

El primero es un Volkswagen, que aparece del lado izquierdo, entre Paul McCartney y George Harrison, y que está displicentemente estacionado, con dos ruedas encima de la banqueta, enfrente de la casa de su dueño. El dueño no sabía que los músicos más famosos de la Tierra iban a hacerse una foto enfrente de su casa; se enteró meses después, cuando ya había salido el álbum, una mañana en que iba muy repeinado hacia la oficina y descubrió que su Volkswagen no tenía placa porque un fanático de The Beatles se la había robado y, según la información que le dio la policía, la había vendido en una casa de subastas. Dispuesto a no dejarse intimidar por los beatlemaniacos, sacó una reposición de su placa, que ostentaba la ya entonces muy famosa cifra: LMW281F.


DESCARGA TU ROLLING STONE MÉXICO




comments powered by Disqus