Murmullos del Honky Tonk: El ‘Duty Free’


Shannon es una ciudad, en el extremo oeste de Irlanda, que creció alrededor de un aeropuerto…


POR Staff Rolling Stone México  



Shannon es una ciudad, en el extremo oeste de Irlanda, que creció alrededor de un aeropuerto...

Shannon es una ciudad, en el extremo oeste de Irlanda, que creció alrededor de un aeropuerto…

Por Jordi Soler
Ilustración: Jesús Sánchez

Primero se fundó el aeropuerto y, años después, a partir de las camadas de trabajadores que iban llegando, se fue conformando una ciudad de tintes industriales que se debe a los aviones, a los pilotos y sobrecargos y a su histórico Duty Free que, unas líneas más adelante, cobrará una robusta relevancia.

No teman, no voy a contar aquí la aburrida historia de la gestación de un puerto aéreo, sino una curiosidad aeroportuaria que incluye, por mencionar sólo a dos de los figurantes, a Fidel Castro y Marilyn Monroe. Hoy ya nadie se acuerda del aeropuerto de Shannon, la última vez que tuvo la atención de la prensa fue durante la guerra de Irak, cuando fue invadido y bombardeado con globos de pintura multicolor por jóvenes pacifistas irlandeses que se oponían a que los aviones del ejército de Estados Unidos repostaran en suelo irlandés para llegar con suficiente combustible al Medio Oriente.

Aquellas protestas acabaron de la forma habitual: Con la policía repartiendo porrazos a los muchachos y lanzando nubarrones de gases lacrimógenos. Pero el aeropuerto de Shannon, a mediados del siglo XX, era un punto obligado y estratégico para los aviones que volaban más allá de París pues, en esa época, no eran tan grandes los aviones, ni tan vastos sus depósitos de combustible y tenían que bajar ahí, en ese aeropuerto irlandés en medio de la nada, a llenar el tanque y a que los pasajeros estiraran las piernas. Era un aeropuerto donde no había ni una tienda para comprar chicles o el periódico, ni un triste café para matar el tiempo que duraba la escala. Kitty Downes, una irlandesa muy espabilada y, como se verá, pionera en su gremio, calculó que en los pasajeros que trashumaban por los helados pasillos del aeropuerto había una oportunidad para hacer negocio.





comments powered by Disqus