Murmullos del Honky Tonk: Vapear


En su columna del mes, Jordi Soler nos habla de nuevo vicio aparentemente inocuo… El cigarro sin nicotina, y sin tabaco


POR Staff Rolling Stone México  



En su columna del mes, Jordi Soler nos habla de nuevo vicio aparentemente inocuo... El cigarro sin nicotina, y sin tabaco

Occidente ha engendrado un nuevo vicio aparentemente inocuo. A la cerveza sin alcohol y al café sin cafeína, se ha venido a añadir el cigarro sin nicotina, y sin tabaco.

Por @Jordi Soler

Se trata, como bien sabrás, de un cigarro electrónico que produce la misma humareda que el cigarro, digamos, clásico, pero sin sus comprobados perjuicios, pues el humo es de vapor, como las nubes. Claro que el acto de aspirar vapor a través de un tubito de plástico no puede llamarse fumar, así que para nombrar esta novedosa actividad se ha acuñado el verbo, o palabra, “vapear”, una transmigración lingüística espontánea de la palabra inglesa vaping. De manera que, de buenas a primeras nos encontramos con que aquel famoso tango que interpretaba Carlos Gardel, en el siglo XXI tendría que cantarse así: “Vapear es un placer genial, sensual; vapeando espero, a la que tanto quiero; tras los cristales de alegres ventanales…”. Y también tendríamos que adecuar la señalización a los tiempos que corren: “Prohibido vapear”, “gracias por no vapear” o “zona de vapeadores”. Y además poner al día ciertos clichés, como aquél de “tienes voz de vapeador”, que se le dice a quién posee una voz cavernosa, salpicada de terrones y pedruscos fonéticos; o aquel otro de “¿qué te vapeaste?”, que se aplica a quién aparece verbalizando sandeces, con las pupilas alarmantemente dilatadas y el gesto blandengue y risón.



comments powered by Disqus