La metamorfosis


Omar Rodríguez, de Bosnian Rainbows, borra su pasado


POR Staff Rolling Stone México  



Omar Rodríguez, de Bosnian Rainbows, borra su pasado

Por Natalia Cano
Foto: Esteban Calderón

En una franca reflexión sobre su futuro musical y personal, Omar Rodríguez adoptó la frase de “menos es más” y la hizo parte de su ideología.

El virtuoso guitarrista había superado una crisis músico-existencial y decidió que era momento de dar fin a The Mars Volta, la agrupación que durante 12 años mantuvo viva junto con el vocalista Cedric Bixler-Zavala, quien en febrero anunció su salida del proyecto a través de su cuenta en Twitter.

Ante el asombro de los fans de la banda, Bixler-Zavala publicó en la red de microblogueo una serie de mensajes donde adjudicaba a Rodríguez-López responsable de la ruptura de The Mars Volta, tras haber dedicado su tiempo y energías a Bosnian Rainbows, su nuevo proyecto. “Me sentía muy abrumado por toda esta situación, se juntó todo en ese momento… Me corté el cabello, tiré muchas de mis cosas personales, ropa, fotografías. Ahora consumo menos comida, por ejemplo. No sé, tuve que reestructurar mi vida y trabajar en tratar de encontrar una mejor forma de expresarme, de mantener ocupada mi mente. ‘Menos es más’, esa es la forma como ahora conduzco mi vida y debo decir, que soy más feliz”, dice Omar Rodríguez.

En esa etapa de transición, Rodríguez- López estuvo acompañado de sus tres amigos, compañeros y cómplices musicales: La vocalista Teri Gender Bender (Le Butcherettes), el tecladista Nicci Kasper y el baterista Deantoni Parks, con quienes conforma Bosnian Rainbows, la nueva aventura sonora del guitarrista puertorriqueño. “Esta banda es el resultado de haber renunciado a mi zona de confort y otorgarme una segunda oportunidad”, señala el también fundador de la extinta agrupación At The Drive-In.

El guitarrista y productor concibió este proyecto originalmente bajo el nombre de “Omar Rodríguez-López Group”. El músico afirma que hay tal sinergia entre él y sus compañeros de banda, que el proceso de gestación de su álbum debut homónimo se realizó en poco tiempo. “En este grupo todos somos líderes, así que la colaboración es para nosotros una experiencia. No hay egos y eso es porque sabemos que estamos aquí al servicio de la música. No hay rivalidades y lo más importante es que esa otra entidad que estamos creando, la música, es producto de nuestra sana convivencia”, apunta Omar.

Pero la empatía que este cuarteto ha desarrollado en casi un par de años se refleja no sólo en el escenario, también fuera de él, donde Rodríguez- López y sus compañeros conviven como una armoniosa familia. “Cocinamos, platicamos, vamos al cine, hablamos hasta las cinco de la mañana sobre la vida, sobre política, sobre arte. En todos estos años algo me ha quedado muy claro: Cualquiera puede tocar un instrumento, y hacerlo magníficamente, pero lo verdaderamente importante es la razón por la que crea música, el lado espiritual”.

El álbum Bosnian Rainbows fue concebido casi en su totalidad en medio de una gira del grupo por Europa. Grabado en octubre de 2012, en la ciudad alemana de Hamburgo, la primera producción del poderoso cuarteto fue producida por Johann Scheerer, a quien Omar había conocido en 2009.

En este nuevo ciclo de su vida artística y personal, Rodríguez-López nos presenta una propuesta de intensidad melódica, que sin alejarse de ese sonido de rock progresivo que por años lo caracterizó, ahora se mueve en terrenos más sublimes. Todo parece indicar que lo mejor que pudo pasarle al guitarrista, fue haber unido su talento con la voz y la personalidad escénica de Gender Bender y el también virtuosismo musical de Kasper y Parks.



comments powered by Disqus