Orgullo latino con raíces de Motown


Platicamos con Bardo Martínez, vocalista de Chicano Batman, sobre el lanzamiento de ‘Freedom Is Free’ y su visita a México.




Chicano Batman es un proyecto musical nacido de la multiculturalidad de Estados Unidos. En esencia, la banda anuda distintos géneros musicales en un sonido único. Su más reciente álbum, Freedom Is Free, es una fiel muestra de ello. El soul, el jazz, el blues y el funk, combinados con sonidos latinos, representan lo que Eduardo Arenas, Carlos Arévalo, Bardo Martinez y Gabriel Villa elaboran con sus instrumentos en ese proyecto musical que emergió desde una nación construida por migrantes.

“Desde pequeño siempre me he sentido ajeno, fuera de lo que pasa en este país como latino”, dice Bardo Martínez, cuando responde sobre su situación como hispano residente en el país gobernado por Donald Trump. “Yo soy de la primera generación nacida aquí en Estados Unidos, mi mamá es de Colombia y mi papá mexicano” aclara el vocalista de la banda.

En un principio, Chicano Batman era el nombre de la página de MySpace en la que Bardo subía sus primeras grabaciones caseras. El título del sitio estuvo inspirado en el superhéroe de DC Comics y en el término que se utiliza para denominar a los estadounidenses con ascendencia mexicana. “Puedes encontrar muchas familias que se sienten ajenas a su propio contexto aquí en Los Ángeles por ejemplo, pero creo que podemos sentir libertad a través de la naturaleza” menciona Bardo acerca de lo que aprecia en el rostro de su pueblo.

“Para mí es muy importante José José, lo escuchábamos mucho en casa. Me ha tocado criarme con mariachi, música clásica mexicana, por decirlo de alguna manera. Me he criado también musicalmente con muchos cantantes mexicanos y latinos de los cincuenta. No te voy hablar de Vicente Fernández, yo voy a hablar de Javier Solís, Cuco Sánchez, Jorge Negrete” cuenta el músico que canta con honestidad en el momento de pararse en el escenario.

Sin embargo, en el sonido de su guitarra se escuchan acordes que reviven el espíritu funk de James Brown y el soul de Marvin Gaye: “Crecimos escuchando toda la música funk de aquí. Todo el sonido de Motown. Mucha música de los sesenta y setenta. La música afroamericana, Marvin Gaye y muchas canciones gringas de esa escena fueron muy influyentes para nosotros. Todos los que nacimos en este país alguna vez hemos imitado ese sonido y para nosotros fue muy importante”.

Después de dos álbumes, Chicano Batman (2010) y Cycles Of Existential Rhyme (2014), el líder de la agrupación se alegra de haberse encontrado con el productor Leon Michels, quien ha trabajado con The Black Keys, The Arcs y el mismo Dan Auerbach, creador de estos proyectos que sonoramente están conectados con Freedom Is Free, el nuevo disco de Chicano. “Pienso que el grupo evolucionó en el momento en el que hicimos cosas más libres y entramos a una fase de madurez, porque nos enfocamos a hacer canciones más simples musicalmente y eso fue lo que obtuvimos con Leon. En su estudio, existe toda la tecnología vintage de los cincuenta y sesenta: guitarras pianos, teclados; fue como llegar al cielo musical. Todo esto se refleja en la producción del disco. Prácticamente el productor fue otro integrante del grupo no músico también, inclusive tiene su propio break de hip hop en una de las canciones.

Bardo Martínez es un coleccionista de memorias musicales y un ebanista de canciones. Le importa la canción, así como un sustantivo, como una caja fuerte que guarda momentos en una sola pieza. “Para mí la canción es algo muy especial, es un arte que se ha perdido en la música moderna. Una manera de redefinirla es volviendo a tus raíces” remarca el héroe chicano, quien empatiza con la comunidad latina en Norteamérica y declara: No tengan miedo. Nadie nos puede quitar el orgullo. Todos tenemos la misma sangre, somos humanos. No debemos de tener miedo de nada y menos de una persona que está imponiéndolo. La política es algo ficticio. Son cuentos. No es algo que realmente importe en la naturaleza.

Para concluir la charla, Bardo narra la historia de la banda como si esta fuera una verdadera historieta. Cuenta una novela basada en hechos reales. Una estructura narrativa que podría comercializarse como una serie de televisión o alguna película de superhéroes: Chicano Batman nació en un barrio pobre en medio de una balacera. Su padre se alejó de él justo en ese momento porque sostenía negocios sucios y sabía que algo tramaban en su contra. La madre quedó sola. En ese barrio, la familia pequeña trataba de sobrevivir. El barrio y la ciudad donde viven están jodidas. Entonces le nace un impulso para cambiar las cosas. A Chicano le gustan las películas de kung fu de los setenta y se mete a una escuela para aprender artes marciales. Tiempo después, se da cuenta que la raíz de los problemas no tiene que ver con las pandillas, sino que tiene que ver con la política, entonces busca la forma de corregir muchas cosas. Así comienza la historia de Chicano Batman: busca de derrotar la corrupción, las corporaciones y mejorar la vida del barrio” concluye Bardo Martínez.



comments powered by Disqus