#CoronaCapital2016: Peter Bjorn and John


El trío originario de Estocolmo visitará la Ciudad de México el próximo 20 de noviembre en el marco del Corona Capital.


POR Priscila Núñez  



Young Folks” fue la canción que catapultó al trío originario de Estocolmo, Peter Bjorn and John, al éxito internacional. Con un ritmo pegajoso y unos silbidos que se han vuelto icónicos, este tema ha cumplido su primera década y sigue figurando como un himno de la música alternativa. Aún así, los músicos se negaron a pasar a la historia como one hit wonders y vivir bajo la sombra de este hit, por lo que han seguido explorando en su música, pero sin perder el encanto que los caracteriza.

10 años han pasado desde entonces, pero son 17 los que Peter Bjorn and John llevan tocando juntos y 5 los que han transcurrido desde el lanzamiento de Gimme Some, su anterior producción discográfica. Ahora, la banda conformada por Peter Morén, Björn Yttling y John Eriksson, está de regreso con su séptimo álbum de estudio llamado Breakin’ Point.

14731150_10154768982633694_2207689912993320452_n (1)

Con el propósito de conocer más sobre este nuevo material, su evolución musical, su proceso e inspiración, platicamos en exclusiva con el vocalista de la agrupación, Peter Morén, previa su presentación en el Corona Capital.

Fueron varias las razones por las que no habíamos tenido noticias de ellos desde 2011, empezando por el hecho de que los tres se convirtieron en padres y se tomaron un tiempo para estar con sus familias. Individualmente escribieron y produjeron para artistas como Chrissie Hynde y Franz Ferdinand; además de que juntos iniciaron INGRID, un colectivo de artistas suecos junto a Lykke Li y Miike Snow.

Cuando comenzaron a trabajar en Breakin’ Point todas esas cosas empezaron a empapar el proyecto, pero la razón por la que pasó tanto tiempo desde el estreno de Gimme Some fue el tiempo que les tomó encontrar el sonido que querían para el álbum:

“Escribimos mucho material después de la gira de Gimme Some, pero decidimos desecharlo porque sentíamos que íbamos a sonar igual que siempre, y no queríamos eso, nos gusta crear algo diferente con cada disco. Para este álbum hablamos más sobre la letra de las canciones porque queríamos algo más pop. En lugar de que fuera un disco conceptual como lo habían sido los demás, nos centramos simplemente en escribir 12 buenas canciones”.

En producciones anteriores la agrupación ya había explorado el rock, synth-pop, el indie rock, la música instrumental e incluso con un poco de hip hop, pero en esta ocasión cuando llegaron al estudio no sabían exactamente en que dirección querían ir: “Es curioso, porque en esta ocasión nuestra inspiración vino de la música disco y los hits de la radio en los años 60 y 70. Por ejemplo, estuvimos escuchando mucho a ABBA porque admiramos la manera en que combinan letras melancólicas con buena música y queríamos hacer algo similar, algo que se pudiera bailar en un bar y al mismo tiempo escuchar en cualquier otra situación”.

“Creo que me hago cada vez más oscuro con los años”, continúa Morén. “Muchas de las canciones hablan acerca de vivir en una gran ciudad, que puede ser la ciudad de México o Estocolmo, trabajando para una compañía y de como eso puede hacerte sentir solo; creo que es un problema que mucha gente tiene a veces. Otras canciones hablan de tener hijos, de empezar de nuevo, de ser capaz de encontrar el amor otra vez”. El resultado es una colección de canciones en Breakin’ Point que son melancólicas, pero al mismo tiempo alegres.

Además, en esta ocasión trabajaron con seis productores distintos, algo que si bien se ve reflejado en el sonido, no rompe con la unidad sónica del álbum: “Estábamos buscando a alguien que entendiera a la perfección cómo conseguir un sonido rock al que queríamos llegar, y por supuesto, la producción”.

Fue así como iniciaron el trabajo con Patrick Berger: “Todo iba bien hasta que empezamos a discutir por todo, y aunque con él terminamos algunas canciones, no podíamos seguir. Entonces pensamos que quizá podíamos terminar el álbum por nuestra cuenta en el estudio, y sí, grabamos muchas cosas que pudimos haber sacado en un álbum, pero no era el sonido que buscábamos; así que terminamos contactando a diferentes productores. Fue diferente con cada uno, por ejemplo, a Greg Kurstin ni siquiera lo conocimos, le mandábamos contenido a Los Ángeles y él nos mandaba material desde allá. Paul Epworth quería que fuéramos a Londres y eso terminó siendo lo más plástico, hicimos muchas grabaciones con él en el cuarto guiándonos. Aprendimos mucho”. Al final, hubo seis diferentes personas trabajando en el disco, pero los suecos de alguna manera encontraron la forma de que encajara.

12376029_10153916343058694_7458737875751198914_n

Breakin’ Point marca realmente un punto y a parte en la carrera de los músicos, o traduciendo el título del álbum, fue un punto de ruptura entre los integrantes de la banda ya que estuvieron a punto de tomar rumbos separados. En gran parte por la situación personal que cada uno vivía, pero también por el hecho de que no lograban ponerse de acuerdo; y aunque con cada disco que sacan corren los rumores de su separación, han logrado encontrar la fórmula para seguir tocando juntos aún después de 17 años:

“Tal vez la razón por la que seguimos juntos es que desde el principio habíamos dicho que solo íbamos a sacar 10 álbumes y luego nos íbamos a separar, nunca nos imaginamos que eso nos fuera a tomar tanto tiempo, pero ya vamos en el séptimo (risas). No, en realidad lo que sucede es que no siempre puedes estar seguro de si harás otro o no, porque ¿quién sabe? Si cuando lo haces no es divertido, no hay razón para hacerlo. Estar en una banda es algo muy especial, a veces se siente como el infierno en la Tierra, pero la mayor parte del tiempo es lo más increíble que nos ha pasado”.

Otros factores importantes para la cohesión que existe entre Peter Bjorn and John es el hecho de que todos participan en igual medida en el proceso de composición, pero sobre todo, el tener diferentes gustos musicales es lo que los vuelve más fuertes en el estudio: “Los tres tenemos gustos completamente diferentes y algunas veces las expresamos en proyectos que tenemos alternos a Peter Bjorn and John. Todas esas experiencias nos hacen crecer y nos enseñan mucho, eso también es parte de lo que forma a la banda. 
La combinación de nuestros intereses y experiencias es lo que mantiene las cosas interesantes. Pero dentro de estás diferencias tenemos siempre algo en común que es la banda y por eso nos preocupamos por todos los detalles de cada álbum. Creo que es algo bueno que seamos diferentes”.

Desde que empezaron a tocar juntos a finales de los 90, la industria musical ha cambiado radicalmente, y a pesar de que podemos decir que Peter Bjorn and John son una banda consagrada, el carácter independiente de la misma sigue siendo un reto al que se tienen que enfrentar día a día porque, como lo menciona Peter Morén, aunque el streaming es maravilloso, a las bandas independientes no les conviene tanto: “Realmente ya no se puede vivir solo de hacer música y vender discos, claro, a menos que seas una banda como U2”.

Para concluir la entrevista, comentó sobre la similitud entre el arte de sus dos últimos discos: “Gimme Some muestra una mano con tres pulgares y la nueva portada muestra un martillo con tres cabezas listas para golpear esos tres pulgares (risas). En sí, en todos nuestros álbumes hay cosas que nos representan a los tres, pero para esta portada además queríamos algo que simbolizara lo que Breakin’ Point significa para nosotros, y al artista británico que la diseñó se le ocurrió la idea de un martillo porque puedes romper cosas con él, pero también puedes construir y arreglar. Fue como mostrar un poco humor con pop art”.

peter bjorn and john album

Peter Bjorn and John estará presentándose el próximo domingo 20 de noviembre en el Corona Capital. Seguramente será una oportunidad maravillosa para escuchar Breakin’ Point, y por qué no, “Young Folks” en vivo.

BANNER CONTINÚA LEYENDO 162



comments powered by Disqus