Pink Floyd: El Final


David Gilmour y Nick Mason hablan de por qué su nuevo LP es, seguramente, el manifiesto final de Pink Floyd


POR Staff Rolling Stone México  



David Gilmour y Nick Mason hablan de por qué su nuevo LP es, seguramente, el manifiesto final de Pink Floyd

Por Andy Greene

David Gilmour ha pasado la mayor parte de los últimos 20 años tratando de que Pink Floyd sea cosa del pasado. La banda rompió récords de taquilla con la gira en apoyo a The Division Bell en 1994, pero Gilmour se cansó de la vida de rockstar. “Todo se estaba volviendo más grande de lo que me gusta”, dice. “No estaba disfrutando la falta de conexión con el público”. El cantante y guitarrista enfocó su energía en criar a sus propios hijos y grabar el álbum solista ocasional. Pero había una parte sin terminar de Pink Floyd: Sus últimas sesiones de grabación, que datan de 1993.

La banda –que, en ese punto, llevaba casi 10 años sin su fundador y compositor principal, Roger Waters– editó 20 horas de grabaciones para un disco de música ambiental que sería incluido en The Division Bell, plan que luego fue cancelado. Un par de años atrás, Gilmour encontró las cintas y se vio gratamente sorprendido. “Me di cuenta de que algo bueno podía salir de todo esto”, recuerda.

Para sorpresa del equipo de Pink Floyd, Gilmour decidió resucitar el material. Él y Nick Mason grabaron partes nuevas y convirtieron el viejo material en un disco nuevo, el mayormente instrumental The Endless River (que saldrá a la venta este 10 de noviembre). Gilmour jura que el disco marca el fin de Pink Floyd. “Todo lo que teníamos de valor está en este disco”, agrega. “Tratar de hacerlo de nuevo significaría usar material de segunda mano y eso no es suficientemente bueno para mí”.

Los fans no podrán esperar una gira para apoyar The Endless River –no sin su tecladista Rick Wright, quien murió de cáncer en 2008. “Sin él, es imposible”, comenta Gilmour. “Estoy disfrutando mucho mi música y mi vida. No hay lugar para Pink Floyd. El sólo pensar en hacer algo más me causa escalofríos”.

De muchas maneras, The Endless River es un tributo a Wright. Sin voces, su órgano se escucha al frente de casi cada track. “Roger y yo siempre hicimos mucho ruido en los discos y en la prensa, Rick tendía a estar un poco olvidado”, recuerda Gilmour. “Pero él era tan vital en esto como todos nosotros. Creó un paisaje sonoro completo en todo lo que hacíamos. Es algo que no puedes reproducir en ningún lado”.






comments powered by Disqus