Portugal. The Man despierta el espíritu rebelde de la música de Woodstock


John Gourley, vocalista y fundador de la banda, nos contó todos los detalles de su más reciente álbum de estudio.


POR Priscila Núñez  



Foto: Maclay Heriot

John Gourley, “el hombre” detrás de Portugal. The Man, contesta el teléfono desde Portland, la ciudad que vio nacer el proyecto que ahora se encuentra promoviendo su octavo álbum de estudio, Woodstock. Del otro lado de la línea, Gourley suena emocionado por la respuesta que ha tenido el disco (especialmente el primer sencillo “Feel It Still“), está orgulloso del trabajo de su banda y feliz de haber decidido arriesgarse a hacer a un lado el material en el que llevaba tres años trabajando para poder componer algo más ad hoc al estatus mundial de hoy en día.

Después del lanzamiento de Evil Friends en 2013 y su respectiva gira de promoción, Portugal. The Man comenzó a trabajar en un material que llevaría por título Gloomin + Doomin, pero siguiendo su manía de pensar las cosas demasiado, pasaron tres años y de pronto se encontraron con poco más de 40 canciones y cada una de ellas tenía hasta siete versiones distintas: “Se volvió ridículo. Aunque había cosas increíbles en esa música, nosotros perdimos la conexión con lo que queríamos transmitir”.

La inspiración que rediccionaría los esfuerzos de la banda fue el momento en que el padre de Gourley les mostró su boleto para el legendario festival Woodstock tras rescatarlo del fondo de una vieja caja de herramientas: “Al ver el boleto nos dimos cuenta de las similitudes que existen en el escenario político y social de ahora con el de esa época. Ese fue nuestro momento de claridad”, comenta el vocalista. “El plantea entero cambió en el transcurso de esos tres años, especialmente Estados Unidos al elegir a Trump como presidente. Yo sentí que si no cambiábamos estaríamos siendo desleales con nosotros mismos”.

Como artista, se tiene el poder de llegar a muchas personas y hacerlos reflexionar para invitarlos a tomar acción, Portugal. The Man siendo consiente de esta responsabilidad, aceptó el reto de comunicar un mensaje más relevante sin importar que tuvieran que hacer a un lado su trabajo de años: “Cuando comencé a trabajar en la nueva idea tenía mucho miedo de lo que los demás iban a pensar y la banda también tenía miedo de deshacerse de todo. Había pequeñas joyas entre esas canciones, pero yo sentía que no había nada relevante para lo que está sucediendo”.

“Tampoco es que quisiéramos hacer un álbum político per se y contrario a lo que mucha gente piensa, Woodstock no lo es. No sé desde cuando el agua limpia, la igualdad de género y la no discriminación se convirtieron en temas políticos, porque no deberían de serlo. Más bien es un álbum que busca hacer reflexionar a la gente. La política y la religión son parte de la vida cotidiana queramos aceptarlo o no y el rock es una de las mejores formas de hacer que la gente se involucre y exprese lo que siente”.

De acuerdo con los valores presentes en la música durante la era de Woodstock, Portugal. The Man decidió hablar sobre “la locura que sucede en las calles”. Un encuentro con los vestigios de lo que fue el apartheid en Sudáfrica juega un rol importante en la canción “Rich Friends”, un potencial asesino hace su aparición en “So Young” y la preocupación por las noticias falsas se hace presente en “Noise Pollution”.

Foto: Maclay Heriot

Esta última problemática de la sobreinformación es algo que agobia particularmente a Gourley: “Me asusta la manera en que las redes sociales han crecido y el uso que la mayoría de la gente les están dando, parece que Twitter les ha dado a la gente el poder de opinar sobre todo y ya no existe un filtro, creo que eso vuelve difusa la realidad. El uso que nuestro presidente da a las redes sociales es un claro ejemplo de que éstas pueden sacar lo peor de nosotros. El mundo se ha convertido en un productor de noticias, pero ya ni siquiera informan, son meras opiniones sin fundamento”.

Gourley también piensa que los medios de comunicación no son los únicos que se han reblandecido con la finalidad de entretener y por ende mantener los ratings y las ventas altas: el rock también lo ha hecho. Atrás quedó la época en la que el rock denunciaba los problemas sociales y se convertía en la voz del pueblo: “Algunos músicos quieren distraer de lo que sucede y está bien, pero eso no significa que deban desentenderse socialmente. Siento que el rock and roll ha sido ‘domado’”.

“El rock and roll fue domado en cuanto a la industria le empezó a importar más el dinero que la música” continúa. “Si acaso hay un género que lo hace bien es el hip hop que ahora ha demostrado ser tan rebelde como lo fue el punk en su momento. ¿Tienes algo que decir? Más te vale comenzar a rapear”.

Foto: Maclay Heriot

“Es como si la mayoría de los artistas se hubieran dejado ganar sin siquiera haber jugado. El hip hop es diferente. Para mí es un género que les ha dado a los artistas la libertad de expresar cómo se sienten”. Con artistas como Kendrick Lamar, A$AP Rocky, Ab-Soul y Tyler, The Creator por mencionar a algunos de los raperos que se encuentran al frente de la escena, es fácil comprender lo que Gourley intenta decir acerca del lado rebelde del hip hop: “Kendrick es increíble, él está cambiando la forma de hacer las cosas, casi me atrevo a decir que lo está haciendo es como lo que hizo The Beatles”.

Ciertamente en Woodstock se percibe ese acercamiento a la música propia del rap y el hip hop, de hecho, ese fue uno de los principales retos que Gourley y compañía enfrentaron como banda al momento de componer: “En esta ocasión tratamos de dejarnos llevar por el impulso y confiar en nuestros instintos, pero fue difícil, teníamos que pensar en no pensar demasiado”. Además, el disco cuenta con la participación de los productores Mike D y Danger Mouse, dos artistas que siempre están dispuestos a correr riesgos y que supieron direccionar a los originarios de Alaska en este, su octavo álbum.

John Gourley, Zach Carothers, Kyle O’Quin, Jason Sechrist y Eric Howk se presentarán el próximo 21 de octubre en el Parque Fundidora como parte del festival Live Out y el día 22 tendrán una presentación en El Plaza Condesa de la Ciudad de México.



comments powered by Disqus