Reflejo de la sociedad moderna


A nueve años de proyectarse en ‘reboot’ de la amada franquicia, el reparto reflexiona sobre ‘Viaje a las estrellas: Sin límites’, una aventura con una validez abrumadora.


POR Óscar Uriel  



Captura de pantalla 2016-09-12 a las 2.23.05 p.m.

Parece ser que Justin Lin no contó con suficiente tiempo para preparar la película. De hecho, el célebre director de Rápidos y furiosos y de un par de episodios de la infame segunda temporada de True Detective se incorporó escasas semanas previas al rodaje, cuando el guionista Roberto Orci fue retirado de su cargo de director, mismo que ocupó al momento que J.J. Abrams declinó dirigir Viaje a las estrellas: Sin límites por compromisos previamente adquiridos en esa “pequeña” película situada en una galaxia muy muy lejana. Las típicas diferencias creativas entre el grupo de realizadores provocaron buscar a un nuevo realizador en calidad de urgencia. Lin fue el elegido de entre un renombrado grupo de directores.

J.J. Abrams es un hombre reconocido por su entusiasmo extrovertido dentro del set, mientras que Lin parece ser que es un creativo retraído, sin embargo, de acuerdo a Zachary Quinto, el director realizó un trabajo impresionante manteniendo la visión de las dos anteriores cintas al mismo tiempo que proponía un mirada completamente distinta.

Justin posee muchas virtudes, pero definitivamente sobresale su capacidad de liderazgo. Era justo lo que se necesitaba en este proyecto, alguien que lo capitaneara. Lo acertado de que Justin dirigiera esta cinta fue el crear otra dinámica entre los actores y el director; la sensación fue similar a lo que sucede cuando los padres salen de casa y los hijos se divierten un poco en su ausencia”, describe Chris Pine esta experiencia de laborar bajo órdenes distintas a las de Abrams.

BANNER 1 SEPT




comments powered by Disqus