Rod Stewart sigue siendo un tipo con suerte


Rod Stewart sigue siendo un tipo con suerte


POR Staff Rolling Stone México  



Al lado de una leyenda durante su viaje a Las Vegas, con ocho hijos y unas cuantas viejas heridas.

Por Andy Greene.

Las Vegas está a casi 43ºc mientras el jet privado de Rod Stewart llega al aeropuerto McCarran, tres horas antes de su show en el Caesars Palace. Tras despegar de una pista cercana a su hogar de Beverly Hills, Stewart pasó 45 minutos de vuelo comiendo sándwiches, inhalando el vapor de su nebulizador para preservar la voz y moviéndose por la calurosa cabina.

“¿Podemos bajarnos ya de este caluroso avión?”, pregunta a la sobrecargo. “Estamos volando a más de nueve mil metros de altura, seguro está helado allá afuera. ¿Por qué hace tanto calor en el avión?”. Su molestia parece aumentar cuando se entera que el chofer de la limusina que lo llevará al casino se ha perdido. Stewart llega a la cabina del piloto y pregunta por la elevada temperatura, pero el piloto apenas alcanza a pronunciar unas tres palabras antes de que Ruby, la hija de 28 años del cantante, intervenga para llevárselo.

BANNER CONT LEYENDO 152




comments powered by Disqus