Siniestra diversión


Algunos adjudican su aversión hacia los bufones que amenizan las fiestas infantiles a ‘It (Eso)’, la colosal novela de Stephen King. Ahora, la oportunidad de corroborarlo con una nueva adaptación cinematográfica.


POR Óscar Uriel  



Foto: Warner Bros.

Los productores detrás de la realización fílmica de It (eso) siempre estuvieron conscientes que tendrían que tratarla no como otra película de horror, sino como una de las obras más estimadas por la celosa legión de lectores de Stephen King. Este proyecto tendría que funcionar en varios niveles. Ése era el reto.

Para muchos lectores (incluyéndome) se trata de uno de los primeros encuentros con el autor, quien ha declarado abiertamente que It (eso) es una de sus novelas más personales, amén del impacto causado por la recordada miniserie televisiva de los años noventa, responsable de ese recuerdo macabro de Tim Curry personificando al sobrecogedor Pennywise.

“Recuerdo la primera sesión fotográfica que hicimos con Bill (Skarsgård) el actor a quien finalmente elegimos para dar vida al maléfico payaso. También era la primera ocasión que se hacían pruebas con el equipo de maquillaje que emplearíamos en la producción. Al analizar la sesión, todos estábamos aterrorizados con el resultado y esto lo digo en el mejor sentido de la palabra. Pero no sólo fue la caracterización que se realizó, sino la labor de interpretación de Bill, su voz y sus manierismos eran verdaderamente terroríficos. A todos se nos olvidaba que detrás del disfraz había un apuesto y carismático actor”, nos dice en exclusiva el productor David Katzenberg sobre la decisión de utilizar un actor con escasa experiencia laboral. Sin embargo, se trata de uno de los descendientes de esa célebre dinastía sueca actoral: Bill es hijo de Stellan y hermano de Alexander Skarsgård.



comments powered by Disqus