El rugido regresa


Durante 12 años, Sleater-Kinney fue una de las bandas punk más aguerridas de EE UU


POR Staff Rolling Stone México  



Durante 12 años, Sleater-Kinney fue una de las bandas punk más aguerridas de EE UU

Durante 12 años, Sleater-Kinney fue una de las bandas punk más aguerridas de EE UU. Hoy, casi una década después de su separación, demuestran que su fuego aún arde.

Por Jonah Weiner.

Un cráneo en descomposición cuelga junto al timbre de Janet Weiss: Un ojo hinchado, dientes destrozados y tiras de piel. Halloween fue hace unas semanas, pero Weiss no se ha dado a la tarea de quitarlo, tal vez porque fantasmas más reales han estado acechándola.

Como ejemplo, la camioneta en su cochera. “Era la camioneta para los instrumentos de Sleater-Kinney”, comenta. “‘La Bala Plateada’”. En su estudio, un box set de vinilos que contiene los siete álbumes del trío punk que marcó época y al que Weiss se unió en 1996, mismo al que Time catalogó como la mejor banda de rock en 2001 y que anunció un “descanso indefinido” en 2006.

Sleater-Kinney –Weiss en la batería, Carrie Brownstein en la alucinante guitarra principal y Corin Tucker en las desgarradoras vocales– había asegurado su puesto en la escena indie para ese entonces, con fans que iban desde Eddie Vedder, quien las llevó de gira en 2003 con Pearl Jam, hasta Lena Dunham, quien se vio cautivada, asegura, por su “increíble mezcla de descaro y habilidad pura”.

Pero la banda estaba cansada. El séptimo álbum de Sleater-Kinney, The Woods, las empujó más allá de su zona de confort creativo, y la ardua experiencia de hacerlo las dejó desgastadas: “Para el final de la gira”, comenta Weiss, “a Carrie no le gustaba ir de gira. Corin quería tener otro hijo. Estábamos exhaustas”.

CONTENIDO 1 marzo




comments powered by Disqus