The Rolling Stones a 50 años del ‘big bang’ de la banda más grande del mundo


The Rolling Stones a 50 años del ‘big bang’ de la banda más grande del mundo, la importancia y trascendencia de “Sus Satánicas Majestades”


POR Staff Rolling Stone México  



The Rolling Stones a 50 años del 'big bang' de la banda más grande del mundo, la importancia y trascendencia de "Sus Satánicas Majestades"

Por Benjamin Salcedo (@BenjaminSalcedo)

“El tiempo no espera a nadie, y no me esperará a mí”, frase de “Time Waits For No One”, uno de los temas más representativos de The Rolling Stones acuñado en 1974, en el disco It’s Only Rock & Roll, But I Like It (también frase icónica del género).

Cuando Jagger escribió estas líneas, ya eran la banda más longeva del movimiento y, aunque algunos otros representantes de aquella “Invasión Británica” seguían en activo, ninguno podía equipararse a la importancia y trascendencia que “Sus Satánicas Majestades” habían logrado; ya no hablemos de la actualidad, donde ningún grupo ha tenido una carrera de 50 años con discos y giras tan espectaculares por todos los rincones del planeta, la música de la banda sigue sonando vital, con decenas de éxitos y liderado por dos de los principales arquetipos del rock. The Rolling Stones ha definido el aspecto, la actitud y el sonido del rock & roll más que cualquier otra banda en la historia del rock.

Fue en 1962 cuando se presentaron por primera vez utilizando el nombre de The Rollin’ Stones. Unos adolescentes británicos, liderados por Lewis Brian Hopkins Jones, guitarrista y fundador del grupo, junto a Michael Phillip Jagger en la voz y Keith Richards en la otra guitarra, unieron a su agrupación a un tecladista llamado Ian Stewart, Dick Taylor en el bajo y una serie de bateristas que entraban y salían; ese puesto no tendría dueño hasta meses después. Abrieron el concierto para Long John Baldry, y en ese mismo momento, The Beatles hacían sus primeras sesiones en los estudios de Abbey Road.

El mundo vivía una situación de hegemonía abrumadora norteamericana, surgida de la Segunda Guerra Mundial, misma que comenzó a ser modificada por el surgimiento de dos nuevos polos de poder económico; Japón pasó a ser la segunda potencia económica mundial y los productos “Made in Japan” comienzan a inundar el mundo entero. La comunidad económica europea tiene un auge notable, el Reino Unido se había negado a formar parte de ella, pero pidió su incorporación un año antes, pero fue rechazado.

La historia de los Stones comenzó en los años cincuenta: Jagger y Richards se conocieron en la escuela primaria Dartford Maypole County; poco tiempo después, ambas familias se mudaron a diferentes rumbos de la capital inglesa y, en 1960, Keith que asistía a clases en el colegio Sidcup Art se volvió a encontrar con Mick al compartir el tren en la estación de Dartford. Ahí se dieron cuenta de que tenían gustos musicales en común. Mick llevaba bajo el brazo el disco Rockin’ at the Hop de Chuck Berry y The Best of Muddy Waters. Platicaron y descubrieron que dichos artistas eran valorados por ambos, amaban el blues de Chicago y en general todo el R&B americano, algo que también los emparentó con el bajista Dick Taylor –quien formaría posteriormente el grupo Pretty Things. Keith comenta en su autobiografía Life (Global Rhythm Press, 2010): “Nos pusimos a hablar, él tocaba con un grupillo temas de Buddy Holly; yo no había oído hablar nada de eso, pero le dije que tocaba un poco la guitarra y podría ir a tocar con ellos, casi se me pasa la estación de Sidcup por estar copiando los números de catalogo de sus discos”.

Jagger tocaba en Little Boy Blue & The Blue Boys con Taylor; Richards se les unió después de ser expulsado del colegio Dartford por ausentismo. Los tres comienzan a ensayar en la casa de Mick, quien tocaba la armónica y cantaba, mientras los otros dos tocaban guitarra. Tenían que juntar dinero para comprar sus instrumentos, siendo los padres de Jagger –un profesor de educación física y una maestra de kínder– quienes lo aportaron, mientras él continuaba estudiando en la escuela de Economía de Londres.

Mientras tanto, en otro lado de la ciudad, Brian Jones comenzaba a hacer a un lado la escuela en Cheltenham para practicar con el saxofón y el clarinete. Jones tenía tan sólo 16 años de edad, lo cual no era obstáculo para que ya tuviera dos hijos ilegítimos y hubiera visitado Escandinavia donde comenzó a practicar la guitarra.

A su regreso a Inglaterra, Jones se unió primero a The Ramrods y luego, de vuelta en Londres, se une a la agrupación de Alexis Korner’s Blues Inc. durante un breve periodo, ya que tenía la firme intención de formar su propia banda. Korner –que era considerado el más popular exponente del R&B en Londres en ese momento– los escuchó y le gustó lo que esos muchachos hacían, así que les dio la oportunidad de tocar con él. En una de esas presentaciones conocieron a Charles Robert Watts, quien era el baterista de Korner y que posteriormente se uniría a los Stones; sus shows se realizaban en el club Bricklayer’s Arms del barrio de Soho, en Londres.



comments powered by Disqus