TV: ‘Alcatraz’


En su aventura de ciencia ficción ‘Alcatraz’, J.J. Abrams pone de lado la palabrería metafísica para entrar de lleno al suspenso


POR Staff Rolling Stone México  



En su aventura de ciencia ficción ‘Alcatraz’, J.J. Abrams pone de lado la palabrería metafísica para entrar de lleno al suspenso

Lost’ para principiantes

En su aventura de ciencia ficción ‘Alcatraz’, J.J. Abrams pone de lado la palabrería metafísica para entrar de lleno al suspenso

Por Rob Sheffield

Hace un par de años, cuando Lost se acercaba a su desenlace, las televisoras intentaron llenar el vacío con una nueva generación de aventuras de ciencia ficción con alto presupuesto, como FlashForward, V y The Event. Estos shows, con sus elevados conceptos, amplios repartos, lujosas locaciones y complicados juegos narrativos, aspiraban a convertirse en Lost, aunque a mayor escala. Aún así, todos ellos se estrellaron tan estridentemente como el vuelo 815. Ninguno de ellos era terrible, no del todo. Simplemente llegaron fuera de tiempo.

El verdadero sucesor de Lost es el éxito instantáneo Alcatraz. Su meta es convertirse en todo un show de culto, siendo fácil y accesible: Sin tramas alternas complicadas, tampoco impactantes efectos especiales, ni playas inmaculadas en Hawái. Se basa en la clásica trama del viaje en el tiempo, con giros narrativos constantes, coincidencias ridículas, flashbacks a los años sesenta y siniestras figuras gubernamentales resguardando los oscuros secretos de Estados Unidos.

No es coincidencia, puesto que cuenta con un elemento clave del que los otros shows, aspirando a ser Lost, carecían: J.J. Abrams. De cierto modo, Abrams partió el legado de Lost por la mitad entre Alcatraz y Fringe, la cual se mantiene al aire pese a su minúsculo rating. Se ahorra la complicada ciencia ficción y la vierte en Fringe que, entre más alucinada, resulta mejor, compilando fantasías lisérgicas de universos paralelos. En Fringe, todo es de la onda “¿Alguna vez has notado esas pequeños bultitos en tu lengua? ¿Qué tal si fueran planetas?”. Pero en Alcatraz, sería más fácil encontrar frases como: “Sí, jefe, las huellas digitales que encontramos coinciden con las de un tipo que murió en 1976. Pensamos que tal vez se trate de alguien que viajó en el tiempo. Por cierto, ¿se va a comer ese pastelito?”.

La premisa es simple: En 1963, Alcatraz cerró sus puertas “debido a sus crecientes gastos y decrépitas instalaciones” (¡Maldita sea tu administración indulgente con el crimen, Kennedy!). La historia oficial es que los prisioneros fueron trasladados a otras cárceles, pero lo que en realidad sucedió fue que todos ellos desaparecieron misteriosamente. Los registros fueron falsificados y la verdad fue encubierta. Pero 50 años después, los prisioneros comenzaron a aparecer en San Francisco, donde están asesinando gente.

Todo esto no funcionaría sin Jorge Garcia, quien encarnó a Hurley, querido personaje de Lost, y que a veces la hace de Scooby Doo en esta Máquina del misterio. Garcia interpreta a Soto, un experto en la historia de Alcatraz que es contratado para investigar. Tiene dos doctorados, lo cual explica por qué trabaja en una tienda de cómics. Sin duda alguna, estudió en la misma escuela que otorgó a Patrick Swayze el Doctorado en Filosofía que ostenta en Roadhouse.

Su mancuerna, Rebecca Madsen (Sarah Jones), por el otro lado, es claramente una estudiante de honor de la Academia de Policía Kelly Clarkson. Es la chica encantadora pero con agallas, mientras Sam Neill interpreta al agente del FBI (¿será?) que encabeza la investigación (¿o no?) desde una base de operaciones secreta. Su seductora asistente, Parminder Nagra (Bend It Like Beckham) es la clase de agente secreto favorito de la audiencia, con acento inglés y que usa tacones altos, aún cuando se encuentra del tingo al tango en su guarida para detener a los chicos entrometidos al estilo Scooby Doo.

Lo mejor de Alcatraz es que no te invita a tomarla con demasiada seriedad. Los policías persiguen a criminales que se encuentran oficialmente muertos desde hace años, pero nadie insinúa que están locos. ¿Por qué no luchan para convencer a sus escépticos superiores de que la verdad espera ser revelada? No hay tal cosa como el sargento enojón que replique: “¡Viaje en el tiempo, mis calzones! ¡Quiero tu placa y tu arma en mi escritorio ahora mismo!”.

Es ese aire de “¿a quién le importa?” lo que resulta ser la salvación de Alcatraz. Tiene referencias a thrillers clásicos como Vertigo y Kiss Me Deadly, pero no se clava en la parte científica. Si hablamos de estos shows como los descendientes de Lost, Fringe es el diligente hermano mayor que hace tarea extra con el fin de impresionar, mientras Alcatraz es el hermano flojo que va con la corriente y encanta a todos. No se necesita tener dos doctorados para adivinar cuál tiene los ratings más altos.

Alcatraz se transmite todos los lunes a las 22:00 hrs. por Warner Channel.



comments powered by Disqus