TV: Boss, los laberintos del poder


Kelsey Grammer se transforma en un ‘Boss’ enigmático y solitario que emprende un viaje sin retorno a las entrañas de la corrupción política en la ciudad de Chicago


POR Staff Rolling Stone México  



Kelsey Grammer se transforma en un ‘Boss’ enigmático y solitario que emprende un viaje sin retorno a las entrañas de la corrupción política en la ciudad de Chicago

Kelsey Grammer se transforma en un ‘Boss’ enigmático y solitario que emprende un viaje sin retorno a las entrañas de la corrupción política en la ciudad de Chicago

Por Daniela Nuño

Las noticias no son buenas, una mirada agobiada esperando misericordia atrapa desde el primer instante al televidente, la risa se ha vuelto llanto; el poder, condena mortal. De un aura magnética y avasallante que atrae a los más cruentos demonios y a perfectos ideales, así son los laberintos del poder, esos que pueden enloquecerte hasta alcanzar la cima y que, tras su olvido, provocar la muerte.

El actor Kelsey Grammer logra, tras 20 años de éxitos repletos de premios y glorias, despojarse de la acidez cómica de la serie Frasier, su personaje más emblemático, para adentrarse por primera vez en el drama, probar el dulce-amargo sabor del poder político, ganar otro Globo de Oro y transformarse en el maquiavélico alcalde Tom Kane, “Jefe” de la corrupción y la intriga en la conocida capital del crimen: Chicago. Es la nueva serie premium de la cadena TNT, Boss (a estrenarse este 12 de abril), un seriado cinematográfico de ocho capítulos en su primera temporada, que provocará en el televidente un cúmulo de sentimientos encontrados.

“Boss es un drama de poder, lo que hace la gente por mantener el dominio, ya sea político o personal, hay mucha corrupción; es como El Padrino en política, tiene un lado muy gánster; enfocado en los personajes, pues todos tienen un lado muy oscuro y otro virtuoso, roles completos con mucho desarrollo”, revela Gerardo Kerik, vicepresidente de marketing de TNT, en el hotel Mandarin Oriental de Miami, ciudad elegida para presentar el estreno de la serie en Latinoamérica.

De la mano prodigiosa del director Gus Van Sant, ganador en Cannes por Elephant y famoso por poner el dedo en la llaga por la discriminatoria política estadounidense con la cinta Milk, sobre la historia del activista homosexual, Harvey Milk, la suerte de este jefe ya está echada y en los primeros episodios de esta serie –que más pareciera una película larga dividida en entregas– abrirá su retorcida alma capaz de manejar la ciudad a su antojo con frialdad y destreza, o de llorar como un niño que recién descubrió que tiene una incurable enfermedad.

Reunidos en Florida, productores y elenco del show no sólo presentaron orgullosos su producto nominado como Mejor Serie Dramática en la reciente entrega del Globo de Oro, sino que adelantaron que están por arrancar la segunda temporada, la cual tendrá 10 episodios y más corrupción que destapar.

“La aceptación de la serie fue clave para nosotros y poder pensar en nuevas temporadas. Es un tema complicado hablar de corrupción, no es fácil que aceptemos nuestras debilidades como sociedad y, someter a la crítica la corrupción de la clase política que pareciera suceder en cualquier parte del mundo, tiene que ser inteligentemente tratado; la visión del creador Farhad Safinia, quien también es productor ejecutivo, aumenta la adrenalina y el interés. Ya tenemos los guiones para una segunda temporada y esperamos que sean muchas más”, revela Brian Sher, quien además de ser productor ejecutivo tiene una carrera como guionista.

No te pierdas esta serie de televisión, todos los jueves a las 22:00 hrs. por TNT.

BANNER CONTENIDO 2 ABRIL



comments powered by Disqus