TV: ‘Game of Thrones’


‘Game of Thrones’ es una ingeniosa saga de fantasía y no es sólo para ‘geeks’


POR Staff Rolling Stone México  



‘Game of Thrones’ es una ingeniosa saga de fantasía y no es sólo para ‘geeks’

‘Game of Thrones’ es una ingeniosa saga de fantasía y no es sólo para ‘geeks’
Por Rob Sheffield

Admítelo: estabas contando con que Game of Thrones al menos sea una orgía centauro. Tal vez implica a una o dos hermosas doncellas de las profundidades más oscuras de Mordor. Pero ese es el toque brillante de la saga de fantasía de HBO: está diseñada para atraer a aquellos que odian las sagas de fantasía. No centauros, no hechiceros, no unicornios. En su lugar, se apega a la combinación atemporal de los senos y decapitaciones. La manera en cómo Game of Thrones gira la historia humana, muestra a la gente como enfermos bastardos de aquel entonces; por lo que este mundo se ve tan familiar.

game-of-thrones-1-05Si no eres un fan del género fantástico, posiblemente desestimes a Thrones con algo estilo Hobbit, pero podrías estar equivocado. Está en la tradición de series de HBO, como The Wire, Los Soprano y Deadwood, un festín de gran presupuesto de un mundo de ficción, con sus propias reglas morales, donde las familias rivales luchan por el control. La intriga política y el suspenso te succionarán, incluso si desconoces acerca de la época medieval, más allá de tus viejos álbumes de Led Zeppelin. La intención declarada por HBO era hacer “Los Soprano de la Tierra Media”, pero afortunadamente, Los Soprano dominaron la acción.

Game of Thrones no ofrece ninguna sabiduría folk al estilo Gandalf, o héroes tipo Xena. Hay, sin embargo, mucho sexo y violencia. Vemos a gente destrozada por los terribles lobos. Tenemos caballeros gay afeitándose los cuerpos entre ellos. Sin mencionar la escena más explícita de sexo oral a un enano, jamás antes vista. ¿Desea más aguamiel, señor?

sean-bean-game-of-thronesBasada en una novela de 700 páginas (el primero de la serie A Song of Ice and Fire) escrita por George R.R. Martin, Thrones se encuentra en los Siete Reinos de Poniente, gobernado por un adorable gordo que traga vino mientras grita cosas como: “¡Qué inicie la maldita justa antes de que me orine encima!”.

Es bueno ser el rey, salvo por el hecho de que la esposa joven rubia de su alteza planea liquidarlo. Ella también deshuesa a su hermano gemelo. Ella es interpretada por Lena Headey, de 300 y de Las crónicas de Sarah Connor, lo que significa que, en términos geek, está haciendo un home run. Mientras que el noble y leal Ned Stark (Sean Bean) combate la conspiración, el rey se va a cazar jabalíes. Como él dice: “matar cosas despeja la cabeza”.

Como cualquier fanático de Shakespeare te lo puede decir, el conflicto es directamente desde la Guerra de las Rosas; pero en lugar del jorobado de Ricardo III, el personaje más intrigante de Thrones es el misántropo enano Tyrion, interpretado por el siempre sorprendente Peter Dinklage. Es, a la vez, hilarante y terrible, y se puede decir que sale de cualquier aprieto. Cuando muestra su lado encantador, dice: “Tengo un punto débil en mi corazón para lisiados, bastar dos y cosas rotas”. Sin embar- go, básicamente tiene un gusto por el sexo oral y el alcohol.

game_of_thrones_tv_hbo_01-thumbLos más pervertidos contendientes por la corona tienen que ser la rubia hermana Targaryen, que parece, misteriosamente, una integrante de la banda de hair metal, Nelson. El príncipe planea obtener el trono al padrotear a su hermana como la novia de un campirano salvaje. Cuando ella protesta, el príncipe acaricia su cara y le dice: “Yo dejaría que toda la tribu te fornicara, todos los 40 mil hombres y sus caballos también, si eso fuera lo que se necesitara”. Pero su hermana da la vuelta y se convierte en una reina poderosa, transformando a su marido guerrero en su esclavo amor. ¿Su secreto? Ella se da cuenta de cómo dominarlo cara a cara, lo que para esa época significa haber descubierto el secreto del fuego.

Es mucho más fácil de quitar un drama corriente; de ahí la popularidad de Spartacus: Gods of the Arena. Pero Thrones tiene un estado de ánimo mucho más sombrío. Los personajes siguen repitiendo el refrán: “El invierno está llegando”, a pesar de que su verano parece a una pesadilla. La vida apesta tanprofundamente a estas personas que no hay mucha diferencia entre un buen rey y uno malo; el poder es sólo un juego, y nadie espera vivir lo suficiente para ver el resultado.

BANNER CONTENIDO jun.2



comments powered by Disqus