TV: Revenge


La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en la nueva serie de televisión, ‘Revenge’


POR Staff Rolling Stone México  



La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en la nueva serie de televisión, 'Revenge'

La nueva reina malvada

La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en Revenge

Por Rob Sheffield

¡Felicidades, Madeleine Stowe! ¡Haces que el resto de las protagonistas de dramas en horario estelar luzcan como bobas con sonrisitas falsas! Interpreta a la temible villana (Victoria Grayson) entre la crema y nata de los Hamptons en Revenge, es el personaje más popular en el show más destacado de la temporada, dándole vida al melodrama con su intimidante mirada y amenazante voz ronca. Mientras Jessica Lange acaparaba toda la atención con American Horror Story, Stowe se ha consagrado como la más terrible matriarca de la televisión. Tiene más miradas asesinas que los zapatos de Imelda Marcos.

Stowe es la más espeluznante delicia en una serie llena de sorpresas. Revenge es un desvergonzado drama al estilo de las telenovelas ochenteras de grandes hombreras onda Dallas, Dinastía y Falcon Crest. Revenge apuesta por la hostilidad sin ningún recato, en un Hamptons de ensueño en que los malvados aristócratas conviven unos con otros e intercambian ingeniosas frases como “Corrígeme si me equivoco, pero percibo el inconfundible aroma de la venganza en el ambiente”.

La premisa es simple: la vengadora es la chica recién llegada al pueblo, la heredera incógnita Emily Thorne, quien se ha propuesto destruir a Victoria Grayson, intepretada por Stowe. Hace 17 años, Victoria inculpó e hizo encarcelar al padre de Emily, dicho sea de paso, después de involucrarse con él. También mandó a la pobre Emily a un manicomio. Pero Emily ha vuelto, lucubrando una elaborada venganza contra todos aquellos que la lastimaron. Construyó su identidad falsa a partir de su compañera de celda en el psiquiátrico, al estilo de Don Draper (¡y esperemos que la compañera de celda no vuelva en forma de una desnudista chantajista!). Se infiltra seduciendo a uno de los jugadores de polo de los Hamptons, como era de esperarse. Hasta aquí, parece narrativa familiar. La idea de que la gente acaudalada merece ser torturada no parece ligada a la actual crisis económica; a los espectadores les encanta ver sufrir a los ricos.

Pero una rabia sádica caracteriza a Revenge, dándole una vibra deliciosamente retorcida. Podrá ser que Emily tenga cierta ventaja moral, pero eso no la detiene de aplastar a sus enemigos del modo más espectacular. (Parece ser que tenían toda la razón al encerrarla en un psiquiátrico). Aún así, parte de la diversión es descubrir qué tan loca está la supuesta heroína; pareciera que siempre está a 30 segundos de girar en sus tacones y preguntar con desdén:
“¿Cuál de ustedes, perras, es mi madre?”

Supuestamente se encuentra basada en la trama de El Conde de Montecristo, pero por favor, esto es cultura popular a todo o que da y está orgulloso de serlo. Incluso el nombre de Victoria Grayson es una astuta referencia a Dallas (Pam, interpretada por Victoria Principal, tuvo un tórrido romance con el galán bigotón Mark Grayson, así que no piensen que se trata de una coincidencia). Revenge está llena de ese tipo de ecos; entrelaza Dallas y Dinastía simultáneamente al estilo en que The Black Keys tocan con los Stones y Muddy Waters. Digo, todavía corre la primera temporada y ya tenemos una trama secundaria que gira en torno a la amnesia.

Emily VanCamp es difícil de descifrar como protagonista. Aunque se supone que deberíamos sentir empatía hacia el personaje, ¿en realidad nos agrada? No. Stowe se marcha de nuestro cuadrante. Cuando descubre que su esposo está durmiendo con su mejor amiga, Stowe la pone en su lugar: “Cada vez que te abrazo, el calor que sientes es mi odio hirviendo”. Pero Stowe no parece afectada; sus templados nervios están trinando. Complica al personaje de Victoria. Sabe que es culpable. Destruyó al hombre que ella amaba (el padre de Emily) y tiene la certeza de que la venganza habrá de llegar. Pero planea una retribución tan sangrienta como sea posible.

Stowe debe sentir cierta sed de venganza en el plano real. Jamás logró consagrarse como estrella de cine consistente, por cada película de la talla de 12 Monos realizó muchas más infamias, tales como el western Bad Girls. En la batalla final, el enemigo de Stowe se queda sin artillería. Ella termina por disparar la bala y gritar a su oponente: “¡Levántala, tómala y muere como un hombre!”. Requiere una ferocidad particular levantarse y superar una película tan sentimental como Bad Girls. Pero a juzgar por Revenge, unos cuantos años en el olvido sólo han hecho a Stowe más cruel, hambrienta y feroz.

Revenge se transmite los martes, 22:00 hrs. por Sony.



comments powered by Disqus