Conquistando el mundo


Son la banda más grande que queda en la Tierra, pero eso no es suficiente para U2.


POR Staff Rolling Stone México  



Son la banda más grande que queda en la Tierra, pero eso no es suficiente para U2.

Son la banda más grande que queda en la Tierra, pero eso no es suficiente para U2. Dentro de su imposible jornada.

Por Brian Hiatt

“Aquí está el gran sonido”, afirma The Edge. Vibra en un ensayo con tres enormes acordes emitidos por su guitarra vintage Epiphone Casino, creando una distorsión tan feroz que parece le arrancará la gorra de beisbol que trae puesta. Bono está cerca, escuchando mientras entorna los ojos tras sus características gafas oscuras.

U2 está tocando, por primera vez, en un lugar pequeño.Han logrado meter una gran cantidad de equipo y miembros del staff a un pequeño estudio ubicado en un canal de televisión de la Riviera Francesa, donde Bono dirige a la banda durante los ensayos para sus apariciones en radio y televisión.

Esta noche de octubre, Larry Mullen está a la batería, recorriendo una cadenciosa introducción con reiterada intensidad. Adam Clayton permanece ahí, con el bajo colgado al hombro, viendo su teléfono. Tal vez está revisando su e-mail en lugar de, digamos, buscar el nuevo disco de U2 en línea (o tratar de borrarlo).

Están trabajando sobre los arreglos en vivo de “The Miracle (of Joey Ramone)”. El “gran sonido” al que se refería The Edge parece no estar funcionando, aunque es exactamente el que acuñó para la versión incluida en Songs of Innocence. “Las canciones nunca están finalizadas”, comenta Bono. Como la mayor parte de sus canciones, “Miracle” resultó de un brutal y forzado proceso de evolución –en este caso, uno que duró cuatro años y estuvo a cargo de tres productores distintos.






comments powered by Disqus