Un trovador salvaje


Ed Sheeran solía ser incomprendido. Ahora, convertido en una superestrella, lo único que anhela es una vida ordinaria.


POR Staff Rolling Stone México  



Por Patrick Doyle

“¡Vamos a mi casa!”, grita Ed Sheeran mientras se sube a una camioneta. El reloj marca más de la media noche en Londres. Sheeran pasó la mayoría de su tarde en un bar, pero incluso con su cabellera pelirroja escondida debajo de una gorra, la gente comenzó a reconocerlo. El DJ tocó una de sus canciones y sus amigos inmediatamente lo rodearon, un instinto de protección para que el músico pudiera beber en paz. La ansiedad apareció, por lo que ahora nos encontramos de camino al este de Londres tratando de terminar la fiesta que comenzamos.

Sheeran está celebrando esta noche porque sabe que obtendrá el primer Número Uno en las listas estadounidenses con “Shape of You”, un tema escurridizo y funky que se encuentra en su más reciente material discográfico, ÷ (pronunciado Divide).

Nos acompañan Cherry, su novia, y sus amigos Zack, Nathan y Catherine, quienes lo han visto en el escenario desde que lanzó su primer disco, The Spinning Man a los 13 años. “Estaba estancado”, confiesa Sheeran sobre el LP. “No fue realmente bueno. Vendí 100 copias”.

Sheeran ha bebido bastante esta noche: martinis de expreso, ron en la cena, gin en el bar. Es día de mi cumpleaños, en un punto de la noche toma una fotografía de nosotros y la sube a mi cuenta de Instagram, titulándola: “¡Es mi cumpleaños, perras!” #londres #hasthag #cree #inspiración #alcanzatusmetas”.

Llegamos a su casa, un espacio de cinco pisos con estilo industrial, paredes de ladrillo, pisos de madera y varios toques personales: un pokémon de peluche en su cuarto (es Charmander) y un bong que tiene forma de la cabeza de Benny Blanco en la sala. También hay un estudio de grabación, un gimnasio y un bar completo, en donde recientemente estuvieron algunos de los miembros jóvenes del elenco de la serie favorita del cantante, Game of Thrones. Con la posible excepción de Justin Bieber, Sheeran es la estrella pop masculina más grande del momento, pero el refinamiento de un artista de esta clase es algo que repele con todas sus fuerzas. Su vida es una serie de eventos difusos y caóticos, demasiada comida de bar, constantemente son las tres de la mañana en su reloj, muchos juegos de billar; alcohol con la cena y decisiones impulsivas: “Si algún día necesitas una banda para tu boda”, me ofrece al poco tiempo de enterarse que tengo pareja. “Mientras me sirvas de tomar y me des dónde dormir, ahí estaré”. (Durante el tiempo que permanecimos juntos, conocí a tres de sus amigos que han sido testigos de lo que me ofreció, cantó en cada una de sus bodas).

Mientras su fama aumenta, mantener una semblanza de normalidad es importante para él. En los últimos días ha pasado gran parte de su tiempo con amigos del pasado, incluso escribió “Castle on the Hill” como tributo a sus días rebeldes de preparatoria en Suffolk, Inglaterra.

BANNER LEYENDO 167



comments powered by Disqus