Una estrella pop


Demi Lovato habla sobre haber crecido en el set de ‘Barney’ y por qué está orgullosa de ser bipolar.


POR Andy Greene  



Foto: cortesía de Universal Music

No hay mucho que Demi Lovato no esté dispuesta a compartir. La cantante pop de 25 años habla de todo en su más reciente LP, Tell Me You Love Me; desde la mala relación que tiene con su padre hasta su apetito sexual (en este disco figura su sencillo “Sorry Not Sorry”).

Además, Lovato ha permitido que sus fans la conozcan aún más de cerca en el documental Simply Complicated, que se estrenó a través de YouTube el año pasado. El filme detalla la construcción de su más reciente álbum y cómo fue que dejó de ser una adolescente deprimida y adicta a las drogas, para convertirse en una defensora de la salud mental que se mantiene sobria. “Quería estar completamente
vulnerable y ser honesta”, explica.

En tu documental hablas sobre tu adicción a la cocaína y una serie de desórdenes alimenticios. ¿Hay algo que no hayas querido contar?
Para ser honesta no, he sido bastante abierta con las cámaras. Las únicas veces que no permití que estuvieran ahí fue cuando escribía canciones, no quería distraerme.

Has estado en recuperación por tu adicción a las drogas desde hace unos años. ¿Cómo afecta tu vida diaria?
No es que tenga que alejarme del alcohol y las drogas, porque no me pongo en esas situaciones de riesgo. No voy a antros. Moldeo mi vida por que hago inventarios constantes en mi mente. Si quiero hacer una seña obscena en el tráfico checo conmigo misma: “¿Por qué quiero hacer eso? ¿Por qué estoy tan impaciente?”.

Mencionaste que estás harta de que te etiqueten como bipolar. ¿Por qué?
No estoy harta. Al contrario, estoy orgullosa de ser bipolar y poder hablar al respecto. Sufro de cambios de humor, tengo episodios de manías y por supuesto fases de depresión. He usado mi voz para ayudar a otros y me siento orgullosa de poder hacerlo.

En tu disco hay una canción titulada “Daddy Issues” y cantas sobre tener un tórrido amorío con un hombre mayor…
Crecí teniendo una relación extraña con mi padre biológico. Causó que tuviera problemas en mis relaciones, pero pronto razoné que el motivo de mi comportamiento era por lo que había vivido con mi padre.

¿Te afecta que los fans especulen sobre quién es el hombre sobre el que cantas en ese tema?
Si me molestara no cantaría al respecto. Ya estoy acostumbrada a las especulaciones.

Estuviste muy involucrada en la campaña de Hillary Clinton. ¿Dónde estabas la noche de la elección?
De hecho estaba en Nueva York con la campaña de Clinton. Fue algo tremendamente incómodo. Todos estaban devastados.

¿Qué aprendiste de trabajar en la campaña?
Que es mejor usar tu voz y perder algunos fans que no decir nada sólo por darle gusto a la gente. Sé que con esto vienen riesgos, pero de verdad creo que podemos hacer algo para cambiar este país.

¿Crees que una mujer pueda asumir la presidencia en un futuro cercano?
No sé qué tan cercano pueda ser ese futuro. Creo que Estados Unidos tiene mucho que crecer y madurar antes de que eso pueda suceder. Pero definitivamente pasará.

Eras una de las niñas que actuaba en el show ‘Barney y sus amigos’. ¿Cómo recuerdas esos días?
Con mucho cariño. En esos entonces, cuando iba a la escuela pública, me sentía más en confianza con los adultos que con los niños de mi edad. Se burlaban mucho de mí porque había salido en el show. Ahora que veo hacia atrás, sé que probablemente eran sólo celos de aquellos niños que también querían cantar y actuar en la televisión. Además, aprendí tanto cuando comencé a estudiar en casa que les podía enseñar cosas de matemáticas a los chicos de mi clase.

Como adolescente también protagonizaste Camp Rock al lado de los hermanos Jonas. ¿Prefieres verte en los episodios de Barney o en Camp Rock?
Definitivamente Camp Rock. Al menos hay algo de sustancia. Barney era divertido, pero las canciones y los bailes, ¡era demasiado!

Aseguraste que te tomarías un descanso de la música y que no “estabas hecha para este negocio”. ¿Por qué?
Creo que me afectaba demasiado lo que la gente pensaba de mí. Había llegado a un punto en el que dejaba que mis inseguridades ganaran. Quería que todos me quisieran y me salía contraproducente. Lo que decía en entrevistas se malinterpretaba, la gente desmenuzaba mis tuits para encontrar lo que querían escuchar. Ahora eso ya no me importa. No me enfoco demasiado en si la gente me quiere, ahora sólo quiero hacer mis cosas –y mi música.



comments powered by Disqus