Archivo de la etiqueta: 12 Monos

Especial: El Cine y el Fin del Mundo


Especial: El Cine y el Fin del Mundo.


POR Staff Rolling Stone México  



Especial: El Cine y el Fin del Mundo.

Especial: El Cine y el Fin del Mundo

Por @Arturo Aguilar

No es que creamos que los Mayas tienen razón y que tenemos los días contados. Pero sí nos regalaron tema de conversación y chistes al respecto durante el último año, incluido el pretexto para armar una selección especial de películas que nos muestran algún tipo de Apocalipsis o de fin del mundo tal y como lo conocemos.

Para estos próximos días de descanso y fríos, que se prestan para organizar un maratón en casa con algunas películas, les presentamos esta selección especial de cine del fin del mundo, que se puede complementar con nuestro ya publicado Top de Cine de Terror y Zombies y que en ciertos casos comparten la premisa del fin del mundo.

Las opciones van del mero entretenimiento palomero a lo más reflexivo e introspectivo, de películas de acción o suspenso en el estilo típico de un género a diatribas intensas contra la sociedad, la modernidad y la humanidad, algunas con toque erótico (The Rapture), paranoia sanitaria moderna (Contagio) o con un crudo guiño emocional sobre lo que le hacemos al planeta (disfrazado de cinta para niños) como en Wall-E.

LA MEJOR
Sin lugar a duda el humor y las reflexiones alrededor de Dr. Strangelove de Stanley Kubrick la sitúan como el mejor escenario fílmico del fin del mundo. Por su aprovechamiento de la paranoia colectiva nuclear de sus tiempos y el absurdo detrás de los sistemas de defensa y de quienes pueden tomar decisiones para iniciar una guerra. El brutal señalamiento de la fácil que podría ser que el mundo llegara a su fin por la propia estupidez humana.

¡NOS GANARON!
Ni hablar, no siempre somos los humanos los vencedores al final de la película. Y en esos casos, nos convertimos en esclavos, nos exterminan o nos convierten en pilas para máquinas. Vean El Planeta de los Simios (no la de Tim Burton), Terminator y Matrix para conocer más al respecto.

CAMBIO CLIMÁTICO
Desde El día después de mañana hasta cómo dejamos el planeta en Wall-E, o la necesidad de lanzar una bomba al sol para reactivar a la moribunda estrella que asegura también nuestra muerte en Sunshine de Danny Boyle, los retratos de un fin relacionado con la condición de nuestro planeta y los cambios originados por el hombre son bastante populares en los últimos años.

PANDEMIAS y AMENAZAS NUCLEARES
O es un virus o algún loco decidió presionar el botón para lanzar una ojiva nuclear que borre ciudades enteras o regiones. Un miedo bastante apegado a la realidad conocida desde la guerra fría hasta nuestros días. En esta lista podemos encontrar a Contagio, La suma de todos los miedos, Los niños del hombre (Cuarón), The Road, Exterminio (28 days later, de Danny Boyle), la saga Resident Evil, Soy Leyenda o 12 Monos como ejemplos de virus que están esperándonos para cambiar por completo la historia de este mundo.

DESDE EL ESPACIO
Otro miedo recurrente es que una civilización de otro planeta venga a destruirnos o convertirnos en sus esclavos. Y si no es una inteligencia mayor, también puede ser la mala suerte de estar en el camino de un asteroide o un cometa. Las películas obligadas para revisitar estos escenarios son El día que la tierra se detuvo (1951), Día de la Independencia, La guerra de los mundos, Melancolía, Armageddon o Impacto Profundo.

OTRAS
Merecen mención especial, aunque no pudimos acomodarlas en algún apartado en particular, otras películas que se asoman a las reacciones de la gente en las últimas horas frente a un inevitable fin, como es el caso de 4:44 Last Day on Earth de Abel Ferrara, o la canadiense Last Night (1998) o The Road, donde un padre y un hijo deambulan por parajes post-apocalíptico buscando sobrevivir en un nuevo mundo. Al respecto, también vale la pena volver a ver Mad Max.

LA PEOR
Faltan palabras para describir ese churro de proporciones apocalípticas que es 2012, una suerte de aventura mundial de supervivencia en medio de un cataclismo global que lleva tsunamis al Tíbet y otros desastres naturales inimaginables. Es una exageración sin control ni argumento, vestida con efectos especiales y nada más.


TV: Revenge


La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en la nueva serie de televisión, ‘Revenge’


POR Staff Rolling Stone México  



La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en la nueva serie de televisión, 'Revenge'

TV: Revenge

La nueva reina malvada

La maliciosa delicia de ver a Madeleine Stowe en Revenge

Por Rob Sheffield

¡Felicidades, Madeleine Stowe! ¡Haces que el resto de las protagonistas de dramas en horario estelar luzcan como bobas con sonrisitas falsas! Interpreta a la temible villana (Victoria Grayson) entre la crema y nata de los Hamptons en Revenge, es el personaje más popular en el show más destacado de la temporada, dándole vida al melodrama con su intimidante mirada y amenazante voz ronca. Mientras Jessica Lange acaparaba toda la atención con American Horror Story, Stowe se ha consagrado como la más terrible matriarca de la televisión. Tiene más miradas asesinas que los zapatos de Imelda Marcos.

Stowe es la más espeluznante delicia en una serie llena de sorpresas. Revenge es un desvergonzado drama al estilo de las telenovelas ochenteras de grandes hombreras onda Dallas, Dinastía y Falcon Crest. Revenge apuesta por la hostilidad sin ningún recato, en un Hamptons de ensueño en que los malvados aristócratas conviven unos con otros e intercambian ingeniosas frases como “Corrígeme si me equivoco, pero percibo el inconfundible aroma de la venganza en el ambiente”.

La premisa es simple: la vengadora es la chica recién llegada al pueblo, la heredera incógnita Emily Thorne, quien se ha propuesto destruir a Victoria Grayson, intepretada por Stowe. Hace 17 años, Victoria inculpó e hizo encarcelar al padre de Emily, dicho sea de paso, después de involucrarse con él. También mandó a la pobre Emily a un manicomio. Pero Emily ha vuelto, lucubrando una elaborada venganza contra todos aquellos que la lastimaron. Construyó su identidad falsa a partir de su compañera de celda en el psiquiátrico, al estilo de Don Draper (¡y esperemos que la compañera de celda no vuelva en forma de una desnudista chantajista!). Se infiltra seduciendo a uno de los jugadores de polo de los Hamptons, como era de esperarse. Hasta aquí, parece narrativa familiar. La idea de que la gente acaudalada merece ser torturada no parece ligada a la actual crisis económica; a los espectadores les encanta ver sufrir a los ricos.

Pero una rabia sádica caracteriza a Revenge, dándole una vibra deliciosamente retorcida. Podrá ser que Emily tenga cierta ventaja moral, pero eso no la detiene de aplastar a sus enemigos del modo más espectacular. (Parece ser que tenían toda la razón al encerrarla en un psiquiátrico). Aún así, parte de la diversión es descubrir qué tan loca está la supuesta heroína; pareciera que siempre está a 30 segundos de girar en sus tacones y preguntar con desdén:
“¿Cuál de ustedes, perras, es mi madre?”

Supuestamente se encuentra basada en la trama de El Conde de Montecristo, pero por favor, esto es cultura popular a todo o que da y está orgulloso de serlo. Incluso el nombre de Victoria Grayson es una astuta referencia a Dallas (Pam, interpretada por Victoria Principal, tuvo un tórrido romance con el galán bigotón Mark Grayson, así que no piensen que se trata de una coincidencia). Revenge está llena de ese tipo de ecos; entrelaza Dallas y Dinastía simultáneamente al estilo en que The Black Keys tocan con los Stones y Muddy Waters. Digo, todavía corre la primera temporada y ya tenemos una trama secundaria que gira en torno a la amnesia.

Emily VanCamp es difícil de descifrar como protagonista. Aunque se supone que deberíamos sentir empatía hacia el personaje, ¿en realidad nos agrada? No. Stowe se marcha de nuestro cuadrante. Cuando descubre que su esposo está durmiendo con su mejor amiga, Stowe la pone en su lugar: “Cada vez que te abrazo, el calor que sientes es mi odio hirviendo”. Pero Stowe no parece afectada; sus templados nervios están trinando. Complica al personaje de Victoria. Sabe que es culpable. Destruyó al hombre que ella amaba (el padre de Emily) y tiene la certeza de que la venganza habrá de llegar. Pero planea una retribución tan sangrienta como sea posible.

Stowe debe sentir cierta sed de venganza en el plano real. Jamás logró consagrarse como estrella de cine consistente, por cada película de la talla de 12 Monos realizó muchas más infamias, tales como el western Bad Girls. En la batalla final, el enemigo de Stowe se queda sin artillería. Ella termina por disparar la bala y gritar a su oponente: “¡Levántala, tómala y muere como un hombre!”. Requiere una ferocidad particular levantarse y superar una película tan sentimental como Bad Girls. Pero a juzgar por Revenge, unos cuantos años en el olvido sólo han hecho a Stowe más cruel, hambrienta y feroz.

Revenge se transmite los martes, 22:00 hrs. por Sony.