Archivo de la etiqueta: A Love Electric

CD: A Love Electric – ‘Psychmonde’


Música multiforme para una era caprichosa.


POR Valeria Villegas  



CD: A Love Electric – ‘Psychmonde’

Álbum: Pshychmonde | Artista: A Love Electric
Ropeadope Sur |

El trío recoge influencias que se suman a su interesante fusión, cada vez más difícil de encasillar. Como una presencia que cambia de forma en cada tema, viajan hacia un lugar más introspectivo, evocando todos los mundos que en ellos se concentran: Con texturas de Medio Oriente en “Telemasque” con Shanir Blumenkranz, el arrojo de John Medeski, Loli Molina, Billy Martin y varios cómplices, enlistando a Alex Otaola, Fer Ruvel, Arto Lindsay y más.

Una gloria escuchar “Jungle Earth” (con Medeski y Martin), de elegancia primigenia. Historicidad en una sola placa, muchos mundos en uno.

BANNER APP 157



A Love Electric presentará su nuevo disco


El álbum representa la muestra perfecta de colaboración entre la comunidad musical mexicana.


POR Staff Rolling Stone México  



A Love Electric presentará su nuevo disco

Psycomonde es un muestra perfecta de la colaboración entre la comunidad musical mexicana. El álbum se presentará en el foro Indie Rocks el 7 de mayo y contará con la participación de Alex Otaola, Patricio Iglecias,Loli Molina y Fer Ruvel como músicos invitados.

El evento comenzará a las 21:00 hrs y tendrá un costo de $180 pesos.

BANNER APP 155



Descarga el EP ‘My Paper Bones’ de Renee Mooi y Todd Clouser


Los temas corrieron a cargo de la producción de Todd Clouser y se pueden escuchar y descargar aquí.


POR Staff Rolling Stone México  



Los temas corrieron a cargo de la producción de Todd Clouser y se pueden escuchar y descargar aquí.

Descarga el EP ‘My Paper Bones’ de Renee Mooi y Todd Clouser

Renee Mooi, la voz al frente de Mooi, se unió a Todd Clouser de A Love Electric para lanzar My Paper Bones, un pequeño acoplado de tres canciones que incluyen “In The Pines”, una experimental versión al clásico de folk mejor conocido como “Black Girl” o “Where Did You Sleep Last Night”.

Los temas corrieron a cargo de la producción de Todd Clouser y se pueden escuchar y descargar aquí.

Mooi se presentará este jueves 4 de septiembre en el Sweet Sound Fest en El Plaza Condesa, al lado de Elis Paprika, Tyna Ros, Vanessa Zamora y Ely Guerra.

Por si fuera poco, ese mismo día Renee Mooi actuará al lado de Todd Clouser en El Imperial, donde compartirán escenario con Alex Otaola e Iraida Noriega que estarán presentando su proyecto Infinito.


DESCARGA TU ROLLING STONE MÉXICO



P&R: Todd Clouser


El músico, miembro de A Love Electric, nos platica sobre encontrar su vocación, el CECAM y Music Mission


POR Staff Rolling Stone México  



El músico, miembro de A Love Electric, nos platica sobre encontrar su vocación, el CECAM y Music Mission

P&R: Todd Clouser

Por Valeria Villegas

A poco tiempo del lanzamiento de Son of a Hero, el más reciente álbum del trío rock jazz A Love Electric (conformado también por Hernán Hecht y Aarón Cruz), el cantautor y guitarrista Todd Clouser luce satisfecho, pero siempre dejando crecer el hambre de experimentación: “Realmente la idea de la banda es destruir lineamientos, es patética la manera en que dividimos todo. Disfruto mucho compartir y exponer algo nuevo”, asevera.

Habiendo colaborado recientemente con la icónica figura del jazz John Medeski, el carismático músico charló con nosotros acerca de su involucramiento con la música, que va mucho más allá de la producción de discos para el deleite de los escuchas: Tras su estancia en Santa María Tlahuitoltepec (Oaxaca) en participación con el Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (CECAM), ha emprendido un proyecto denominado Music Mission, que busca fomentar el aprendizaje y desarrollo de la música en comunidades de distintas partes del país, además de Nueva Betania, un paraje del Perú amazónico.

A Love Electric se presentará junto con John Medeski el próximo 23 de agosto en el Lunario, dando vida a cada nota de su contagioso ritmo, y planeando de manera preliminar emprender una gira que, tentativamente, se extenderá de Norte a Sudamérica por tierra.

¿En qué momento se dio el encuentro de los tres países de A Love Electric? Porque ustedes son un trío multinacional…
Yo estaba tocando con unos amigos en Guadalajara, y quería armar una banda, tenía música que estaba haciendo para A Love Electric. Y me decían que debía contactar a Hernán Hecht; lo contacté por redes sociales, empezamos a platicar y arreglé varias fechas en Guadalajara. Empecé a tocar con Hernán y compartir ideas y ver cómo era, y la fuerza que tiene como artista, su espíritu es muy fuerte. Queríamos tocar más y con el tiempo tocamos como cuarteto, quinteto, tocamos música instrumental y fuimos a Los Cabos a tocar con Aarón. Hubo un gran cambio en ese momento. Somos muy distintos. Pero es una buena combinación. Después, comenzamos a tocar como trío y dijimos: “¡Esta es la banda!”.

Hay un cambio notorio entre el carácter funky de lo que hicieron antes y este disco: Cambiaron de la vena de improvisación que explotaron en The Naked Beat con Son of a Hero. ¿En qué radicó la transición?
Realmente es una evolución natural. A mí todavía me fascina, en esta banda con Hernán y Aarón, la canción y la manera de jugar con ella. Jugar con romper las ideas de qué es una canción. Explorar eso, nos interesa eso.

Noto que dentro de los 10 temas hay anécdotas muy particulares. ¿Cuáles son las vivencias que intervinieron en la creación de este disco?
Creo que es mucho observación en nuestras giras y viajes. No tengo idea de cómo funciona el mundo, pero tuvimos la oportunidad de tener experiencias muy distintas en lugares interesantes, de Chiapas a Europa. Va cambiando rápido la perspectiva, se está despierto a decir qué está pasando. Realmente es eso, me gusta contar historias y ver lo que está pasando en el mundo.

En este disco colaboraron con John Medeski. ¿Cómo se dio esta participación?
John es un amigo y tocamos el año pasado en Los Cabos, sólo un concierto. Todos disfrutamos y después le dimos un ride al aeropuerto a John y estaba con su familia. Me decía: “Si quieres toco en tu próximo disco, no te cobro”. Así que empecé a escribir pensando en eso. Y soy muy fan de John. Ahora somos amigos, pero hace 14 años fui a sus conciertos. Así que me da mucha emoción grabar con él –yo escribí mucho. Con el tiempo grabamos los tres en Minneapolis, después contacté a John y estaba listo, fuimos a grabar con él.

Y van a tocar con él en el Lunario…
Tenemos como siete fechas con John. Estoy alucinado, muy emocionado. Aparte es un músico de increíble técnica y todo eso, pero tiene una personalidad y un carácter muy fuerte. Tiene algo para decir, me encanta sentir eso con el público, tocando en el escenario.

En esta producción, llama la anécdota de temas como “Mr. Kahn”. ¿De dónde salió esta inspiración?
Leyendo las noticias. Me gusta todavía comprar las noticias si estamos en el aeropuerto o el bus, the real newspaper, y sentirlo. Es una historia de un señor en Chicago que ganó la lotería, creo que era de Bangladesh, se había mudado a Chicago con su familia, tenía hijos y una lavandería. Ganó la lotería –es muy American dream: Traer a mi familia a Estados Unidos y algún día podemos ganar la lotería y ser ricos– pero se murió dos días después, y quién sabe qué pasó. Es como un question mark.

También llama la atención el título del disco, ser hijo de un héroe, de alguna manera. ¿En qué radica esa elección? En este caso, y a comparación de la crudeza instrumental de The Naked Beat, se antoja más personal…
Es más personal. Es más honesto. No estamos intentando hacer algo malo con Naked Beat o mentir, pero fue todo un proceso para llegar a nuestra identidad. Estamos en un momento donde es más claro, más abierto entre nosotros comunicar. Pero Son of a Hero es la idea en un mundo en que –creo que como cualquier profesión–como artista, siempre vivimos en la sombra de lo que pasó antes, como: “¿quién soy yo para decir algo importante cuando existe gente como Thelonious Monk o William Burroughs…?” Y ya los hdar y ser parte y eso, pero la idea de recaudar fondos es hacerlo posible. urango, y tambies lo que hacemos: Cada dos meses, un éroes se fueron. Pero para mí siempre ha sido un reto: Sentir que yo puedo tener una voz válida y que puede ser interesante para otra gente. Es como intentarlo y mejorar en aceptar esa posición y celebrarlo, saber qué pasó antes y que puedo usarlo para informar mis ideas y no tengo que ser tan heroico, pero ser hijo de un héroe.

Hablando de eso, incluso has experimentado haciendo cut up como Burroughs, ¿cómo fue esa experiencia?
Lo que veo en la onda beat, que leí mucho, es igual con cosas de jazz y rock como Hendrix, porque improvisando en rock encuentras libertad, pero con disciplina. Con ganas de realmente descubrir algo nuevo. No sólo voy a hacer cualquier cosa, voy a intentar llegar a la verdad, o a crear algo nuevo. Y Burroughs… esa es su vida, peleando por cambiar formas, hacer cosas nuevas siempre, eso me encanta.

Compagina muy bien con lo que dices, musicalmente hablando. Y platicando acerca de otros proyectos que estás emprendiendo aquí, porque radicas en México…
Sí, tengo poco más de dos años en el DF.

Precisamente, el resultado es tu involucramiento con la comunidad, hablando de lo que hiciste en el CECAM.
Sí, me siento muy afortunado de tener esas experiencias y oportunidades. Para mí, la cultura que existe en México y en cada estado y en cada ciudad, es muy distinta. Me inspira, me encanta estar cerca de eso. Porque para mí, Minneapolis, de donde soy, puedes sentir que es un poco gris, un poco seco, como si todo fuera igual. No sé si es porque crecí ahí, pero creo que es un poco así. Así que tener todas estas oportunidades de aprender y compartir música es muy bueno.

¿Cómo se dio tu participación con CECAM?
Los contacté. Tengo un amigo que me platicó sobre eso, mandé unos mails y con el tiempo me invitaron a estar ahí una semana. La primera vez hice arreglos para orquesta con temas de A Love Electric y llegué ahí y ya tenían la música, todo listo. Es impresionante, como personas también, el amor y pasión, dedicación y disciplina que tienen para la música. Es muy utópico, no puedes explicarlo a otra persona. Es muy especial todo eso.

¿Y cuál fue el resultado? ¿En qué se concretará lo que hicieron juntos?
Estuve tiempo ahí trabajando con ellos y empezar este proyecto que estoy haciendo, Music Mission, para trabajar con comunidades. No son necesariamente “de necesidad”, digo, tienen necesidades, no significa que son pobres o que no tienen nada. Pero [la cuestión es] dónde puedo ayudar. Dando clases, en colaborar, y yo tengo la fortuna de aprender. Así que grabamos canciones, mis arreglos, e hice un documental, ese proyecto, Music Mission, es lo que hacemos: Cada dos meses, un documental, 15 minutos y un EP, es lo que grabamos.

Hay apertura para recaudar fondos y que la gente coopere para darle continuidad. ¿Cuándo se hará el cierre de esto?
Pues es un proyecto que continúa. La idea de que la gente apoye es crear una comunidad. Es un website, Patreon (patreon.com/toddclouser), y la idea es crear una comunidad que apoye y que estén interactuando. Así que también los alumnos del CECAM pueden conocer algo de las canciones cardenche en Durango, y también en otras comunidades. Pueden dar y ser parte y eso, pero la idea de recaudar fondos es hacerlo posible, así también hay apoyo para las escuelas, libros, instrumentos.

Uno de los proyectos [parte de Music Mission] se llevará a cabo con una de las comunidades que cuenta con los últimos miembros de la tradición particular en Durango…
Sí, son los cardenche. Esa música que es muy de la tierra, de la sangre –igual que con el blues de Estados Unidos– es una música que me fascina, que es de la gente, del corazón, una identidad. Es gente que también he contactado en Durango y que tienen ganas de compartir, pero quizá no tienen oportunidad de hacerlo. Como los chavos de CECAM, quieren aprender a tocar música nueva, tocar rock, jazz y su música tradicional y también compartirla, que la gente lo vea.

Hablando de la música que te inspira, ¿qué creciste escuchando?
En casa de mis papás, mucho motown, algo de groove y blues, esas cosas. También blues, pero antes de Elvis. Antes del comercialismo del blues, que me gusta mucho. Sun House, Rev. Gary Davies, Blind Willie Johnson… hay esta tradición de ciegos que cantaban. Eso y después como adolescente en los años noventa escuché mucho grunge, Nirvana, Melvins y cosas así. Después tocaba la guitarra y quería improvisar, desde The Grateful Dead hasta Thelonious Monk.

Debe dar temor esa primera vez que te atreves a improvisar con sólo la guitarra…
Es interesante, porque realmente es como cuando escuché a Hendrix. Yo estaba improvisando en mi cama, jugando porque sentí bien. Como “¡Ah, estoy improvisando!”, inventando cosas. Pero había un nombre, y me daba permiso para investigarlo más. Y esa sensación es muy adictiva, estás creando algo y compartiendo con la gente, con un público, y hay una comunidad espontánea.

¿Cuándo aprendiste a tocar?
Empecé a tocar la guitarra a los 11. Pero tomé clases de piano con 5 años, pero no me gustó, igual que muchos. Pero empecé a los 11 y realmente quería hacerlo. Yo estaba un poco solo, como no muy sociable a esa edad, así que tener la guitarra y su poder en las manos, ¡supe que quería hacer eso!


DESCARGA TU ROLLING STONE MÉXICO