Archivo de la etiqueta: And I Love Her

Kurt Cobain hizo un cover a “And I Love Her” de The Beatles


El tema inédito forma parte del score de ‘Kurt Cobain: Montage of Heck’, el documental de HBO sobre la vida del fallecido vocalista de Nirvana.


POR Staff Rolling Stone México  



El tema inédito forma parte del score de ‘Kurt Cobain: Montage of Heck’, el documental de HBO sobre la vida del fallecido vocalista de Nirvana.

Kurt Cobain hizo un cover a “And I Love Her” de The Beatles

Brett Morgen, director de Kurt Cobain: Montage of Heck, buscó entre cientos de horas de cintas inéditas del fallecido líder de Nirvana para musicalizar su nuevo documental para HBO.

Entre los temas descubiertos por el cineasta se encuentra un cover a “And I Love Her”, tema original de The Beatles, el cual estará incluido en el score de la cinta, junto con otros tracks inéditos del archivo personal de Kurt Cobain

La versión del tema compuesto por Paul McCartney, suena en la voz de Cobain más melancólico y cargado de emoción.

Claro que una versión de Kurt Cobain de una canción de The Beatles compuesta por Paul McCartney resultaría sorprendente para los fans de Nirvana, ya que en alguna ocasión, Cobain expresó: “Me agradan The Beatles pero odio a Paul McCartney” .

El hallazgo también sorprendió a Brett Morgen, quien mencionó en entrevista con Rolling Stone que “nadie en la vida de Kurt, ni su manager ni su esposa ni sus compañeros, habían escuchado este cover a The Beatles. Lo encontré en una cinta al azar. Es una canción de Paul. ¿Qué tal eso para destruir un mito?”.

Cabe mencionar que Morgen y su equipo tuvieron completo acceso a los archivos personales y familiares de Cobain. Además de su banda sonora, compuesta de música inédita de Kurt Cobain, Montage of Heck incluirá imágenes y filmaciones de numerosas presentaciones de Nirvana, además de videos caseros, arte, fotografía, diarios y cancioneros del músico.

Escucha el cover de “And I Love Her” de The Beatles en voz de Kurt Cobain:

BANNER APP 143



Sting interpreta “Drive My Car” de The Beatles en ‘Late Night with David Letterman’


El cantante británico fue acompañado en el escenario por Ivy Lean, Mike Eisinger de Incubus y Paul Shaffer y formó parte del homenaje al Cuarteto de Liverpool.


POR Staff Rolling Stone México  



El cantante británico fue acompañado en el escenario por Ivy Lean, Mike Eisinger de Incubus y Paul Shaffer y formó parte del homenaje al Cuarteto de Liverpool.

Sting interpreta “Drive My Car” de The Beatles en ‘Late Night with David Letterman’

Este 9 de febrero se cumplen 50 años de la primera presentación de The Beatles en The Ed Sullivan Show y para conmemorar dicho aniversario, el actual ocupante del mítico Teatro Ed Sullivan, David Letterman, está conduciendo una serie de eventos en homenaje al cuarteto de Liverpool.

El lunes Broken Bells y Ringo Starr interpretaron “And I Love Her” y anoche, tocó el turno a Sting, quien cantó su propia versión de “Drive My Car”, tema que se desprende de Rubber Soul, disco de The Beatles estrenado en 1965.

El británico fue acompañado por Ivy Lean, Mike Eisinger de Incubus y Paul Shaffer en el piano.

La semana de The Beatles en Late Night with David Letterman continuará con la presentación de Lenny Kravitz, The Flaming Lips con Sean Lennon y una reunión especial de Paul McCartney y Ringo Starr.

Aquí el video de “Drive My Car” interpretado por Sting, Ivy Lean, Mike Eisinger de Incubus y Paul Shaffer.


Ringo Starr y Broken Bells se unen para el cover de “And I Love Her” de The Beatles


Broken Bells le hizo a “And I Love Her”, el clásico de 1964 del disco A Hard Day’s Night.


POR Staff Rolling Stone México  



Broken Bells le hizo a “And I Love Her”, el clásico de 1964 del disco A Hard Day’s Night.

Ringo Starr y Broken Bells se unen para el cover de “And I Love Her” de The Beatles

El próximo 9 de febrero se cumplen 50 años de la primera presentación de The Beatles en The Ed Sullivan Show y para celebrarlo, David Letterman ha preparado una serie de especiales en su set que, casualmente, es donde solía llevarse a cabo el legendario programa estadounidense.

La primera de las sorpresas en honor al cuarteto de Liverpool fue el cover que Broken Bells le hizo a “And I Love Her”, el clásico de 1964 del disco A Hard Day’s Night. En la presentación, James Mercer y Danger Mouse se hacen acompañar por Ringo Starr en la pantalla… Un loop que recuerda los primeros años del ex baterista de The Beatles.

Durante esta semana David Letterman presentará programas especiales para rendirle tributo a The Beatles con actuaciones de Lenny Kravitz, Sting, The Flaming Lips, Sean Lennon y, según los rumores, también estará Paul McCartney y Ringo Starr.


Escucha el disco ‘¡Uno!’ de Green Day


Escucha en exclusiva el disco ‘¡Uno!’ de Green Day


POR Staff Rolling Stone México  



Escucha en exclusiva el disco '¡Uno!' de Green Day

Escucha el disco ‘¡Uno!’ de Green Day

Green Day cambia la ópera rock por LPs de punk crudo

La serie de tres álbumes incluye el tributo a Amy Winehouse y el himno de Occupy

Por David Fricke

Billie Joe Armstrong está confundido mientras ve una partitura sobre una consola de grabación en los estudios Ocean Way en Los Ángeles. Armstrong, el vocalista-guitarrista y compositor principal en Green Day no sabe leer música. “Es extraño estar viendo la partitura de algo que yo escribí y no entender nada”, dice con una extraña sonrisa. “Es como estar viendo braille”.

Es el último día de grabación de la inminente trilogía de nuevos álbumes de Green Day: Son 36 canciones repartidas en ¡Uno!, ¡Dos! y ¡Tré!, se lanzarán por Warner Bros., el 25 de septiembre, 13 de noviembre y 15 de enero, respectivamente. Armstrong, el bajista Mike Dirnt y el baterista Tré Cool se aliaron con el viejo conocido coproductor (y director de Warner Bros.) Rob Cavallo para los últimos arreglos. Al otro lado de la ventana del cuarto de control, una sección de cuerdas suena sobre el intenso piano de “Brutal Love”, agregando lo que Armstrong llama “un sentimiento arrebatador, como algo que obtienes con una vieja grabación de Otis Redding”. Después, las cuerdas dan un toque intenso estilo “Mind Games” de John Lennon sobre una balada que se llama “Forgotten”.


Entre sesiones, Armstrong anota que ambas canciones estarán en ¡Tré!, después describe el orden sónico y temático de los nuevos álbumes: “El primero es power-pop. El segundo es más garage, más del estilo nuggets rock. Y el tercero” –hace un gesto hacia las cuerdas– “se supone que será épico”.

“Con el primer álbum, te estás poniendo a tono para la fiesta”, elabora Armstrong brillantemente, refiriéndose al tintineo estilo The Who y la energía tipo Cheap Trick de “Stay the Night” y “Carpé Diem”. En ¡Dos!, dice, “Tú eres la fiesta” –una buena descripción para la lujuria, locura y velocidad de “Fuck Time” y “Wow, That’s Loud”. “Y el tercer álbum…”, Armstrong hace una pausa, buscando la analogía correcta. “Estás limpiando el desastre”.

El siguiente día, Green Day está en un estudio en Tarzana, suburbio de L.A., mezclando las canciones de ¡Uno! con Cavallo; quien coprodujo el multiplatino
Dookie de 1994, y el ingeniero Chris Lord-Alge. “Queríamos regresar a la simpleza de Dookie”, comenta Cavallo. “Queríamos ir a la era pre Dookie, de regreso a nuestro amor por la música de los años cincuenta y sesenta, rock & roll. Predominan los tambores, bajo, guitarras y voz”.

“Diversión como ésta debería ser entregada directamente, no tendrías que cazarla”, se cuela Cool diciendo que Green Day, con el segundo guitarrista Jason White, arreglaron y ensayaron las nuevas canciones “cinco días a la semana por casi un año” –en su estudio de Oakland en su mayoría– “y puedes escucharlo: ‘Estos chicos son los amos de ésto’. Este es el sonido de nuestro cuarto, nuestras guitarras, nuestros tambores, de nosotros tocando”. “Estábamos pensando en hacer un álbum de power pop, más sucio, de regreso al origen”, comenta Dirnt, aludiendo al peso sociopolítico de los últimos dos discos de Green Day, American Idiot del 2004 y 21st Century Breakdown de 2009. En lugar de eso, dice orgulloso: “Grabamos nuestra versión de Exile on Main Street”. Durante una larga entrevista en la sala del estudio, Armstrong describe su composición para los nuevos álbumes –las cuales iniciaron durante la gira de 21st Century Breakdown y continuaron durante su temporada como St. Jimmy en la producción de Broadway de American Idiot– como “disparos desde la cadera”, asegura. “Cualquiera de las letras o ganchos que venían a la mente, simplemente los aventaba. Y otra vez estaba escribiendo sobre chicas. Pero ya al ser un hombre, era más acerca de tensión sexual; cómo la controlamos, cómo perder el control en ella”. Armstrong salió de esa racha de composición “con casi 70 canciones; algunos fragmentos, algunas listas para grabar”, dice. Al final, Green Day grabó más de 40 de ellas. “En el amplio esquema de las cosas, cuando revisas estos álbumes”, continua Armstrong, “es como una versión actualizada de lo que hemos estado haciendo desde hace un par de álbumes.


Es político”, dice, haciendo referencia a “99 Revolutions”, tema incendiario de ¡Tré! que escribió en la vigilia de las protestas de Occupy en Oakland el otoño pasado.

También hay perdida. “Amy” es un réquiem casi desnudo, al final de ¡Dos! para la ausente Amy Winehouse. El demo original de guitarra y voz de Armstrong, grabado en el estudio de su casa, fue ligeramente retocado con bajo y cuerdas. Dirnt compara el resultado con la balada de 1964 “And I Love Her” de The Beatles. “Quería que fuera como un suave susurro”, dice de su parte en el bajo. “Eso era lo que queríamos conseguir mientras grabábamos; una forma de decir ‘Estoy aquí contigo’”. “Amy” es también el puente a ¡Tré!, la cual, dice Armstrong, abrirá con “Brutal Love” e incluirá otro adiós “X Kid”, un fuzz pop enredado que escribió después del suicidio de un amigo cercano hace dos años. “Era una persona hermosa que no estaba creciendo, y no podías saberlo hasta que pasó todo”, comenta Armstrong con un suspiro. “No quiero admitir que soy un maldito adulto, y de mediana edad. Pero puedo admitir que ya no soy un niño, soy un ‘X Kid’, eso suena mucho mejor”.

Cavallo no tuvo ningún problema como productor o jefe de la disquera en los tres álbumes que Armstrong propuso el año pasado. “Cuando escuchas las 36 canciones”, dice Cavallo, “te garantizo que no habrá ni un fracaso en el montón”. Sin embargo, acepta que encontró un poco de escepticismo dentro de la propia compañía. “Nunca se ha hecho antes, así que había mucho miedo”. La idea de lanzar los discos con una semana de diferencia resultó logísticamente inviable. La otra –sacar un álbum cada seis mesea– “no funcionaba en lo absoluto. Creativamente estos álbumes tienen que estar juntos”. “Eso es lo más gracioso”, comenta Armstrong antes de regresar a la sesión de mezclas. “Empezamos con algo tan simple, y aún así se volvió una locura”, se echa a reír a carcajadas. “No sé otra manera de hacerlo. Eso es Green Day”.

¡Uno!, el nuevo disco de Green Day, ya se puede preordenar en iTunes


Paul McCartney conquistó la ciudad de México


“Hey Jude” parecía ser el final perfecto de la velada, con un coro ensordecedor por parte del público, pero Paul McCartney regresó en dos ocasiones más y parecía no querer irse, así como la gente, que dudaba en comenzar el camino a casa o esperar para escuchar “Yesterday” y los guitarrazos de “Helter Skelter”.


POR Staff Rolling Stone México  



“Hey Jude” parecía ser el final perfecto de la velada, con un coro ensordecedor por parte del público, pero Paul McCartney regresó en dos ocasiones más y parecía no querer irse, así como la gente, que dudaba en comenzar el camino a casa o esperar para escuchar “Yesterday” y los guitarrazos de “Helter Skelter”.

Paul McCartney conquistó la ciudad de México

Por @Paos García
Fotos Antonio Sánchez y Salvador Bonilla

Después del exitoso concierto en el Estadio Omnilife de Guadalajara y su gran presentación en el Estadio Azteca, Sir Paul McCartney terminó de robarse el corazón de los mexicanos con su actuación especial en el Zócalo capitalino.

Según las autoridades del Gobierno del Distrito Federal, el concierto que estaba planeado para tan sólo 80 mil personas, logró cautivar a más de 120 mil asistentes distribuidos entre la plancha del Zócalo y los sitios aledaños donde se ubicaban siete pantallas. A pesar de que el acceso al Centro Histórico estuvo restringido desde una noche antes, el jueves por la mañana ya había cientos de personas formadas para disfrutar del show gratuito del ex Beatle.

Todo apuntaba que sería un día complicado: 10 de mayo y cierre de vialidades en una ya de por sí conflictiva ciudad. Sin embargo, a diferencia de otros conciertos gratuitos que se han realizado en el Zócalo, en este se respiraba un ambiente completamente diferente. El poder ingresar a la plancha requería el caminar varias cuadras a la redonda, estar algunos minutos formados para cruzar los retenes de revisión y luego, encontrar el lugar adecuado.

Quizá uno de los grandes encantos de bandas icónicas como The Beatles es la trascendencia, no sólo por el legado musical, sino por el cómo su música ha ido pasando de generación en generación; cuestión que una vez más se hizo evidente con las familias que ansiosas esperaban escuchar aquellos clásicos que han formado parte del soundtrack de sus vidas. Entre el público podían escucharse historias como “Con esta canción me le declaré a tu mamá”, “Esa canción la bailamos en nuestra boda”. E incluso, un niño preguntó si también saldría John Lennon, como si cuestionara sobre algo tan importante como la existencia de Santa Claus, y que claramente sus papás aún no se habían atrevido a explicarle…

Paul McCartney en el Zócalo de la ciudad de México
El tiempo transcurría tranquilo mientras un DJ hacía sonar covers y mezclas de canciones de The Beatles, hasta que una manta promocionando la campaña de Enrique Peña Nieto se asomó por uno de los balcones de un hotel en el Zócalo. De inmediato se hicieron escuchar los chiflidos y gritos de la gente insultando al candidato. “¡Es un concierto, no es una marcha!”, gritaban algunos. Y es que era evidente que la gente quería olvidarse por un momento del bombardeo electoral. Los gritos de reclamo se expandieron y no cesaron hasta que se quitó la manta; lo mismo ocurrió con quienes intentaban hacer proselitismo de otros partidos, aunque no recibieron la misma cantidad de insultos.

Pasadas las 20:30 hrs. inició el ya clásico intro; “¡Mira, ahí está Stella!”, “¡Esa es Linda McCartney!”, “¡Los Beatles en la Caverna!”, gritaban algunos con curiosa familiaridad. Resultaba emocionante ver los rostros de la gente que parecía perderse entre las imágenes de las pantallas, como si de repente fueran sacudidos por miles de recuerdos y emociones. “Hello Goodbye” fue el arranque de McCartney, y quienes trataban de contener el llanto no pudieron soportar más. La lluvia de éxitos del ex Beatle abarcaba desde clásicos que pocas veces se incluían en su set como “The Night Before” del memorable Help!, hasta hits de Wings como “Jet”, “Nineteen Hundred and Eighty-Five”, o de su reciente disco Kisses On The Bottom con “My Valentine”, dedicada a su actual esposa Nancy. Pero cuando la Plaza realmente cobró vida fue cuando canciones como “Paperback Writer”, “I’ve Just Seen a Face” y “Back In The U.S.S.R.” sonaron, mientras que la melancolía podía sentirse con “Something”, “Maybe I’m Amazed” (dedicada a Linda McCartney) y “And I Love Her”.

PAUL MCCARTNEY, ZOCALO
Aprovechando su poco español, McCartney dedicó el concierto a las madres que festejaban ahí su día, saludó a los “chilangos”, se tomó algunos segundos para “disfrutar la increíble vista” que tenía desde el escenario. Quizá los momentos más emocionantes de la noche fueron cuando el Mariachi Gama 1000 participó en “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, y cuando “A Day in The Life” se mezcló con el clásico de Lennon, “Give Peace A Chance”; aunque el clímax llegó con “Live and Let Die”, donde los fuegos pirotécnicos iluminaron el cielo del Centro Histórico.

Hey Jude” parecía ser el final perfecto de la velada, con un coro ensordecedor por parte del público, pero Paul McCartney regresó en dos ocasiones más y parecía no querer irse, así como la gente, que dudaba en comenzar el camino a casa o esperar para escuchar “Yesterday” y los guitarrazos de “Helter Skelter”.

McCartney se robó el corazón del público, lo mantuvo en su bolsillo durante más de dos horas y media, hasta que finalmente lo devolvió con un puñado de recuerdos a flor de piel.

Paul McCartney en el Zócalo de la Ciudad de México

Picture 1 of 8

Paul McCartney en el Zócalo de la ciudad de México por Salvador Bonilla y Antonio Sánchez


Paul McCartney y su esencia Beatle, enamoran a la Ciudad de México


Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”.


POR Staff Rolling Stone México  



Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”.

Paul McCartney y su esencia Beatle, enamoran a la Ciudad de México

Estadio Azteca. 8 de mayo.
Por Miguel Hidalgo Zetter (@maykhidalgo)
Fotos Salvador Bonilla

Un pletórico Estadio Azteca albergó al “público más fantástico del planeta”, como lo describió el ex Beatle. El viaje comenzaba con las mágicas y misteriosas notas de esa canción, “Magical Mystery Tour”. “Hola México” y “buenas noches chilangos” fue el saludo que logró una identificación tal; que en “All My Loving” y las otras 39 canciones posteriores sólo se escucharía una sola voz. La línea de tiempo trazada en el concierto trajo un sube y baja de emociones que significó un recorrido por la exitosa carrera de Paul McCartney como solista, con The Wings y desde luego con The Beatles. Por ello la noche tendría sus momentos y cada uno tiempo y espacio, como cuando se le rindió tributo al amor con “My Valentine”: “Una rola para la hermosa Nancy”, decía McCartney e inmediatamente después le dedicaba a Linda “Maybe I’m Amazed”.

Paul McCartney

Estrenó en la Ciudad de México “The Night Before” y aunque mencionó como estreno “Hope of Deliverance”, los que lo vimos en 1993 ya la habíamos disfrutado. “And I Love Her” y “The Long and Winding Road” provocaron sentimientos a flor de piel de muchos, quienes aprovecharon la lluvia para confundirla con las lágrimas que estaban derramando. “Dance Tonight” y “Every Night” lograron que todo el Azteca y la cara de McCartney se iluminaran al peculiar, único y mexicanísimo ritmo de los encendedores que no se da en ninguna otra parte del mundo. Era momento de hacer conexión con la historia y con dos de sus principales actores, recordando al “querido John” y al “hermanito George”, como los nombró McCartney con “Here Today” y “Something”.

La lluvia se fue y llegó lo mejor de la noche. “Band On The Run”, “Ob-La-Di, Ob-La-Da”, “Back In The USSR”, “Live and Let Die” y “Hey Jude” despertaron las emociones de todos y McCartney salió dos veces a seguir con la fiesta.

El cierre tenía que ser Beatle, y “Get Back”, “Yesterday”, “I Saw Her Standing There” y el medley “Golden Slumbers/Carry That Weight/The End” completarían una de las veladas más emotivas y llenas de talento de la que esta ciudad haya sido testigo.

Paul McCartney en el Estadio Azteca. 2012

Picture 1 of 6

Paul McCartney en México 2012 Por Salvador Bonilla