Archivo de la etiqueta: aromatizante

Una pausa


‘Demente y alma’: un espacio íntimo para compartir paranoias.




Foto: Pexels.com

Una pausa

@AlexCarranco

Hay espacios muy valiosos en los que respiramos tranquilamente para revolcarnos en nuestro mundo. Sí, aquel que construimos en unos segundos y que es tan cambiante como se nos antoje, un lugar en donde las leyes las imponemos y decidimos el destino de cada uno de los habitantes.

Este singular espacio es ideal para alejarse de la alarma mañanera con sus letras de snooze a punto de desaparecer, de que la chispa para prender el boiler no se vuelva en bomba molotov, del griterío de la vecina porque sus hijos han apretado más de dos veces ese botón de snooze, de que haya algo en el refri para poder desayunar y no dejar una fortuna en el Oporporo de la esquina, del clima que tiene una personalidad como la de James McAvoy en Fragmentado, de pagar algunas deudas sembrando otras para verlas crecer como una madre a su hijo, de que la combi tenga libre el lugar junto a la ventana ocupado por una persona de lentes oscuros comiendo una Guajolota, de las dos horas y media de trayecto para volver a saludar a la familia Godín, de esperar a que se desocupe el baño de la oficina soñando que el motivo de su tardanza es porque lo está lavando y aromatizando, de tener la junta de la junta para revisar el presupuesto en otra junta, de que hace una semana estás esperando el viernes olvidando de que el fin de semana trabajas, de opinar sobre las 12 iniciativas y reformas de que AMLO enviará al Congreso de la Unión cuando no sabes diferenciar el INE del IFE, de que estás esperando el último capítulo de la serie de Luis Miguel pero ni siquiera estabas enterado de que había lanzado sus Romances, de creer que México puede pasar al quinto partido mientras Inglaterra y Croacia te ven con cara de meme, de defender a Star Wars contra los Trekkies argumentando de que Han Solo sigue vivo porque desconoces el término spin off, de que la única preocupación de tu madre es si te pusiste el suéter de lana que te regaló cuando cumpliste 15 años (hace 23), de que estás esperando ansiosamente la nueva temporada de Game of Thrones cuando ya se te olvidó en qué se quedó, de esa deuda que para ahorita ya es adolescente y “debes” de comprar boletos para Roger Waters (si es que quedan), de que tienes que ir al bautizo de tu sobrino cuando la última “agua bendita” que tomaste la bautizaste como Tequila, de que debes dormir entre siete u ocho horas diarias cuando te ha costado mucho tiempo el fortalecer a tus grandes preocupaciones, de escribir una columna en una página web sin saber cómo terminarla…

Sí, esa pausa es necesaria. A ponerle play a nuestro espacio: