Archivo de la etiqueta: Chuck Berry

Orígenes del Rock en Argentina


Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina.


POR Staff Rolling Stone México  



Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina.

Orígenes del Rock en Argentina

Por Claudio Kleiman

Lo que llegaría a ser un movimiento masivo y con características únicas, que se convertiría por derecho propio en una de las corrientes fundamentales de la música popular argentina, extendiendo su influencia a toda Latinoamérica, comenzó a partir de la imitación: El éxito de Bill Haley llegó a Argentina fundamentalmente a través de sus películas, primero con Blackboard Jungle, traducida como Semilla de maldad, y luego con dos de las primeras películas musicales dedicadas al rock, Rock Around the Clock y Don’t Knock The Rock, ambas de 1956, estrenadas en Buenos Aires al año siguiente. Cuenta la leyenda que, cuando empezaban a sonar las canciones de Haley, el público se ponía a bailar rock & roll en los pasillos y dejaba una estela de butacas destrozadas.

Le cupo a un trombonista que venía del jazz, Eduardo “Eddie” Pequenino, oculto bajo el seudónimo de Mr. Roll y sus Rocks, el mérito de grabar el primer rock & roll registrado en Argentina: Una versión de “See You Later Alligator”, traducida –sólo en el título del disco, el tema estaba cantado en inglés– cómo “Hasta luego cocodrilo”, aparecida en una placa de 78 rpm en 1957 (había sido grabado en diciembre de 1956) . Luego grabó un larga duración, editado el mismo año, con más versiones de Bill Haley & His Comets, entre ellas “Bailando el rock”, es decir, “Rock Around the Clock”. Participaban en su grupo algunos conocidos músicos de jazz del momento y, en ciertas grabaciones, el mismísimo Lalo Schiffrin en piano (Pequenino había tocado antes en la banda de este último). Eddie también aparece en lo que posiblemente sea la primera película argentina dedicada al naciente ritmo, Venga a bailar el rock, estrenada en septiembre de 1957. Al año siguiente, su agrupación tocó teloneando a Bill Haley en su visita al país, en el cine Metropólitan, y fue nombrado por el visitante como “Rey sudamericano del rock”. Sin embargo, pasado el primer furor del rock, Pequenino regresaría al jazz y se haría famoso durante los años sesenta como actor cómico de televisión.

En 1958, Billy Cafaro tuvo un gran éxito con “Pity Pity”, versión traducida de un tema de Paul Anka, al que le siguieron otros hits, como “Personalidad” y “Marcianita”, pero después de ofender a los tangueros con la sátira “Kriminal tango”, emigró en 1962 para proseguir su carrera en España. La distinción de haber compuesto el primer rock & roll en castellano de autoría propia en Argentina, le corresponde a Johnny Tedesco, que en 1961 graba un simple con “Rock del Ton Ton” y “Vuelve primavera”, que se convierte en un éxito espectacular, llegando a vender medio millón de copias. Hacia 1962, Tedesco (que ya había tenido una experiencia previa en La cantina de la Guardia Nueva, un programa de TV producido por Ricardo Mejía, quien era también directivo de la RCA) se convierte en uno de los pilares de El club del clan, ciclo televisivo que tuvo su momento de oro entre los años 1962-64, en la pantalla de Canal 13 (dirigido por el cubano Goar Mestre), desatando un movimiento denominado como “Nueva ola”.

Algunos de sus principales exponentes fueron Palito Ortega (que había comenzado imitando a Elvis bajo el seudónimo Nery Nelson), cuyos primeros éxitos fueron “Decí porqué no querés” y “Despeinada”, Lalo Fransen, Violeta Rivas, Chico Novarro, Nicky Jones (que tuvo sus inicios como cantante de los Rocklands, grabando una versión de “Fugitiva” de Del Shannon), y el mencionado Tedesco. Todos ellos editaron LPs individuales y además integraban varios compilados editados bajo el paraguas de El club del clan; también participaron en la película del mismo nombre, estrenada en 1964. Además, Johnny, Fransen (guitarras), Jones (bajo) y Ortega (batería) tenían su propio grupo de rock dentro del programa, los Red Caps, con el cual editaron un LP y varios singles, haciendo temas de twist, rock (el “Move It” de Cliff Richard, rebautizado “La mantequilla”, tomada de la versión de los mexicanos Los locos del ritmo), y surf, como el instrumental “Guitarra capo” (“Boss Guitar” de Duane Eddy) y “Surf City”, de Jan & Dean, compuesta por Brian Wilson.

El fenómeno del “Club del clan” podría equipararse, tanto por su simultaneidad cronológica como por ciertas características estilísticas, con los “cantantes de zapatos blancos” que surgieron en Estados Unidos, después de que el sistema se las arreglara para anular la primera oleada del rock & roll. Pues Elvis estaba en la milicia, Chuck Berry preso, Jerry Lee Lewis estropeado por una campaña de prensa, Little Richard convertido a la religión, Eddie Cochran fallecido, etc. Reemplazándolos por una versión blanca y edulcorada, con exponentes como Paul Anka, Pat Boone, Bobby Vee, Neil Sedaka y otros. También el rock instrumental de comienzos de los años sesenta, con exponentes como The Ventures y The Shadows, tuvo su correspondencia en Argentina, con grupos como Las Sombras (que solían tocar en La Cueva Pasarotus, antecedente de lo que luego fue simplemente La Cueva), Los Planetas, Los Eifell y Los Venturosos. El doo-woop de los grupos vocales como The Platters, generó en el país exponentes como Los tres sudamericanos, Los Mc Kee Macs, Los cinco latinos, Los Teen Agers (provenientes de la provincia de Córdoba) y los T.N.T., un trío integrado por los hermanos Tony, Nelly y Tim Croatto que lograron un éxito con “Eso”. Una canción compuesta por Homero y Virgilo Expósito, quienes además de componer algunos de los grandes clásicos del tango, tenían el oído en sintonía con la música pop de la época.


ESPECIALES ROLLING STONE




Rolling Stone presenta un video inédito de The Beatles en ‘The Ed Sullivan Show’


El clip incluye interpretaciones inéditas de “I Want to Hold Your Hand”, “This Boy” y “Twist & Shout” que datan de 1964.


POR Staff Rolling Stone México  



El clip incluye interpretaciones inéditas de "I Want to Hold Your Hand", "This Boy" y "Twist & Shout" que datan de 1964.

Rolling Stone presenta un video inédito de The Beatles en ‘The Ed Sullivan Show’

Este domingo se celebra el cincuenta aniversario de la presentación de The Beatles en The Ed Sullivan Show, por lo que la redacción de Rolling Stone trae para ustedes un video inédito con imágenes nunca antes publicadas en Internet de la legendaria actuación del Cuarteto de Liverpool.

Se trata de las interpretaciones originales de “I Want to Hold Your Hand” del  programa del 9 de febrero de 1964 filmado en Nueva York, “This Boy” de una grabación que data del 16 de febrero en Miami y un fragmento de “Twist & Shout” de su primer concierto en los Estados Unidos el 11 de febrero de 1964 en el Washington Coliseum.

RS3De cómo The Beatles conquistó América

El mes de febrero se festeja el aniversario de los inicios de la “Beatlemanía”, por lo que David Letterman reunirá nuevamente a Paul McCartney y Ringo Starr en el Ed Sullivan Theater. Esta semana, las festividades en The Late Show with David Letterman dieron inicio con una presentación de Broken Bells , además de los tributos al Cuarteto de Liverpool por parte de Sting, The Flaming Lips y Lenny Kravitz.

Aquí el video inédito de The Beatles en The Ed Sullivan Show.


De cómo The Beatles conquistó América


50 años de la conquista de The Beatles a América. La mayor explosión en la historia del Rock & Roll


POR Staff Rolling Stone México  



50 años de la conquista de The Beatles a América. La mayor explosión en la historia del Rock & Roll

De cómo The Beatles conquistó América

Hace 50 años, Los Fabulosos Cuatro aterrizaron en un país que estaba en duelo por la muerte de John F. Kennedy teniendo que hacer frente tanto al desdén mediático como a una disquera que no les entendía. La verdadera historia detrás de la más grande explosión jamás vista por el rock.

Por Mikal Gilmore

John Lennon se volvió cada vez más silencioso conforme el vuelo avanzaba. En el mismo sentido, Paul McCartney –quien había declarado que comenzó a creer fielmente en el éxito de The Beatles desde aquel momento, en diciembre de 1962, cuando el sencillo debut de la banda, “Love Me Do”, apareció en las listas británicas– tenía sus propios temores, a pesar de que aún se atrevería a negarlo. Era un viernes, 7 de febrero de 1964, y tan sólo unas cuantas horas antes The Beatles habían dejado atrás Inglaterra en pos de sus primeras presentaciones norteamericanas, incluyendo su debut televisivo en el inmensamente popular programa dominical de Ed Sullivan. Había tenido que pasar más de un año desde los incipientes éxitos musicales de The Beatles para que por fin llamaran la atención en Norteamérica, pero las cosas habían cambiado dramáticamente a lo largo de las últimas semanas.

El 17 de enero, mientras cumplían con las presentaciones que una residencia de tres semanas en París les exigía, Lennon, McCartney, el guitarrista George Harrison y el baterista Ringo Starr se encontraban reunidos en su suite luego de un concierto, cuando el manager Brian Epstein les comentó que había recibido un telegrama de Capitol Records: Su primer sencillo para la disquera, “I Want to Hold Your Hand”, acababa de alcanzar el Primer Lugar en Cashbox con un cuarto de millón de copias vendidas en Estados Unidos a los tres días de su lanzamiento. “Los muchachos enmudecieron… sólo tomaron asiento en el suelo, como gatitos alrededor de los pies de Brian”, dijo Dezo Hoffman, fotógrafo de la banda.

El arreglista y productor Quincy Jones se encontraba también en París y tanto él como Epstein y McCartney apostaron que la banda conquistaría América. Lennon (quien había fundado el grupo y años más tarde se convertiría en su destructor), Harrison y Starr apostaron contra este posible destino. En septiembre de 1963, Harrison había visitado a su hermana Louise en Benton, Illinois. “No saben quiénes somos”, les dijo más tarde a sus camaradas. “Será una tarea muy dura”.

The Beatles volaban a Estados Unidos, “I Want to Hold Your Hand” ocupaba el primer sitio en la lista de sencillos Hot 100 de la revista Billboard y su primer álbum para Capitol, Meet the Beatles!, encabezaría la lista de long plays el 15 de febrero. Lennon, Harrison, McCartney y Starr se habían comportado con vivacidad en el avión, charlando con sus amigos y compañeros, entre ellos Epstein y el productor Phil Spector. “Ya que América siempre lo ha tenido todo”, le comentó McCartney a Spector, “¿qué razón tendrían sus habitantes para invitarnos a hacer un poco de dinero? ¿Acaso podríamos ofrecerles algo con lo que no cuenten ya?”. Lennon, sentado a un lado de su esposa Cynthia, era –y seguiría siendo a lo largo de su vida– una mezcla de ansiedad y arrogancia. “Durante el vuelo pensaba: ‘Ah, no nos irá bien’… Pero una parte de mí es así”, dijo años más tarde en entrevista con Jann S. Wenner, de Rolling Stone. “En realidad sabíamos que éramos capaces de aniquilarte si las condiciones eran propicias”.

Mientras el vuelo aterrizaba en Nueva York, en el Aeropuerto John F. Kennedy –que poco antes había sido rebautizado con este nombre para honrar la memoria del presidente estadounidense recientemente asesinado– el piloto comentó a los pasajeros que podía apreciar una muchedumbre en espera. La banda estaba acostumbrada a las aglomeraciones. En Gran Bretaña, durante más de un año, la gente joven llegaba gritando a sus conciertos; en noviembre, el Daily Telegraph, con sede en Londres, comparó la intensidad de los fans con las marchas y reuniones masivas de la Alemania nazi. Sin embargo, mientras el avión se aproximaba a la puerta, los tripulantes se sintieron confundidos por un sonido apabullante. “Escuchábamos un rugido ensordecedor”, dijo Cynthia Lennon tiempo después. “Creíamos que se trataba de las máquinas, pero no era más que el clamor de los admiradores”. Mientras desembarcaban, McCartney atisbó el tumulto y preguntó: “¿A quién esperan?”. The Beatles detuvieron su paso en la escalerilla del avión a fin de apreciar la vista –cuatro mil jóvenes extasiados, saludando jubilosamente, agrupados detrás de las ventanas de cristal, colgados de los balcones de la terminal, reunidos en las azoteas de los edificios aledaños, sosteniendo letreros que daban la bienvenida a la banda, mientras los policías formaban vallas para controlar al explosivo gentío. Tom Wolfe – quien había sido enviado allí por el New York Herald Tribune a fin de cubrir el arribo de The Beatles– informó que “algunas de las chicas intentaron arrojarse por encima del muro protector”.

McCartney –quien poseía un talento inigualable para controlar y sincronizar sus gestos con el propósito de generar efectos diversos– parecía idiotizado. “En una escala del uno al diez”, dijo tiempo después, “eso fue un 100 en lo tocante al shock generado”.

El trascendental debut norteamericano de The Beatles en el programa de Ed Sullivan, dos noches después, el 9 de febrero de 1964, abrió de par en par las puertas de los años sesenta y creó nuevas fronteras para una era y una generación distinta a lo largo y ancho del país. Elvis Presley nos había mostrado algo acerca de la implementación de un estilo rebelde como medio para un cambio, pero The Beatles contribuirían a incitar algo mucho más poderoso en la juventud norteamericana esa noche –algo que comenzó como un consenso, como un gozo compartido, pero que con el tiempo semejaría un prospecto de poder. Su impacto tenía que ver con algo ajeno a la celebridad o la moda: Giraba en torno a un reclamo por una novísima clase de mandato juvenil. Sin embargo, América no prestó atención a The Beatles sino casi hasta el último minuto; de hecho, a principios de 1964, Norteamérica, en su mayor parte, había dejado atrás el rock & roll. Buddy Holly había muerto, Jerry Lee Lewis y Chuck Berry habían sido añadidos a la lista negra, Elvis se había enlistado en el ejército y el DJ pionero Alan Freed había sido despedido –todos estos sucesos neutralizaron el espíritu tempranero del rock entorpeciendo su futuro.


The Beatles: 50 años de la conquista de América – El primer concierto


El atinado ojo del fotógrafo Mike Mitchell capturó cada detalle del primer concierto de The Beatles en Estados Unidos, el cual cumple cincuenta años este 2014.


POR Staff Rolling Stone México  



El atinado ojo del fotógrafo Mike Mitchell capturó cada detalle del primer concierto de The Beatles en Estados Unidos, el cual cumple cincuenta años este 2014.

The Beatles: 50 años de la conquista de América – El primer concierto

Hace ya cincuenta años, un 11 de febrero de 1964, mas de ocho mil fans enloquecidas de The Beatles abarrotaron el Washington Coliseum de Washington D.C. para el primer concierto en tierra norteamericana del cuarteto de Liverpool.

El fotógrafo de dieciocho años, Mike Mitchell estuvo presente para capturar cada momento del evento, en el que se incluye el inicio del concierto con un cover de “Roll Over Beethoven” de Chuck Berry y el final con “Long Tall Sally” de Little Richard.

A continuación presentamos una serie de fotografías inéditas de Mike Mitchell que documentan los detalles del legendario concierto.

El primer concierto

Picture 1 of 15

El 11 de febrero de 1964, mas de ocho mil fans enloquecidas de The Beatles abarrotaron el Washington Coliseum de Washington D.C. para el primer concierto en tierra norteamericana del cuarteto de Liverpool. El fotógrafo de dieciocho años, Mike Mitchell estuvo ahí para capturar cada momento, en el que se incluye el inicio del concierto con un cover de “Roll Over Beethoven” de Chuck Berry y el final con “Long Tall Sally” de Little Richard. Mike Mitchell cortesía de CHRISTIE'S IMAGES LTD. 2011


En noviembre saldrá a la venta el disco de The Beatles desde la BBC


La secuela de Live at the BBC (1994), incluirá además grabaciones inéditas del cuarteto de Liverpool


POR Staff Rolling Stone México  



La secuela de Live at the BBC (1994), incluirá además grabaciones inéditas del cuarteto de Liverpool

En noviembre saldrá a la venta el disco de The Beatles desde la BBC

Las sesiones de grabación que The Beatles realizara en la BBC, serán editadas el próximo mes de noviembre en un disco doble.

El álbum que llevará por nombre On Air- Live at the BBC Volume 2, estará conformado por 40 actuaciones en vivo que la banda realizó durante 1963 y 1964 en varios de los programas de la estación.

La secuela de Live at the BBC (1994), incluirá además grabaciones inéditas del cuarteto de Liverpool, versiones especiales de algunos de sus más memorables clásicos, y covers que hicieron a algunos de sus ídolos musicales como Chuck Berry y Ray Charles.

On Air- Live at the BBC Volume 2 saldrá a la venta el 11 de noviembre en CD doble, en vinil y en versión digital.

Tracklist:

CD1
1.- ‘And Here We Are Again’ (Speech)
2.- ‘Words Of Love’
3.- ‘How About It, Gorgeous?’ (Speech)
4.- ‘Do You Want To Know a Secret?’
5.- ‘Lucille’
6.- ‘Hey, Paul…’ (Speech)
7.- ‘Anna (Go To Him)’
8.- ‘Hello!’ (Speech)
9.- ‘Please Please Me’
10.- ‘Misery’
11.- ‘I’m Talking About You’
12.- ‘A Real Treat’ (Speech)
13.- ‘Boys’
14.- ‘Absolutely Fab’ (Speech)
15.- ‘Chains’
16.- ‘Ask Me Why’
17.- ‘Till There Was You’
18.- ‘Lend Me Your Comb’
19.- ‘Lower 5E’ (Speech)
20.- ‘The Hippy Hippy Shake’
21.- ‘Roll Over Beethoven’
22.- ‘There’s a Place’
23.- ‘Bumper Bundle’ (Speech)
24.- ‘P.S. I Love You’
25.- ‘Please Mr. Postman’
26.- ‘Devil In Her Heart;
27.- ‘The 49 Weeks’ (Speech)
28.- ‘Sure To Fall (In Love With You)’
29.- ‘Never Mind, Eh?’ (Speech)
30.- ‘Twist & Shout’
31.- ‘Bye, Bye’ (speech)
32.- ‘John – Pop Profile’ (Speech)
33.- ‘George – Pop Profile’ (Speech)

CD2
1.- ‘I Saw Her Standing There’
2.- ‘Glad All Over’
3.- ‘Lift Lid Again’ (Speech)
4.- ‘I’ll Get You’
5.- ‘She Loves You’
6.- ‘Memphis, Tennessee’
7.- ‘Happy Birthday Dear Saturday Club’
8.- ‘Now Hush, Hush (Speech)
9.- ‘From Me To You’
10.- ‘Money (That’s What I Want)’
11.- ‘I Want To Hold Your Hand’
12.- ‘Brian Bathtubes’ (Speech)
13.- ‘This Boy’
14.- ‘If I Wasn’t In America’ (Speech)
15.- ‘I Got a Woman’
16.- ‘Long Tall Sally’
17.- ‘If I Fell’
18.- ‘A Hard Job Writing Them’ (Speech)
19.- ‘And I Love Her’
20.- ‘Oh, Can’t We? Yes We Can’ (Speech)
21.- ‘You Can’t Do That’
22.- ‘Honey Don’t’
23.- ‘I’ll Follow The Sun’
24.- ‘Green With Black Shutters’ (Speech)
25.- ‘Kansas City/Hey, Hey, Hey, Hey!’
26.- ‘That’s What We’re Here For’ (Speech)
27.- ‘I Feel Fine’(Studio Out-take)
28.- ‘Paul – Pop Profile’ (Speech)
29.- ‘Ringo – Pop Profile’ (Speech)

ZINIO


Una larga metamorfosis


La camaleónica influencia del hombre que cayó a la Tierra, está de vuelta una década después.


POR Staff Rolling Stone México  



La camaleónica influencia del hombre que cayó a la Tierra, está de vuelta una década después.

Una larga metamorfosis

David Bowie ha hecho todo: cantante, guitarrista y compositor; encabezó el movimiento glitter y creó un personaje extraterrestre; pavimentó el camino del movimiento new romantics y revolucionó el concepto escénico del rock; fue mimo, actor de cine y teatro; sobre¬vivió a un infarto y, a los 66 años, presenta ‘The Next Day’, su nueva obra

Por Jorge R. Soto

David Bowie ha sido una figura controversial –sobre todo en los inicios de su carrera– por su impactante presencia andrógina y vestuario femenino. Sus detractores le llamaron “degenerado”, aunque algunos críticos lo alaban como una de las estrellas vanguardistas más importantes de la última mitad del siglo XX. Sus obras, en el terreno musical y lírico, son de una originalidad que ha sido comparada con la de Bob Dylan y The Beatles, pues presentan un panorama reflexivo de las complejidades de la vida moderna. Desde que empezó a ganar notoriedad en su natal Inglaterra a finales de los sesenta, para la crítica especializada no ha sido fácil ubicar a Bowie dentro de un casillero del espectro musical. Su apariencia cambiante, ambigüedad sexual y estilo musical diverso, le han ganado el mote de “camaleón”.

CONSTRUYENDO UNA LEYENDA

Como ocurrió con otros músicos ingleses de su generación, el pequeño David quedó impactado por artistas de rock and roll, como Little Richard, Elvis Presley, Fats Domino y Chuck Berry, entre otros. En su adolescencia, aprendió a tocar la guitarra y el saxofón, y empezó a escribir material original. Thomas Alva Edison afirmó alguna vez: “El genio es uno por ciento inspiración y 99 de transpiración”. Esta frase parece aplicarse al joven aspirante a músico quien sudó y se esforzó buscando su propia identidad musical, durante los primeros años sesenta, participando en las bandas Konrads, King Bees y Lower Third –las abandonó por no llenar sus expectativas artísticas.

David Bowie es sinónimo de transformación, búsqueda de nuevas formas de expresión y empezó a construir su leyenda en 1967, cuando editó su álbum debut que recibió buenas críticas, pero pasó sin pena ni gloria por los estantes de las tiendas de discos. Tal vez por ello se concentró en el estudio del budismo y se involucró, asimismo, en el estudio de diferentes filósofos, entre los que destaca Nietzsche que, con su afirmación “Dios está muerto”, influyó al músico británico para escribir frases como aquella del corte “Seven”: “Los dioses olvidaron que me crearon/Yo también los olvidé/Bailo entre sus sombras/Juego entre sus tumbas”.

En esa misma época, intentando ampliar sus horizontes, Bowie se convirtió en alumno del actor, bailarín y coreógrafo británico Lindsay Kemp, con quien se sumergirá en el mundo del teatro avant garde y la mímica, disciplinas que cobrarían importancia en sus deslumbrantes puestas en escena, y en la creación y desarrollo de sus diversas personalidades artísticas.

El debut teatral de Bowie sucedió en un frío 28 de diciembre de 1967, en el Oxford New Theater, con la obra Pierrot in Turquoise or the Looking Glass Murders, original de Kemp en donde no sólo interpretó a uno de los personajes principales, sino que compuso canciones que servirían de marco para esta trágica historia en la que Pierrot asesina a Columbine, el amor de su vida, por haberse inclinado por Arlequín, su rival.

El año de 1969 fue de contrastes: Se celebró el mítico Festival de Woodstock, llevando la era hippie a su punto más alto. Meses después, el concierto realizado por The Rolling Stones en Altamont, California, revelaría el lado oscuro de ese movimiento. The Beatles realizarían su última presentación pública en el techo de su compañía Apple. Una nueva época estaba gestándose y era necesaria una presencia que desafiara los cánones anteriores; David Bowie fue el heraldo de esta metamorfosis, aportando “Space Oddity”, una composición que se dio a conocer coincidiendo con la llegada del hombre a la luna y con la que obtiene el premio Ivor Novello por su originalidad. Este es el punto de inflexión en que, de la fértil imaginación de Bowie, empezaron a surgir los personajes que él mismo habitó para presentarlos al mundo. Tal es el caso de Mayor Tom, un astronauta que se niega a regresar a la Tierra.


The Rolling Stones a 50 años del ‘big bang’ de la banda más grande del mundo


The Rolling Stones a 50 años del ‘big bang’ de la banda más grande del mundo, la importancia y trascendencia de “Sus Satánicas Majestades”


POR Staff Rolling Stone México  



The Rolling Stones a 50 años del 'big bang' de la banda más grande del mundo, la importancia y trascendencia de "Sus Satánicas Majestades"

The Rolling Stones a 50 años del ‘big bang’ de la banda más grande del mundo

Por Benjamin Salcedo (@BenjaminSalcedo)

“El tiempo no espera a nadie, y no me esperará a mí”, frase de “Time Waits For No One”, uno de los temas más representativos de The Rolling Stones acuñado en 1974, en el disco It’s Only Rock & Roll, But I Like It (también frase icónica del género).

Cuando Jagger escribió estas líneas, ya eran la banda más longeva del movimiento y, aunque algunos otros representantes de aquella “Invasión Británica” seguían en activo, ninguno podía equipararse a la importancia y trascendencia que “Sus Satánicas Majestades” habían logrado; ya no hablemos de la actualidad, donde ningún grupo ha tenido una carrera de 50 años con discos y giras tan espectaculares por todos los rincones del planeta, la música de la banda sigue sonando vital, con decenas de éxitos y liderado por dos de los principales arquetipos del rock. The Rolling Stones ha definido el aspecto, la actitud y el sonido del rock & roll más que cualquier otra banda en la historia del rock.

Fue en 1962 cuando se presentaron por primera vez utilizando el nombre de The Rollin’ Stones. Unos adolescentes británicos, liderados por Lewis Brian Hopkins Jones, guitarrista y fundador del grupo, junto a Michael Phillip Jagger en la voz y Keith Richards en la otra guitarra, unieron a su agrupación a un tecladista llamado Ian Stewart, Dick Taylor en el bajo y una serie de bateristas que entraban y salían; ese puesto no tendría dueño hasta meses después. Abrieron el concierto para Long John Baldry, y en ese mismo momento, The Beatles hacían sus primeras sesiones en los estudios de Abbey Road.

El mundo vivía una situación de hegemonía abrumadora norteamericana, surgida de la Segunda Guerra Mundial, misma que comenzó a ser modificada por el surgimiento de dos nuevos polos de poder económico; Japón pasó a ser la segunda potencia económica mundial y los productos “Made in Japan” comienzan a inundar el mundo entero. La comunidad económica europea tiene un auge notable, el Reino Unido se había negado a formar parte de ella, pero pidió su incorporación un año antes, pero fue rechazado.

La historia de los Stones comenzó en los años cincuenta: Jagger y Richards se conocieron en la escuela primaria Dartford Maypole County; poco tiempo después, ambas familias se mudaron a diferentes rumbos de la capital inglesa y, en 1960, Keith que asistía a clases en el colegio Sidcup Art se volvió a encontrar con Mick al compartir el tren en la estación de Dartford. Ahí se dieron cuenta de que tenían gustos musicales en común. Mick llevaba bajo el brazo el disco Rockin’ at the Hop de Chuck Berry y The Best of Muddy Waters. Platicaron y descubrieron que dichos artistas eran valorados por ambos, amaban el blues de Chicago y en general todo el R&B americano, algo que también los emparentó con el bajista Dick Taylor –quien formaría posteriormente el grupo Pretty Things. Keith comenta en su autobiografía Life (Global Rhythm Press, 2010): “Nos pusimos a hablar, él tocaba con un grupillo temas de Buddy Holly; yo no había oído hablar nada de eso, pero le dije que tocaba un poco la guitarra y podría ir a tocar con ellos, casi se me pasa la estación de Sidcup por estar copiando los números de catalogo de sus discos”.

Jagger tocaba en Little Boy Blue & The Blue Boys con Taylor; Richards se les unió después de ser expulsado del colegio Dartford por ausentismo. Los tres comienzan a ensayar en la casa de Mick, quien tocaba la armónica y cantaba, mientras los otros dos tocaban guitarra. Tenían que juntar dinero para comprar sus instrumentos, siendo los padres de Jagger –un profesor de educación física y una maestra de kínder– quienes lo aportaron, mientras él continuaba estudiando en la escuela de Economía de Londres.

Mientras tanto, en otro lado de la ciudad, Brian Jones comenzaba a hacer a un lado la escuela en Cheltenham para practicar con el saxofón y el clarinete. Jones tenía tan sólo 16 años de edad, lo cual no era obstáculo para que ya tuviera dos hijos ilegítimos y hubiera visitado Escandinavia donde comenzó a practicar la guitarra.

A su regreso a Inglaterra, Jones se unió primero a The Ramrods y luego, de vuelta en Londres, se une a la agrupación de Alexis Korner’s Blues Inc. durante un breve periodo, ya que tenía la firme intención de formar su propia banda. Korner –que era considerado el más popular exponente del R&B en Londres en ese momento– los escuchó y le gustó lo que esos muchachos hacían, así que les dio la oportunidad de tocar con él. En una de esas presentaciones conocieron a Charles Robert Watts, quien era el baterista de Korner y que posteriormente se uniría a los Stones; sus shows se realizaban en el club Bricklayer’s Arms del barrio de Soho, en Londres.


Muere el presentador de televisión, Dick Clark


El famoso presentador de televisión estadounidense, Dick Clark, falleció hoy miércoles 18 de abril a la edad de 82 años, debido a un ataque al corazón


POR Staff Rolling Stone México  



El famoso presentador de televisión estadounidense, Dick Clark, falleció hoy miércoles 18 de abril a la edad de 82 años, debido a un ataque al corazón

Muere el presentador de televisión, Dick Clark

El famoso presentador de televisión estadounidense, Dick Clark, falleció hoy miércoles 18 de abril a la edad de 82 años, debido a un ataque al corazón.

El conductor, que se hiciera famoso al estar al frente de legendarios programas como American Bandstand y New Year’s Rockin’ Eve, nació el 30 de noviembre de 1929 en Mount Vernon, NY. Comenzó su carrera en la industria musical como anunciante de radio a los 17 años.

Estuvo en American Bandstand de 1956 a 1989, y contó con la participación de importantes artistas como Chuck Berry, Jerry Lee Lewis y Buddy Holly, tan solo por mencionar algunos. En 1993 fue inducido en el Salón de la Fama del Rock and Roll.

En 2004 sufrió un infarto que lo obligó a dejar el programa de Dick Clark’s New Year’s Rockin’ Eve, por primera vez en 32 años, aunque regresó al año siguiente.

Le sobreviven su esposa Kari Wington, su hijo Richard Augustus II, y Duane y Cindy de su segunda esposa Loretta Martin.

Aquí un clip de Clark, entrevistando a Stevie Wonder en 1969:


CD: The Rolling Stones


The Rolling Stones vuelven a abrir su bóveda musical para expandir su clásico


POR Staff Rolling Stone México  



The Rolling Stones vuelven a abrir su bóveda musical para expandir su clásico

CD: The Rolling Stones

Rolling-Stones-Some-Girls-Cens-441367

The Rolling Stones
Calificación: cinco estrellas
Some Girls: Deluxe Edition
Universal Republic

Por Rob Sheffield

Las sesiones de Some Girls fueron productivas, básicamente los cinco Stones y el ingeniero de audio Chris Kimsey. Lo mejor que podemos encontrar es “Do You Think I Really Care”, un paseo country impulsado por los pedales de acero de Ronnie Wood y la batería de Charlie Watts y Mick persigue un espejismo erótico. “Claudine” es una de sus melodías más olvidadas, una sátira del escándalo Claudine Longet/Spider Sabich muy al estilo Chuck Berry, con guitarras irregulares.

Se puede escuchar a Mick y Keith redescubriendo la química de The Glimmer Twins, ya sea en un tema blues como en “When You’re Gone” o en la caminata rockabilly por los castaños en “Talahassee Lassie”, y estos son nada más una probada de lo que la bóveda escondía. Todo el paquete captura que los Stones siguen rockeando, aumentando su energía punk y funk y que Mick está tocando la guitarra mejor que nunca. Esta es la versión final del disco que inventó a The Rolling Stones como los conocemos: malos, vitales y gloriosamente incorregibles.

Destacadas:Do You Think I Really Care” y “Beast of Burden”.
rollingstones.com