Archivo de la etiqueta: Dan Auerbach entrevista

Los caídos en la guerra de Auerbach


El guitarrista ha reunido a legendarios músicos de sesión con un R&B crucial e ignorado para una gira salvaje.


POR Staff Rolling Stone  



Foto: Steven Anthony / Creative Commons

Los caídos en la guerra de Auerbach

Por Charles R. Cross

Dan Auerbach no puede llegar hasta el camerino sin antes detenerse a hablar sobre el concierto que acaba de dar. “Esto es lo más divertido que he vivido en el escenario”, reconoce en el pasillo del club nocturno ShowBox en Seattle. “Esta banda, estos músicos, estas leyendas, es exactamente por esta razón que amo la música”.

Está hablando sobre el Easy Eye Sound revue (teatro de revista), nombrado como su estudio de Nashville, donde Auerbach ha estado haciendo música con profesionales milenarios –como el baterista Gene Chrisman y el tecladista Bobby Wood–, después de la pausa que hizo The Black Keys en 2014.

“Estas personas tocaron con Elvis, y estuvieron en ‘Son of a Preacher Man’”, dice Auerbach. Esos músicos llevan la música de su álbum de 2017, Waiting on a Song, a otro nivel en vivo, interpretando versiones explosivas de canciones como “Malibu Man”, una oda lastimera a Rick Rubin, y “Cherrybomb”, una rola oscura al estilo de The Grateful Dead.

“El teatro de revista es un intento de recuperar la libertad de grabar soul y R&B, además de country, en Nashville”, explica Auerbach. También muestra nueva música; Shannon and the Clams vira entre rockabilly, punk y doo wop. Hay también invitados –Beck apareció en Los Ángeles para cantar “In the Ghetto” de Presley (en la que tocaron Chrisman y Wood); el baterista de The Black Keys, Patrick Carney, formó parte de una canción en Nashville algunas noches más tarde, acompañando a Robert Finley de 64 años.

Finley se ha vuelto rápidamente una estrella en la gira. Trabajó como carpintero en Luisiana hasta hace tres años, cuando comenzó a sufrir ceguera. Estaba tocando en la calle cuando la fundación Music Maker Relief lo encontró. Auerbach produjo y coescribió el nuevo álbum de Finley, Goin’ Platinum!, y esta noche Finley volvió loco al público con “Medicine Woman”. “Robert es simplemente el mejor cantante de soul que he visto en persona”, Auerbach admite. Detrás del escenario, Finley dice que no tenía conocimiento previo de Auerbach, “pero ahora sí conozco a Dan, y diario le agradezco a Dios por lo que ha hecho por mí”. Finley está sosteniendo un contenedor de álbumes vacío –vendió todos por tercera noche seguida. “Estos chicos”, Auerbach dice sobre los fans, “tienen sed de lo real”.


P&R: Dan Auerbach


El líder de The Black Keys habla sobre ser melómano, su nueva banda, The Arcs, y por qué detesta a los gatos.


POR Staff Rolling Stone México  



P&R: Dan Auerbach

El líder de The Black Keys habla sobre ser melómano, su nueva banda, The Arcs, y por qué detesta a los gatos.

Por Simon Vozick-Levinson

En los últimos años, cuando no ha estado ocupado vendiendo todas las localidades de varios recintos al lado del baterista de Black Keys, Patrick Carney, Dan Auerbach ha emprendido varias sesiones informales de improvisación con un grupo de amigos que incluye a Leon Michels, saxofonista de la Menahan Street Band.

“Estos chicos son mis compañeros musicales más antiguos, además de Pat”, afirma el vocalista y guitarrista. “Sólo grabamos cosas por diversión y las guardamos”. Este año, Auerbach y Michels se dieron a la tarea de revisar esos tracks y armar Yours, Dreamily, el debut de la banda a la que bautizaron como The Arcs. Auerbach, de 36 años de edad, se dice emocionado por su primera gira, durante este otoño: “Con estos chicos, podemos poner
a prueba lo que sea”.

El álbum de The Arcs suena como un LP psicodélico que uno podría encontrar en una caja de discos viejos. ¿Sueles echarte un clavado a ese tipo de
material?

Eso es precisamente lo que hacemos: Somos melómanos. El último empleo real que tuve fue en una tienda de discos, Quonset Hut en Akron, Ohio. Me había graduado de la prepa y me sumergí en el blues, pero estaba expuesto a cosas que no pude haber conocido de otra manera. Recuerdo un disco de Frank Black and the Catholics que me encantaba. Además vendíamos un montón de mercancía de Grateful Dead.

BANNER 1