Archivo de la etiqueta: Demente y alma Rolling Stone

Sangre en las manos


‘Demente y alma’: un espacio íntimo para compartir paranoias.




Sangre en las manos

@AlexCarranco

En el momento en que el director de cine, Jordan Peele presentó una de las primeras escenas con sus personajes Chris Washington (Daniel Kaluuya) y Rose Armitage (Allison Williams) de la recomendable cinta, Get Out (¡Huye!, 2017) no supo que aquel tema musical que se escuchaba de fondo le cambiaría el futuro a Childish Gambino. La canción era “Redbone”, de su álbum “Awaken, My Love!” (2016).

Conocido como Donald Glover (de 34 años de edad), su rap y hip hop también han tenido buenos comentarios en el resto de sus producciones –Camp (2011) y Because the Internet (2013)– con rimas llenas de severas críticas de su entorno que alcanzaron nuestra atención. El también actor, director y productor ha ganado premios Grammy, Golden Globe y Emmy. Pero no cabe duda que el mainstream mexicano le abrió sus brazos gracias a Get Out. Actualmente, “Redbone” tiene más de 434 millones 720 mil reproducciones en Spotify.

¿Qué seguiría para Childish Gambino? Tendría que sorprender con una buena canción. Y lo hizo.

“This is America” es su más reciente lanzamiento y el tema se revuelca en un punto de vista sobre las crisis sociales que están atravesando nuestra sociedad, principalmente en la fácil adquisición de armas de fuego. El impacto musical ha sido un golpe contundente gracias al video que acompaña al sencillo.

El clip fue dirigido por Hiro Murai, talentoso cineasta japonés que ha trabajado con Chet Faker, David Guetta, St. Vincent, Flying Lotus, Death Cab for Cutie, Usher, The Shins, Massive Attack, Bloc Party, Spoon y Queens of the Stone Age, entre otros.

Sus planos secuencia acompañan al carismático Glover con gestos y movimientos para enfatizar una burla y confundir al espectador entre la inocencia y crueldad. El ritmo del tema se presta para analizar esa analogía entre el dicho político “Todo está bien, estamos mejor que antes” y la realidad cotidiana.

No te dejes engañar por la primera escena con unos melódicos coros (“Yeah, yeah, yeah, yeah, yeah, go, go away”) y las cuerdas de una guitarra acústica mientras que Childish mueve su torso desnudo… ¡Pum! ahí está el pan del despiadado.

Un video que se centra en la danza de Gambino pero que su entorno es caótico y violento; la distracción de ver al artista moverse (inspirados por esos acontecimientos malvadamente planeados para la sociedad) cuando el verdadero día a día está a su alrededor (es decir, esas omisiones de la gente que nos gobierna o de las actuales “propuestas” de los candidatos para resolver esos vacíos).
La gran sonrisa falsa del cantante brilla ante la alegría de un coro góspel para simplemente desvanecerlos con plomo. Ahí la verdadera respuesta ante la ilegalidad, corrupción, intolerancia y desconsideración de algunas esferas de poder.

Childish Gambino incluyó colaboraciones de SZA, Chance the Rapper, Offset, Problem, BlocBoy JB, Quavo, Young Thug, 21 Savage y Big Sean para este tema.
Y sí, nuevamente Donald Glover está en la mira pero no de una arma de fuego; sólo está corriendo con las manos ensangrentadas a través de la oscuridad para huir.

Aquí el video de “This is America”, pero cuidado, hay escenas fuertes. Se recomienda discreción:


Cuando hay pasión, hay sangre


‘Demente y alma’: un espacio íntimo para compartir paranoias.




Cuando hay pasión, hay sangre

@AlexCarranco

Si dejaste tu cocktail con frutas frescas, soda, granadina y alcohol a un lado o le dijiste “no” a la playa / alberca para leer esta humilde columna digital, te lo agradezco.

Las vacaciones apasionan y son necesarias para dejar enterrados —momentáneamente— conflictos, presiones, compañeros de oficina o la vida cotidiana que nos convierte en seres emocionalmente opacos, listos para protagonizar una cinta de Orson Welles, Lars von Trier o Darren Aronofsky.

En estos días hay una intensa actividad litúrgica y los cristianos de tiempo completo se envuelven en llanto, alegría y fe para conmemorar la pasión, muerte y resurrección de Jesús de Nazaret. Muy respetable —incluyo a mis tías— pero para miles de cristianos, no tan cristianos, poco cristianos o nada cristianos prefieren un cocktail como vino de consagrar en un destino diferente al dominical.

Los que no pudimos estar en un paraíso; la gula, pereza y lujuria despiertan para disfrutar una urbe sin tanto caos vial para llegar a las puertas de los miles de recintos culturales y de entretenimiento. Desde Caravaggio (Museo Nacional de Arte), Dalí (Atrio de San Francisco), Sgt. Pepper en fotos (Lunario), Our Body (Parque Naucalli) hasta El mundo de Tim Burton (Museo Franz Mayer) y
Starman (Foto Museo Cuatro Caminos), entre muchas otras opciones, serán las benditas vacaciones.

No importan las caídas que puedas tener, sigue caminando con todo el peso de tu alma para llegar a ese museo, sala de cine, auditorio, galería, bar o restaurante. Mientras tanto, con esa pasión que a veces nos hace sufrir y hasta sangrar, disfruta de estos videos que pueden musicalizar esta época tan esperada por muchos y recordada con nostalgia por otros. Solamente no te claves para que goces plenamente.

“Heaven on Their Minds”

Carl Anderson interpreta a Judas Iscariote en Jesus Christ Superstar (1973), ópera rock dirigida por Norman Jewison con música de Andrew Lloyd Webber y escrita por Tim Rice. Una gran cinta que revolucionó en aquella época.

“Passion”

Tema incluido en el soundtrack de The Last Temptation of Christ (1988), compuesto por Peter Gabriel. La cinta dirigida por Martin Scorsese hace una mancuerna impactante con cada armonía de Gabriel. Emociones alteradas que por un largo tiempo fueron censuradas.

“Personal Jesus”

Una de las canciones que destaca en el álbum Violator (1990), de Depeche Mode. Martin Gore la escribió y ha declarado que fue inspirado por el libro Elvis and Me (1985) de Priscilla Presley. Una admiración hacia una persona que finalmente es tu propio ser.

“Spirit in the Sky”

Un one hit wonder, del judío ortodoxo, Norman Greenbaum que se incluye en su LP homónimo de 1969. Años más tarde, en 1986, el grupo Doctor & The Medics realizó su versión con gran éxito, siendo de igual forma, su one hit wonder.

“Sympathy for the Devil”

Y para terminar, no todo es luz en el reino del señor. Para que se haga el bien, debe de existir un lado oscuro. Esta canción formó parte del disco Beggars Banquet (1968) de The Rolling Stones y aquí el testimonio en vivo por una gira en Estados Unidos (2006).


Un, tos, tres por ti


‘Demente y alma’: un espacio íntimo para compartir paranoias.




Un, tos, tres por ti

@AlexCarranco

Uno, dos, tres, varios ataques de tos fueron suficientes para estar encamado. Los 37º C de mi cuerpo no fueron suficientes para darle una cálida bienvenida a Doña Enfermedad. Con bombo y platillo se alojó en mí para no soltarme varios días. Seguramente la pasó increíble al cachetear y patear a Don Medicamento. Una relación inestable y que siempre, uno tendrá la razón.

“La doña” se ganó el respeto de un servidor. Digamos que hizo una pequeña explosión de advertencia corpórea. La sudoración, el inquietante latido de mi corazón (que bueno, esa es otra historia de un malestar más grave), cosquilleo en las extremidades y un sin fin de tos orquestado sucumbía cada dos o tres minutos en esa fiesta solitaria. Su ambición y poder era tal que difícilmente iba a dejar de poseerme.

Muchas veces he leído y escuchado que la música cura. Principios científicos, armonías, tonos a diferentes frecuencias, en fin, la Musicoterapia podría ser la heroína contra esta señora. Jubilé al bonachón de Medicamento y empecé con una buena dosis de música, pero no aquella que viene acompañada de meditación o relajamiento. Sino la que debía de escuchar, esa que probablemente haría desalojar a la “seño”.

Uno. Mi primer intento fue con lo más reciente de Stone Temple Pilots, “Roll Me Under”, el regreso de esta banda con nuevo vocalista, Jeff Gutt (extraído del reality show, X Factor), obviamente le lloverán críticas sobre su estilo y matices a lo Scott Weiland. Un disco homónimo que llegará el 16 de marzo. Doña Enfermedad se empezó a mover pero no para decir “adiós”.

Dos. Un cambio drástico podría liberarme. Recurrí a Justin Timberlake con “Say Something”, de su disco Man of the Woods. Este tema, acompañado por Chris Stapleton, cantante y compositor orientado al rock sureño. Desgraciadamente, ella no dijo ni una palabra y permanecía inmóvil.

Tres. Una opción cinematográfica: “Pray For Me”, con The Weeknd y Kendrick Lamar. Ritmo suficiente para edificar una limpia necesaria. La canción proviene de Black Panther, The Album Music From And Inspired By. Ni con hierbas ni huevo frotado (¡!), la lady pudo partir.

Tuve que disponer de mi última arma secreta, y funcionó muy bien. Ahora estoy mucho mejor; es real que la música cura porque Doña Enfermedad se fue “Despacito”…