Archivo de la etiqueta: Doom or Destiny

Blondie: el balance perfecto entre esencia y evolución


Chris Stein, guitarrista y fundador de la banda, nos contó todos los detalles sobre su nuevo álbum y su próxima visita a México.


POR Priscila Núñez  



Blondie: el balance perfecto entre esencia y evolución

A mediados de los años setenta, comenzaba a gestarse en Nueva York un nuevo estilo de música que navegaba entre el new wave y el punk rock. En el corazón de ese movimiento musical se encontraba el guitarrista y miembro fundador de Blondie, Chris Stein.

Stein revolucionaría la escena con su peculiar mezcla de punk, dance, hip hop y disco, que además convertiría rápidamente a su agrupación en una de las más destacadas de la década.

Ahora, después de 40 años y 40 millones de álbumes vendidos, Stein y Blondie están de regreso con Pollinator, un álbum que los traerá nuevamente a tierra azteca para presentarse junto a Garbage en el Palacio de los Deportes este 14 de agosto.

Pollinator es su onceavo álbum de estudio hasta la fecha, el segundo desde el resurgimiento de la banda en 1997, cuando se negaron a quedarse en el pasado y decidieron que para Blondie, el futuro es lo único que realmente importa.

“Esa era la idea de retomar Blondie”, asegura Chris del otro lado de la línea. “Seguir moviéndonos hacia adelante. No se sentía correcto estar en el retiro. Todo el tiempo escuchaba música a la que me sentía atraído y quería ser parte de eso”.

Este nuevo álbum combina el sonido clásico de Blondie con una moderna producción y arreglos, además de la colaboración de artistas como Sia, Charli XCX y canciones escritas por Johnny Marr, Nick Valensi (The Strokes), Dave Sitek (TV on the Radio), Des Hynes y Erik Hassle. También incluye dos canciones escritas por Stein y Harry: “Doom or Destiny” (featuring Joan Jett) y “Love Level”.

“Cuando comenzamos este álbum, lo único que teníamos claro es que queríamos regresar a nuestras raíces y que teníamos que volver a reunir a la banda para hacerlo. Después surgió el tema de las colaboraciones”, asegura el guitarrista. “Primero tuvimos una canción escrita por Johnny Marr y después comenzamos a acercarnos a otros artistas que nos gustan. Artistas que creíamos que podían hacer buenas canciones para Blondie y el productor John Congleton fue muy inteligente al definir la dirección de todo el proyecto”.

Quizá una de las cualidades más atractivas del álbum es la fórmula en la que Stein trabajó con Congleton para conseguir ese anhelado regreso a lo que Blondie era en los setenta con tantos colaboradores exitosos de la escena actual. ¿Cómo balancear el pasado con la tendencia de siempre ir hacia delante?

“Para nosotros es muy importante avanzar, no quedarnos estancados. Pero al mismo tiempo teníamos la necesidad de regresar a nuestras raíces. Podía ver cómo los fans nos pedían que lo hiciéramos, ya sea por nostalgia o por un sentimiento colectivo que celebra la clásica sensibilidad del rock”.

Teniendo en cuenta que Stein formó Blondie con Debbie Harry en 1974, obviamente ha visto muchos cambios en la industria: “Todo es diferente. Todo el mundo está tratando de entender cómo deberían funcionar las cosas en la era digital. Es interesante estar en medio de todo eso”.

“Creo que la mayoría de los cambios se notan más en cuánto a la forma de componer. Ahora, mucha gente simplemente se sienta frente a ala computadora a hacer canciones con ayuda de distintos programas sin entender realmente lo que está haciendo. Se siente como si no estuvieran realmente. Pero también hay muchas canciones pop que me gustan y son muy buenas”.

Aunque salir de gira, entrar al estudio y subir al escenario se ha vuelto más sencillo con el tiempo, lo cierto es que tras cuatro décadas de este ajetreado estilo de vida, el guitarrista de 67 años de edad no puede evitar sentir que esto ha causado estragos en su vida: “Extraño a mi familia, pero no puedo imaginarme haciendo otra cosa que no sea esto. Creo que soy afortunado de poder hacer lo que me gusta”.

Al final de nuestra plática, el músico se despide para continuar con su rutina en Minneapolis, no sin antes compartir un poco de su sabiduría para los jóvenes artistas: “El entusiasmo no es suficiente. Hay que trabajar muy duro”.