Archivo de la etiqueta: Entrevista IZAL

IZAL: el éxito de ser independiente


Los madrileños regresaron a nuestro país para presentar ‘Autoterapia’, su nuevo álbum.


POR Shanick Mota  



Foto: Instagram Izal

IZAL: el éxito de ser independiente

Tener éxito siendo una banda independiente es uno de los sueños de prácticamente cualquier agrupación. Sin duda, las plataformas de streaming han facilitado mucho las cosas para las agrupaciones que no cuentan con la protección de una disquera. IZAL es una banda originaria de España formada en 2010 que, gracias a estas nuevas plataformas, ha llegado a miles de oídos en otros continentes. Los madrileños se han posicionado durante cuatro semanas como los número uno de Spotify en España, poniendo la independencia en alto.

Platicamos con Alberto Pérez y Mikel Izal sobre ser una banda independiente en su país, cómo se formaron y Autoterapia, su más reciente producción discográfica.

¿Qué es IZAL para ustedes?
Mikel: “Somos cinco músicos que han tenido la suerte de librarse de tener que trabajar de aquello que no nos apasionaba, somos cinco músicos inquietos que no les basta con llegar al primer lugar musical en el que se encuentran, sino que siempre han estado las ganas de divertirse con la música, dándole un giro siempre a todo, a las letras, a la música, a los instrumentos, hacer un trabajo que siempre sintiéramos nuevo. Somos cinco intérpretes que la música les ha cambiado la vida y les ha permitido ser felices, enseñando lo que hacen al mundo, nosotros somos felices mientras hacemos felices a los demás”.

¿Quiénes son ustedes, cuando no son IZAL?
Mikel: “Somos personas muy diferentes entre nosotros pero que al mismo tiempo nos conocemos desde hace mucho. Somos cinco tipos decepcionantemente normales, a la gente le sorprende para bien la cercanía que podemos tener entre ellos”.

¿Cómo describirían su música para alguien que no los conoce?
Mikel: “Si hay que poner etiquetas, la única que admitimos es la de pop rock, pero podemos encontrar tantos detalles que se salen de ese género que a veces sonamos como algo diferente y justo esos son destellos de siempre crear y no querer aburrirnos.”

¿Cómo fue el proceso creativo de Autoterapia?
Mikel: “El proceso de grabación de un disco siempre es el mismo, nos ha funcionado esa forma de trabajar. Yo me encargo de la composición, hago canciones en mi casa, grabo muchos demos pues me encanta producir, me encanta escribir y jugar con la música, es el proceso que más me gusta de todo. Esos demos se van acumulando y cuando es hora de hacer algo nuevo, entre todos decidimos cuáles van a formar parte de ese material, aunque ellos respetan mi vinculación personal con un tema ya que siempre intento que se transmita eso que siento y, por lo común, ellos también lo sienten. El trabajo grupal involucra al resto de la banda con sus instrumentos, todos los integrantes son músicos muy virtuosos que saben sacarle provecho y lo plasman en las canciones. Ellos comienzan a transformar el demo inicial en canciones reales, agregando también sus toques personales. Con Autoterapia el proceso fue diferente, normalmente llevamos un proceso muy cerrado y mecánico pero esta vez ha sido diferente. Tuvimos la oportunidad de poder experimentar durante dos semanas dentro del estudio mientras se grababa todo lo ocurrido, así que muchas partes del disco son improvisadas y de una sola toma. Esa espontaneidad fue un elemento vital para hacer este disco y sin lugar a dudas es nuestro mejor y más maduro trabajo en muchos niveles y eso se ha visto reflejado. En España llevamos cuatro semanas siendo la banda más escuchada en plataformas digitales que es como hoy en día se escucha la música, si nos contaran esto hace un par de años no lo creeríamos, fue un verdadero milagro”.

¿Cuáles fueron las dificultades de ser una banda independiente en su país?
Alberto: “Siempre es muy difícil, sobre todo en los inicios, necesitas una infraestructura que te ayude a tocar y a realizar tu trabajo también, la música siempre ha sido muy importante pero en algún momento teníamos que pagar las facturas. Después de tiempo esto empezó a generar gastos ya que teníamos que viajar para poder tocar y eso involucraba mucho dinero, pero lo que a nosotros nos sucedió nos vino de maravilla, aún tenemos una decisión propia sin que haya alguien que te pueda decir nada en contra. Al principio es muy duro, pero cuando creces es increíble. Es un pastel que cocinas tú como quieres, con los ingredientes que gustes y al final lo comes tú, esa es la forma más bonita que hay para cocinar”.

¿En qué punto deciden dejar sus trabajos para dedicarse a la música por completo?
Mikel: “Todos teníamos trabajos extramusicales, éramos personas sin dinero que tuvimos que recurrir a nuestro público para que nos ayudara a costear los primeros dos discos. Teníamos dos opciones: pedir un préstamo al banco y pagar la deuda durante años o adeudar un buen disco a nuestros fanáticos, así que siempre supimos qué elegir”.

Alberto: “Teníamos trabajos bastante normales, hasta que en el 2012 tuvimos que tomar la decisión de dedicarnos a la música por completo o continuar con lo que hacíamos, pero al ver que teníamos un pequeño ingreso en los conciertos, decidimos dejar atrás esos trabajos y dedicarnos a lo que realmente nos gusta. Todo esto coincidió con la crisis económica en España, había personas que querían trabajar pero no podían y luego estábamos nosotros, que dejamos los trabajos que muchos buscaban para dedicarnos a la música y afortunadamente funcionó”.

¿Cuál creen que ha sido el punto cumbre en su carrera hasta ahora?
Mikel: “Hay muchos pequeños pasos en los que cada uno te parece el más importante de tu carrera. Ha sido todo muy gradual, el punto más alto hasta ahora ha sido el día en el que, tres meses antes del concierto en el Palacio de los Deportes (Madrid), nos dijeron que habíamos vendido todas las entradas. Fueron 17,000 entradas tres meses antes del concierto y no podíamos abrir otra fecha porque no pensamos que esto sucedería. En esos días te das cuenta de hasta dónde has llegado y recuerdas los pasos que has dado. Recuerdas la primera vez que las personas cantaron tus canciones, el primer lugar con todas las entradas vendidas, el primer festival en el que tocaste, las personas que pagan un boleto por ir a verte y escucharte. El venir a Latinoamérica también fue un sueño realizado, es increíble que personas de otros países nos conozcan y que podamos gestionar estos viajes para mostrarle lo que hemos creado a las personas que también sienten lo mismo con nuestras canciones.”

Estamos en la era digital, ¿cómo se adaptan a los nuevos formatos?
Mikel: “El mundo está avanzando y lo podemos ver en las cifras de reproducciones que nos hicieron llegar a ser el número uno en España. Las plataformas digitales como Spotify o YouTube son el presente, es tan fácil como que alguien pueda compartir nuestra música con un clic. Las redes conectan a las personas y le dan el poder de escuchar la música que tú elijas y no la que te imponen, como ocurría hace años con la radio y la televisión. Para nosotros todo lo digital es una increíble parte clave”.

Alberto: “Nunca habrá suficientes palabras para poder agradecerle a toda esa gente que ama todo lo que hacemos y lo comparte, esas personas que reproducen una y otra vez nuestras canciones. Siento que este es un proceso inverso, antes escuchabas un disco completo y de ahí elegías las mejores canciones, pero ahora escuchas los sencillos en streaming y si te gusta, compras el formato físico”.

¿Tienen algún ritual antes de sus presentaciones?
Mikel: “Tenemos un ritual bastante peculiar antes de cada concierto. Uno de nuestros compañeros de IZAL era cantante de una banda y todo el tiempo calentaba la voz, cosa que yo nunca hacía antes de presentarnos. Él vocalizaba haciendo una escala sin pena alguna, algo como ‘ma-me-mi-me-ma-me-mi-me-ma’ y todos nos reíamos de lo que hacía, aunque después de tiempo nos empezamos a acostumbrar y terminamos por hacerlo nuestro, así que cada que estamos a punto de salir al escenario todos vocalizamos mientras damos vueltas abrazados. Es nuestra forma de unirnos, soltarnos y salir a tocar”.

Foto: Facebook IZAL

¿Qué bandas nuevas recomendarían?
Mikel: “No es nuevo, pero siempre hablo sobre Bon Iver. Fue una gran influencia para Autoterapia, no sé dónde está exactamente en nuestra música, pero sé que ahí está. También Metronomy, Alt- J, Future Islands, en fin, hay muchísimas cosas que descubrí hace poco tiempo.”

Alberto: “Más allá de las bandas nuevas, es encontrar bandas que no conocemos. Hay agrupaciones que tienen 25 años de carrera y apenas las descubres, no son nuevas en la escena pero son nuevas para mí. Justo me acaba de pasar con Queens Of The Stone Age hace un año, no sé por qué no los conocía pero me encantan”.

¿Cuál sería su colaboración perfecta?
Mikel: “Hemos tenido la suerte de tener colaboraciones con personas que admiramos, por ejemplo, tuvimos la suerte de que Ara Malikian estuviera con nosotros y fue algo tanto increíble como inesperado. También nos hubiera gustado con personas que ya pasaron a mejor vida, Queen ha forjado mi vida musicalmente hablando, así que Freddie Mercury sería un sueño. También Mumford And Sons y Bon Iver“.

Alberto: “Lo bonito de esto es que hemos podido colaborar con gente que era una gran referencia e inspiración para nosotros y se hizo realidad, por ejemplo, Jorge Drexler, quién iba decir que esos deseos de participar con él se harían realidad”.