Archivo de la etiqueta: Iñárritu

Alejandro G. Iñárritu define su instalación en Cannes


“Un puente poético entre el cine y la realidad virtual”.


POR Daniela Nuño  



Alejandro G. Iñárritu define su instalación en Cannes

El cineasta mexicano, Alejandro G. Iñárritu, ha sido definido por la crítica internacional como “un visionario”, alguien que ha desarrollado novedosas formas de contar historias audiovisuales que enriquecen la experiencia que te hace sentir el cine. Así lo ha dejado en claro en la edición número 70 del Festival de Cine de Cannes donde presenta la instalación Carne y arena, seis minutos y medio de realidad virtual del mejor nivel.

“Encontramos un puente poético que tiene que ver mucho con la iluminación, partículas, texturas y puesta en escena”, nos dijo Alejandro en un hotel situado en el corazón de La Croisette. Habló sin tapujos de este “experimento” que tiene al mundo del cine reunido en la Riviera francesa sorprendido gratamente. “La verdad es que este es un pasito de bebé ante lo que viene, esto es la molécula, no sé qué va a pasar, vamos a tener que descubrir todo un lenguaje, pero sí es la apertura a algo; lo más revelador para mí es que tomamos el espacio. Los límites se disolvieron, se acabó el cuadro, eso es muy impresionante”, argumentó seguro de lo que muestra al mundo, pero sin saber los alcances. ¿Esto podría ser una película? “Tus cables cerebrales se confunden. No sé si aguante dos horas ahorita”.

“La tecnología va ir poco a poco dando la pauta, ya hay muchas experiencias que pueden tener cuatro o cinco personas, depende del tema, pero no va a ser masivo como el cine. Porque creo que también gran parte de su valor es la individualidad, por lo menos en este tema; aunque hubiera tenido la posibilidad técnica, no hubiera puesto dos (participantes), porque aquí es estar tú con estas personas, por lo menos aquí demandaba eso, técnicamente creo que va a ir creciendo la posibilidad de que tú lo hagas con una comunidad, pero no al nivel cinematográfico, esto es cualitativo, no cuantitativo”.

Lo que hizo junto al fotógrafo Emmanuel “El Chivo” Lubezki, fue experimentar y poco a poco desarrollar en varios años de trabajo esta instalación con un tema que le preocupa: la alta migración mexicana ilegal a Estados Unidos.

Foto: Emmanuel Lubezki

“No hay set, nunca hubo set, lo que filmábamos eran pedazos de material, pero para aprender, no te puedo explicar, pero el guion tampoco es un guion, es rarísimo, era como hojas que eran como cuadros… un guion es lineal, vertical, aquí todo el tiempo es espacial, horizontal, simultáneo, yo le llamo un espacio narrativo, o sea el tiempo, la acción y el espacio están relacionados en ese mismo momento, no están yuxtapuestos como en el cine, que es ‘va y luego corto acá’, no es así. Además tienes que estar pensando en todo”, explicó.

“La verdad no sabemos cómo llegamos a esto y era aterrador, hace tres o cuatro meses no sabíamos que íbamos a llegar aquí, decíamos ‘esto va a ser un fracaso’ porque había miles de limitaciones técnicas y cosas que yo no sabía como las íbamos a resolver”, recordó.

“Tenemos 300 músculos en la cara, pero las computadoras de ahora no pueden crear más de ciento y tantos músculos, por eso en las películas se ven como robots, aunque están muy bien hechas; los videojuegos están súper bien hechos, pero hay algo que no es humano, que es casi humano, pero es por esto. Hay un valle de la realidad del humano y no lo hemos cruzado. Cuando realmente lo podamos hacer no vas a poder distinguirlos”, futurizó.

Iñárritu sabe que con la instalación Carne y arena en Cannes se aventuró en un terreno aún poco explorado, pero no se engolosina, porque su meta es clara: hacer cine.

“Quiero seguir haciendo cine, es una madre que abrazó todo tipo de géneros, esto no es cine, esto ofrece muchas cosas, pero te demanda muchas otras. No es una receta para hacer en casa, no cualquiera puede hacer esto, nos tomó más de un año –al “Chivo” y a mí– con un trabajo serio en muchos aspectos. No es ocurrencia, e incluso no toda ocurrencia justifica algo así, tienes que encontrar una razón, no cualquier cosa hasta ahorita aterriza bien aquí, el cine y esto van a convivir, pero abre una posibilidad padrísima. Lograr emoción o conexión humana con algo que no lo es, la inteligencia artificial es bien difícil y creo que esto lo ha logrado”, finalizó el cineasta.

En México, en agosto
El Centro Cultural Tlatelolco albergará en México esta experiencia audiovisual a partir del mes de agosto en la Ciudad de México, donde todos los asistentes podrán vivir Carne y arena, tal y como se hace en la edición 70 de Cannes. “Hay pequeños cambios. Depende de donde lo esté mostrando, pero en el espacio de los museos va a ser lo mismo. Esto fue un hangar en donde no teníamos ni por donde empezar, pero en todos lo museos van a ser muy parecido”, señaló el director Alejandro G. Iñárritu, quien luego de Cannes estará en Milán donde también expondrá este cortometraje vivencial.

BANNER APP 168


Intensa experiencia con la naturaleza


El joven actor inglés Will Poulter sobre la realización de ‘El renacido’, el filme de Alejandro González Iñárritu, donde actúa al lado de Leonardo DiCaprio y Tom Hardy


POR Arturo Aguilar  



Intensa experiencia con la naturaleza

Es imposible negar que actualmente el talento actoral británico tiene una dominante y amplia presencia en las producciones de Hollywood.

Basta recordar que en las sagas X Men, Harry Potter, Crepúsculo, El Hobbit, Avengers y Batman del actual siglo, actores británicos han tenido papeles centrales.

A sus 22 años, Will Poulter es la más reciente suma a la creciente y nutrida lista de actores del Reino Unido que se van haciendo un lugar en la meca del cine con papeles cada vez más variados. Muchos lo reconocerán por su participación como Kenny en We’re the Millers (¿Quiénes son los Miller?), la comedia protagonizada por Jennifer Aniston y Jason Sudeikis, o en Maze Runner, donde interpretó a Gally. Pero esta vez, buscando nuevos retos en su aún joven carrera, llega a las pantallas en El Renacido, la más reciente película de Alejandro González Iñárritu, protagonizada por Leonardo DiCaprio y Tom Hardy. El Renacido cuenta la historia de Hugh Glass (DiCaprio), su historia de supervivencia en las montañas y al ataque de un oso y su aventura de venganza cuando decide ir tras aquellos que lo dieron por muerto y lo abandonaron.

The-Revenant-660

En exclusiva para Rolling Stone, Will conversó sobre cómo llegó a ser parte de este filme, la experiencia del trabajo con Iñárritu y Lubezki y la forma de colaborar con DiCaprio y Hardy.

¿Cómo llegaste al proyecto?
Tuve suerte. Alejandro me dio la oportunidad de grabar un video de audición, así que grabé algo en Londres y se la envié. Un tiempo después tuvimos una reunión cara a cara en Londres, donde pudimos platicar del proyecto en general, de lo que buscaba y poco después de eso tuvo la generosa decisión de darme el papel de Jim Bridger. Fue agradable que pude, por una parte, presentarme como el personaje y, por otra separada, tener este encuentro más personal donde compartimos y platicamos y comienzas a tener una conexión, que es el proceso que él busca.

¿Cómo describirías a tu personaje?
Mi personaje es alguien que tiene una lucha interna por hacer lo correcto, pero la situación que vive es demasiado abrumadora; se enfrenta a dilemas morales, decisiones difíciles que suelen requerir de una mayor experiencia de vida, y que él por supuesto no tiene porque en el fondo, a pesar de la fortaleza mental que muestra, es solo un chico tratando de hacer las cosas correctas y tendrá que intentar reaccionar como puede, mientras que al mismo tiempo trata de mostrarse a los otros como todo un hombre, un adulto. Y esto resulta en un agotador ejercicio mental para él, quien tiene que estar asimilando lo que vive y aparentando y escondiendo lo que siente.

¿Cómo definirías la filosofía y la dinámica de trabajo con González Iñárritu?
No es como ningún director con el que haya trabajado antes. Sus películas no son algo que te resulte similar o cercano a otras películas. Creo que tiene una capacidad extraordinaria para capturar la complejidad que pueden tener los seres humanos, de una manera honesta y a la vez sin reservas ni correcciones políticas. Y aunque pueda haber señalamientos al tono dramático o trágico de algunas de sus películas, como actor no puedo dejar de observar que se trata siempre de un retrato de personajes enormemente complejos, en donde los contextos y circunstancias son como otros personajes que también interactúan con los protagonistas. Y en este retrato va la idea de que no somos criaturas simples, no somos buenos o malos, sino una combinación de ambos, y él no se intimida ante la idea de exhibir esto en la pantalla aunque haya quien se sienta incómodo al respecto. Creo que es un hombre con mucho valor.

¿Cómo describirías el aporte y el trabajo del fotógrafo Emmanuel Lubezki en la película?
Es alguien que sabe lo que necesita hacer o lograr para dotar de cierto nivel de autenticidad o realismo o sensación a un momento determinado. Creo que en el fondo, la idea es hacer la experiencia tan real como sea posible. Y capturarla de una manera que se sienta real tanto para los actores como para el público. Esto en una forma muy particular. Ensayamos con él por incontables ocasiones esas largas tomas hasta el punto en que te las sabías tan bien, que la presencia de las cámaras se entendía o desaparecía y podías dejarte ir en la experiencia del momento, de las decisiones emocionales del personaje. Solo cuando sabes perfectamente cómo se mueve todo y por qué y estás inmerso en ese universo, te sientes libre realmente de dejarte llevar por lo que el personaje exige por completo. Es una experiencia totalmente única en mi carrera.

¿Qué destacarías de la oportunidad de trabajar al lado de actores como Leonado DiCaprio y Tom Hardy?
Fue increíble poder trabajar con dos personas tan talentosas y con tal nivel de experiencia cuando soy tan joven e inexperto y mi carrera apenas inicia. Fueron muy receptivos y apoyaron mucho las decisiones que tomaba en la actuación y con mi personaje, incluso las contribuciones que pude llegar a hacer en algunas escenas, e increíblemente abiertos a cualquier discusión, en el mejor sentido del término, sobre lo que observaban en ciertas escenas. Debo decirte que ambos, tanto Leo como Tom, son muy buenos actores que en verdad creen en la idea de hacer un trabajo en equipo. Ven el hacer cine como un deporte de equipo, la clase de reto o meta que es más fácil lograr exitosamente si se trabaja juntos, lo cual hace de la experiencia de trabajar con ellos algo muy gratificante.

¿Qué significó la experiencia de trabajar en la naturaleza, con condiciones complejas y reales en esos lugares?
Fue maravilloso para nosotros como actores porque el ambiente que nos rodeaba era completamente real. Había muy pocas cosas no reales que se necesitaron agregar a la producción. Había momentos en la filmación en que no sabías o no alcanzabas a ver dónde estaba el staff o las cámaras, en verdad. Y súbitamente te ves complemente inmerso en ese universo y es una rara oportunidad como actor. Por otra parte, también el hacer estas largas tomas continuas, en las que no hay cortes en la acción, te permite no diluir el drama, y por lo tanto nos da la oportunidad de actuar, de estar metido en tu personaje por largos periodos de tiempo, lo cual ayuda a que el filme se sienta más realista y atrape más a la gente en la historia que ve en la pantalla.

Mira nuestra reseña de El Renacido

BANNER APP 152



La Otra Cartelera – ‘El Renacido’


Iñárritu ofrece con ‘El Renacido’ no solo una experiencia cinematográfica novedosa y visceral, sino que confirma estar en un nuevo camino de superación y curiosidad artística, innegablemente interesante.


POR Arturo Aguilar  



La Otra Cartelera – ‘El Renacido’

Mucho se ha hablado y escrito de las penurias, sacrificios y esfuerzos requeridos por la producción de El Renacido para dar vida a tan singular proyecto cinematográfico, factores y contextos importantes en la construcción de una campaña que tiene como meta la obtención de premios como el Óscar, pero totalmente gratuitos e innecesarios en el auténtico y simple disfrute y análisis de una obra como esta.

Después del juego de espejos y trucos narrativos que es Birdman, Iñárritu decidió para su siguiente filme una aventura de supervivencia cargada de niveles interpretativos a partir de las relaciones entre todos sus personajes, y donde la naturaleza, esa Norteamérica salvaje, la fauna, los lugares, la naturaleza en toda su fuerza y violencia, es un personaje central más. Hombres (ya sean blancos o nativos americanos), animales y naturaleza tienen su momento para mostrar sus facetas de explosión iracunda, de reacción visceral ante una confrontación, desacuerdo o malentendido.

The-Revenant-660

Ahí es donde se acomoda perfectamente la historia de obsesión, dolor y revancha de Hugh Glass (Leonardo DiCaprio), experto expedicionario y cazador que tras ser atacado por una mamá osa que lo deja en un precario estado, es abandonado y virtualmente enterrado vivo para morir. Súmenle a eso que Glass es testigo de cómo otro cazador, Fitzgerald (Tom Hardy), asesina a sangre fría a su hijo (mitad nativo americano) para poder ir a cobrar lo prometido por hacerla de enfermero de un paciente supuestamente terminal.

En la superficie, la historia se centrará en el literal renacimiento de Glass que buscará vengar la muerte de su hijo; en el fondo, en lo que cada personaje expone y busca, en lo que los motiva a actuar de tal o cual manera, se desarrollan las intensas dinámicas que hablan de la violencia y salvajismo en todos los actores de la historia, incluida la naturaleza. Incluso hay espacio (afortunadamente son esporádicos estos momentos en los que Iñárritu se acerca a las zonas de abstracción filosófico-poética de Malick, pero de los que solo obtiene postales y brochazos que no son explotados a profundidad), para la reflexión en clave onírica de creencias y relaciones entre la naturaleza y el hombre, a partir de la premisa de que Glass tiene un hijo con una nativa americana y está en contacto con estas tribus y su sensibilidad, cosmología y relación con el medio.

Y si pareciera que se insiste mucho en el rol de la naturaleza como un personaje más, el mérito es un buena medida a un nuevo logro mayor de Emmanuel “Chivo” Lubezki, quien con ahora usando una cámara digital (por primera vez), grandes lentes angulares y panorámicos e iluminación natural, convierte el escenario en un personaje que se lanza desde la pantalla hacia el espectador y literalmente lo atrapa y lo sumerge en su realidad. Lo de Iñárritu y Lubezki da por resultado una experiencia fílmica que se desborda de la pantalla, que aprovecha por completo las ventajas de la proyección fílmica en una sala de cine, que convierte la experiencia de una película en un happening casi visceral, en una montaña rusa visual pero a la vez inmersiva. Y donde para aquellos que lo busquen y lo interpreten, habrá otros niveles de historia a apreciar y observar.

El Renacido es un filme que como experiencia fílmica, ofrece algo atractivo y novedoso, oara cualquier tipo de cinéfilo. Eso nunca es un logro menor.

BANNER APP 152



RS 133. Junio 2014


Led Zeppelin, John Slattery, Warpaint, Jack Johnson, KISS, The Black Keys, Jon Schaffer, George R.R. Martin, Shailene Woodley, Charlize Theron y más…


POR Staff Rolling Stone México  



Led Zeppelin, John Slattery, Warpaint, Jack Johnson, KISS, The Black Keys, Jon Schaffer, George R.R. Martin, Shailene Woodley, Charlize Theron y más...

RS 133. Junio 2014

Rock & Roll: El último vuelo de Zeppelin
Page y Plant hablan sobre las reediciones de la banda y por qué éste realmente podría ser el final

P&R: John Slattery
La estrella de ‘Mad Men’ habla sobre la vida sexual de Roger Sterling, tomar ácido y dirigir a su amigo Philip Seymour Hoffman

Televisión: Llegó para quedarse
Si Piper Kerman aprendió algo durante la primera temporada de ‘Orange is the New Black’ es que cuando es buena, es muy buena… Pero cuando es mala, es aún mejor

A favor de la ecología
Como parte de su gira por Latinoamérica, Jack Johnson apoyó a instituciones en pro del medio ambiente

Detrás de la pintura de guerra
Emily Kokal, vocalista de Warpaint, nos habla sobre el segundo disco de la banda

Libros: Cínico es verbo, no adjetivo
Eduardo Salles, el autor que hace un viaje del internet al medio impreso

Murmullos del Honky Tonk
Sinatra Jr. y las rubias pegajosas
Por: Jordi Soler

En la mira…
Guillermo Arriaga se pone cómodo, nos habla de sus proyectos, Hollywood y de ser cazador

Perfil: En la mente de Iñárritu
El director mexicano compartió, en un encuentro privado, algunas ideas y reflexiones sobre su filmografía y el cine actual

Deportes: Los hombres de “El Piojo”
Miguel Herrera presentó la lista oficial de los seleccionados
Por: Adolfo Díaz “Rufo”

Asuntos Internos: Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre y su red de prostitución (que tú y yo pagamos)
Por: Alberto Mansur

Asuntos Internos: “¿Está temblando?”
Una frase que cualquiera que, como yo, haya nacido y/o habite en la Ciudad de México, ha escuchado por lo menos una vez en su vida
Por:  Ángel Dehesa

KISS para siempre
La extraña y polémica saga de la banda más indestructible del mundo

El azul y el negro
En la cima del éxito, The Black Keys encontró una nueva manera de tocar fondo

El tiempo se congela
Jon Schaffer nos habla sobre la leyenda: Iced Earth

El hombre detrás del juego
La entrevista Rolling Stone con George R.R. Martin

Una celebración de sonidos
En la tierra de los ayuujk o mixes, al noroeste del estado de Oaxaca, la música es la eterna compañera de sus habitantes

El semblante de la heroína
Shailene Woodley participa en “Bajo la misma estrella”, la adaptación de otra popular novela en la cual abandona los mundos apocalípticos para supergirse en un doméstico melodrama.

Una misteriosa forastera
Charlize Theron llega a “Pueblo chico, pistola grande”, un irreverente western orquestado por el hiperactivo Seth MacFarlane.

Guía: Nuestras recomendaciones de libros, cine, blu-rays, videojuegos y discos.