Archivo de la etiqueta: Los niños del hombre

El secreto de la música de terror


Los compositores han desarrollado recursos para provocar miedo en el espectador, desde el intervalo del diablo hasta instrumentos espeluznantes.


POR Noemí Contreras  



Imagen: Roger Kastel (CC)

El secreto de la música de terror

Haz un pequeño experimento: pon la película o serie de terror que más pesadillas te haya dado y desactiva el sonido. Lo que sucederá es que las imágenes seguirán siendo aterrorizantes, pero ya no tendrán el mismo efecto en ti (y tal vez ahora te parezca aburrida). Esto se debe al gran poder que tiene la combinación de música y efectos de sonido en el cerebro humano. A lo largo del tiempo, los compositores han identificado una serie de elementos en la música que perturban nuestros oídos y los han utilizado como herramientas para hacer que los proyectos audiovisuales de terror te pongan los pelos de punta.

El tritono –un intervalo de tres tonos que equivale a una quinta disminuida o una cuarta aumentada– recibió el nombre de diabolus in musica (el diablo en la música) en la Edad Media porque se consideraba que su sonido era siniestro, disonante e inestable. Su uso llegó a ser prohibido en los cantos eclesiásticos y, a lo largo de la historia, su sonido continuó estando relacionado con emociones negativas. Por esta razón, este intervalo se encuentra dentro de muchas composiciones para películas e incluso algunas bandas como Black Sabbath también han explotado este recurso, de hecho, el inicio de “Purple Haze” de Jimi Hendrix es un tritono.

Entre otros sonidos que “incomodan” al oído humano, se encuentran las tonalidades menores. En la música occidental, las tonalidades mayores están asociadas con emociones positivas como la alegría y la felicidad, mientras que las menores hacen alusión a lo oscuro, pesimista y sombrío. Un buen ejemplo de esto es “Tocata y fuga en re menor” del compositor barroco Johann Sebastian Bach, una de las piezas más famosas escritas para órgano y ha sido ampliamente usada en películas para ilustrar el terror (Dr. Jekyll and Mr. Hyde de 1931, The Black Cat de 1934, El fantasma de la ópera de 1962, entre otras).

Una de las técnicas que crean más tensión en el espectador es probablemente el glissando (un adorno musical que consiste en una rápida transición entre dos notas, permitiendo que se escuchen todas las notas intermedias). “Threnody to the Victims of Hiroshima” de Krzysztof Penderecki es una obra para 52 instrumentos de cuerda frotada que utiliza glissandos y disonancia y está dedicada a los habitantes de Hiroshima que sufrieron el ataque de la bomba atómica. Esta composición ha sido utilizada para el filme Los niños del hombre de Alfonso Cuarón y la serie Twin Peaks de David Lynch.

Además, existen otros recursos como los intervalos de segunda y séptima (¿recuerdas Tiburón?); instrumentos musicales como el violín, el sintetizador, el waterphone y el theremín; y evidentemente los efectos de sonido o foleys.

Intervalo de segunda en el tema principal de la banda sonora de Tiburón:

Y una demostración del waterphone:

Ahora que conoces los secretos de la música de terror, ¿las películas y las series serán menos espantosas? Posiblemente no. Pero la próxima vez que te adentres en este género y estés al borde del asiento, te invito a que identifiques algunas de las técnicas y notes cómo se complementa el sonido con la imagen.


Especial: El Cine y el Fin del Mundo


Especial: El Cine y el Fin del Mundo.


POR Staff Rolling Stone México  



Especial: El Cine y el Fin del Mundo.

Especial: El Cine y el Fin del Mundo

Por @Arturo Aguilar

No es que creamos que los Mayas tienen razón y que tenemos los días contados. Pero sí nos regalaron tema de conversación y chistes al respecto durante el último año, incluido el pretexto para armar una selección especial de películas que nos muestran algún tipo de Apocalipsis o de fin del mundo tal y como lo conocemos.

Para estos próximos días de descanso y fríos, que se prestan para organizar un maratón en casa con algunas películas, les presentamos esta selección especial de cine del fin del mundo, que se puede complementar con nuestro ya publicado Top de Cine de Terror y Zombies y que en ciertos casos comparten la premisa del fin del mundo.

Las opciones van del mero entretenimiento palomero a lo más reflexivo e introspectivo, de películas de acción o suspenso en el estilo típico de un género a diatribas intensas contra la sociedad, la modernidad y la humanidad, algunas con toque erótico (The Rapture), paranoia sanitaria moderna (Contagio) o con un crudo guiño emocional sobre lo que le hacemos al planeta (disfrazado de cinta para niños) como en Wall-E.

LA MEJOR
Sin lugar a duda el humor y las reflexiones alrededor de Dr. Strangelove de Stanley Kubrick la sitúan como el mejor escenario fílmico del fin del mundo. Por su aprovechamiento de la paranoia colectiva nuclear de sus tiempos y el absurdo detrás de los sistemas de defensa y de quienes pueden tomar decisiones para iniciar una guerra. El brutal señalamiento de la fácil que podría ser que el mundo llegara a su fin por la propia estupidez humana.

¡NOS GANARON!
Ni hablar, no siempre somos los humanos los vencedores al final de la película. Y en esos casos, nos convertimos en esclavos, nos exterminan o nos convierten en pilas para máquinas. Vean El Planeta de los Simios (no la de Tim Burton), Terminator y Matrix para conocer más al respecto.

CAMBIO CLIMÁTICO
Desde El día después de mañana hasta cómo dejamos el planeta en Wall-E, o la necesidad de lanzar una bomba al sol para reactivar a la moribunda estrella que asegura también nuestra muerte en Sunshine de Danny Boyle, los retratos de un fin relacionado con la condición de nuestro planeta y los cambios originados por el hombre son bastante populares en los últimos años.

PANDEMIAS y AMENAZAS NUCLEARES
O es un virus o algún loco decidió presionar el botón para lanzar una ojiva nuclear que borre ciudades enteras o regiones. Un miedo bastante apegado a la realidad conocida desde la guerra fría hasta nuestros días. En esta lista podemos encontrar a Contagio, La suma de todos los miedos, Los niños del hombre (Cuarón), The Road, Exterminio (28 days later, de Danny Boyle), la saga Resident Evil, Soy Leyenda o 12 Monos como ejemplos de virus que están esperándonos para cambiar por completo la historia de este mundo.

DESDE EL ESPACIO
Otro miedo recurrente es que una civilización de otro planeta venga a destruirnos o convertirnos en sus esclavos. Y si no es una inteligencia mayor, también puede ser la mala suerte de estar en el camino de un asteroide o un cometa. Las películas obligadas para revisitar estos escenarios son El día que la tierra se detuvo (1951), Día de la Independencia, La guerra de los mundos, Melancolía, Armageddon o Impacto Profundo.

OTRAS
Merecen mención especial, aunque no pudimos acomodarlas en algún apartado en particular, otras películas que se asoman a las reacciones de la gente en las últimas horas frente a un inevitable fin, como es el caso de 4:44 Last Day on Earth de Abel Ferrara, o la canadiense Last Night (1998) o The Road, donde un padre y un hijo deambulan por parajes post-apocalíptico buscando sobrevivir en un nuevo mundo. Al respecto, también vale la pena volver a ver Mad Max.

LA PEOR
Faltan palabras para describir ese churro de proporciones apocalípticas que es 2012, una suerte de aventura mundial de supervivencia en medio de un cataclismo global que lleva tsunamis al Tíbet y otros desastres naturales inimaginables. Es una exageración sin control ni argumento, vestida con efectos especiales y nada más.