Archivo de la etiqueta: Manhattan

Campus RS marzo 2017


Un espacio para la difusión de ideas universitarias.


POR Staff Rolling Stone México  



campusSWITCH

Campus RS marzo 2017

Un caballo de Troya

Nintendo finalmente anunció el Nintendo Switch, del que se especulaba desde hace meses bajo el nombre de NX

Por Sebastián Valencia Chávez

univPanamericana-1

Todos los rumores eran ciertos: Es una plataforma híbrida, con el poder de una consola casera pero la versatilidad de una portátil, controles desmontables y cartuchos. Pero con esta consola llega un cambio importante para Nintendo. Estamos en 1985 otra vez.

En 1985 se lanzó el Nintendo Entertainment System (NES) en América, conocido como Famicom en Japón. Esta consola fue vendida como un sistema de entretenimiento porque América estaba harto de los videojuegos después de la crisis de 1983 por la saturación del mercado. El NES era un lobo disfrazado de oveja que tomó al mundo por sorpresa, demostró que los videojuegos no estaban muertos y salvó a la industria entera. Hoy, más de 30 años después, Nintendo lo vuelve a hacer, con una consola familiar que no va por las familias.

En el video del Nintendo Switch no vemos a un solo niño o persona mayor, todos son adolescentes. El estilo es totalmente distinto al del anuncio del Wii o Wii U, en el que tonos saturados pintaban a una familia disfrutando del dispositivo. El anuncio de Switch fue sobrio, más elegante y con un objetivo muy claro: Atraer a los millennials. Pero entonces, ¿Nintendo se está olvidando de su nicho de siempre, abandonando al mercado familiar? Para nada.

Nintendo dejó la marca Wii, dirigió su anuncio a una audiencia joven y presentó algunos juegos complejos como Skyrim o NBA 2K, pero es claro que la base seguirá siendo Super Mario, The Legend of Zelda, Splatoon y todas las familiares propiedades intelectuales de la gran N. Lo que sucede es que Nintendo por fin entendió que para llegar a las familias, específicamente a los niños, no tienes que dirigir el producto a ellos. La estrategia es similar a la de PlayStation: Véndele a un mercado mayor, idealiza el concepto del hardcore y pronto llegarán los más pequeños, ansiando parecer mayores por jugar Call of Duty.

El Switch parece ser una fórmula para el éxito: Una campaña publicitaria que pinta para dirigirse al mercado que tanto critica a Nintendo, la del autoproclamado hardcore gamer; exclusivas fuertes; apoyo de compañías third-party y un concepto nunca antes visto que girará cabezas cuando esté en un anaquel. ¿Por qué mercado va Nintendo? Va por todo, pero de una forma distinta a como ya lo logró con el Wii. Va por ti, jugador clavado que quiere tener Skyrim para llevar; va por ti, papá que verá un concepto totalmente nuevo y atractivo; va por ti, niño que anhela crecer y jugar títulos maduros; va por ti, fan de Nintendo que tiene dinero en mano antes de cada anuncio de la compañía. El Nintendo Switch es un caballo de Troya, una consola familiar lista para invadir tu hogar. Y, al igual que el artilugio de la obra de Homero, el Switch es la última esperanza del imperio de ganar la guerra. Ten por seguro que si la propuesta es inteligente y Troya canta victoria, el grande estará de regreso.

____________________________________________________________

En la cárcel, pero con un Óscar

¿Debemos respetar la obra de un artista problemático?

Por Sebastián Valencia Chávez

univPanamericana-1

campus1

En la edición de 2016 de Sundance debutó una película llamada The Birth of a Nation. Recibió el Premio de la Audiencia y del Gran Jurado. “Si esto no es un contendiente para los Óscares, no sé qué es”, comentó Kristopher Taply de Variety una semana después del festival. ¿Entonces por qué no figuró en las nominaciones de este año? Su productor, escritor, director y protagonista, Nate Parker, se vio envuelto en una controversia grande. Resurgió un escándalo de abuso sexual de 1999 y el suicidio de la acusadora en 2012. La cinta fue ignorada por la Academia y ni siquiera se estrenó en México.

¿Por qué es justo eso? Ya sea hablemos de Nate Parker, Mel Gibson u Orson Scott Card; lo que haga un autor no debería influenciar la apreciación de una obra. Esto es más fácil decirlo que hacerlo, muchas veces no los podemos separar. Vemos Manhattan y recordamos las acusasiones hacia Woody Allen, o la misma The Birth of a Nation, en la que el personaje de Nate Parker busca venganza por la violación de su esposa. Sí, puede ser muy difícil, pero deberíamos tratar de ver a una obra de arte como un bebé que no tiene la culpa de las acciones de sus padres.

Patricia Townsend, artista y psicoanalista, realizó un gran artículo llamado “A Life of It’s Own”, en el que entrevista a diversos artistas sobre su proceso creativo. Encontró similitudes muy interesantes entre la creación de una obra de arte y la crianza de un hijo. Tenemos la etapa de “génesis” en la que el artista entra en un periodo de gestación que involucra memorias, impresiones y sentimientos mezclándose inconscientemente antes de ‘hacer click’ y resultar en una idea. Luego sigue el “desarrollo”, en el que el artista crea un ambiente propicio para el crecimiento del proyecto y entra en una relación intensa con este. Y finalmente llega la “separación”, que es la que más nos interesa. Aquí, un tercero entra a la relación: la audiencia. La obra actúa con autonomía en los demás, sin necesidad del autor. La responsabilidad del artista ha terminado, así como cuando el hijo finalmente deja el nido para buscar su propia vida.

Pero al seguir con el paralelismo, encontramos un problema. Un hijo con malos padres puede ser reconocido porque tiene uso de razón, es una persona pensante que toma sus propias decisiones, sin importar las acciones de los que lo criaron; pero cuando hablamos de una obra, sus méritos siempre te remitirán al autor, al menos cuando sea hora de premiarla; porque aunque conectes con The Birth of a Nation, al final el Óscar se lo tendrías que dar a Nate Parker. Y aunque en las regulaciones de los Óscares dice que los miembros deben basar sus decisiones solo en méritos artísticos y técnicos, es difícil imaginar a alguien no virtuoso recibiendo un premio. Pero tal vez tengamos que hacerlo, por respeto a la obra. Tal vez alguien llegará a tener un Óscar esperándolo en libertad condicional. De algo sí estoy seguro: “La Cabalgata de las valquirias” es una obra maestra, sin importar si Wagner era un antisemita adorado por Hitler o no.

____________________________________________________________

Patrick Miller

Entre el surrealismo del high energy.

Andrea Calderón Velázquez

univPanamericana-1

Foto: Andrea Calderón

Foto: Andrea Calderón

La incógnita
“Está muy random, como surrealista” “¿O sea, está cool?” “Cool no sería mi definición, no sé, tienes que ir para poder definirlo, no creo que exista una palabra que pueda describir lo que vives en el Patrick Miller”.

Con esta conversación fue como, por primera vez en mi vida escuché a una amiga cercana hablar sobre el Patrick Miller, un antro que se ha vuelto icónico en la Cuidad de México y presume ser uno de los mejores y más excéntricos lugares para pasar la noche en la capital metropolitana.

Un día después de tener dicha conversación con mi amiga decido googlear el nombre y lo primero que me salta en los resultados es un video de la banda mexicana de indie rock, Hello Seahorse! titulado “La Flotadera.” Le doy play y en él se observa a gente bailando, sudados, al ritmo de luces de colores, atuendos de los años ochenta y una bola plateada de disco colgada del techo. Termina el video y mi curiosidad por el Patrick Miller aumenta. Decido salir a conocer el lugar. Llamó a unas amigas y les platico del lugar, vendiéndoselos como toda una experiencia nueva y emocionante, solo dos de ellas aceptan acompañarme.

El primer encuentro
Nos arreglamos y decidimos no ir muy formales, unos tenis para estar cómodas y bailar si así lo queríamos. Al llegar a la calle Mérida de la colonia Roma, en la zona centro de la Cuidad de México comenzamos a ver mucho movimiento. Justo en medio de la calle hay lo que parece ser un estacionamiento abandonado, lo que después nos enteraríamos que era la entrada del Patrick Miller. Conforme nos acercamos al número 17 de dicha calle podemos ver una fila enorme, que parece no tener fin. “No manchen, ¿ya vieron?”, dice una de mis amigas. “¿Ésta es la fila?, si está así debe estar buenísimo el lugar”. Decidimos preguntar al señor del vallet parking. “Hola, buenas noches, ¿ésta es la fila para el Patrick Miller? “Sí damita, ésta es. Se ve muy larga pero pasan rápido, no se preocupen”. Supongo que el señor dijo esto porque vio en nuestras caras mucha preocupación. Bajamos del coche, le damos $50 al señor y él se encarga de estacionar la camioneta.

Decidimos formarnos, avanzamos por la fila, viendo a todo tipo de personas, desde fresas con camisas marca Polo hasta darks con labios negros y faldas de tul. Avanzamos un poco más y la fila daba la vuelta hasta la Avenida Cuauhtémoc. Volteo a ver a mis amigas, las dos tienen una cara de incertidumbre. La fila está con-formada fácilmente por 50 personas y dobla toda la esquina de la calle. Llegamos al final y nos formamos. Enfrente de nosotros hay un chico con una falda larga, una chamarra de cuero y el pelo verde, una de mis amigas me lo señala sorprendida. Conforme pasa el tiempo vamos viendo como llegaban al lugar todo tipo de personas y se forman atrás de nosotros, en menos de 20 minutos ya habíamos avanzado la mitad de la calle. Nos quedaba muy poco para entrar al lugar.

Llegamos a la entrada del mismo, nos piden nuestra identificación, nos revisan las bolsas y justo enfrente de nosotros están las taquillas. Me preparo para pagar el cover, sacando un billete de $200. Para mi sorpresa el cover es sumamente barato, “Son 30 varos” me dice la señorita de la taquilla. Me sorprendo y le gritó a mis amigas que aún les seguían revisando la bolsa en la entrada. “¡Son $30!”, la señorita se ríe. A cambio de mis $30 me da una ficha azul con un número. Entramos a un túnel con luces fosforescentes azules, verdes, rosas y amarillas, levanto la mirada y veo a mucha gente, puedo escuchar la música y una persona me pide mi ficha. Habíamos entrado.

Bienvenidos
Todo estaba sumamente obscuro, de vez en cuando los flashes de las luces te dejaban ver algo pero en realidad lo único que puedes distinguir son figuras humanas. La música, fuerte y de los años noventas. Éxitos en español coreados por toda la gente. El lugar es enorme, con un segundo piso desde el cual todas las personas observan a los de abajo. El volumen de la música apenas me deja escuchar a una de mis amigas. “¿Vamos por algo de tomar?”, “Sí, pregunta que en dónde”. Mi amiga le toca la espalda a una persona, voltea y resulta ser un señor como de 50 años, que fácilmente podría ser mi papá. Esto me sorprendió, “¿no se supone que este lugar es para jóvenes?”, pienso. Nos señala la fila para comprar cerveza, esta misma tiene fácil 30 personas. Nos formamos y observamos alrededor con el tiempo suficiente para estudiar el lugar y la gente presente. Hay señores adultos, parejas gays, heterosexuales, lesbianas e incluso gente extranjera.

Enfrente de nosotros hay un chico de unos 20 años bailando en la fila, no pierde ni un segundo para enseñar sus mejores pasos. Avanzamos y casi al llegar a la barra un chico decide que es buena idea colarse a la misma. “¿Qué te pasa güey? Estamos formados hace 15 minutos, no te metas”, le dice el que estaba formado atrás de él. El mismo chico le habla al que sirve en la barra. “No le vendas compa, se metió y todos lo vimos”. En menos de un segundo toda la fila comienza a gritar. “¡Fuera, fuera, fuera!” Al chico colado no le quedó más que salirse de la fila sin nada que tomar.

Es como estar bailando en el infierno
Ya con nuestras bebidas decidimos subir al segundo piso, donde permaneceríamos por el resto de la noche. De mi lado izquierdo se observa al DJ, realmente metido en su música, lo observo por unos cinco minutos seguidos para ver si logra voltear a verme pero nunca lo hace. Jamás despega lo ojos de sus discos y cuando lo hace sólo cierra los ojos para sentir la música. Nos asomamos para mirar el primer piso. Hordas de gente, todas sudando, pegadas, bailando sin parar, muchas de ellos besándose, tomados de las manos y cantando todas las canciones con entusiasmo. Escucho a una chica decir: “Hace un calor horrible ,es como estar bailando en el infierno”. Nada podría describir mejor el lugar.

Justo al lado de nosotros hay una pareja de lesbianas besándose, a una de mis amigas le quedan justo a sus espaldas. Empiezan a gritar emocionadas, en el fondo suena “Solo se vive una vez” de la cantante española Mónica Naranjo. Todo el lugar se vuelve loco, bajo la mirada y observo como se empiezan a formar círculos en donde una sola persona en el centro baila al ritmo de la música, siendo aplaudido por el resto del círculo. “Esto es como en las películas”, le digo a mis amigas. Una de ellas se emociona y decide grabarlo todo. Justo abajo de mí se ve a una pareja de unos 40 años bailando al compás de “100% Pure Love” de Crystal Waters. Puedes ver la felicidad en su rostro, solo se miran el uno al otro, sin importarles el exterior. Y así las siguientes tres horas, éxitos en español y mucha gente bai-lando. Dan las 3 am y el ambiente en ligar de decrecer sigue en aumento. Duelos de baile por donde veas. Gente realmente emocionada por el ritmo de la música.

Para las 4am, la hora que en la página de internet oficial del lugar dice cerrar la fiesta parece no terminar. Cuando por fin decidimos irnos del lugar suena el inicio de “Beat It” de Michael Jackson, al minuto todo el segundo piso se mueve. Literalmente. Del movimiento emitido por el suelo de abajo, el segundo piso empieza a tambalearse. Empiezo a observar como se les abre pista en cada círculo a los mejores bailarines, todos recreando los mejores pasos del fallecido “Rey del pop”. Me llama la atención un chico que podía realizar el “moonwalk” de la mejor manera, del otro lado una chica capaz de reproducir el paso clásico del video de “Smooth Criminal” y así sucesivamente, todos involucrados en la música, en sus pasos, en su ritmo, en su sentimientos. Olvidando por un segundo la vida exterior y los problemas que les rodean.

A final de eso se trata la música, de sentirla, de vivirla, de experimentarla. De envolverte tanto en ella que olvides que te están mirando, que olvides como te ves, de donde eres y si eres suficiente. La noche termina y tengo un zumbido en el oído. Salgo con un dolor de piernas brutal, la cabeza me duele un poco, mi blusa bastante sudada y mi alma contenta, muy contenta.

BANNER APP 166


Explosión en Manhattan deja un saldo de 29 heridos


El gobernador de Nueva York asegura que se trata de un acto de terrorismo, aunque no está vinculado a ninguna organización internacional.


POR Staff Rolling Stone México  



posible-explosion-chelsea-nueva-york

Explosión en Manhattan deja un saldo de 29 heridos

Al rededor de las 20:30 horas de este sábado 17 de septiembre, se registró una explosión en el área de Chelsea en Manhattan, Nueva York. Las autoridades del departamentos de policía, así como del de bomberos, han respondido al incidente y se encuentran asegurando la zona entre la calle 135 West y la Sexta Avenida.

La explosión fue confirmada por la división antiterrorista de la policía de Nueva York. Se informa que posiblemente fue activado un explosivo colocado en un cubo de basura, pero no se ha asegurado que se trate de un atentado.

El Departamento de Bomberos de Nueva York (FDNY) confirmó que hay 25 civiles heridos pero hasta este momento, ninguno de gravedad. Todos fueron transportados a hospitales del área.


Los reportes del estallido se presentan horas después de que una bomba casera explotara en Seaside Park, Nueva Jersey, luego de que miles de corredores participaran en una carrera de tres millas a beneficio de la Marina.

Por otro lado, en las redes sociales, Facebook activó su alerta especial para que los usuarios pudieran informar a sus familias y amigos sobre su seguridad; mientras que en Twitter comenzaron a compartir imágenes y videos para documentar el incidente:





Actualización 18 de septiembre, 12:30 hrs:

Tras la explosión lo único que se sabía es que el incidente se originó después de que se detonaran explosivos colocados en dos contenedores de basura.

Durante las primeras horas de este domingo, los equipos antibombas encontraron otro explosivo que no detonó en la calle 27 West, a cuatro calles del lugar del primer siniestro. El dispositivo fue retirado con un robot y trasladado al campo de tiro de la policía en el Bronx.

segundo-explosivo


Aunque la policía decidió no evacuar la zona, sí pidió a los habitantes de la periferia que se mantuvieran alejados de puertas y ventanas para evitar lesiones en caso de otra detonación.

Posteriormente, se reportó que la cantidad de heridos aumentó a 29 pero la mayoría ya ha sido dada de alta. Sólo uno de ellos se encuentra en estado crítico.


Autoridades estadounidenses están tratando de hallar respuestas a lo ocurrido. La noche del sábado en conferencia de prensa, el alcalde de Nueva York, Bill De Blasio, calificó el hecho como un “acto intencional”, pero no hay evidencia que vincule lo sucedido con el terrorismo.

El gobernador de Nueva York, Chris Cuomo, considera que obviamente se trata de “un acto de terrorismo” aunque no ha sido vinculado con alguna organización internacional:

“Hasta este momento no hay evidencia de una conexión con el terrorismo internacional y este incidente, aunque apenas es el comienzo de la investigación” dijo Cuomo a los medios de comunicación este domingo. “Depende de su definición de terrorismo. Una bomba explota en Nueva York, obviamente es un acto terrorista, pero no está asociado al terrorismo internacional”, insistió el gobernador.

Cuomo anunció que mil miembros adicionales de la policía estatal y de la Guardia Nacional serán desplegados para resguardar estaciones de autobuses, aeropuertos y las instalaciones del metro de Nueva York. El funcionario dijo que el despliegue es simplemente por precaución:

“Quiero que los neoyorquinos se sientan confiados cuando vayan a trabajar el lunes de que Nueva York está en marcha y funcionando, y que estamos haciendo todo lo que necesitamos hacer”.

BANNER 2 SEPT


Falleció Albert Maysles, maestro del género documental


Fue el creador de ‘Gimme Shelter’ y ‘Grey Gardens’.


POR Staff Rolling Stone México  



Fue el creador de ‘Gimme Shelter’ y ‘Grey Gardens’.

Falleció Albert Maysles, maestro del género documental

Foto: Cindy Ord/Getty Images vía Variety.

Falleció Albert Maysles, reconocido director de documentales a los 88 años de edad en Manhattan, Nueva York. El director Jean-Luc Godard lo nombró como “El Mejor Camarógrafo de Estados Unidos”.

Siendo uno de los maestros del género documental, Albert Maysles dedicó su vida a la creación de grandiosos documentales, entre sus obras destacan Gimme Shelter, Grey Gardens y Salesman, las cuales fueron co-producidas y co-dirigidas con su hermano David Maysles, quien murió en 1987.

Albert Maysles siempre estuvo involucrado en la industria musical, como lo hizo en Gimme Shelter, documental que muestra gran parte del American Tour 1969 de The Rolling Stones; el concierto filmado Rufus Wainwright: Milwaukee at Last y The Beatles: The First U.S. Visit.

Descanse en paz.

APP 142 marzo



Jónsi de Sigur Rós compondrá la banda sonora de ‘Manhattan’


El guitarrista unirá fuerzas con su colaborador Alex Somers para el drama televisivo.


POR Staff Rolling Stone México  



El guitarrista unirá fuerzas con su colaborador Alex Somers para el drama televisivo.

Jónsi de Sigur Rós compondrá la banda sonora de ‘Manhattan’

Jón Þór Birgisson, líder de Sigur Rós, será el encargado de componer la banda sonora de Manhattan, nuevo programa de televisión, junto con Alex Somers, su colaborador en Riceboy Sleeps.

Sigur Rós comparte su melancólico cover a “The Rains of Castamere” para ‘Game of Thrones’

La serie centrará su trama en la década de 1940 y en la carrera para construir la primera bomba atómica en Nuevo México. Manhattan se enfocará en las vidas de los científicos y la red de espionaje que los rodea.

Cabe mencionar que Manhattan será el debut televisivo de Jón Þór Birgisson, quien previamente trabajó en la música de la cinta We Bought a Zoo de Cameron Crowe.


La Locura de Muse


Muse: La historia detrás de ‘The Second Law’ y su primera gira épica del año


POR Staff Rolling Stone México  



Muse: La historia detrás de 'The Second Law' y su primera gira épica del año

La Locura de Muse

Por: David Fricke

“Conducta muy errática”: Matthew Bellamy menciona estas palabras con una sonrisa entre tímida y condescendiente. El cantanteguitarrista y compositor principal del trío de rock Muse recuerda reportes de sus días de escuela en Teignmouth, un pueblo costero del suroeste de Inglaterra. “Era ruidoso e inquieto”,
admite Bellamy, de 34 años, “no en una forma destructiva, más de contestarle a la maestra. Tengo una mente errática. Doy muchas vueltas, me cuesta trabajo enfocarme en una sola cosa”. “Tengo lo contrario también”, agrega de manera enérgica. “Me obsesiono con detalles raros que no le importarían a otras personas”.

La intensa excentricidad de Bellamy y su energía nerviosa se dieron a notar en el escenario en la actual gira de Muse. Como banda, Bellamy, el bajista Chris Wolstenholme y el baterista Dominic Howard son el Pink Floyd de su generación. La más reciente producción de Muse utiliza rayos láser color violeta e imágenes elaboradas proyectadas en una pirámide invertida hecha de pantallas, suspendida sobre la banda. Por debajo, Bellamy, en un traje negro de cuero, asume poses de héroe de la guitarra e inicia efectos de scratch de tornamesa, como un cruce entre Jimmy Page, de Led Zeppelin, y Tom Morello, de Rage Against the Machine.

Pero es rock progresivo, cargado de un terror poco convencional: Un apocalipsis inminente de calamidades ambientales y colapso socioeconómico. Adicto a las noticias por televisión y ávido lector de literatura científica, Bellamy nombró al más reciente disco de Muse, The 2nd Law, en honor a la segunda ley de la termodinámica, la cual advierte que el movimiento perpetuo y el crecimiento interminable son insostenibles. “Todo en nuestros genes nos dice cómo pelear y sobrevivir”, explica Bellamy. “Pero estamos viviendo en un momento en el que tenemos que fijarnos bien en eso”.

En un momento del concierto, las pantallas muestran un grupo de jóvenes corriendo en unas ruinas industriales, huyendo de las fuerzas vengadoras de la naturaleza. Morello, un entusiasta fan de la banda, describe a Muse como “un logro singular, política a través del espectáculo e himnos de Queen. Es difícil ser una banda en estos días y tocar en estadios. Es mucho más difícil tocar ante grandes auditorios y emitir un mensaje”. Pero Muse “puede hacer conciertos con letras reflexivas. El significado llega gracias al poder de la banda”.

Bellamy, por su parte, no ha cambiado mucho desde esos reportes de escuela, de acuerdo con sus compañeros de la banda. Él, Wolstenholme y Howard formaron la banda en 1994, cuando eran adolescentes en la misma escuela de Teignmouth, inspirados por Rage, Rush y Nirvana. “Es como ver a un loco algunas veces”, declara Wolstenholme, de 34 años. “Matt tiene un cerebro que trabaja a mil por hora. Siempre está tres o cuatro pasos adelante de cualquiera”. “Matt puede ser muy obsesivo”, confirma Howard de 35 años. Y advierte: “No es fácil seguirle el ritmo”.

Bellamy es como un auto de carreras durante un lunch en un hotel de Manhattan. Es un hombre delgado, de complexión compacta y algunas partes de su cuerpo siempre están en movimiento: Sus manos, un pie tocando el piso, una rodilla saltarina. La conversación también salta, mientras Bellamy se desvía de su niñez y los primeros años de Muse –“Era un controlador”, refiriéndose al efecto de la paternidad. Bellamy tiene un hijo de 19 meses de edad llamado Bingham, fue procreado con su pareja, la actriz Kate Hudson. Dice que escribió “Follow Me” de The 2nd Law sobre “acostumbrándose al sentimiento de proteger a alguien más y crear seguridad”.


Yoko Ono, Sean Lennon y su lucha por mejorar el entorno


Zooey Deschanel, Graham Nash, Flea, David Crosby, Thurston Moore, Dub Trio, Mark Ronson, Uma Thurman, Scissor sisters, Mark Ruffalo, MGMT, Brazilian Girls y muchos más, se unieron a su causa.


POR Staff Rolling Stone México  



Zooey Deschanel, Graham Nash, Flea, David Crosby, Thurston Moore, Dub Trio, Mark Ronson, Uma Thurman, Scissor sisters, Mark Ruffalo, MGMT, Brazilian Girls y muchos más, se unieron a su causa.

Yoko Ono, Sean Lennon y su lucha por mejorar el entorno

Durante el inicio de los 70s, John Lennon y Yoko Ono compraron una granja en Delaware County, Nueva York. Hoy esta propiedad pertenece a Sean Lennon y se encuentra amenazada, ya que debajo de ella existen yacimientos de gas natural, por lo que el gobernador de Nueva York, Andrew Cuomo pretende legalizar la fracturación hidráulica en su estado.

La fracturación hidráulica es un procedimiento mediante el cual se extrae gas o petróleo del subsuelo. Se inyecta a presión algún material en el terreno, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el subsuelo rocoso que encierra el gas o petróleo, facilitando así su salida al exterior. Habitualmente es agua con arena, aunque a veces emplean espumas o gases.

Por tal motivo, Sean y Yoko crearon la fundación Artists Against Fracking en julio de este año, invitando a todos los artistas que se quieran comprometer a la causa. La respuesta fue inmediata, y al momento cuentan con más de 100 miembros, entre ellos Zooey Deschanel, Graham Nash, Flea, David Crosby, Thurston Moore, Dub Trio, Mark Ronson, Uma Thurman, Scissor sisters, Mark Ruffalo, MGMT, Brazilian Girls, entre muchos mas.

Buscan un espacio de diálogo con Cuomo para discutir alternativas renovables y no tan invasivas. Sean Lennon cree que el problema reside en que, al hacer esto en las comunidades menos pobladas del estado, no recibe la atención necesaria. “Prometen que no van a realizar fracturación hidráulica cerca de las reservas de Manhattan, pero eso básicamente significa que los lugares menos poblados son menos importantes.” Comenta Sean a Rolling Stone.

Por su parte, Mark Ruffalo se encuentra muy comprometido con el proyecto, y ya estuvo en contacto con el gobernador. “Estoy seguro de que Cuomo va a entender nuestra propuesta y replantear el asunto. Pero si no lo hace, tendrá un fuerte dolor de cabeza” comentó el actor.


De cineastas y TV adictos


El estreno de NYC 22 y la próxima serie sobre los Pumas de la UNAM, por Daniela Nuno.


POR Staff Rolling Stone México  



El estreno de NYC 22 y la próxima serie sobre los Pumas de la UNAM, por Daniela Nuno.

De cineastas y TV adictos

Por @Daniela Nuño

NYC 22

Parece ser que los cineastas han encontrado en la TV un nueva forma de expresión menos costosa y más lucrativa, por eso muchas figuras consagradas del séptimo arte se han aventurado como productores y realizadores de nueva series.

Ahora le llegó el turno al multipremiado actor Robert De Niro, quien busca mayor prestigio como productor en la pantalla chica con la serie policiaca NYC 22. La serie, donde un grupo de novatos patrullan Manhattan se transmitirá a partir de este sábado 7 de julio a través de Universal Channel.

Desde noviembre de 2010, De Niro presentó a la CBS el guión de este serial y, tras varios ajustes al piloto, la serie por fin vio la luz. La premisa no tiene nada de novedosa, pues las historias de policías son fórmulas probadas: mucha acción, balazos, sangre, tragedias y persecuciones entre criminales y detectives, que emocionan a la audiencia.

La única diferencia con esta serie es que cada uno de los personajes protagónicos representa a los distintos sectores sociales, lo que hace que cada uno vea la ley totalmente desigual, eso sí, en un tono realista y hasta oscuro, algunos incluso aseguran que los episodios médicos podría equipararse a la legendaria E.R, Sala de Emeregencias, pero no quiero alzar las campanas al vuelo y prefiero darles el beneficio de la duda.

NYC22. Sábado 18:00 hrs. Universal Channel

Con Pumas hasta las entrañas

Cuando se trata de futbol, toda la información resulta poca para los verdaderos fanáticos, es por eso que el canal Discovery puso a girar el balón y anunció el rodaje del primer docu-reality que dará acceso total a las entrañas mismas de los Pumas de la UNAM.

“La serie tiene acceso a todas las actividades del equipo, desde los exámenes médicos, entrenamientos, estrategias, técnicas, vida diaria, convivencia, directivas, equipo técnico y hasta la vida familiar y profesional de los jugadores; todo esto permite ver de cerca cómo la institución se prepara, y en este caso muy particular, también cómo recibe a su nuevo entrenador”, afirmó Michela Giorelli, Vicepresidenta de Producción y Desarrollo para Discovery Networks Latin America, a través de un comunicado.

Suena interesante, ¿no? Ojalá logren hacer un producto de calidad y que no se convierta en un tiempo extra innecesario. Aún no tiene fecha de estreno, pero ya estaremos informando a los seguidores del equipo.


Peter Dinklage, maestro del juego


De como Peter Dinklage conquisto Game of Thrones siendo él mismo


POR Staff Rolling Stone México  



De como Peter Dinklage conquisto Game of Thrones siendo él mismo

Peter Dinklage, maestro del juego

De como Peter Dinklage conquisto Game of Thrones siendo el mismo

Por Brian Hiatt

Actualmente, para Peter Dinklage es muy bueno ser él mismo –tiene un bebé recién nacido, un matrimonio feliz, un trabajo envidiable en la serie Game of Thrones, todo ese asunto del extraño triunfo que resume bastante bien su carrera como actor. (Aunque él no acepta fácilmente esa última aserción: “¿Triunfó porque soy una cosa extraña?”). No hay por qué quejarse. Aunque Dinklage jamás reclamó mucho: Sus padres nunca cambiaron de sitio las cosas que tenían en los lugares más elevados de la casa; simplemente esperaban que él se acostumbrara a la situación, trepando de ser necesario, y esto es justamente lo que él ha hecho desde entonces. Sólo existe un aspecto sostenido y molesto: En la calle, Dinklage no puede esconderse.

“No puedo ser anónimo”, dice, “a causa de mi tamaño” (para ser exactos: 1 metro con 33 cm). Los sombreros y las gafas para sol no funcionan; tampoco la barba salvaje, de hombre de los bosques, que todavía la semana pasada ostentaba. “Incluso cuando no lo reconocen”, dice su esposa, la directora teatral Erica Schmidt, “algunos creen que se trata de Wee Man, el personaje de Jackass, o bien piensan que es el tipo de In Bruges. El ataque es constante”. Antes de que Dinklage y su familia se mudaran de Manhattan a una zona rural del estado de Nueva York, la atención incesante –casi siempre agradable, a veces terriblemente agresiva– comenzaba a extenuarle.

A sus 42 años, Dinklage parece más cómodo con su persona que la mayoría de los humanos, independientemente de sus tamaños o formas: No camina, se pavonea. “Es verdad que ésa es justo su forma de ser”, dice Lena Headey, quien interpreta a su hermana, la malévola reina Cersei Lannister, en Game of Thrones, y quien lo conoce desde 2006. “Todo en él denota seguridad”. Pero mientras bebe un tarro de cerveza Guinness, Dinklage asegura que todo es pose. “Los contoneos son defensa”, dice. “Cuando la gente se da a la tarea de recordarte todo el tiempo quién eres –no es algo relacionado con la fama, sino con mi tamaño, la constante de mi vida desde pequeño– tienes dos opciones: Optas por encogerte en un rincón oscuro o te muestras orgulloso, como si trajeras una armadura. Puedes darle la vuelta a este asunto y utilizarlo antes de que los demás se aprovechen”.

Seguramente es intencional, pero Dinklage está casi citando fragmentos del ‘evangelio’ de Tyrion Lannister, el personaje que interpreta en Game of Thrones y que le ha valido nominaciones para un premio Emmy y un Golden Globe. Lannister es un perdedor maquiavélico y libertino: “Nunca olvides lo que eres”, dijo en la última temporada. “Porque el resto del mundo jamás lo hará. Utilízalo como si fuese tu armadura, para que los demás no utilicen tus deficiencias para dañarte”.

Para no ser más que un programa de televisión por cable que tiene lugar en un mundo imaginario de espadas y magia, y que exige que sepas distinguir entre las banderas y los linajes de lo que al parecer son decenas de casas reales (sin ninguna conexión con la realidad), Game of Thrones se ha vuelto inesperadamente popular, con más de 4 millones de espectadores cada semana. El mismo Dinklage no sabe a qué atribuir semejante fenómeno: “No podría explicarte la popularidad de la serie”, dice. “Star Wars y The Lord of the Rings abordan los grandes mitos estudiados por Jospeh Campbell, los asuntos del bien y el mal. Nuestro programa es mucho más ambiguo. Es casi la antítesis de esos temas, como si quisiéramos dar a entender que las cosas no son en blanco y negro”. Como cualquier otro personaje, Tyrion encarna precisamente esta ambigüedad moral, el renegado miembro de una familia rica y calculadora que ha desarrollado una especie de debilidad por los “bastardos, tullidos y las cosas rotas”. Y sus diálogos son, sin duda, los mejores. “Tyrion es un payaso con clase”, dice George R.R. Martin, creador de los libros en los que la serie se ha basado. “Su ingenio le ha granjeado la aceptación de los cabrones y de los deportistas presumidos, así como de los otros personajes dominantes que le rodean”.

Desde el principio, Dinklage abordó a Tyrion como si este personaje fuera “una versión de mí mucho más arrogante” –pero parece que Tyrion ha tomado posesión de la cabeza del actor. “Lo interpreto desde hace un par de años”, dice suavemente. “Creo que su presencia en mi vida ha surtido efecto. Es muy triste cuando te toca interpretar un personaje que resulta ser mejor que tú. Supongo que quienes han interpretado superhéroes entienden lo que digo –si tú no puedes volar, ¿de qué sirves? ¡Pobre George Reeves!”

BANNER CONTENIDO 2 JUNIO

BANNER DESCARGA DIGITAL


Jennifer Lawrence, el nuevo bombón americano


Cómo la estrella de ‘Los juegos de hambre’, Jennifer Lawrence, se convirtió en la chica más ‘cool’ de Hollywood


POR Staff Rolling Stone México  



Cómo la estrella de 'Los juegos de hambre', Jennifer Lawrence, se convirtió en la chica más 'cool' de Hollywood

Jennifer Lawrence, el nuevo bombón americano

Cómo la estrella de Los juegos de hambre, Jennifer Lawrence, se convirtió en la chica más ‘cool’ de Hollywood

Por Josh Eells

“¡Güey!”, dice Jennifer Lawrence en su celular. “¡Estoy perdida! Llevo como 10 minutos dando vueltas. ¿Dónde carajos es este lugar?”. Ella busca una caballeriza. Tenemos planes de ir a montar a caballo en los cañones cerca de Malibú, pero ninguno de los dos podemos dar con el lugar. Le digo que se detenga y que yo voy a buscarla. La joven actriz más talentosa de Estados Unidos está detenida en un callejón en su Volkswagen blanco, vestida con pantalón de mezclilla, una playera gris y lentes de sol de diseñador. Su cabello, naturalmente rubio, está atado en una floja coleta y su codo cuelga de la ventana abierta.

Ella saltó a la fama por interpretar a vulnerables jóvenes con voluntades de acero, como en su papel en Invierno profundo, que le valió una nominación al Óscar, o como en Los juegos del hambre, donde interpretó a Katniss Everdeen. Ahora mismo su cara dice que la cosa va en serio.

“Me urge ir al baño”.

Manejamos un poco más y encontramos la caballeriza, que resultó ser un pequeño estacionamiento polvoriento con un remolque para caballos estacionado. Lawrence sale de coche y corre en busca de algún arbusto.

Lawrence, de 21 años, tiene sus formas de dejar una primera impresión. Woody Harrelson, su coprotagonista en Los juegos del hambre, todavía recuerda su primer encuentro con ella. “Estaba en mi autobús”, cuenta Harrelson, “dentro del vehículo tengo un columpio de yoga. Jennifer se sube y dice: ‘Hola, Woody, soy J ¿ese es un columpio para el sexo?’. Eso fue lo primero que me dijo”.

Josh Hutcherson, que también participó en Los juegos del hambre, comenta: “Cuando me eligieron para esta parte, me llamó para una de esas sesiones de ‘estoy emocionado de trabajar contigo, bla, bla, bla’. La conversación empezó cuando ella dijo: ‘Piensa en un catéter que te penetra, lo cual después se convierte en un choro mareador sobre zombies y el apocalipsis”.

Y luego está Zoë Kravitz, que apareció con Lawrence en X-Men: Primera generación, y que es una de sus mejores amigas: “Yo había estado con ella algunas veces y me decía: ‘Deberías venir y salimos’. Entonces voy a su departamento y ella abre la puerta, envuelta en una toalla. Me dice: ‘Pásale, perdón, llegaste temprano, estaba a punto de bañarme’. Y suelta la toalla y se mete a la regadera y empieza a rasurarse las piernas, completamente desnuda. Me dijo: ‘¿Ya llegamos? ¿Así está bien?’ Y yo: ‘¡Supongo que llegamos!’”.

De vuelta en el estacionamiento, nos encontramos con nuestra guía, Jasmin, que nos presenta a nuestros caballos. A Lawrence le toca una yegua blanca llamada Nay-Nay quien, según Jasmin, tuvo una aparición en Band of Brothers. “¡Wow!”, dice Lawrence, acariciándola. “¡Eres famosa!”

Jasmin nos entrega formatos de exención de responsabilidad –Lawrence pone a su mamá como contacto de emergencia– y cascos, con lo que me llega una imagen mental de Lawrence cayendo de cabeza por una barranca. Pero pasa apenas pone su pie en el estribo y ensilla como profesional, solamente en un movimiento.

La familia de Lawrence tenía una granja con caballos cuando ella era niña.

Empezamos a andar por el sendero, una subida de más de 500 metros entre las colinas de las pendientes de las montañas de Santa Mónica.

Bradley Cooper, que terminó una película con Lawrence hace poco, dice que ella es “la persona con la que quieres estar filmando en la madrugada cuando estás perdiendo la cabeza”. “Te dice lo que sea”, asiente Lenny Kravitz, co estrella de Los juegos del hambre. “Lo que sea”. (También dice que ella insistió en llamarlo “Sr. Kravitz”, porque es el papá de Zoë).

Eventualmente, llegamos a lo alto del cañón. Ante nosotros está una vista en Cinemascope del Pacífico azul, con las blancas mansiones adornando las barrancas que nos quedan abajo. Llegamos a una sombra y aminoramos la marcha de los caballos y mi yegua empezó a comer pasto. “¡No la dejes hacer eso!”, dice Lawrence. “Le hace daño, tiene un poco en la boca”.

Pero pocos minutos después, volteo y veo a Nay-Nay agachada y masticando un poco de artemisa. Lawrence está tendida sobre el cuello de la yegua y susurrándole al oído:

“Ok”, dice. “Sólo un poco”.

Una mañana fría de enero de 2011, Lawrence tomaba té en el lobby de un lujoso hotel de Manhattan. Faltaban pocos días para su reconocimiento en los premios Óscar, pero le emocionaba más un libro. “Ahora estoy leyendo Los juegos del hambre”, dijo. No podía esperar a volver a su cuarto para terminarlo. “Van a hacer una adaptación”, agregó. “Van a empezar con castings y todo eso”.

Lawrence apenas había regresado de Londres, donde filmaba X-Men: Primera generación. Para su papel como la ocasionalmente topless mutante azul Mystique, se pasaba ocho horas al día para maquillarse y otras dos para desmaquillarse. Al final del rodaje, tuvo que pelear para que le devolvieran el depósito de su departamento en Notting Hill porque había dejado la tina azul.

Poco después de eso, conoció por primera vez al director de Los juegos del hambre, Gary Ross. “Estaba toda arreglada porque era la temporada del Óscar”, recuerda Ross. “Vino a mi oficina, con vasos de celofán y botes de comida para llevar por todos lados. Muchas chicas estarían fascinadas con la idea de vestirse para algo tan elegante, pero Jen decía: ‘¿Puedes creer que me tengo que poner este vestido?’”.

Él le preguntó sobre cómo iba todo. Ella contestó que, para ser sincera, “me siento como muñeca de trapo”. Traía a estilistas y maquilladores vueltos locos, poniéndole vestidos raros y zapatos incómodos. Era casi perfecto, dijo Ross, porque es exactamente como para Katniss Everdeen.

Katniss es la heroína de Los juegos del hambre, una testaruda chica de 16 años que es letal con un arco y flechas. El libro está ambientado en un EE UU del futuro que ha sido devastado por rebeliones y guerras, y donde cada año 24 niños de todo el país son llevados al Capitolio a competir en un reality show. Son embellecidos y entrevistados en los horarios de mayor audiencia en los medios. Luego los meten en una arena y los obligan a pelear hasta la muerte.

Katniss fue el papel femenino más solicitado en Hollywood después de Lisbeth Salander, de La chica con el dragón tatuado (Lawrence también hizo casting para ese papel; todavía tiene una foto de ella misma en cuero y piercings, “totalmente gotizada”, en su iPhone). Pero en la mente de Ross, “no había casi nada de competencia. Recuerdo salir de esa junta diciendo que quedaría atónito si no eligieran a esta chica”.

Lawrence pasó por meses de entrenamiento intensivo para el papel, incluyendo escalar rocas y combate mano a mano. También tuvo una entrenadora de tiro con arco, Khatuna, cuatro veces participante en los Juegos Olímpicos. “Es irritante lo perfecto que tenía que ser”, dice. “Hacías una cosa mal y recibías un latigazo” (por el arco, no por Khatuna). Pero el trabajo dio frutos: Dice que de cada 10 tiros, puede dar 4 o 5 en el blanco. Todavía tiene algunas flechas en su coche. “¿Quieres ir ahora?”, bromea.

El rodaje duró cuatro meses en el bosque cerca de Asheville, en Carolina del Norte. Era como un campamento de verano: Hacían bromas, pijamadas, e incluso un frasco con monedas que tenían que pagar los adultos que dijeran groserías cerca de los niños. (Ross calcula que Lawrence contribuyó con al menos la mitad. “Ella es increíble, pero tiene la boca de un marinero”). Una noche, Lawrence festejó su cumpleaños 21 con el equipo de filmación en un bar local; otra noche, todos le cayeron por sorpresa al cuarto de hotel de Lenny Kravitz. “Estábamos todos ahí atascados, probándonos la ropa de Lenny, pasándola de maravilla”, dice Harrelson. (¿Eso significa su ropa o su vestuario? Harrelson dice: “Es un poco difícil de distinguir”).

La cinta es una acusación de la violencia como forma de entretenimiento, y Lawrence es predeciblemente excelente en ella. “He trabajado con actores increíbles”, dice Ross, “y nunca he visto a nadie con tanto talento natural. Hay una gran fuerza emocional en su interior que es sensacional. A veces le decía: ‘¿De dónde saliste?’. Y ella me decía: ‘Realmente no lo sé’”.

Lawrence fue una sorpresa desde el principio. “No me daba cuenta por qué mi nombre era Plays With Fire hasta más entrada en edad”, dice ella. “Pero mis papás jugaban con fuego y se quemaron” (“Pensábamos que ya no tendríamos más hijos”, reconoce su mamá. “Hasta nos deshicimos de la cama de bebé y todo”).

Ella creció en un bonito suburbio en las afueras de Louisville, Kentucky. Su papá, Gary, tenía una empresa de contratistas; su mamá, Karen, administraba un campamento de verano llamado Hi-Ho. Jennifer fue la primera niña que nacía del lado de su papá de 50 años, y sus papás la criaron igual que a sus dos hermanos mayores. “No quería que ella fuera una diva”, dice Karen Lawrence. “No me importaba si era muy nena, con que fuera fuerte”. Jennifer era tan fuerte que en el kinder no le dejaban jugar con otras niñas porque era demasiado tosca. “No era su intención lastimarlas”, dice su mamá. “Ellas sólo estaban haciendo galletas mientras ella quería jugar a la pelota”.

Lawrence jugaba softball, hockey sobre pasto y basquetbol en un equipo de niños que dirigía su papá. Pero también fue porrista por varios años.

Cuando tenía 9 años, Lawrence salió en una obra de teatro en la iglesia basado en El libro de Jonás. Hacía de una prostituta de Nínive y se “robó” la obra. “Las otras niñas se quedaban ahí paradas con su lápiz labial puesto”, dice su mamá, “pero ella entró moviendo el bote y exhibiendo sus cualidades. Nuestros amigos nos decían: ‘No sabemos si felicitarlos o no, porque su hija es una verdadera prostituta’”.

BANNER CONTENIDO 2 MAYO


Lana del Rey, una rompecorazones ‘hot’


La explosiva cantante y compositora Lana del Rey, revienta los ‘blogs’ con canciones sobre el amor, la pérdida y su tema “Video Games”


POR Staff Rolling Stone México  



La explosiva cantante y compositora Lana del Rey, revienta los ‘blogs’ con canciones sobre el amor, la pérdida y su tema “Video Games”

Lana del Rey, una rompecorazones ‘hot’

La explosiva cantante y compositora revienta los ‘blogs’ con canciones sobre el amor, la pérdida y su tema “Video Games

Por Jenny Eliscu

Desde que empezó a componer música a los 17 años, Lana Del Rey (nacida como Elizabeth Grant) ha juntado videos musicales caseros tristones y los ha subido a Internet. Hoy, a sus 24 años, ha hecho docenas de ellos, la mayoría con material que se ha encontrado y que concuerda con su estética de símbolo sexual sesentero y su actitud perra que dice “o manejas o mueres”. Cuando subió el videoclip de su canción “Video Games” esta primavera, no esperaba que encendiera su carrera. “Mis otros videos tenían como 11 visitas”, dice Del Rey, que viste una chamarra ajustada de cuero negro y un crucifijo con joyas, mientras toma un café en Manhattan. “Que mucha gente viera mi video no era algo que esperaba que pasara”. Pero muchos blogs de música le agarraron cariño a la canción, y Fearne Cotton, influyente DJ de la BBC Radio 1 empezó a tocar “Video Games”. En pocas semanas, las vistas superaron el millón; para el final de verano, Del Rey ya tenía trato con Interscope y se había ganado admiradores como Jessica Alba o Diplo que tuiteó, “Eres como Tupac y Chris Isaak al mismo tiempo”.

Del Rey, que creció en el estado de Nueva York, había empezado en conciertos pequeños en Manhattan y Brooklyn bajo el nombre Lizzy Grant antes de mudarse a la Gran Manzana por la escuela. Cuando tenía 20 años, el productor David Kahne, que recientemente había trabajado con Regina Spektor y los Strokes, aceptó producir su disco debut; cuando éste no tuvo un inicio exitoso, decidió dejar de lado la música. “Era como estar enamorada de alguien que no te corresponde, puede enloquecerte”, dice abriendo los ojos enmarcados con pestañas postizas. “Dejé de cantar y empecé a enfocarme en otras cosas como mi educación, leía mucho, buscaba trabajos en Craigslist”.

Reanimada, terminó por volver a agarrar las riendas y dice que ya ha escrito varias de las canciones para el disco que Interscope pretende lanzar el año que viene. En cuanto a los temas, ella se aferra a lo autobiográfico: “El amor es el tema más fácil de escribir porque lo conozco bien”, pestañea y continúa, “y la pérdida es igual de fácil porque también la conozco bien”.