Archivo de la etiqueta: new wave

Kim Gordon: una fugaz e impactante visita por los escenarios


Kim Gordon: una fugaz e impactante visita por los escenarios al lado de Ikue Mori


POR Staff Rolling Stone México  



Kim Gordon: una fugaz e impactante visita por los escenarios al lado de Ikue Mori

Kim Gordon: una fugaz e impactante visita por los escenarios

Por @Claudia Ochoa e Iván Pascual, corresponsales en España.

Fotos de @Claudia Ochoa

Para un buen artista no importa la edad, el lugar, la audiencia, ni motivo en particular para tocar. Fue así como Kim Gordon, y la artista sonora y visual Ikue Mori, se presentaron ante un muy reducido público en el centro cultural, La Casa Encendida de Madrid, España.

La noticia llego pocos días antes: Kim Gordon, bajista y líder de los ya desaparecidos Sonic Youth, artista visual e íntima de Kurt Cobain, iba a presentarse al lado de su amiga Ikue Mori.

Los cotizados boletos para la íntima presentación del domingo por la tarde se encontraron a un sorprendente precio, alrededor de $80 pesos. Por lo que volaron al instante.

Kim e Ikue subieron a la pequeña plataforma de no más 4×4 y 1m de alto, ante la expectación e incertidumbre por parte del público sobre lo que estarían a punto de ver y escuchar.

Entre la gente podían escucharse algunos murmullos como “¡Son unas señoras!” . Y sí, son señoras y madres del grunge y new wave, con toda una trayectoria por detrás; Ikue cuenta con una historia musical contundente siendo fundadora y baterista del grupo DNA con Arto Lindsay y Tim Wright en Nueva York.

Concentrada y sin demasiada interacción con el publico que las miraba atentamente, Kim cantó con su etérea e inconfundible voz, rasgando las cuerdas de su Fender Jazzmaster y jugando con la palanca del trémolo, la entrada jack y el cable que dejaba caer y retorcía y volvía a introducir, con púa o con varilla metálica o golpeando u apoyándose sobre la guitarra para conseguir los sonidos extraños e hipnóticos que se complementaban con las secuencias pre-grabadas y controladas por Ikue desde su laptop.

Tan solo cuarenta y cinco minutos de experimentación sensorial y principalmente auditiva brindaron al público, en un set en el que ni su disco SYR5, ni canciones de Free Kitten o Sonic Youth se hicieron presentes.

Una tarde tan íntima que bien podría haber sido un ensayo de las chicas en el patio trasero de su casa, con algunos curiosos sentados escuchando sus secuencias musicales.

Kim Gordon

Picture 1 of 16

Kim Gordon por Claudia Ochoa


1977 el año en que llegó el Punk a salvar al rock para siempre


Hace 35 años, este género desgarró las melodías para encrudecer el ritmo…


POR Staff Rolling Stone México  



Hace 35 años, este género desgarró las melodías para encrudecer el ritmo...

1977 el año en que llegó el Punk a salvar al rock para siempre

Hace 35 años, este género desgarró las melodías para encrudecer el ritmo

Por @Benjamín Salcedo

La industria musical, y el rock en lo particular, vivía uno de los momentos más difíciles y áridos. Se habían generado mega estrellas millonarias y estrafalarias que representaban un estilo de vida que no se identificaba con los jóvenes de la época, los grandes grupos comenzaban a desaparecer: Led Zeppelin hacía su último concierto en Estados Unidos; después de la película The Song Remains the Same, nunca volvieron hacer música sublime similar a la que nos acostumbraron.

Black Sabbath vivía los peores años de la alineación estelar, sus discos Technical Ecstasy y Never Say Die! fueron discretos y grises epitafios a uno de los momentos más brillantes de su historia. Deep Purple había cambiado a su cantante Ian Gillan y el reemplazo David Coverdale también abandonó al grupo, dejándolos en una era de incertidumbre que duraría hasta 1984. En el rock progresivo también las cosas no pintaban bien: Yes había sufrido grandes cambios y lo ostentoso de sus presentaciones no llamaba más la atención; Genesis había perdido a Peter Gabriel, los cuatro restantes habían logrado mantener cierta dignidad, pero la salida del guitarrista Steve Hackett hundió al grupo en un periodo experimental más pop y simple. Kiss, dueños del showbiz con espectaculares conciertos, lanzaban discos a granel y su calidad demeritó considerablemente con cada lanzamiento. De igual manera, la mayoría de los grupos de rock en ese momento vivían realidades similares a los ojos de una juventud inconforme.

La situación económica mundial pasaba por un momento complicado de desempleo que impactaba más al viejo continente; aumentaba la pobreza, la nueva generación se vio atrapada en un remolino de incertidumbre, dando como origen a un movimiento emergente ante la marginación. Al termino de sus estudios, los jóvenes salían en busca de una oportunidad laboral que no existía, aunque contaban con un miserable ingreso de desempleados.

El público se empezaba a cansar de la banalidad del rock, sus letras no aportaban nada a la nueva generación. Los grupos pasaban meses (e invertían miles de dólares) en el estudio perfeccionando perfeccionando el sonido de sus discos. El rock pop vivía buenos momentos y comenzaban a surgir los primeros exponentes de lo que se denominaría AOR (Adult Oriented Rock). Bandas como Journey y Kansas (con algo más de experiencia), Foreigner, Cheap Trick y Meat Loaf aparecían para llenar un hueco en esas preferencias. Por otro lado, la música disco iniciaba su reinado y la película Saturday Night Fever servía como estandarte a un movimiento más elitista y despreocupado que sólo buscaba diversión, aunado al auge de figuras como Bee Gees, Abba y Donna Summer, entre otros.

El movimiento punk satanizaba a los hippies, culpándolos de la realidad que se vivía en la música y el arte en esos momentos, pero con la influencia de bandas principalmente americanas como Velvet Underground (cambiando el concepto y estilo literario), MC5 (con su potencia y distorsión), los estrafalarios New York Dolls y principalmente Iggy & The Stooges, canalizando todo esto en conciertos y discos, influyeron a la primera generación de grupos punk.

Mientras tanto, en las cloacas de Nueva York, el cuarteto de Queens llamado Ramones –ataviados con jeans rotos, camisetas y chamarras de cuero– digerían la influencia de bandas sesenteras para manifestar su inconformidad con el mundo entero a través de un retorno a los tres acordes básicos y una melodía simple con mensajes cáusticos. Tuvieron que ir a Inglaterra para que el mundo se fijara en ellos pero, además de exponerse masivamente, influenciaron en los británicos esa rebeldía en forma musical. Grabaron su disco debut con tan sólo $6 mil dólares, en dos días de estudio, logrando un álbum clásico. Poco tiempo después, los británicos invadieron al mundo con los Sex Pistols. Esta banda no tardó en ser considerada como un peligro para su país por los mensajes en rolas como “God Save the Queen” o “Anarchy in the UK”. Aunque su duración fue efímera, lograron impregnar esa inconformidad en muchas otras agrupaciones de la época. De esta forma, se formó en el Reino Unido un movimiento musical masivo, creativo y original, que revolucionaría la música como la conocíamos hasta ese momento. Estaban prohibidos en la radio y televisión, sus conciertos se transmitían de boca en boca, sólo tocaban en pequeños bares y bodegas.

El impacto cultural fue inmediato y directo. Se unieron The Damned y The Clash, la energía que despedían no tenía comparación, no había antecedentes, pues el mensaje implícito en su música era abrasivo, simple pero ruidoso, al grado que no tardaron las discográficas en buscarlos para firmarlos sin saber el lío en el que se estaban metiendo. Eran grupos que no daban concesiones ni estaban dispuestos a convertirse en “estrellitas faranduleras” como las disqueras acostumbraban tratarlos.

Del otro lado del Atlántico, Ramones reinaban. Su propuesta musical, aunque denunciante, era mucho más divertida y menos dramática que en Inglaterra. En los bares neoyorkinos como el CBGB, se forjaron algunos de los más interesantes representantes del movimiento americano. Grupos como Television, The Boomtown Rats, Patti Smith, Blondie y Talking Heads, entre otros grupos que con el tiempo tendieron hacia otra rama del punk conocida como new wave, más musical y elaborada, menos tendenciosa y contestataria. También en Los Ángeles se gestó un estilo punk inclinado al hardcore, con exponentes como Black Flag, Circle Jerks, Fear o Dead Kennedys, de San Francisco.

En Estados Unidos se manejó el tema de otra forma. A diferencia de la Gran Bretaña, los americanos rápidamente ven en ellos más que una amenaza, un negocio lucrativo. Florecieron inmediatamente gran cantidad de grupos y las disqueras los firmaban a destajo, generando una nueva escena artística incluyendo a discográficas alternativas e independientes.


V for Volume, potencia y energía colombiana


V for Volume es un grupo de música alternativa cuyas influencias rondan desde el metal hasta el punk. Son cinco músicos que rondan cerca de los treinta años, llenos de tatuajes y de estilo sobrio, pero rudo.


POR Staff Rolling Stone México  



V for Volume es un grupo de música alternativa cuyas influencias rondan desde el metal hasta el punk. Son cinco músicos que rondan cerca de los treinta años, llenos de tatuajes y de estilo sobrio, pero rudo.

V for Volume, potencia y energía colombiana

Por Jorge Ramis

En ocasiones es difícil conocer nuevas propuestas de rock colombiano, pues gran parte de la música que llega a nuestro país viene proviene de exponentes de otros géneros. Sin embargo, cuando una propuesta logra salir a flote, vale la pena detenerse a escuchar un poco.

V for Volume es un grupo de música alternativa cuyas influencias rondan desde el metal hasta el punk. Son cinco músicos que rondan cerca de los treinta años, llenos de tatuajes y de estilo sobrio, pero rudo.

Han estado de gira por Estados Unidos y, hasta ahora, les ha ido bastante bien. Actualmente están promocionando su primer trabajo de estudio titulado Providence, en el que figuran temas tanto en español como en inglés. Rolling Stone tuvo la oportunidad de platicar con ellos y conocer más de su propuesta.

¿Cómo describirían lo que es V for Volume?
María José: V for Volume es una banda que nació de la escena punk y del metal de Bogotá, pero que les encanta el rock, aunque suenan pop. Entonces somos como un rock electrónico.

Tienen influencia de bandas hardcore…
Juan Camilo: A mí me tocó un poco más de lo que fue el new wave del hardcore de los noventa: Victory Records, algo de Bad Brains, Shelter, etc.
María José: Yo crecí en una escena algo diferente, empecé cantando black metal, me gustaba mucho Samael, Etherion, Burzum, Darkthrone y muchas más bandas.

Jonathan: Aquí lo que cabe destacar es que tenemos diferentes influencias y eso se ve reflejado en nuestra música, finalmente somos una banda de rock/pop/ indie, pero puedes ver que en espíritu V for Volume es muy punk; hay elementos electrónicos, es lo que nosotros destacamos, y eso se traduce en la puesta en escena de la banda, ahí es donde sale a relucir esa sangre y ese espíritu.


Tomando en cuenta que existe una novela gráfica llamada V for Vendetta ¿Por qué el nombre: V for Volume?
María José:
Tiene que ver en el fondo, por lo menos en mi corazón,V for Vendetta es un gran cómic que nace en un momento muy particular de la política norteamericana, y tiene que ver con ese no control y aquella anarquía implícita en el personaje central es algo con lo que nos podemos identificar. Nuestro disco Providence se basa en la accidentalidad, entonces puede ser un punto de unión. Pero la letra V también es el número romano para el cinco y nosotros somos cinco; además en semiología es el símbolo de la mujer, el útero, entonces para mí es como la fuerza de la mujer.
Jonathan: además llegó el punto en el que estábamos obsesionados con la letra V, aparte de que como personas somos muy visuales, nos parecía muy icónica y sentíamos que podíamos jugar con ellas de muchas maneras, entonces ahí surgió el juego que cuenta María José; pegamos eso con Volumen, que es lo que más nos gusta hacer.

¿Cómo es crecer, musicalmente, en Colombia?
Juan Camilo: Yo siento que en nuestra generación nos tocó inventar la escena colombiana; éramos niños en los noventas y ahí nos dimos cuenta que no había lugares para tocar, no había sitios para ensayar o buenas tiendas de música. No existía una escena. Creo que estamos generando un buen movimiento de verdadero rock alternativo y que tiene todo para unirse a la arena mundial. Ese es nuestro fin: sin olvidar de que somos colombianos, que nos escuchen en todo el mundo.

Más sobre V For Volume en: vforvolume.com


CD: SuperHeavy


Mick rockea diferente: con una diva, una estrella del reaggae y un profesional de Bollywood


POR Staff Rolling Stone México  



Mick rockea diferente: con una diva, una estrella del reaggae y un profesional de Bollywood

CD: SuperHeavy

SuperHeavyCover

SuperHeavy
SuperHeavy

Calificación: cuatro estrellas
A&M/Universal

El ‘jam’ de Jagger en el siglo XXI

Mick rockea diferente: con una diva, una estrella del reaggae y un profesional de Bollywood

Jagger le pasa el micrófono al príncipe del reaggae Damian Marley (hijo de Bob), el sobreviviente del new wave, Dave Stewart, la diva londinense Joss Stone y el compositor y productor de Bollywood A.R. Rahmnan. Imagina todo esto como un show a escala de la ONU.

En “Satyameva JayatheJagger y Rahman mezclan versos hindis con celtas, “Energy” tiene sintetizadores al estilo de U2, donde el papel principal es de Marley y Jagger rapea. Mick canta con el corazón roto y borracho, como si fuera de una novela de Bukowski en “One Day One Night”, y en “I Can’t Take It No More”, Joss grita “What the fuck is going on?”, lo que resume el disco. Por último, Jagger canta “I can’t fake it no more”, podría ser la respuesta a las memorias de Keith. SuperHeavy es la cosa más salvaje que ha hecho desde los Stones.

Destacadas: “I Can’t Take It No More” y “Satyameva Jayathe”.
superheavy.com

W.H.


Cobertura especial:Lollapalooza día 3


Cobertura especial Lollapalooza día 3: The Cars, Arctic Monkeys, Foo Fighters, lodo y lluvia, mucha lluvia en el último día del festival…


POR Staff Rolling Stone México  



Cobertura especial Lollapalooza día 3: The Cars, Arctic Monkeys, Foo Fighters, lodo y lluvia, mucha lluvia en el último día del festival...

Cobertura especial:Lollapalooza día 3

Diario de viaje, por OscarUriel

Tercer factor imprescindible a considerar para asistir a Lollapalooza: lluvias torrenciales. Había tenido la oportunidad de asistir hace un par de años al festival de Glastonbury en Inglaterra y pensaba que había sido la experiencia climatológica más extrema que había pasado en un evento de este tipo. Sin embargo estaba totalmente equivocado. La jornada del domingo resultó una verdadera odisea debido a dos fuertes lluvias torrenciales que se registraron por la tarde en la ciudad de Chicago y que convirtieron al Grant Park en un simulacro de Woodstock.

Lollapalooza Lollapalooza 2011 por Jack Edinger

Llegamos al parque con la finalidad de ver a The Cars, los representantes del new wave de los ochenta ( algo refrescante en la subrayada nostalgia noventera predominante en estos tiempos) quienes se presentaron en uno de los escenarios principales logrando reunir a un buen grupo de espectadores, la gran mayoría integrado por adultos contemporáneos. La actuación de la banda consistió en interpretaciones de éxitos como “Let The Good Times Roll”, “Just What I Needed” y “Moving in Stereo”, por mencionar sólo algunas.

The Cars Foto de The Cars por Julio Pineda para Rolling Stone

Los altos niveles de humedad y calor eran característicos de una típica tarde de verano en la ciudad de Chicago, aunque un oscuro nubarrón pronosticaba una fuerte tormenta.

Por alguna extraña razón decidimos movernos hacia la carpa electrónica que lleva ahora el nombre de Perry’s, la cual este año amplió su espacio y que durante los tres días del festival estuvo atestada de gente. La lluvia sólo instó a que el ambiente en el escenario electrónico creciera; el DJ en turno era Jackmaster, oriundo de Chicago, quien logró que la audiencia olvidara la terrible lluvia al mismo tiempo que lograba un exitoso set que puso a todos a bailar. Le siguió Busy P, DJ francés que se destaca por sus selecciones de electrohouse y quien mantuvo el ánimo de la carpa que, para esos momentos, se encontraba llena a su capacidad debido a la presencia de aquellos que se refugiaban de la lluvia. Nosotros esperamos a que la tormenta pasara y nos dirigimos al Music Unlimited para ver a Arctic Monkeys, quienes iniciaron su presentación con media hora de retraso. Dudo mucho que algunos presentes hayan decidido abandonar el parque a pesar de las extremas condiciones climáticas, amén del lodazal en el que se convirtió la mayor parte del lugar, pero ¿qué es un festival de música sin agua y lodo? Alex Turner, vocalista de la banda, incluso dedicó algunas de las canciones a la “madre naturaleza”. Arctic Monkeys aprovechó la oportunidad para presentar melodías de su nuevo material Suck It And See, así como otros clásicos. El set se acortó aproximadamente unos quince minutos pero, sin duda, fue un tiempo muy bien aprovechado.

Arctic MonkeysFoto de Arctic Monkeys por Julio Pineda para Rolling Stone

Foo Fighters llegaron a continuación para cerrar la edición 2011 de Lollapalooza. Iniciaron con toda la fuerza tocando “Bridges Burning”, comprobando el por qué son unos de los favoritos en este tipo de celebraciones. Aproximadamente a la media hora de haber iniciado su actuación empezó a llover con tal fuerza que el amplio grupo de espectadores empezó a desperdigarse del centro del campo para buscar refugio, más no para abandonar el foro. Fue así como la banda ofreció un espectáculo de dos horas, el cual el mismo Dave Grohl describió como la “tocada oficial” en Chicago de su respectiva gira. Los miembros de la banda estaban completamente empapados, pero parecía no importarles, pues se comportaron comprometidos con las demandas de los asistentes quienes corearon canciones como “My Hero”. Un final digno de la celebración número veinte del festival de Lollapalooza.

Foo Fighters Foto de Foo Fighters por Cambria Harkey

Foo Fighters Foto de Foo Fighters por Dave Meade

VIDEOS:

FOO FIGHTERS

THE CARS

ARCTIC MONKEYS

Lollapalooza 2011

Lollapalooza 2011