Archivo de la etiqueta: Paul Oakenfold

Paul Oakenfold estrena un adelanto de su nuevo álbum que abarcará 25 años de música trance


El DJ británico estrenará ‘Trance Mission’ el 20 de junio.


POR Staff Rolling Stone México  



El DJ británico estrenará ‘Trance Mission’ el 20 de junio.

Paul Oakenfold estrena un adelanto de su nuevo álbum que abarcará 25 años de música trance

El próximo 20 de junio, Paul Oakenfold estrenará Trance Mission, un nuevo álbum con covers  – no remixes­ de sus tracks favoritos en los últimos 35 años. “Un remix utiliza partes de una composición original, mientras que un cover utiliza sólo la notación del riff original” explicó el DJ en un comunicado. “No quiero estar restringido de ninguna forma, al usar partes de los temas originales y en elo caer entre las filas de otros remezcladores”.

A continuación presentamos un avance exclusivo de los covers que compondrán el álbum, junto con los tracks más recientes de Paul Oakenfold, como su colaboración con Matt Gross titulada “Touch the Sky” en un mix que se estrenará en el programa de radio de Paul Van Dyk el mismo día que se estrenará Trance Mission.

Estos discos representaron mucho para mi durante su primera existencia, por lo que supe que tenía que ser cuidadoso y respetuoso con ellos”, continuó Oakenfold. “Pero también sabía que no sólo quería hacer versiones actualizadas de los originales, en lugar de eso quería acercarme a ellos con una nueva perspectiva”.

El pasado mes de agosto, Oakenfold dijo en entrevista para Rolling Stone que el nuevo proyecto tenía retos únicos para él. “En términos de tecnología es muy difícil porque todos tienen acceso a los mismos sonidos”, dijo. “Eso hace que sea más difícil lograrlo, tienes que escarbar bien profundo y encontrar esos momentos. Lo que realmente cambió para todos nosotros es que la música house ahora es pop”.

Habiendo dicho eso, el DJ británico también menciona a sus fans que no está casado con un género en el nuevo LP: “No se preocupen, hay trance (ya que por el título del álbum sería rarísimo que no lo hubiera), pero también hay breaks, progresivo, deep techno, ambiental y nuestro buen amigo el EDM”.

Escucha el avance de Trance Mission de Paul Oakenfold a continuación.


La influencia de Nelson Mandela en la música


Nelson Mandela y su impacto en la música


POR Staff Rolling Stone México  



Nelson Mandela y su impacto en la música

La influencia de Nelson Mandela en la música

Nelson Mandela, quien derrotó el apartheid y se convirtió en el primer presidente negro de Sudáfrica, falleció hace un año a la edad de 95 años, en su hogar de Johannesburgo.

Madiba, como su pueblo lo llamaba afectuosamente, fue símbolo de la lucha por la libertad, la igualdad y la reconciliación, siendo considerado como uno de los líderes más importantes de la historia contemporánea. Pasó 27 años en la cárcel como prisionero político por su asociación con el African National Congress, grupo que luchaba contra el gobierno blanco por la igualdad de los derechos.

Su lucha, trabajo y espíritu no sólo fueron influencia para su pueblo y para el ambiente político, sino también para el ambiente musical y el medio del entretenimiento. Grupos y músicos como Peter Gabriel, Tom Petty, Africa Bambaattaa y Bob Dylan se unieron en 1985 al colectivo Artists United Against Apartheid, con el que grabaron el tema “Sun City”, un himno inspirado por Little Steven, guitarrista de la E Street Band de Bruce Springsteen.

En junio de 1988 se llevó a cabo The Nelson Mandela 70th Birthday Tribute en el estadio de Wembley en Londres, uno de los festivales musicales más importantes al lado de eventos como el Live Aid. En él participaron más de 80 artistas, reunidos por la idea de Tony Hollingsworth y Jerry Dammers de The Special AKA, grupo que lanzó el emblemático tema “Free Nelson Mandela” describiendo lo que ocurría en Sudáfrica. Este concierto fue televisado a nivel mundial teniendo un gran impacto social que, sumado a la presión mediática internacional y diversos factores, ayudaron a que Mandela fuera liberado en 1990.

Tras la muerte del activista a favor de los derechos humanos, Bono declaró que “es como si Mandela hubiese nacido para enseñarnos una lección de humildad, de sentido del humor y, sobre todo, de paciencia”. Hace más de diez años el líder de U2 compuso el tema “46664 (Long Walk to Freedom)” al lado de Joe Strummer , de The Clash, quien murió antes de poder grabarla.

En 2008, con motivo del cumpleaños número 90 del líder Sudafricano, personalidades como Annie Lennox, Amy Winehouse, Queen y Simple Minds se reunieron para ofrecer un concierto en el Hyde Park de Londres, llamado 46664, el cual culminó con un impresionante lineup reunido para entonar el himno “Free Nelson Mandela”.

Un año después, The Corrs, Paul Oakenfold, Peter Gabriel, Beyoncé, Bono y Eurythmics se reunieron en un tributo organizado por Dave Stewart (Eurythmics) y Paul McCartney, en el que grabaron el tema “Whole Life” como parte de la campaña contra el SIDA organizada por la Fundación Nelson Mandela.

Aquí algunas bandas que dedicaron parte de su música a Nelson Mandela.


The Special AKA – “Free Nelson Mandela”

Peter Gabriel – “Biko”

UB40 – “Rat in the Kitchen”


Soweto blues (South African freedom song) Miriam Makeba y Hugh Masekela



Paul Simon – “Graceland”

U2 – “Ordinary Love”, banda sonora de la biopic Mandela: Long Walk to Freedom




El juego de Madonna


La Reina del Pop tiene aún muchas cartas y ases bajo la manga. Y vaya que las está jugando.


POR Staff Rolling Stone México  



La Reina del Pop tiene aún muchas cartas y ases bajo la manga. Y vaya que las está jugando.

El juego de Madonna

Por @Miguel Ángel Ángeles
Fotos de Jorge Reyes

Mucho puede esperarse de Madonna, a veces no todo bueno. En lo que va del MDNA Tour ya ha sido abucheada por salir al escenario muy tarde -hasta tres horas y media en el caso de Miami-, por expresar una “sugerencia política” a favor de Barack Obama en su concierto en Nueva Orleans y por si fuera poco, atacada por la prensa tras haber dejado ver más de lo habitual por una indiscreta prenda de ropa interior en lugares como Estambul. Y aunque ello no constituye algo nuevo en su carrera, las expectativas sobre su último concierto en México eran más que altas.

No relacionar esta visita con la anterior es casi imposible. En 2009 los boletos volaron, pues la espera había sido larga. En esta ocasión no. Las razones pueden ser muchas pero una cosa es clara, la historia se lee distinta hoy. Y es que tres años han sido más que suficientes para cambiar las reglas de un juego que ahora incluye promoción 24/7 en redes sociales y mini tours exclusivos como el 777 de Rihanna. Eso, aunado al hecho de que la barbadense y Lady Gaga han estado de visita recientemente levantaba aún más las apuestas. La llamada Reina del Pop tenía una cuota alta para la noche del 25 de noviembre y cómo jugó su partida es por mucho una lección de que en cuestiones de pop, no todo está dicho.

Paul Oakenfold fue el encargado de abrir la noche y, a pesar de ser un experto en cuanto al manejo de masas se refiere, se puede decir que el domingo no fue un perfecto ejemplo de ello pues, aunque el británico recibió una buena respuesta por recurrir a títulos como “Mrs. Brightside” de The Killers, “(I Can’t Get No) Satisfaction” de The Rolling Stones, “Sweet Dreams” de Eurythmics – momento que dio lugar a un aplaudido uso de la famosa palabra ‘F’-  e incluso la popular “We Are Young” de Fun, o “We found love”, -el éxito de Rihanna que fue además su acierto más grande-, no logró generar el ambiente que usualmente alcanza. No había olas, la gente que bailaba no era tanta como en otras ocasiones y los espacios en algunas de las gradas hacían que las dudas siguieran en el aire. Como primera jugada los resultados no eran del todo buenos.

Pasadas las 22:30 horas la respuesta comenzó a tomar forma. Tras apagarse las luces, el estruendo generado por los gritos de los casi 60 mil asistentes dio la bienvenida a la cantante. Un gigantesco incensario y una cruz proyectada en el escenario captaron la atención del público que, hipnotizado por los acompañamientos del cantante Kalakan, respondió eufórico cuando se escuchó ‘Oh my god’, frase que identificaba la que sería una de las canciones más aplaudidas de la noche: “Girl Gone Wild”. Con ella vendrían “Revolver” –con Lil Wayne cantando en pantalla- y “Gang Bang”. El público: eufórico. Madonna lame un revólver. Las luces destellando en las gradas y los miles de celulares en las manos de los asistentes sugerían el curso que tomaría la velada. Primer gran punto.

De ahí en adelante la noche no perdió ritmo. Ahí estaba Madonna tocando la guitarra, para luego cantar junto a Nicki Minaj (presente también en pantalla) la polémica “I Don’t Give A” y sonriendo cuando la rapera trinitense cerró la canción diciendo “There’s only one queen and that’s Madonna. Bitch!” Ahí estaba también bromeando públicamente cuando de “Express Yourself” saltó a “Born This Way” con el consabido saludo a Lady Gaga en forma de una frase extraída de otro de sus éxitos: “She’s Not Me”, decía Madonna mientras mostraba impúdica –¿hace falta decirlo?- uno de sus muslos. Números más adelante haría lo propio con sus nalgas, cosechando de nuevo miles de gritos.

Tras declarar “Yo soy muy caliente”, en español, vendría un momento emotivo en el que confesaría “Gracias a todos mis fans for supporting me (por apoyarme), I do not take your love for granted (no doy por sentado su amor)” para luego gritar “Los quiero mucho” y jugar con fanáticos a los que intentaba dar una ‘Spanish Lesson’. Más puntos. Los fanáticos de las primeras filas: extasiados.

La noche continuaría con “Masterpiece” seguida de visitas obligadas a éxitos como “Vogue”, “Candy Shop”, “Erotica”, “Human Nature” y “Like a Virgin” con la que presentaría un número que seguro se convertirá en un clásico de sus presentaciones, pues ser sometida con un corset mientras canta “Love Spent” no es algo que logre cualquiera. Los mensajes políticos estaban ahí y los de protesta en contra de los efectos del bullyng también, acompañados de imágenes polémicas, poderosas. Además de eso, los momentos protagonizados por sus expertos bailarines y sobre todo por su hijo Rocco, dieron a la noche un aire de familiaridad. Qué decir del vestuario; impecable, las luces y el derroche tecnológico: impresionante. Treinta años de carrera dan ese tipo de ventajas sin duda.

Vinieron luego “I’m Addicted” y “I’m a Sinner”, momento que la cantante aprovechó para gritar “Mexico, you can do better than that (México, puedes hacer más que eso)”, desatando una ferviente respuesta que devino en el momento que más emocionó al público durante la noche: “Like a Prayer”, canción que fue coreada y acompañada de aplausos por gran parte de los asistentes, entre los cuales incluso podían contarse niños. “Celebration” y “Give It To Me” serían la antesala de la despedida, la cual fue coronada por un mensaje sencillo que el público aplaudió como pocos: “Muchas gracias México. Buenas noches. Yo te quiero mucho”. Luego, Madonna desapareció.

Pero la euforia seguía ahí. Nadie esperaba un encore pues, después de todo, no eran pocos los que conocían de memoria el desarrollo del concierto gracias a YouTube. Aun así sonreían contentos. Afuera miles de ellos buscaban una playera o una taza, eran más de las 12:00 de un lunes laboral/escolar y eso parecía importar poco.

Es difícil saber si regresará en su siguiente gira e incluso, si es que tendrá otra gira pronto. Lo que sí es claro es que la Reina del Pop tiene aún muchas cartas y ases bajo la manga. Y vaya que las está jugando.

Madonna en México

Picture 1 of 14

Madonna en México por Jorge Reyes


DJs se unen para ayudar a las víctimas del Love Parade


Paul Oakenfold, Armin van Buuren y Paul van Dyke colaboran en un track para ayudar a las víctimas de la tragedia del Love Parade.


POR Staff Rolling Stone México  



Paul Oakenfold, Armin van Buuren y Paul van Dyke colaboran en un track para ayudar a las víctimas de la tragedia del Love Parade.

DJs se unen para ayudar a las víctimas del Love Parade

Varios Djs se han unido para recolectar dinero y ayudar a las víctimas de la tragedia ocurrida en el Love Parade, donde 21 personas fallecieron y más de 500 resultaron heridos en la estampida ocurrida en el festival alemán el pasado 24 de julio.

Luego del desastre, el DJ Paul Oakenfold tuvo la idea de una colaboración entre varios DJs como Armin van Buuren y Paul van Dyk para ayudar a las víctimas. Oakenfold escribió la canción “Remember Love”, la cual pretende capturar la esencia del Love Parade.

Los fans podrán contribuir a esta causa a partir del 11 de septiembre en Beatport, y estará disponible por dos semanas. Todas las ganancias serán donadas a la “Association of Non-statutory Welfare en Renania del Norte, Westfalia en Alemania (LAG), la cual brinda ayuda financiera a las víctimas y sus familias, así como a todo aquel que necesite apoyo psicológico o médico.