Archivo de la etiqueta: Peña Nieto

Sangre y petróleo: parte tres


Los cárteles de droga en México están evolucionando hacia la industria de la gasolina mientras libran una guerra abierta contra los militares. ¿Podrá el nuevo presidente populista contener el caos?


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Manuel Mendarte / cortesía Presidencia de la República Mexicana

Sangre y petróleo: parte tres

Por Seth Harp

Puedes leer la segunda parte de este especial aquí.

En la región del Triángulo Rojo de Puebla, varios grupos armados compiten por el acceso al oleoducto Minatitlán-Ciudad de México. Algunos son subsidiarios directos de cárteles, otros son vagamente aliados, y otros son completamente independientes, lo que provoca una multiplicación cruzada de conflictos potenciales. Hasta el año pasado, se decía que los dos jefes huachicoleros más dominantes eran Los Zetas: Jesús Martín Mirón López, alias “El Kalimba”, un expolicía bravucón de 27 años; y Roberto de los Santos de Jesús, de 37 años, también expolicía, apodado “El Bukanans”, presumiblemente por el whisky Buchanan’s, la bebida preferida de la clase criminal de México. Eran famosos por intimidar a hombres y niños para que trabajaran para ellos, robando casas, saqueando tiendas y robando camionetas para cargar sus contenedores de gasolina; al ver el infame Corvette amarillo de “El Bukanans”, la gente huía a sus casas.

Las cosas comenzaron a cambiar a principios de 2017, con la llegada del CJNG a Puebla. A medida que el CJNG se extiende, también lleva a cabo una campaña de relaciones públicas para presentarse como una fuerza de limpieza social, un cártel que contrabandea drogas pero no roba, viola y secuestra como los odiados Zetas. El CJNG era relativamente desconocido hasta 2011, cuando sistemáticamente masacró a casi un centenar de Los Zetas durante un período de 18 días en Veracruz. Algo así está sucediendo ahora en Puebla, donde los huachicoleros respaldados por Los Zetas han aparecido muertos todo el año, algunos cortados en pedazos y en bolsas de plástico, algunos desmembrados y en plazas públicas, algunos con las caras desolladas.

La purga alcanzó su clímax a principios de noviembre de 2017, cuando 20 personas murieron en una semana, incluidos algunos de los huachicoleros más conocidos. “El Bukanans” parece haber escapado a las montañas alrededor de Acultzingo, su ciudad natal, pero “El Kalimba” cometió un error fatal. Acudió a un cirujano plástico en Puebla para que le quitaran las huellas dactilares y le alteraran las facciones, presumiblemente para evadir el CJNG. Mientras estaba inconsciente en la mesa de operaciones, hombres armados irrumpieron y lo mataron junto con su novia y dos guardaespaldas. Al salir, los asesinos tomaron las cámaras de seguridad y los monitores de video; los únicos testigos fueron una enfermera y dos niños pequeños, de entre cinco y ocho años, que se escondieron al primer sonido de disparos.

Pero el CJNG no expulsó a los huachicoleros de Puebla, sólo instaló un nuevo jefe: Antonio Martínez Fuentes, alias “El Toñín”, un exagricultor de zanahoria de unos 50 años que es conocido por organizar grandes fiestas y repartir juguetes a los niños. Un corrido elogiando sus virtudes fue publicado recientemente en YouTube: “En Palmarito Techopan también hay vatos pesados/ Carros y trocas perronas, también bastante dinero/ Puras organizaciones, dicen que huachicoleros/ De lo que estoy seguro es que es pura gente con huevos/ Es la gente de ‘El Toñín’“.

Una de las ciudades más intensamente disputadas en el Triángulo Rojo es Palmar de Bravo, donde nació y se crió una abuela llamada Benita (no se menciona su apellido por su seguridad). Una noche de septiembre de 2017, de camino a su casa desde el taller donde trabaja como costurera en Puebla, se atravesó con una masacre. Su viaje es de una hora y media, y después de tomar dos autobuses, bajó en su parada habitual en el centro de la ciudad. Caminaba hacia su casa, una viejecita con zapatos cómodos y su blusa de trabajo, cuando oyó gritos, se dio la vuelta y vio cómo un grupo de hombres con machetes saltaba de tres camionetas blindadas y atacaba a cuatro o cinco personas en la calle.

Fue lo más espantoso que ha visto. Una de las víctimas estaba completamente abierta desde la garganta hasta el vientre. Antes de que los hombres con machetes la vieran, se metió en un tanque de agua que estaba junto a la carretera, se sumergió hasta la nariz y esperó hasta que oscureció. Algo terrible estaba sucediendo en Palmar de Bravo. Podía escuchar disparos y gritos desde diferentes puntos de la ciudad, y grandes camionetas pasaban continuamente junto a su escondite. 30 minutos después del anochecer, salió del tanque y, empapada, caminó lentamente a su casa, tomando un camino diferente a través del campo hacia su hogar, donde encontró a sus 20 miembros de la familia encerrados, aterrorizados. El alboroto continuó más allá de la medianoche, los hombres en camionetas blindadas merodeaban por la ciudad, “masacrando a las personas como animales”, dice, disparando casas y saqueando negocios. Antes de partir, los atacantes reunieron la mayoría de los cuerpos y se los llevaron.

Después de que terminó, apareció el ejército, al igual que la policía municipal, para recoger los cadáveres restantes. Cuando le pregunto si los asesinos fueron Los Zetas o el CJNG, narcos o huachicoleros, Benita se encoge de hombros. “¿Quién sabe?”, responde. “Son lo mismo”. Esto ocurrió justo cuando la purga del CJNG aumentaba, pero las personas directamente afectadas por la violencia en México a menudo no tienen idea de quién está detrás de un ataque en particular; a nivel de la calle, puede parecer un caos puro. Que ella sepa, nunca hubo ninguna investigación policial. Las autoridades no dijeron nada. Ningún periodista llegó a Palmar de Bravo, y el incidente nunca fue reportado en ningún medio. “De seguro”, dice ella, “esto está sucediendo en otras comunidades”.

Palmar de Bravo sigue siendo extremadamente peligroso, con convoys saqueadores de sicarios que pasan regularmente. “Camiones llenos de hombres armados, robando gente, acosando a las niñas, toquetéandolas y nadie puede decir nada”, dice Benita. Cuando anochece, la gente se apresura a sus casas y cierra las puertas. En cuanto a Benita, todavía tiene pesadillas de ver al hombre cortado por un machete. Todos los días, en su camino al trabajo, pasa por el lugar donde sucedió. Todavía hay sangre en el piso.

Mientras tanto, en el antes pacífico estado de Guanajuato, el CJNG parece haber aceptado la invitación de YouTube de “El Marro” para pelear. En mayo, en un lapso de 12 horas, mataron a 16 personas supuestamente aliadas a la pandilla local de gasolina, incluyendo un candidato a la alcaldía, un capitán de la policía y otros dos oficiales. Colgaron pancartas declarando la guerra a “El Marro” y advirtiendo al público que más violencia estaba por llegar. Los huachicoleros contraatacaron un mes después, dejando una bolsa de basura de plástico llena de restos humanos junto con una pancarta que amenazaba al CJNG. El cártel tomó represalias en julio, al disparar contra otro comandante de la policía y tirar más cadáveres desmembrados junto con otra pancarta amenazante. El ciclo de retribución ha continuado durante el verano: estúpido, brutal y aparentemente interminable, y ahora el doble de difícil de detener ya que las apuestas se han ampliado para incluir gran parte de la economía legítima de México. “No se pueden deshacer de los cárteles”, me dice el corresponsal de Associated Press en Xalapa. “Continuarán matando y robando cualquier cosa que puedan tener en sus manos. No veo ninguna salida”.

Cuando se trata del crimen organizado, siempre hay un nexo con la frontera. En un basurero a las afueras de Brownsville, la ciudad más al sur de Texas, media docena de hombres se detienen para asar carne, beber cerveza, cortar cebollas y moler jitomates en un molcajete de piedra. Un bulldog duerme en la tierra empapada de aceite. El fiscal de distrito del condado de Cameron, Luis Saenz, está visitando a los votantes, y le digo que escuché que camioneros en Texas están comprando diésel barato robado de México. “Eso sería muy ilegal”, dice. “Es un crimen recibir propiedad robada, incluso si el robo ocurrió en otro país”. Pero nunca ha visto un caso como ese, dice, y el robo de combustible no es una prioridad de la aplicación de la ley en su jurisdicción.

He venido aquí con un colega, un periodista de Brownsville, y fuera del alcance del oído del fiscal de distrito, uno de los hombres en la carne asada nos da dos direcciones en las que podemos encontrar lo que estamos buscando. El primero está cerca de la intersección de la avenida North Minnesota y la calle East 14th. Una docena de semirremolques y cabinas de tractor están en un terreno de grava detrás de un puesto de tacos. Estacionado donde no se puede ver desde la carretera, hay un camión cisterna con boquilla y manguera. Nos agachamos en el asiento, esperando ver si algún cliente pasa, hasta que un tipo comienza a aproximarse con la mano en el bolsillo. Cambio de velocidad y nos vamos.

Según nuestro informante, la segunda dirección es una casa secreta del Cártel del Golfo. Está justo sobre la carretera Paredes Line, en lo que sería una ubicación privilegiada para el contrabando, al lado del ferrocarril internacional conocido en México como La Bestia. Me estaciono cuando nadie está viendo y nos acercamos caminando, fingiendo estar buscando un perro perdido. La propiedad es una casa de un solo piso en aproximadamente cuatro mil metros cuadrados de terreno. Hay una cerca alambrada con candado y alambre de púas y un cartel que prohíbe la entrada. En el patio lateral, un hombre en una pala cargadora está enterrando algo, así que usamos un sendero para escabullirnos y mirar dentro del patio. Sobre la hierba alta, hay nueve tanques de almacenamiento que contienen alrededor de siete mil litros, o $100 mil pesos de combustible.

Si bien la mayor parte de la gasolina robada de México se vende en el país, una gran cantidad de ella termina en Estados Unidos, especialmente cuando el precio variable del combustible en el mercado mundial aumenta por encima del precio fijo en México. En 2010, Pemex presentó una serie de demandas en la corte federal de EE UU en las que acusaba a docenas de compañías de Texas, incluidas filiales de Shell, Conoco-Phillips y Sunoco, de comprar intencionadamente gas natural robado de México. Las compañías lo niegan, pero según las acusaciones presentadas por Pemex ante el tribunal, enviaron camiones cisterna llenos de agua pero etiquetados como gas natural al otro lado de la frontera, y los trajeron de regreso rellenos de gas natural robado, pasando documentos falsos y sobornando a funcionarios de aduanas a lo largo del camino.

“El robo fue bastante intenso”, dice Jerry Robinette, un agente retirado de Homeland Security Investigations (HSI) [Investigaciones de Seguridad Nacional] que en ese momento estaba a cargo de investigar el lado criminal de las acusaciones de Pemex. “ Pemex estaba perdiendo alrededor de la mitad de su producción en la Cuenca de Burgos”, una enorme formación de gas natural en el territorio del Cártel del Golfo. Para probar que el gas natural en cuestión fue realmente robado, HSI envió investigadores en helicópteros militares para tomar muestras, cuya composición molecular única fue comparada con el producto almacenado en las instalaciones de Texas. En el lado de la frontera de Texas, HSI usó métodos de vigilancia que Robinette se niega a describir, aunque menciona el “conocimiento de primera mano” de ciertas conversaciones telefónicas. Cinco ejecutivos de Texas terminaron por declararse culpables de cargos criminales, pero Robinette dice que 30 más estaban bajo sospecha. “Sabemos que algunas personas se salieron con la suya”, dice. “Algunos todavía se están cuidando las espaldas”.

Envié varias consultas a Aduanas y Protección Fronteriza tratando de entender cómo evitan que el combustible robado ingrese al suministro de EE UU. Un vocero no pudo identificar ninguna medida permanente que esté en vigencia para verificar sistemáticamente la procedencia de las importaciones de petróleo y gas. En general, sólo investigan si hay una queja.

En un restaurante tex-mex en Brownsville, me encuentro con un empresario mexicano-estadounidense que ha estado importando y exportando petróleo y gas durante los últimos 17 años. Es de mediana edad y tiene una barba de chivo, con un anillo gordo en un dedo. Acepta hablar sólo con la condición del anonimato, porque su familia aún vive en el otro lado del río, en Matamoros. Según él, todas las importaciones y exportaciones en el cruce fronterizo están controladas por el Cártel del Golfo, el sindicato mexicano original del crimen que todavía tiene un fuerte control en la esquina noreste del país.

El empresario saca una pluma y dibuja una cuadrícula en una servilleta. “Es así”, dice, marcando cada esquina de cada cuadrado en la cuadrícula. “En cada esquina de cada cuadra, en cada tienda, en cada puente, en cada parque a ambos lados del río, tienen ‘halcones’ que cuentan cuántos camiones pasan, quién los conduce y qué mercancía llevan”. Dice que el cártel cobra una cuota en cada envío que pasa por la frontera. Para gasolina y diésel, la cuota actual es de un peso por litro, yendo y viniendo. “Incluso te dan una factura”, dice. “Puede decir lo que quieras: transporte, mantenimiento, construcción, cualquier cosa. Lo llaman crimen organizado porque está muy organizado”.

Desliza la cubierta protectora de su teléfono. Pegada a la parte posterior, está una nota adhesiva amarilla con un número de teléfono. “Una vez que has pagado, te dan un número de teléfono. Si tienes algún problema, estarán allí para solucionarlo en dos minutos. He tenido que llamar cuatro veces a este número con una pistola en la cabeza”.

Durante la siguiente media hora, el empresario describe una docena o más de estrategias ilegales en torno a la importación y exportación de petróleo y gas entre Texas y México, todo desde el contrabando de diésel marino en barcos camaroneros hasta el tráfico de gasolina como lubricante para evadir aduanas. En cuanto a los huachicoleros, dice que perforar las tuberías es “cosa de niños”. Me dice que mucha más gasolina es robada por personas que no llevan pistolas y nunca se ensucian las manos. Los documentos que autorizan un envío de gasolina desde una instalación de almacenamiento simplemente se copian 20 o 30 veces, dice, y con cada papel falso, un camión cisterna que transporta centenares de miles de pesos fácilmente sale del país. Los hombres sentados en los escritorios con traje y corbata encubren las discrepancias, y si alguna pérdida es demasiado grande para esconderse, siempre pueden culpar a los huachicoleros que el ejército está trabajando arduamente para erradicar. “¿Por qué perforar las tuberías?”, dice, sosteniendo una servilleta en blanco. “Aquí mismo está su documentación”. Es una frase que he escuchado innumerables veces, repetida por casi todos los mexicanos con los que hablé en esta historia: “El verdadero robo ocurre dentro de Pemex”.


Sangre y petróleo: parte dos


Los cárteles de droga en México están evolucionando hacia la industria de la gasolina mientras libran una guerra abierta contra los militares. ¿Podrá el nuevo presidente populista contener el caos?


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Seth Harp

Sangre y petróleo: parte dos

Por Seth Harp

Puedes leer la primera parte de este especial aquí.

En la esquina de un tranquilo café de Puebla, un nativo de Veracruz de 49 años a quien llamaré Ernesto Navarro relata una historia sobre la entrada de Los Zetas en el negocio del robo de gasolina. Navarro, que se jubiló recientemente, se alistó en el ejército mexicano después de la preparatoria y pasó su vida adulta sirviendo en unidades de élite, incluyendo un cuerpo de fuerzas especiales que fue entrenado en contrainsurgencia en el programa militar estadounidense conocido como la Escuela de las Américas. En 2011, mientras trabajaba en la seguridad del estado de Veracruz, el gobernador le asignó un grupo de trabajo que investigaba una célula de Los Zetas en un tramo de la Sierra Madre Oriental, que es conocido como un lugar criminal y fuera del alcance de las fuerzas de seguridad del gobierno. Navarro formó un pequeño equipo de operativos militares, todos auténticos jarochos que podían hablar la jerga y mezclarse con los locales. Se vistieron con ropa vieja y sucia y condujeron un camión destartalado cargado de verduras hacia la sierra, donde pasaron dos semanas viviendo entre la gente, yendo de pueblo en pueblo, haciéndose pasar por vendedores de vegetales mientras recolectaban información, elaboraban mapas y tomaban fotos con una cámara oculta.

Un día, en un pueblo con terracería llamado La Guadalupe, Navarro y su equipo estaban comiendo frijoles y tortillas en una cantina, escuchando a un puñado de criminales bebiendo cerveza en el bar, cuando un camión cargado de marinos se detuvo en la bodega del otro lado de la calle. Navarro estaba confundido. “No era posible”, dice. Los Zetas tenían toda la zona bajo vigilancia; si sus “halcones” hubieran visto una patrulla militar acercándose, todos los narcos habrían desaparecido en las montañas. Mirando más de cerca, vio que los “marinos” descargaban contenedores de gasolina para vender en la bodega. Sus armas eran reales, pero sus uniformes y vehículos eran falsificados, “clonados”, como dice Navarro. “Estos tipos eran puros huachicoleros”, dice. “Acababan de ‘ordeñar’ una tubería”. Fue la primera vez que vio a Los Zetas comercializando con gasolina robada.

En su libro Los Zetas Inc., la académica mexicana Guadalupe Correa-Cabrera documenta las muchas formas en que el cártel ha invadido la industria energética en el noreste de México. “Nunca fueron realmente un cártel de drogas”, me dice Correa-Cabrera. Los Zetas originales eran veteranos de las fuerzas especiales, y ella describe a la organización como un “paramilitar criminal en el negocio transnacional”, como un híbrido de Halliburton y Blackwater. Como ella lo explica, la ventaja competitiva de Los Zetas no fue cultivar marihuana y amapola o idear formas innovadoras de introducir drogas clandestinamente al otro lado de la frontera –fue tomar el control del territorio estratégico con fuerza militar abierta. Una vez que tenían el control de una ciudad o estado, Los Zetas se diversificarían, ramificándose en actividades delictivas como el proxenetismo, la extorsión, el secuestro con extorsión, el robo de armas e incluso la piratería digital, pero nada resultó tan rentable como robar gasolina.

Los Zetas han perdido mucho terreno en la última década, pero el modelo paramilitar que promovieron ahora es estándar entre los principales cárteles de México, que también han seguido el liderazgo de Los Zetas en la explotación de industrias extractivas: La Familia Michoacana ha exportado ilegalmente millones de toneladas de mineral de hierro del puerto de Lázaro Cárdenas; los cárteles de Los Rojos y Guerreros Unidos se aprovechan de la mina de oro Los Filos en Guerrero; y el Cártel del Golfo está robando gas natural de la Cuenca de Burgos. Según Correa-Cabrera, la guerra contra las drogas se ha transformado en un conflicto armado más amplio por el control de los recursos naturales, con múltiples milicias criminales y un estado central débil que compite en minas, puertos y yacimientos petrolíferos. Es un aumento peligroso que sólo hace que los cárteles estén más atrincherados porque ya no dependen de una sola fuente de ingresos. “Teóricamente, se pueden legalizar las drogas”, dice Daniel Lansberg-Rodríguez, un académico que ha estudiado durante mucho tiempo el robo de combustible en México. Pero cuando se trata del comercio ilegal de petróleo y gas, “no hay opción nuclear”.

Una noche del pasado diciembre, llegué a una pequeña casa de ladrillo en un suburbio sórdido, no lejos de la frontera con Texas. La mayoría de los jardines de la cuadra están iluminados con adornos navideños, pero esta casa está oscura, con rosales estropajosos bajo las ventanas. El hombre que vive aquí solía ser un sicario, un asesino de Los Zetas, a quien acordé identificar sólo por su alias, “El Polkas”. Es alto, parece estar en sus 40 y tiene una figura de ogro con una cabeza puntiaguda y un estómago hinchado. Me deja entrar por la puerta principal y desaparece en la habitación de atrás, dándome la oportunidad de mirar alrededor. Hay dos mujeres en el sofá, una de las cuales le da un biberón a un bebé. Hay un árbol de Navidad con regalos debajo y un letrero sobre una puerta corrediza de vidrio que dice “Dios bendiga esta casa”. Huele ligeramente a alfombra mohosa.

Desde la habitación de atrás escucho el sonido inconfundible de un rifle de asalto siendo cargado, como pisar una lata de cerveza. “El Polkas” sale y pone dos armas cargadas en la mesa de la cocina, una AR-15 con una mira y una bolsa plegable, y una pistola semiautomática de 9 mm. Se ha puesto el uniforme de camuflaje de La Marina, la infantería naval de México; también tiene uniformes de la policía federal, estatal, municipal y judicial, todos ellos auténticos, dice, incluyendo tarjetas de identificación.

Al igual que muchos sicarios, “El Polkas” estaba trabajando como oficial de policía cuando el cártel lo reclutó. Como sicario, su único trabajo era llevar a cabo secuestros y ejecuciones. Se le mantuvo bien provisto de armas y municiones, así como del whisky Buchanan’s y grandes cantidades de cocaína. Sólo recibiría información sobre un objetivo –un nombre o una fotografía enviada por mensaje de texto a su teléfono– de camino a un lugar. Los interrogatorios ocurrían en un rancho o en una casa de seguridad. Los cuerpos eran enterrados en una tumba clandestina. Dice que mató personalmente a 32 personas antes de que se saliera de Los Zetas mediante una exención especial del jefe, Heriberto Lazcano. (Por cierto, Lazcano, un ex paracaidista que lideró a Los Zetas desde 2006 hasta su muerte en un tiroteo en 2012, salió de la misma unidad de fuerzas especiales que Navarro). Lazcano permitió que “El Polkas” abandonara el cártel con la condición de que se mantuviera oculto.

“El Polkas” explica que Los Zetas comenzaron a vender gasolina robada alrededor de 2010, cuando el cártel era asediado por rivales y militares. “Todos habían comenzado a pelear”, cuenta. “Estábamos perdiendo dinero”. Los primeros robos fueron secuestros oportunistas de camiones petroleros, pero pronto ingresaron a las tuberías directamente. Lo encontraron extremadamente rentable, sin necesidad de pasar de contrabando el producto a través de la frontera, cada vez más militarizada, de Estados Unidos y con un mercado mucho más amplio que el de las drogas ilegales. “Todo el mundo necesita gasolina”, dice. “Siempre vas a tener clientes. Especialmente si es barato”.

En un arreglo típico, dice, Los Zetas designan a un policía de bajo nivel o policía de tránsito en la nómina del cártel para supervisar a un equipo de huachicoleros, a quienes se les paga de $500 a mil pesos por día para hacer el trabajo sucio y peligroso de las tuberías. Eso es un buen salario para el trabajo manual en México, pero si cometen un error, como perder gasolina al servicio militar o accidentalmente iniciar un incendio, el castigo es la muerte. El “día del jale”, salen en una flota de camionetas robadas que llevan los contenedores de mil litros. La ubicación del objetivo generalmente se basa en un consejo de un empleado de Pemex, un lugar no patrullado por el que se espera que pase un lote de combustible. Si la tubería está enterrada, la desenterran. Si ha sido sellado en concreto, lo cincelan. El “golpeteo bajo presión”, el proceso de perforación de la tubería, es la operación más delicada. Primero sueldan una válvula con una boquilla roscada en la superficie, luego usan una barrena para perforarla. Con gasolina de alta presión lanzándose contra sus rostros, atornillan una manguera en la boquilla y usan la válvula para controlar el flujo. Una vez que la manguera está conectada, les toma menos de un minuto llenar todo el tanque de almacenamiento, un contenedor cuadrado de plástico que cabe en la caja de una camioneta pickup.

Gran parte del combustible robado se descarga en campos comunales conocidos como ejidos, dice “El Polkas”, donde los trabajadores agrícolas se ven obligados a comprar gasolina, lo quieran o no. En los tramos de la autopista lejos de las gasolineras de Pemex, es común ver personas vendiendo botellas y jarras de huachicol a un lado de la carretera, llevando embudos y sifones, usando pañuelos o máscaras de papel contra los humos. “No gano nada de esto”, dice una mujer de 27 años de Orizaba, que vende gas robado de su casa en nombre de Los Zetas. Ella explica el arreglo como una especie de estafa de protección. A cambio de traficar el producto, Los Zetas te permiten vivir tu vida de forma normal. Mientras tanto, estás atrapado con el líquido tóxico e inflamable. “Esto es horrible”, dice. “Huele mal, es terrible, es corrosivo, quema las manos, y tengo miedo de que explote la casa”.

“Es un buen negocio”, dice “El Polkas” encogiéndose de hombros. “Se gana mucho dinero”. Cuando le pregunto cómo se compara la gasolina con los narcóticos, en términos de ingresos generales para Los Zetas, se frota los dedos índices. “50 y 50”, dice. “Es aproximadamente tan rentable como las drogas”.

El conflicto armado entre los cárteles y el ejército de México, que ha durado 12 años, ahora se ubica como la guerra más mortífera del mundo, aparte de Siria. La falta de seguridad, especialmente en el norte y el este del país, fue la principal razón por la cual el Partido Revolucionario Institucional (PRI) no tuvo oportunidad en las elecciones de julio. Tampoco lo hizo el Partido Acción Nacional (PAN), aunque tradicionalmente ha sido el único competidor del PRI. López Obrador los dominó a ambos con el mayor margen de victoria en 36 años. Pero ganar las elecciones fue fácil en comparación con gobernar. Cuando tome el cargo el 1 de diciembre, asumirá el alto mando de lo que Correa-Cabrera y otros observadores llaman una guerra civil moderna.

Fue en 2006 que el entonces presidente Felipe Calderón, con el apoyo y el aliento de George W. Bush, tomó la fatídica decisión de desplegar el ejército y la armada de México por todo el país para luchar contra el crimen organizado. En 2008, Estados Unidos y México firmaron la Iniciativa Mérida, en virtud de la cual Estados Unidos otorgó casi $50 mil millones de pesos en ayuda militar al gobierno mexicano. La idea era aplastar a los cárteles por la fuerza, pero no funcionó así.

Los narcos respondieron con paramilitarización: los sindicatos clandestinos de tráfico de drogas contrataron soldados entrenados e invirtieron en arsenales y vehículos blindados, evolucionando en milicias criminales mucho más poderosas como Los Zetas y el CJNG, que tienen mucho más de $50 mil millones de pesos para gastar y fácil acceso a un mercado negro de armas de fuego en auge, gracias a las regulaciones negligentes en Estados Unidos. Hoy en día, los tiroteos entre los cárteles y las fuerzas armadas pueden ser batallas de infantería urbanas, con ametralladoras y granadas propulsadas por cohetes e incluso helicópteros de ataque descargando en casas de seguridad. En lugares como Reynosa y Tepic, las personas viven con miedo a la siguiente ronda de combates, monitoreando la situación en las redes sociales y evacuando a sus hijos de la escuela tan pronto como comienza el tiroteo.

López Obrador fue elegido, en parte, por mostrar voluntad de cambiar el rumbo, pero no ha establecido un plan de acción detallado. “Cualquiera que te diga que sabe lo que va a hacer, te está engañando”, dice Lansberg-Rodríguez. Mientras los opositores intentan mostrar a López Obrador como otro Hugo Chávez, un dictador izquierdista que arruinará el país, él ha apuntado firmemente hacia el centro desde que perdió por poco la presidencia en 2006 y nuevamente en 2012. Y sólo ganó este año después de reunir un amplia coalición de aliados que Lansberg-Rodríguez compara al arca de Noé; con una base tan mixta para mantener [al pueblo] feliz, el presidente electo de 64 años sólo puede “hacer promesas muy amplias y abiertas con una sonrisa de abuelo”.

Aunque López Obrador se opuso a la privatización de Pemex, indicó que no tratará de deshacer las reformas de libre mercado que ya se implementaron. En cuanto a la seguridad, ha pedido una guardia nacional que fusionará funciones militares y policiales; programas de trabajo y becas para alejar a los niños de los cárteles; despenalización limitada de la posesión de drogas; y alguna forma de amnistía para trabajadores de cártel no violentos y de bajo nivel, como campesinos y vigilantes. Pero no ha respondido a la pregunta fundamental de si, bajo su liderazgo, el ejército de México continuará persiguiendo y eliminando a un jefe de cártel tras otro, en estrecha cooperación con la DEA [Administración para el Control de Drogas] y la CIA [Agencia Central de Inteligencia].

“No se puede combatir el fuego con fuego”, dijo López Obrador durante su campaña. Otro de sus lemas era “abrazos no balazos”. Al mismo tiempo, no ha expresado su opinión en contra de la controvertida Ley de Seguridad Interna, que las Naciones Unidas, Observación de los Derechos Humanos y Amnistía Internacional han denunciado como no apropiada para una sociedad democrática. “Los militares no están entrenados para vigilar”, dice Daniel Wilkinson, un experto en América Latina de Observación de los Derechos Humanos. “Están entrenados para el combate”.

Según un estudio de Paul Chevigny, un profesor jubilado de la Universidad de Nueva York, el ejército mexicano mata a ocho enemigos por cada herido, una proporción muy poco probable en comparación con otras guerras modernas. Eso significa que los soldados mexicanos son los mejores tiradores del mundo, o tienen prácticas de ejecuciones rápidas. “Cuando los atrapan, los matan”, dice “El Polkas”, golpeando sus manos. “Le acaba de pasar a tres amigos míos”.

“El Polkas” dice que los hombres fueron contratados para el robo de gasolina del nodo de ductos en el norte de Tamaulipas. Cada vez que la policía los atrapaba, los sobornaban para salir de la cárcel, hasta que un nuevo contingente de infantes de la Ciudad de México los sorprendió perforando un oleoducto a las afueras de la aldea de San Germán. Saca su teléfono y me muestra fotos del resultado: tres hombres muertos, sus brazos y cuellos profundamente destrozados por balas de alto calibre, su camioneta blanca salpicada de sangre. Encima de los cuerpos hay un par de armas de fuego militares, incluido un Barrett M82, un rifle calibre .50 emitido a los francotiradores del gobierno. “Los soldados plantaron esos”, dice “El Polkas”. “Es una farsa completa”. Dice que sus amigos aún estarían vivos si hubieran tenido dinero para negociar, y relata un incidente reciente en el que los marinos capturaron al segundo al mando del Cártel del Golfo en Matamoros. “Este hombre agarra su teléfono y llama al general. Por $50 mil pesos y 50 kilos de marihuana, lo dejaron ir. También entregó $10 mil pesos que traía con él. Así es como funciona con los militares”. Cuando pregunto qué querrían los soldados con un fardo de marihuana, el rostro de sicario se ilumina con una sonrisa infantil. “Para que el pelotón fume”, dice.

Puedes leer la tercera parte de este especial aquí.


Sangre y petróleo: parte uno


Los cárteles de droga en México están evolucionando hacia la industria de la gasolina mientras libran una guerra abierta contra los militares. ¿Podrá el nuevo presidente populista contener el caos?


POR Staff Rolling Stone México  



Sangre y petróleo: parte uno

Por Seth Harp

Con su sudadera blanca y sus tenis rosas, el hombre sentado en una banca frente a la catedral de Orizaba parece un hombre común de 32 años, pero está hablando sobre asesinar gente. Me dice que lo ha hecho ocho veces y explica el tipo de cosas que, en su línea de trabajo, mata a una persona. “Por pasados de listos. Andan machín. Andan de cabras. Te obliga a quebrártelos”. Y detalla sus métodos: “Primero, se les da su paliza”, dice. “Entonces, se les da su tiro de gracias. O los torturas, y te dicen lo que saben, con quién han estado hablando. Utilizas cuchillos, un hacha, lo que tengas a la mano. Un machete. Este negocio en el que estamos comprometidos te obliga a hacer eso. Esa es la vida que vivimos”. No es la vida de un narcotraficante que él describe, aunque esta parte de México está dominada por el crimen organizado. Él no produce ni transporta drogas, y nunca ha contrabandeado nada al otro lado de la frontera. Es el jefe de campo de una mafia que roba gasolina, una de las aproximadamente seis que se encuentran aquí en la desértica Sierra Madre Oriental. Su banda de 25 ladrones de combustible viaja en cinco camionetas con tanques de almacenamiento de mil litros y una pila de herramientas, perforando grifos ilegales en tuberías subterráneas. Venden el producto robado a taxistas, compañías de autobuses y camioneros con un descuento significativo del precio de las gasolineras operadas por Pemex, la compañía petrolera nacional. En un buen día, dice, puede ganar más de $200 mil pesos.

“La forma en que lo veo es que esta es mi ciudad”, dice. “La gasolina que pasa por aquí es mía”. Los ladrones de combustible, conocidos como huachicoleros, siempre han existido en México, un país con una gran riqueza petrolera y una rica tradición de vandalismo social. En el pasado, los huachicoleros típicos eran pequeñas bandas de criminales, Robin Hoods en gran parte inofensivos, que operaban silenciosamente y se ganaban la buena voluntad de la gente repartiendo cubos de gasolinera gratuitos y patrocinando desfiles y festivales en aldeas pobres. Las baladas con acordeón celebraban el estilo de vida huachicolero y los huachicoleros incluso tenían su propio santo patrón, el Santo Niño Huachicol, una especie de niño Jesús representado con una manguera y un bidón.

Todo eso ha cambiado en los últimos años, a medida que los cárteles de tráfico de drogas en México han evolucionado para monopolizar todas las formas de crimen, incluido el robo de combustible, expulsando a operadores más pequeños con tácticas paramilitares perfeccionadas en la guerra contra las drogas. La gasolina del mercado negro es ahora una economía de miles de millones de dólares y las mafias de la gasolina están ganando poder por sí mismas, lanzando un acelerador volátil sobre la sucia mezcla de drogas y armas que ya ha matado a unos 200 mil mexicanos en la última década. El año más violento en la historia registrada de México fue 2017, y algunos observadores ahora dicen que el conflicto tiene tanto que ver con el petróleo como con los narcóticos.

Pemex es una de las compañías petroleras más grandes del mundo, un extenso complejo de energía en todo el país con ingresos brutos de más de $2 billones de pesos. Legalmente, la riqueza petrolera del país es propiedad de la gente; durante décadas, Pemex fue un elefante blanco del efectivo del gobierno, financiando inversiones en infraestructura y generosos programas sociales incluso a pesar de que los impuestos se mantuvieron bajos. Pero con la producción en declive desde 2010 y el robo de combustible en aumento, Pemex ahora es un drenaje neto en la tesorería federal. “Hemos tenido que tomar del banco central $110 mil millones de pesos cada año para la empresa petrolera durante los últimos cuatro años”, dice Manuel José Molano Ruiz, economista del Instituto Mexicano de la Competitividad. “Es un grave daño para los fondos públicos, dinero del bolsillo de cada mexicano”.

En respuesta, una coalición política encabezada por el presidente, Enrique Peña Nieto, puso fin recientemente al monopolio de la compañía y abrió la industria de la energía a la inversión extranjera privada. Por primera vez en la historia moderna, las corporaciones petroleras multinacionales se están mudando, arriesgando la situación de seguridad inestable para tener la oportunidad de obtener una parte de las reservas de México, un estimado de nueve mil millones de barriles de petróleo crudo y 15 billones de pies cúbicos de gas natural. La necesidad de proteger la infraestructura energética de la nación le ha dado al gobierno mexicano una segunda crisis de seguridad paralela a la actual guerra contra las drogas. El pasado diciembre, Peña Nieto firmó la Ley de Seguridad Interna, que otorga al ejército mexicano la autoridad para vigilar al país, una medida que puede describirse justamente como ley militar.

Ambas políticas han demostrado ser extremadamente impopulares, con algo así como el 80% de los mexicanos que se oponen al control extranjero sobre lo que ellos consideran su patrimonio nacional. En una histórica elección presidencial celebrada el 1 de julio, los mexicanos votaron por Andrés Manuel López Obrador, una especie de Bernie Sanders mexicano: un socialista de pelo blanco que ha pasado toda su carrera política quejándose de la influencia del dinero en la política. Vive en una casa unifamiliar, conduce un auto viejo y camina por las calles sin guardaespaldas –un gesto que irrita incluso a sus seguidores, ya que más de 100 políticos fueron asesinados en México durante el ciclo electoral de 2018.

Los últimos tres presidentes de México fueron centristas favorables a las empresas que promovieron el libre comercio y la estrecha cooperación militar con Estados Unidos. López Obrador ha criticado la privatización de Pemex y quiere separar la seguridad de México de la guerra contra las drogas liderada por Estados Unidos. También se ha comprometido a tratar el delito abordando las causas principales, que dice son pobreza y corrupción gubernamental. En un video de campaña, López Obrador se para frente a una estación de Pemex, que según dice está dirigida por una “mafia de poder”, y afirma que, por cada barril de gasolina robado por los huachicoleros, 10 funcionarios de alto nivel se roban 10 barriles en Pemex y el gobierno. “Tenemos que castigar a los huachicoleros de bajo nivel”, dice, “pero también a los huachicoleros de cuello blanco”.

El hombre de los tenis rosas me ha encontrado en este pintoresco pero peligroso pueblo de montaña para dar un relato de información infiltrada sobre las guerras petroleras de las pandillas. Él dice que tiene informantes dentro de Pemex y ha comprado a los policías en los cinco municipios alrededor de Orizaba. Sin embargo, las patrullas militares son una amenaza constante. No hace mucho, dice, dos camiones cargados de infantes de marina mexicanos lo sorprendieron a él y a su pandilla cerca de Maltrata, un pueblo en las montañas al oeste de Orizaba. “13 de mis muchachos murieron, junto con dos soldados”, dice. “Salimos de allí, pero perdimos la carga”. Mientras hablamos, vigila nuestro entorno desde debajo del borde de su gorra de béisbol, guardando silencio cada vez que alguien pasa caminando. “Al principio, tienes miedo”, dice. “Pero terminas perdiendo todo el miedo y te empieza a gustar, especialmente después de sobrevivir un tiroteo”.

Su pandilla no tiene nombre, y él no pertenece a Los Zetas, el cártel que domina este estado, pero una vez al mes paga un tributo de $200 mil pesos para robar gasolina. El corazón de la economía huachicolera está a una hora en auto, en una región del centro de Puebla conocida como el Triángulo Rojo, donde se cruzan docenas de oleoductos. Los Zetas solían controlar el Triángulo Rojo, pero últimamente la potencia en ascenso en México, el Cártel de Jalisco Nueva Generación, o CJNG, ha tomado el control. Cada pocos días, aparecían cuerpos mutilados en las ciudades de Acajete, Acaczingo, Quecholac, Tepeaca y Palmar de Bravo, en el Triángulo Rojo, los cadáveres eran golpeados y desmembrados, algunas veces con el rostro desollado –una firma del CJNG. El 29 de marzo, la policía encontró un cuerpo de un hombre junto a la carretera Puebla-Orizaba con una nota clavada en su espalda con una daga. Sólo revelaron que la nota contenía una amenaza contra los huachicoleros locales y fue firmada por el CJNG. “Puebla era uno de los lugares más pacíficos de México hasta que llegó el CJNG”, dice Claudia Lemuz Hernández, directora editorial de Municipios Puebla. “Ahora, cuando sales por la mañana, la policía no puede garantizar que no te toque un tiroteo”.

La mayoría de los analistas consideran al CJNG, bajo su líder secreto, Nemesio Oseguera Cervantes, alias “El Mencho”, como el cártel de drogas más poderoso en México, y las reservas de petróleo y gas del país representan una fuente potencial de riqueza mucho mayor que la de los narcóticos ilegales. El CJNG se ha estado expandiendo hacia el estado de Guanajuato, otro territorio denso en ductos, pero la mafia de la gasolina independiente no parece intimidada. El otoño pasado, el jefe huachicolero local, conocido como “El Marro”, publicó un video en YouTube en el que amenaza descaradamente a los secuaces de “El Mencho”. “Los vamos a sacar a la mierda de aquí, de nuestro estado”, dice “El Marro” en el video. Detrás de él, casi un centenar de huachicoleros –todos vestidos de negro con chalecos antibalas y pasamontañas– gritan y silban, blandiendo un arsenal de armamento militar. “En cuanto quieran, aquí estamos, hijos de su puta madre”, grita sobre el sonido de docenas de armas disparando al aire.

Desde su fundación hace 80 años, Pemex ha sido un símbolo nacional de soberanía petrolera, su logotipo rojo, blanco y verde es tan familiar como la bandera mexicana. Las compañías petroleras británicas y estadounidenses no han sido bienvenidas en México desde que fueron expulsadas tras la revolución populista de 1910, generando un profundo resentimiento por abusar de los funcionarios y sindicatos del gobierno, pagando a los trabajadores mexicanos salarios más bajos que a los anglosajones y expatriando sus ganancias a Londres y Nueva York. Pemex se fundó con la idea nacionalista de que los mexicanos serían los mismos responsables del desarrollo de la riqueza petrolera de México, y las ganancias se utilizarían para beneficiar al país en su conjunto. Eventualmente creció más que Gazprom, la compañía petrolera estatal rusa, pero siempre ha tenido problemas de malversación interna y sobrecontratación. “El gobierno corporativo es pobre”, dice Duncan Wood, director del Instituto de México en el Wilson Center. “Está desorganizado. Hay pequeños feudos dentro de él. Llegan a acuerdos con el crimen organizado y se hacen de la vista gorda”. Patrick Corcoran, un analista de InSight Crime, lo explica de manera más concisa: “Pemex es una enorme fuente de ingresos, plagada de corrupción”.

Las estimaciones varían, pero los ladrones consiguen alrededor de 23,500 barriles de combustible por día. Molano Ruiz dice que el robo de gasolina en esa escala no es técnicamente posible sin la asistencia de expertos de Pemex, que suministran a los huachicoleros de mapas de redes de tuberías, información sobre cuándo esperar que fluya el combustible y las herramientas y partes necesarias, incluidas válvulas especializadas. “No es como que puedas comprar eso en las ferreterías”, dice. Entre 2006 y 2015, 135 empleados de Pemex fueron arrestados en relación con el robo de combustible. Un ingeniero cobraba $24 mil pesos por cada extracción ilegal que supervisaba.

Donde hay un robo de tubería, hay incendios y derrames. El huachicolero con el que me encontré en Orizaba me dice que una vez, cuando su tripulación no supo cómo cerrar un grifo perforado, simplemente desconectaron la manguera y la dejaron derramar gasolina en el suelo. “Es muy arriesgado”, dice. “En cualquier momento puede haber una chispa, una explosión”.

En julio de 2017, un grifo ilegal al noroeste de la Ciudad de México se rompió y disparó un chorro de gasolina de nueve metros, empapando casas y campos antes de que los trabajadores de Pemex lo controlaran, aunque no antes de que el río Aculco estuviera gravemente contaminado. En marzo de 2016, 20 personas murieron después de que un camión cisterna se volcara durante un robo fallido y explotara. Uno de los peores incendios de oleoductos registrado ocurrió en diciembre de 2010, en San Martín Texmelucan, la cuna de los huachicoleros. Después de que torrentes de gasolina inundaron la ciudad, una chispa convirtió las calles en ríos de fuego. La nube de humo tóxico era tan grande que la NASA lo fotografió desde el espacio. 29 personas murieron, incluidos 13 niños. El gobierno culpó a Los Zetas.

La solución de Peña Nieto fue poner fin al monopolio de Pemex y abrir la industria energética a las corporaciones extranjeras, que él y sus aliados consideran inherentemente más eficientes y menos susceptibles a la corrupción que una empresa estatal. Les llevó cinco años enmendar la constitución e implementar un marco de libre mercado; “la madre de todas las reformas”, como lo expresa Wood; una oportunidad que las empresas estadounidenses han estado “anhelando durante 80 años”, dice Corcoran, pero la privatización ya está hecha. Aun cuando la violencia se disparó en 2017, gigantes multinacionales como Exxon Mobil, BP y Royal Dutch Shell ya se estaban instalando; la fractura hidráulica estaba en auge en las formaciones de roca de esquisto al sur de Texas; y el gobierno estaba subastando los derechos de exploración en aguas profundas en los consorcios de Wall Street. Se suponía que las reformas reducirían los costos en las gasolineras, pero terminaron haciendo lo contrario. La ira del público ante los aumentos de precios se convirtió, ocasionalmente, en disturbios y contribuyó a la elección de López Obrador.

Es difícil saber qué sucede dentro de Pemex, pero hay dos números importantes a considerar. El primero es $30 mil millones de pesos. Esa es la cantidad estimada de productos que los huachicoleros roban anualmente. El segundo es $365 mil millones. Eso es cuánto ha perdido Pemex, en promedio, por año, desde 2013. Las ineficiencias ciertamente contribuyen, pero los auditores del gobierno han señalado más de un centenar de contratos que Pemex ha emitido en los últimos años, que ascienden a más de $200 mil millones en presunto fraude. Las pérdidas tan grandes dan crédito a las acusaciones de López Obrador de que, por malo que sea el problema del robo de gasolina a nivel de la calle, los enfrentamientos desenfrenados pueden ser sólo un síntoma superficial de una batalla campal que generalmente tiene lugar en salas de juntas con aire acondicionado. “Todos meten la mano a la alcancía”, dice un ex funcionario de Pemex que pidió no ser identificado. “Estás tocando el talón de Aquiles de México”.

Puedes leer la segunda parte de este especial aquí.


AMLO, presidente


La difícil realidad de gobernar, una nueva etapa al alegre momento de la transición política.


POR Juan Manuel Becerril de la Llata  



Foto: cortesía Presidencia de la República

AMLO, presidente

Que no quede ninguna duda: Andrés Manuel López Obrador es ya de facto el actual presidente de México. Él dicta la agenda del día, toma las decisiones importantes en el país y su casa de la colonia Roma (y no la presidencial de Los Pinos) y recibe la visita de los factores reales de poder.

Muy pocos recuerdan todavía que Enrique Peña Nieto es constitucionalmente el presidente hasta el primero de diciembre. Han pasado ya dos meses posteriores a esa inédita elección presidencial del primero de julio de 2018, donde un tsunami electoral generado por el efecto López Obrador recorrió todo el país, causando una avasalladora victoria para su partido Morena, tanto en la votación presidencial, como en la enorme mayoría de gubernaturas locales en juego, senadurías, diputaciones federales, legislaturas locales y alcaldías. Hubo carro completo pues, como no se veía en México desde hace muchas décadas, quizá en la última época vigorosa del priísmo nacional.

AMLO supo aprovecharse a la perfección de una larga candidatura presidencial de casi 12 años ininterrumpidos, recorriendo plaza tras plaza todos los rincones de la nación, sumado ello al enorme descontento popular tras un sexenio catastrófico de Enrique Peña Nieto, donde la corrupción, la impunidad y la inseguridad fueron la marca de la casa. La coyuntura fue perfecta y el resultado fue explosivo para el PRI y el PAN.

Los índices de aprobación del tabasqueño son enormes, su porcentaje de votación del 53% es un récord moderno y cuenta con un muy grande “bono democrático” por la confianza ciudadana puesta en sus manos para generar eso que él ha denominado “la cuarta transformación del país”. Pero, la historia reciente nos demuestra que no es lo mismo ser candidato que ser presidente. Quizá Vicente Fox es el ejemplo perfecto de ello. Las promesas de campaña fueron muchas, ambiciosas y a grupos muy distintos, quizá hasta y antagonistas en algunos casos, como con los maestros del SNTE y la CNTE. La función más importante de un presidente además de darle gobernabilidad a una nación, es el administrar los recursos materiales y humanos con que se cuentan para los proyectos de país, y es ahí mismo donde se atraviesa a veces la realidad de que cada promesa debe plasmarse en números, y estos no cuadran siempre entre lo que se quiere y lo que se tiene. “La cobija no alcanza para todos”, como se dice popularmente.


Peña: siempre tarde


Enrique Peña Nieto hace gala de su reloj descompuesto mientras Melania Trump aprende una lección.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Wikimedia Commons / Presidencia de la República.

Peña: siempre tarde

Hay personas que son víctimas del escarnio público una vez y aprenden la lección para evitar una segunda. Melania Trump visitó esta mañana un centro de detención infantil en Texas. Su viaje se da a menos de 24 horas después de que su esposo diera marcha atrás a la política de separación de familias. Buen timing, considerando que mientras la medida estaba en pie, Melania tomó distancia y repudió la medida.

Hace unos meses vimos a la primera dama visitar la zona afectada por el huracán Harvey en unos tacones de aguja que fueron objeto de burla durante días. Esta vez, la esposa de Trump llevó unos tenis blancos y se ahorró la horda de memes que esperan cualquier movimiento en falso para desatarse. ¡Bien Melania, vas mejorando!

Por otro lado, tenemos a Enrique, el hombre más bulleado por las redes en los últimos seis años. Me gusta llamarle “El príncipe del timing”.

Recuerdo que en agosto de 2016, mientras Estados Unidos vivía lo mejor de sus campañas, México perdía a Juan Gabriel. Yo estaba en el Palacio de Bellas Artes cubriendo las honras fúnebres populares, cuando una alerta sonó en los teléfonos de los colegas estadounidenses: “Trump is comming to Mexico tomorrow. Peña Nieto invited him”. Todos nos vimos con absoluta confusión.

Al día siguiente, México recibía en Los Pinos al hombre que emprendió una campaña de descalificativos en contra del país y la portó como bandera durante toda la campaña. Algo estaba mal. Algo no funcionó en esa ecuación. Ese es el gran fallo de Peña: el timing.

La respuesta que todos esperábamos del mandatario llegó dos años tarde, cuando publicó un video en el que aseguraba que nada se pondría por encima de la dignidad de México. Días más tarde, este tuit:

Vaya burla… Después de dos años de humillaciones, el presidente de todas y todos los mexicanos decide ser firme.

Ayer, en medio del escándalo por la separación de familias detenidas en la frontera me vi sorprendido por la pronta respuesta del presidente de Costa Rica ante esta situación. Sí, Costa Rica, que ni vela tiene en este entierro. La única respuesta del gobierno mexicano había sido emitida por el secretario de Relaciones Exteriores. Luis Videgaray había desestimado la gravedad de la situación en la frontera norte al considerar que los niños separados de sus padres no eran más del 1%. Justo el comentario que esas familias esperaban.

Revisé la cuenta de twitter de Peña y vi que su último tuit era este:

https://twitter.com/epn/status/1009285513164050432?s=21

El escenario era penoso, pero se volvió ridículo cuando Enrique Olvera, uno de los chefs mencionados en el tuit respondió:

Peña permaneció en silencio, y durante ese periodo de inactividad, Donald Trump tuvo tiempo de echar atrás su medida y hacer gala de su “compasión”. El rechazo de Enrique Peña Nieto llegó por la tarde, en la toma de posesión del presidente de Concanaco. Ahí, en una transmisión en circuito cerrado, el mandatario condenó cualquier trato inhumano hacia los migrantes.

Cuéntanos, Peña ¿quién es el encargado de tu timing político? Y cuando nos respondas dinos también ¿por qué no lo has corrido? Mientras el presidente intenta acertar en sus márgenes de tiempo, solo hay una cosa que nos puede alegrar: Melania ya aprendió (que le dé unas clases a EPN).


Frente Ciudadano, ¿por México?


Se ha dicho por décadas en la ciencia política tradicional que la razón de ser de toda agrupación política es ‘per se’, luchar por conservar y expandirse en el poder.


POR Staff Rolling Stone México  



Frente Ciudadano, ¿por México?

Por Juan Manuel Becerril de la Llata

Bajo ese dicho, se incluye la posibilidad de ejercer una astucia conservadora, para cambiar las cosas y eventualmente llegar de nuevo como en círculo al punto de partida. Todo lo que sea por ello. Ya así lo había dejado entrever el Príncipe de Lampedusa, en su famosa novela El Gatopardo, donde plasmó su idea central de que para conservar el poder, a veces “había que cambiar para que todo siguiera igual”.


Algunos de los partidos políticos de oposición en México (PAN, PRD y Movimiento Ciudadano), ante un riesgo inminente de perder sus cotos de poder o rezagarse en la carrera presidencial, parece que han aprendido de esas ideas y las aplican hoy día como instrumento de supervivencia política.

Nadie duda de que hay un candidato puntero actualmente y es el señor Andrés Manuel López Obrador. La mayoría de encuestas calificadas lo ponen en un claro primer lugar a esta fecha, con un porcentaje de votos cautivos de alrededor de un tercio del padrón electoral. Parte de su éxito ha sido su eterna carrera presidencial, su carisma como político fuera de lo tradicional y el desencanto que ha gene-ado este sexenio Peñanietista, pues todo ello ha sido caldo fértil para cultivar quizá la más sólida de las aventuras electorales del tabasqueño.


Carlos Santana y Javier Bátiz: el reencuentro que no fue


La última noche del festival brilló con la presencia de dos leyendas de la música mexicana.


POR Staff Rolling Stone México  



La última noche del festival brilló con la presencia de dos leyendas de la música mexicana.

Carlos Santana y Javier Bátiz: el reencuentro que no fue

Por Natalia Cano

Fotos: Salvador Bonilla

Lo que se vislumbraba como un reencuentro histórico entre Carlos Santana y Javier Bátiz sobre el escenario, se quedó tan sólo en una breve reunión en los camerinos de Cumbre Tajín. No obstante las expectativas que público y organizadores del festival músico-cultural tenían de la última jornada, los dos legendarios guitarristas actuaron cada uno por su lado.

“No me causa ningún sentimiento que no nos hayamos juntado sobre el escenario, yo vivo mi vida padrísimo, toqué de poca madre, estoy cansadísimo… Mañana tengo que regresar a Tijuana a seguir trabajando en mis disco, y nadie vivimos del otro, cada quien hace sus cosas”, dijo Batiz en entrevista, luego de su participación en la quinta y última jornada del festival veracruzano.

La historia entre Carlos Santana y Javier Bátiz se remonta a hace más de 40 años, cuando el ganador de varios Grammy y Latin Grammy fuera discípulo del guitarrista tijuanense, considerado uno de los precursores del rock en México. Se conocieron en la norteña ciudad de Tijuana a finales de la década de 1950, luego de que la madre del músico jalisciense escuchó tocar a Bátiz y le pidió que le enseñara a su hijo algunas técnicas.

“Estamos muy agradecidos de estar hoy aquí… Que el cielo se abra y los ángeles bendigan el reconocimiento de tu propia luz”, dijo Santana emocionado, tras interpretar su famosa versión del mambo clásico de Tito Puente “Oye como va”.

La presentación del guitarrista de origen mexicano incluyó algunos de sus más grandes éxitos como la versión del tema de Fleetwood Mac, “Black Magic Woman”, “Maria Maria”, “Foo Foo”, “Jingo”, “Smooth” y “Corazón espinado”, tema que dedicó a su esposa, la baterista Cindy Blackman, quien fue parte de la banda de Lenny Kravitz y que ahora integra la agrupación que lo acompaña.

Maldita Vecindad subió al escenario previo a Santana, momento en el que convocó a los asistentes a hacer círculos de paz y baile, y se manifestó a favor de la libertad de expresión y a la no privatización del agua potable en el país.

Durante su presentación, la agrupación integrada por el vocalista Roco Pachucote, el guitarrista Enrique Montes “Pato”, el bajista Aldo Acuña y el saxofonista Eulalio Cervantes “Sax” dedicó su canción “Don Palabras” a la periodista Carmen Aristegui, y a los 11 reporteros asesinados en el estado de Veracruz en los últimos cuatro años.

Maldita Vecindad también recordó a los 43 estudiantes normalistas de Ayotzinapa desaparecidos, a quienes dedicó la canción “Un poco de sangre”, al tiempo en el que sobre la pantalla fue proyectada la icónica imagen de los 43 jóvenes de la escuela normal guerrerense.

El cierre de la maratónica jornada musical estuvo a cargo de El Tri, ocasión en la que Alex Lora, aprovechó para unirse a los gritos de protesta en contra de la corrupción de los políticos mexicanos.

La imagen del presidente mexicano Enrique Peña Nieto fue proyectada en la gigantesca pantalla al fondo del escenario, mientras Lora interpretaba el tema “Abuso de autoridad” enfundado en una máscara de luchador con una mano que mostraba su dedo medio.

En el repertorio del Tri estuvo integrado por canciones como: “Chavo de onda”, “María Sabina”, “La raza más chida”, “Triste canción”, “Todo me sale mal”, “Las piedras rodantes” y “ADO”.

La participación de Javier Bátiz también fue una de las más celebradas durante la velada. El músico estuvo acompañado por su hermana Baby Bátiz y algunos de sus alumnos de su natal Tijuana.

En su repertorio, “El Brujo” incluyó las canciones “Shanina” y su versión de “Lucille” de Little Richard, además de dos temas nuevos que formarán parte del álbum que el músico prepara para lanzar en este 2015.

El Tri en Cumbre Tajín 2015

Picture 1 of 25

Fotos de Salvador Bonilla.

APP 142 marzo



El Partido Revolucionario Institucional defiende y destaca el trabajo de Rosario Robles en SEDESOL


La dirigencia nacional del partido aseguro que el gobierno federal ha combatido de manera eficaz la marginación y la pobreza.


POR Staff Rolling Stone México  



La dirigencia nacional del partido aseguro que el gobierno federal ha combatido de manera eficaz la marginación y la pobreza.

El Partido Revolucionario Institucional defiende y destaca el trabajo de Rosario Robles en SEDESOL

Según informó el diario La Jornada, el gobierno federal emitió un comunicado de prensa en el que defendió y destacó el trabajo de Rosario Robles, titular de la Secretaría de Desarrollo Social, tras una serie de polémicas declaraciones en las que se reveló que el apoyo económico del programa Oportunidades se limitará a familias con un máximo de tres hijos.

César Camacho Quiroz, líder del PRI, aplaudió el esfuerzo y compromiso de Robles Berlanga, quien se encuentra al frente de la nueva política social propuesta por el presidente Enrique Peña Nieto, logrando un “sensible incremento” en la población beneficiada por los programas sociales del gobierno federal, en especial las comunidades indígenas.

“De igual manera, la Cruzada Nacional contra el Hambre registra importantes avances”, menciona el comunicado.

El texto también señaló que el Partido Revolucionario Institucional que existe un fructífero diálogo entre el poder Ejecutivo y Legislativo, el cual coadyuvará a realizar mejoras en las políticas públicas de desarrollo social.

“La rendición de cuentas robustece la democracia e imprime mayor eficacia al quehacer gubernamental”, concluyó el comunicado.


RS 132. Mayo 2014


Beck, Elton John,Taylor Momsen,Fleetwood Mac, Enrique Peña Nieto, Nirvana, KISS, Boy George, The Heartbreakers, Maynard James Keenan, Mad Men, X-Men, Godzilla, Miguel “El Piojo” Herrera y más…


POR Staff Rolling Stone México  



Beck, Elton John,Taylor Momsen,Fleetwood Mac, Enrique Peña Nieto, Nirvana, KISS, Boy George, The Heartbreakers, Maynard James Keenan, Mad Men, X-Men, Godzilla, Miguel "El Piojo" Herrera y más...

RS 132. Mayo 2014

Rock & Roll: El retorno de Beck
Sobre su recuperación de la lesión que casi le cuesta la carrera

El retorno de la obra maestra de Elton John
El cantante habla sobre las caóticas sesiones para ‘Goodbye Yellow Brick Road’


Cine: La película de arte más sucia
Shia LaBeouf y Lars von Trier hacen equipo para la perturbadoramente explícita cinta ‘Nymphomaniac

P&R: Taylor Momsen
La ex ‘Gossip Girl’ nos habla sobre desnudarse, amar Nirvana y el nuevo y pesado LP de su banda

Televisión: El ‘juego’ más sangriento
Los años de guerra, traición y asesinato han cobrado su cuota. Incluso los ganadores en ‘Game of Thrones’ están pagando el precio

Christine McVie: De vuelta con Mac
La cantante vuelve tras 16 años para gira mundial con la alineación clásica de Fleetwood Mac

Murmullos del Honky Tonk: La infernal caleta
La caleta es una pincelada arquitectónica que incluyen en sus casas, de manera clandestina, los narcotraficantes colombianos
Por Jordi Soler

Asuntos Internos: Por las buenas o por las malas
¿Por qué la prisa por aprobar las leyes secundarias?
El Estado quiere tener el control de tu comunicación personal en la web
Por Felipe Soto

Peña Nieto
“El reformador”… Incompleto
El presidente Peña Nieto lucha para que ningún crimen político o rebelión social se atraviesen en su sexenio y se interpongan en su intento para llegar con honores a los libros de Historia (que ahora sí leerá) como “El Reformador” que México necesitaba. Por ahora, dicen, va en la ruta directa. Veremos si EPN es un sucesor de los ideales salinistas o de la disciplina económica zedillista. O una mezcla de ambos
Por Enrique Hernández Alcázar

Nirvana y KISS al salón de la fama
Dos influyentes bandas encabezan la clase de 2014

Boy George
La estrella pop más extravagante de los años ochenta está sobrio, atlético y finalmente haciendo música otra vez

El supremo rock & roll
‘Hypnotic Eye’, el estridente regreso de The Heartbreakers al estudio

El gurú del art rock
Maynard James Keenan hace del vino su terapia

Don Draper deja que sangre
El publicista trata de revertir su espiral descendente mientras ‘Mad Men’ comienza su última temporada

Una demente idea se transforma en realidad
‘X-Men’: un universo en donde mutantes del pasado y presente colisionan

El rey de los monstruos está listo para reaparecer
Después de casi 10 años ‘Godzilla’ llegará a las pantallas de cine justo para celebrar el aniversario número 60 de la existencia de uno de los íconos consentidos de los amantes del género

El pilar de la selección
Miguel “El Piojo” Herrera hace a un lado la presión de su trabajo como director ténico de la selección mexicana para tener una plática casual y reveladora
Por Adolfo Díaz “Rufo”

Nuestras recomendaciones de libros, cine, blu-rays, videojuegos y discos


La reacción mundial ante la muerte de Chávez


América Latina y el mundo entero reaccionó a la muerte del mandatario venezolano


POR Staff Rolling Stone México  



América Latina y el mundo entero reaccionó a la muerte del mandatario venezolano

La reacción mundial ante la muerte de Chávez

Los mensajes y condolencias sobre la muerte de Hugo Chávez se dieron en todos los países y sectores políticos, desde Barack Obama hasta Evo Morales, inclusive presidentes como los de Argentina y Bolivia, anunciaron su viaje a la capital venezolana para dar el pésame a los familiares, mientras que países como Chile, Argentina, Uruguay, Colombia y Paraguay decretaron 3 días de luto nacional.

La Agencia Cubana de Noticias, compartió un comunicado del gobierno de Cuba, el cual manifestaba que “con hondo y lacerante dolor, nuestro pueblo y el gobierno Revolucionario han conocido del deceso del Presidente Hugo Chávez Frías y se aprestan a rendirle sentido y patriótico homenaje”. Por su parte, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, dijo que “en estos delicados momentos los Estados Unidos reafirman su apoyo al pueblo venezolano y nuestro interés en desarrollar una relación contractiva con su gobierno”.

El mensaje de Evo Morales, presidente de Bolivia, fue mucho más emotivo debido a su cercanía con el mandatario. “Mi hermano solidario, mi compañero revolucionario y latinoamericano que luchó por su patria, por la patria grande como es Simon Bolívar” […] sentimos que Chávez está más vivo que nunca”.

Dilma Roussef, presidenta de Brasil, indicó que aunque a veces disintieron, la muerte de Chávez fue “lamentable, infeliz y triste”. El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, también recalcó que pese a sus diferencias “desde los primeros días de mi mandato decidimos poner de lado esas diferencias para concentrarnos en el bien superior de Colombia y Venezuela”. Los gobiernos de Ecuador y Nicaragua también expresaron su pesar y reconocieron a la figura de Chávez. En México, las reacciones no se hicieron esperar, los principales partidos políticos, así como distintos secretarios de Estado y la Presidencia de la República lamentaron la muerte de Chávez.

La clase política mexicana recurrió a Twitter para manifestar sus condolencias. Enrique Peña Nieto escribió lo siguiente en su cuenta de Twitter: “Lamento el fallecimiento del presidente Hugo Chávez. Mis más sentidas condolencias a su familia y al pueblo venezolano”. Por otro lado, el secretario de Relaciones Exteriores, José Antonio Meade Kuribreña mandó el siguiente mensaje en la red social “Mi más sentido pésame al gobierno y pueblo de Venezuela por el fallecimiento del Presidente Hugo Chávez”. Miguel Ángel Osorio Chong manifestó que “Lamento el fallecimiento de Hugo Chávez Frías, Presidente de la República Bolivariana de Venezuela”. También hubo mensajes del coordinador del PAN en el Senado, Ernesto Cordero; del coordinador del PRI en la Cámara de Diputados, Manlio Fabio Beltrones; de Felipe Calderón, Miguel Ángel Mancera, y Andrés Manuel López Obrador.

En la embajada de Venezuela en México se ondearon las banderas de ambos países y llegaron grupos afines al gobierno chavista. La mayoría eran mexicanos, pero también habían unos cuantos venezolanos abrazados a su bandera. Se colocaron flores, velas y pancartas en la entrada del edificio.


Cuarto comunicado del EZLN


El Subcomandante Marcos entrega la cuarta parte de su comunicado ‘Ellos y Nosotros’


POR Staff Rolling Stone México  



El Subcomandante Marcos entrega la cuarta parte de su comunicado 'Ellos y Nosotros'

Cuarto comunicado del EZLN

Ayer, el EZLN dio a conocer la tercera parte de la serie de comunicados Ellos y Nosotros, donde el Subcomandante Marcos reproducía el diálogo entre un “Señor” y sus capataces, en la que de manera satírica discute porqué no han podido “aniquilar” a los indígenas después de más de 500 años.

La parte dos fue el comunicado gráfico del Subcomandante en respuesta a la Cruzada Nacional contra el Hambre, y la primera parte de Ellos y Nosotros fue publicada el 20 de enero en el blog Enlace Zapatista.

Hoy llega la cuarta parte de este comunicado, titulado “Los dolores de abajo”. En este escrito el Subcomandante Marcos pide al lector imaginar supuestos en los cuales es distinto; en color de piel, cabello, oportunidades, etc. y las injusticias que de esto derivan.

A continuación el comunicado completo:

ELLOS Y NOSOTROS.
IV.- Los dolores de abajo.
Enero del 2013.

¿Cuántas veces no nos ha parado en la calle una patrulla por el delito de
“portación de cara” sospechosa o cresta y después de unos golpes y de ser
extorsionados nos dejan ir?

“Represión y Criminalización”, Cruz Negra Anarquista-México. Enero/2013

– ¿Y a la gente joven que ahora mismo ven en ti un héroe y un ejemplo de
una persona que ha sido injustamente castigado por un sistema represor? –

– Que héroe, no. Que héroe es cada uno de los jóvenes que salen cada día a
la calle a organizarse a cambiar esta sociedad injusta y este sistema
económico, político. Y se organizan, se defienden… Que no teman, que el
miedo va a cambiar de bando –

Alfonso Fernández, detenido en prisión a raíz del 14N, en el Estado Español,
entrevistado por Shangay Lily, en Kaos en la Red. enero del 2013.

“Es necesario un enemigo para darle al pueblo una esperanza. (…) Ahora
bien, el sentimiento de la identidad se funda en el odio hacia los que no son
idénticos. Hay que cultivar el odio como pasión civil. El enemigo es el
amigo de los pueblos. Hace falta a quien odiar para sentirse justificados en
la propia miseria. Siempre. El odio es la verdadera pasión primordial.”

Umberto Eco. El Cementerio de Praga.

¿Dónde y cuándo empieza la violencia?
Veamos.
Frente a un espejo, en cualquier calendario y en cualquier geografía…
Imagine que usted es diferente al común de la gente.
Imagine que usted es algo muy otro.
Imagine que usted tiene determinado color de piel o de cabello.
Imagine que lo desprecian y lo humillan, que lo persiguen, que lo encarcelan, que lo matan por eso, por ser diferente.
Imagine que desde que nace, todo el sistema le dice y le repite que es usted algo raro, anormal, enfermo, que debe arrepentirse de lo que es y que, después de achacarlo a la mala suerte y/o a la justicia divina, debe hacer todo cuanto le sea posible por modificar ese “defecto de fabricación”.

/ Y, claro, mire usted, precisamente tenemos un producto que sencillamente
hace m-a-r-a-v-i-l-l-a-s con defectos congénitos. Este pensamiento lo alivia
de la rebeldía y ese tan molesto estarse quejando de todo. Esta crema le
cambia el color de la piel. Este tinte para el cabello le da la tonalidad de
moda. Este curso de “cómo ganar [email protected] y ser popular en la red” le da
todo lo necesario para ser una persona moderna. Este tratamiento le
devolverá la juventud. Este dvd le mostrará cómo comportarse en la mesa,
en la calle, en el trabajo, en la cama, en los asaltos ilegales (ladrones), en
los asaltos legales (bancos, gobernantes, elecciones, empresas legalmente
establecidas), en las reuniones sociales… ¿qué? Oh, ¿no lo invitan a las
reuniones sociales?… ok, también le indica cómo hacer para que lo inviten.
En fin, aquí sabrá usted el secreto de cómo triunfar en la vida. ¡Deje muy
atrás a lady Gaga y yustin biber en número de seguidores en tuiter! Incluye
una máscara según su elección. ¡Tenemos de todas! También la de CSG…
ok, ok, ok, ése fue un mal ejemplo, pero sí tenemos una para cada necesidad.
¡Que ya no lo miren con asco! ¡Que ya no le digan [email protected], [email protected], prole,
[email protected], región 4, zombie, filozapatista! /

Imagine usted que, a pesar de todos sus esfuerzos y buenas acciones, no logra ocultar su color de piel o de cabello.
Ahora imagine que se lanza una campaña para eliminar a [email protected] quienes son como usted.
No es que haya un evento para darle inicio, o una ley que lo establezca, pero usted se da cuenta que todo el sistema empieza a andar y dirigirse contra usted, y contra quienes son como usted. Toda la sociedad convertida en una máquina cuyo propósito principal es aniquilarlo.
Primero hay miradas de desaprobación, asco, desprecio. Siguen los insultos, agresiones. Después hay detenidos, deportados, encarcelados. Luego muertos por aquí y por allá, legal e ilegalmente. Finalmente una campaña en forma, la máquina en toda su capacidad, para [email protected] a usted y a [email protected] [email protected] que se le asemejen. La identidad de quienes forman la sociedad se afirma con el odio hacia usted. ¿Su culpa? Ser diferente.
-*-
¿Todavía no lo ve?
Ok, imagine entonces que usted es… (ponga usted el masculino, el femenino o lo otro, según su caso).
Un indígena en un país dominado por extranjeros. Una parvada de helicópteros militares se dirige a sus tierras. La prensa dirá que la ocupación del parque eólico impedía la disminución de la contaminación o que la selva estaba siendo destruida. “El desalojo era necesario para reducir el calentamiento global del planeta“, secretario de gobierno.
Un negro en una nación dominada por blancos. Un juez WASP le va a dictar sentencia. El jurado lo declaró culpable. Entre las pruebas presentadas por la fiscalía está un análisis de la pigmentación de su piel.
Un judío en la Alemania nazi. El oficial de la Gestapo lo mira fijamente. Al otro día el informe dirá que se ha depurado la raza humana.
Un palestino en la Palestina actual. El misil del ejército israelí apunta a la escuela, el hospital, el barrio, la casa. Mañana los medios dirán que se abatieron objetivos militares.
Un inmigrante en el otro lado de cualquier frontera. Se acerca una patrulla de la migra. Al día siguiente no aparecerá nada en los noticieros.
Un cura, monja, seglar que optó por los pobres, en medio de la opulencia del Vaticano. El discurso del Cardenal va dirigido contra quienes se inmiscuyen en cosas terrenales.
Un vendedor ambulante en un centro comercial exclusivo en una zona residencial exclusiva. El camión de granaderos se estaciona. “Defendemos el libre comercio“, declarará el delegado gubernamental.
Una mujer sola, de día o de noche, en un transporte público lleno de hombres. Una pequeña variación en el porcentaje de “violencia de género”. El agente policial dirá: “es que luego ellas provocan”.
Un gay solo, de día o de noche, en un transporte público lleno de machos. Una mínima variación en el porcentaje de “violencia homofóbica”.
Una trabajadora sexual en una calle extraña y esquina ajena… se acerca una patrulla. “El gobierno combate la trata de blancas con eficacia” dirá la prensa.
Una punk, un rastafari, una skatera, un cholo, una metalera, en la calle, de noche… se acerca otra patrulla. “Estamos inhibiendo las conductas antisociales y el vandalismo“, jefe de gobierno.
Un grafittero “rayando” en el World Trade Center… se acerca una otra patrulla. “Haremos todo lo necesario para tener una ciudad bella y atractiva para el turismo“, cualquier funcionario.
Un comunista en una reunión del partido fascista de derecha. “Estamos en contra de los totalitarismos que tanto daño han hecho en el mundo“, el presidente del partido.
Un anarquista en una reunión del partido comunista. “Estamos en contra de las desviaciones pequeño-burguesas que tanto daño han hecho a la revolución mundial“, el secretario general del partido.
Un programa del noticiero “31 minutos” en la barra informativa de CNN. Tulio Triviño y Juan Carlos Bodoque se miran desconcertados, no dicen nada.
Un grupo alternativo de música tratando de vender su disco en un concierto de Lady Gaga, Madona, Justin Bieber, el o la que les siga. La tira se acerca. Las fans gritan a rabiar.
Una artista danzando fuera del gran centro cultural donde se presenta la función (sí-de-gala-sólo-con-invitación-lo-sentimos-señorita-está-usted-estorbando), del ballet Bolshoi. Seguridad procede a restablecer la tranquilidad.
Un anciano en una reunión presidida por el ministro japonés de finanzas Taró Asó (estudió en Stanford y hace poco pidió a las personas mayores de edad “que se den prisa en morir” porque sale muy caro que sigan vivos). Se recorta aún más el gasto social.
Un Anonymus criticando el “copyright” en una junta de accionistas de Microsoft-Apple. “Un peligroso hacker tras las rejas“, señalarán los medios.
Un joven Mapuche que, en Chile, reclama el territorio de sus antecesores mientras ve venir las tanquetas y el verde ofensivo de los carabineros. La bala que lo hiere mortalmente en la espalda seguirá impune.
Un joven y/o estudiante o desempleado en un retén del ejército-policía-guardia civil-carabineros. ¿Lo último que escuchó? “¡Disparen!”
Un comunero nahua en las oficinas de una empresa minera trasnacional. Uniformados lo secuestran. “Estamos investigando“, respectivos gobiernos.
Un disidente frente a los muros de gris metal levantados, mientras del otro lado la clase política mexicana se traga el sapo de una imposición más. Recibe el golpe de una bala de goma que le hace perder un ojo o le rompe el cráneo. “Se llama a la unidad por el bien del país. Hora de dejar las rencillas detrás“, cabezas de noticieros.
Un campesino frente a un ejército de abogados y policías escuchando que la tierra que trabaja, donde nacieron y crecieron sus padres, sus abuelos, sus tatarabuelos, y así hasta que el tiempo se confunde, es ahora propiedad de una empresa inmobiliaria y que usted está despojando a los pobres empresarios de algo que legalmente les pertenece. La cárcel.
Un opositor al fraude electoral que ve cómo son exonerados los 40 ladrones y sus lame-suelas. La burla: “hay que darle la vuelta a la página y mirar hacia adelante“.
Un hombre o una mujer que se acerca a ver de qué es la bulla y de pronto es “encapsulada” por las fuerzas del orden. Mientras la o lo empujan, golpean y patean para llevarla a la patrulla, usted alcanza a ver que las cámaras de conocido canal de televisión están apuntando para otro lado.
Un indígena zapatista en la cárcel del mal gobierno (PRI-PAN-PRD-PT-MC) desde hace varios años. Lee en el periódico: “¿Por qué el EZLN reaparece hasta ahora que el PRI regresó al Poder? Muy sospechoso.”
-*-
¿Nos sigue?
Ahora…
¿Siente la certeza de estar fuera de lugar?
¿Siente el miedo de ser [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected], [email protected] sólo por ser quien es?
¿Siente la impotencia de no poder hacer nada para evitarlo, para defenderse, para ser escuchado?
¿Maldice usted el momento en que se metió en ese lugar, el día en que nació, la hora en que comenzó a leer este texto?
-*-
Varios de los ejemplos arriba mencionados tienen nombre, calendario y geografía:
Juan Francisco Kuykendall Leal. El compa Kuy, de la Sexta, profesor, dramaturgo, director de teatro. Cráneo destrozado el 1 de diciembre del 2012 por un disparo de las “fuerzas del orden”. Planeaba hacer una obra de teatro sobre Enrique Peña Nieto.
José Uriel Sandoval Díaz. Joven estudiante de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, e integrante del Consejo Estudiantil de Lucha. Perdió un ojo en la represión del 1 de diciembre del 2012, a raíz del ataque de las “fuerzas del orden”. Planeaba resistir la imposición de Enrique Peña Nieto.
Celedonio Prudencio Monroy. Indígena Nahua. secuestrado el 23 octubre del 2012 por las “fuerzas del orden”. Planeaba resistir el despojo de las tierras nahuas por parte de las mineras y los talamontes.
Adrián Javier González Villarreal. Joven alumno de la Facultad de Ingeniería Mecánica y Eléctrica de la Universidad Autónoma de Nuevo León, México, asesinado en enero del 2013 por las “fuerzas del orden”. Planeaba graduarse y ser un profesional exitoso.
Cruz Morales Calderón y Juvencio Lascurain. Campesinos tomados prisioneros en Veracruz, 2010-2011, por las “fuerzas del orden”. Planeaban resistir el despojo de sus tierras por parte de empresas inmobiliarias.
Matías Valentín Catrileo Quezada. Joven indígena Mapuche, asesinado el 3 de enero del 2008, en Chile, Latinoamérica, por las “fuerzas del orden”. Planeaba resistir el despojo de la tierra mapuche por parte del gobierno, latifundistas y empresas trasnacionales.
Francisco Sántiz López, indígena zapatista, preso injustamente por las “fuerzas del orden” Planeaba resistir la contrainsurgencia gubernamental de Juan Sabines Guerrero y Felipe Calderón Hinojosa.
-*-
Ahora… no se desespere, ya casi terminamos…
Ahora imagine usted que no tiene miedo, o que sí lo tiene pero lo controla.
Imagine que va usted y, frente al espejo, no sólo no oculta o maquilla su diferencia, sino que la remarca.
Imagine que usted hace de su ser diferente un escudo y un arma, se defiende, encuentra a [email protected] como usted, se organiza, resiste, lucha, y, sin darse apenas cuenta, pasa del “soy diferente” al “somos diferentes”.
Imagine que no se esconde usted detrás de la “madurez” y la “sensatez”, detrás de los “no es el tiempo”, “no hay condiciones”, “hay que esperar”, “es inútil”, “no hay remedio”.
Imagine que no se vende, que no claudica, que no se rinde.
¿Pudo imaginarlo?
Bueno, pues aunque ni nosotros ni usted lo sepamos todavía, somos parte de un “nosotros” más grande y aún por construir.
(continuará…)
Desde cualquier rincón, en cualquiera de los mundos.
SupMarcos.
Planeta Tierra.

Enero del 2013.


El Gabinete de Enrique Peña Nieto


Tras ser presentando como nuevo Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio a conocer el resto del gabinete.


POR Staff Rolling Stone México  



Tras ser presentando como nuevo Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio a conocer el resto del gabinete.

El Gabinete de Enrique Peña Nieto

Enrique Peña Nieto acaba de anunciar su gabinete para los próximos 6 años de presidencia. Tras ser presentando como nuevo Secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, dio a conocer el resto del gabinete, entre los que destacan Emilio Chuayffet Chemor como nuevo titular de la Secretaría de Educación Pública y José Antonio Meade Kuribreña en la Secretaría de Relaciones Exteriores.

Este es el gabinete completo de Enrique Peña Nieto.

Secretaría de Gobernación (Segob) – Miguel Ángel Osorio Chong
Secretaría de Hacienda (SHCP) – Luis Videgaray
Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) – José Antonio Meade
Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) – General Salvador Cienfuegos Cepeda
Secretaría de la Marina (Semar) – Vidal Soberón
Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) – Rosario Robles Berlanga
Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) – Juan José Guerra
Secretaría de Energía (Sener) – Pedro Joaquín Coldwell
Secretaría de Economía (SE) – Ildefonso Guajardo Villarreal.
Sagarpa – Enrique Martínez y Martínez
Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) – Gerardo Ruiz Esparza
Secretaría de Educación Pública (SEP) – Emilio Chuayfett Chemor
Secretaría de Salud (SSA) – Mercedes Juan López
Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) – Alfonso Navarrete Prida
Secretaría de la Reforma Agraria (SRA) – Jorge Carlos Ramírez Marín
Secretaría de Turismo (Sectur) – Claudia Ruiz Massieu
Consejero Jurídico – Humberto Castillejos
Procuraduría General de la República (PGR) – Jesús Murillo Karam
Petróleos Mexicanos (Pemex) – Emilio Lozoya
Comisión Federal de Electricidad (CFE) – Francisco Rojas Gutiérrez
Jefe de la Oficina de la Presidencia – Aurelio Nuño
Coordinación de Comunicación Social – David López Gutiérrez
Subsecretaría de Seguridad y Planeación Institucional – Manuel Mondragón y Kalb


Asuntos Internos. El PRI: ¿Cuál regreso? Si nunca se ha ido


El PRI: ¿Cuál regreso? Si nunca se ha ido. Por Javier Solórzano Zinser


POR Staff Rolling Stone México  



El PRI: ¿Cuál regreso? Si nunca se ha ido. Por Javier Solórzano Zinser

Asuntos Internos. El PRI: ¿Cuál regreso? Si nunca se ha ido

Por: @Javier Solórzano Zinser

De donde venimos

El ejército a la calle…
En el mismísimo momento en que Felipe Calderón entró a Los Pinos sacó al ejército a las calles y lo mandó a Michoacán. No tenía ni 24 horas en la “silla” cuando decidió atacar un problema real heredado en su estado natal. Algo debió haber visto, intuido o imaginado Calderón que lo primero que vio fue al narcotráfico que, por lo que expresó, estaba a salto de mata.

Algunas versiones en la SEDENA argumentaban sobre el por qué de la proliferación de los cárteles y la lucha entre ellos. Las versiones que no han sido desmentidas planteaban que existían temores de que las movilizaciones de los simpatizantes de López Obrador, por la cuestionada elección, podrían provocar un caos en muchos estados abiertamente simpatizantes del tabasqueño; recordemos que la ventaja de Calderón en la dudosa elección fue un poco mayor de los 350 mil votos.

Los “cuates” de Calderón al PAN
Calderón se encerró y puso a sus “cuates” al frente del PAN, lo que provocó que se alejaran muchos panistas de viejo cuño, al tiempo que sus amigos terminaron por hacer el papelón dirigiendo el partido. Uno fue seriamente señalado por la compra de un departamento en Polanco, en tanto que el otro perdió todas las elecciones que le tocaron. Ni a cuál irle. Al final la derrota fue para el PAN, pero irremediablemente pasaba por Los Pinos, en donde no se daban cuenta o no querían darse cuenta.


Dónde andamos

La tele, ¿el gran elector?
Enrique Peña Nieto trae de vuelta al PRI. Regresa con toda la maquinaria de la mano de los medios de comunicación, señaladamente la televisión. La relación entre los gobiernos priístas y los concesionarios es estrecha e histórica. Durante aquellos años, los gobiernos del PRI otorgaron concesiones que tenían evidentemente un costo que no era sólo económico, era y es fundamentalmente político. Se ha establecido una relación de conveniencias mutuas. El desarrollo político del país no se explica sin la fuerza e influencia de los medios, como vimos de manera evidente en las pasadas elecciones. Peña Nieto ganó con votos y con la ayuda de la televisión que influye, actúa, impone y arrebata: Televisa.

Peña Nieto no va a entrar por la puerta de atrás de San Lázaro. Las condiciones en que se desarrollaron las elecciones fueron diferentes a las de 2006. Sin embargo, los desequilibrios y las circunstancias inequitativas siguen prevaleciendo. Los ciudadanos hemos demostrado con creces nuestra capacidad de movilización, organización y participación para votar, evidentemente aquí no está el problema. Las irregularidades no están necesariamente en el día de las elecciones, sino en el proceso previo y en el día después.

¿Qué tan diferente será la nueva gobernación?
La agenda de Peña Nieto está cargada. Va a tener poco tiempo para demostrar lo que ha prometido. La seguridad será el gran tema inicial. Los cambios que ha propuesto en la Secretaria de Gobernación son al mismo tiempo un mazazo para los 12 años de panismo en Los Pinos, y en particular para Genaro García Luna, Jefe de la SSP, una apuesta a futuro. Los problemas entre la PGR y la SSP por casos como el de Tres Marías ponen en evidencia la falta de cohesión y coordinación de dos instituciones claves en uno de nuestros principales dolores de cabeza, la seguridad.

Si algo ha quedado demostrado es que la SSP es una institución que no tiene empacho en llevar a efecto puestas en escena para demostrar su presunta efectividad. El caso Florence Cassez es una prueba de cómo se puede hacer un montaje el cual termina por cuestionar todo el proceso. Se le enjuició para demostrar a como de lugar su presunta responsabilidad, más que para impartir justicia.

Los cambios propuestos en gobernación no necesariamente puede ser una buena noticia. En los tiempos del todopoderoso PRI, gobernación hacía el trabajo sucio en buena parte del país. Se tejía la política pero también se perseguía y buscaba a aquellos con etiqueta de críticos. Si bien los tiempos han cambiado, la duda es si el PRI, y quienes estarán en los nuevos cargos, también han cambiado.


Enrique Peña Nieto anuncia su equipo de transición


Enrique Peña Nieto anunció hoy a los integrantes de su equipo de transición, quienes trabajarán a su lado en estos tres meses de cambio de la administración federal.


POR Staff Rolling Stone México  



Enrique Peña Nieto anunció hoy a los integrantes de su equipo de transición, quienes trabajarán a su lado en estos tres meses de cambio de la administración federal.

Enrique Peña Nieto anuncia su equipo de transición

Enrique Peña Nieto anunció hoy a los integrantes de su equipo de transición, quienes trabajarán a su lado en estos tres meses de cambio de la administración federal. Anunció además la creación de dos coordinaciones generales para dicho proceso; Luis Videgaray se encargará de transición gubernamental y Miguel Ángel Osorio Chong de la coordinación para el diálogo político y de seguridad.

También se crearán tres vicecoordinaciones: La de política económica, que estará a cargo de Ildefonso Guajardo Villareal, la de política social, que será para Rosario Robles Berlanga y por último, Emilio Lozoya, quien estará a cargo de asuntos internacionales.

Vocero de la presidencia: Eduardo Sánchez Hernández.
Coordinación de infraestructura: Gerardo Ruiz Esparza.
Coordinación de Trabajo: Alfonso Navarrete Prida.
Coordinación para el Campo: Enrique de la Madrid Cordero.
Coordinación de Educación: Aurelio Nuño Meyer.
Coordinación de Salud: Rodrigo Reyna.
Coordinación de Medio Ambiente: Juan José Guerra Abud.
Coordinación de Agua: David Korenfeld Federman.
Coordinación de Vivienda: Alejandro Murat Hinojosa.
Coordinación de Turismo: Carlos Manuel Joaquín González.
Coordinación de Deporte: Ernesto de Lucas.
Coordinación de Programa de Jóvenes: Rafael Pacquiano.
Coordinación de enlace con la SHCP: Fernando Galindo Favela.
Coordinación del Plan de Desarrollo 2012-2018: Sebastián Lerdo de Tejada.
Coordinación del Programa de Emprendedores: Lic. Enrique Jacob Rocha.
Coordinación del Programa del Seguro de Vida: Lic. María Esther Sherman.
Coordinación del Programa de Gobierno Digital: Alejandra Lagunes Soto Ruiz.
Coordinadora de la Agenda Legislativa: Paloma Guillén Vicente (identificada como hermana del subcomandante Marcos)

Enrique Peña Nieto recalcó que se trata de un equipo de transición y que no tiene que ver con las designaciones de las distintas áreas del gobierno de la República. Asimismo, señaló que confía en el trabajo de dicho equipo para el “desarrollo de políticas públicas, de estrategias y de acciones que le permitan al próximo gobierno cumplir.”

FUENTE: Animal Político.


El Tribunal Electoral resuelve hoy impugnación del Movimiento Progresista


Hoy a las 5 de la tarde, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolverá el juicio de inconformidad presentado por la coalición Movimiento Progresista.


POR Staff Rolling Stone México  



Hoy a las 5 de la tarde, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolverá el juicio de inconformidad presentado por la coalición Movimiento Progresista.

El Tribunal Electoral resuelve hoy impugnación del Movimiento Progresista

Hoy a las 5 de la tarde, el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación resolverá el juicio de inconformidad presentado por la coalición Movimiento Progresista, en el que se solicita la nulidad de la elección presidencial.

El Tribunal informó a través de un comunicado que a la Comisión Calificadora de la Elección Presidencial le corresponde presentar un proyecto de resolución respecto a esta impugnación, a la cual se le ha denominado el “juicio madre”.

Antes de que tengamos la declaración de Presidente Electo, el TEPJF debe resolver de manera definitiva e inapelable las impugnaciones presentadas sobre el proceso electoral y para ello tiene como plazo máximo el día de mañana.

La cede del TEPJF ha sido blindada con vallas metálicas que se colocaron en la madrugada de este jueves para evitar manifestantes. En caso de ser validada la elección presidencial en dicho acto, el candidato electo del PRI Enrique Peña Nieto asistiría al recinto, para lo cual ya está preparada la logística.

FUENTE: El Universal, Animal Político.


Trife desecha impugnación en las elecciones presidenciales


La comisión calificadora de la elección presidencial propone declarar como infundado el juicio con el que la izquierda solicitó invalidar las elecciones.


POR Staff Rolling Stone México  



La comisión calificadora de la elección presidencial propone declarar como infundado el juicio con el que la izquierda solicitó invalidar las elecciones.

Trife desecha impugnación en las elecciones presidenciales

La comisión calificadora de la elección presidencial propone declarar como infundado el juicio de inconformidad con el que la izquierda solicitó invalidar las elecciones. Si dicho proyecto de sentencia es validado por el pleno del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, los comicios federales no serán anulados.

Fuentes del sector electoral confirmaron a El Universal la conclusión del documento de casi 3 mil hojas y el resultado de éste es que no existen pruebas contundentes de que el priísta Enrique Peña Nieto violó el tope de gastos de campaña.

Tampoco existen pruebas contundentes de que EPN utilizó encuestas para favorecer su candidatura o de que hubo coacción del voto a su favor. Una vez desahogado el último juicio de inconformidad en relación a estos comicios, el siguiente paso será la emisión y aprobación del dictamen relativo a la declaración de validez de la elección presidencial.

FUENTE: El Universal