Archivo de la etiqueta: Proceso

“Saving Mexico”: los verdaderos héroes


Carmen Aristegui, Jorge Ramos y Elena Poniatowska hablan en exclusiva sobre la situación del periodismo en el país.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Camila de la Fuente

“Saving Mexico”: los verdaderos héroes

Este artículo habría sido imposible de publicar en el lejano año de 1983, cuando un joven reportero de 25 años vio su propio trabajo vetado y decidió irse de México porque prefería eso antes que sucumbir ante la censura. Eran los años de esplendor de la “dictadura perfecta”, cuando los contubernios entre el gobierno y los medios de comunicación ahogaban los limitados espacios que quedaban en México para la libertad de expresión. En este contexto, las voces que este periodista quería hacer escuchar estaban simplemente prohibidas en su empresa.

Desde su oficina en Miami, Jorge Ramos recuerda aquel hecho con perfecta claridad. “Estaba empezando mi carrera. Había trabajado como productor en radio y luego comencé a trabajar en televisión. Mi tercer reportaje fue censurado totalmente, en él incluía a Carlos Monsiváis y a Elena Poniatowska, en ese momento ellos dos eran considerados opositores de los gobiernos priistas, así que el reportaje no pudo salir”, recuerda. “Cuando me voy de México en 1983, el principal problema era la censura directa de Los Pinos a los medios de comunicación. La idea de reportar sin autorización de presidencia era casi impensable y existía la posibilidad de que te cerraran el medio de comunicación por una decisión presidencial”, agrega el aclamado periodista.

¡Vaya sorpresas daría al destino! Pues aquel joven que fue a entrevistar a Elena Poniatowska para su reportaje no imaginaba que un día se convertiría en “un héroe” para ella. Hoy es otro reportero quien está sentado frente a esta mujer de 85 años, preparado para escuchar su voz cargada de experiencia y opiniones punzantes. Se trata de una de las grandes escritoras y periodistas de América Latina, quien recuerda haber empezado en este oficio “de un día para otro”, hace más de seis décadas.

Sigamos en los años ochenta, cuando destacaba en el periódico Excélsior la columna Red Privada de Manuel Buendía, en la que se denunciaban hechos tan controvertidos como la presencia de la inteligencia estadounidense en México y la corrupción dentro del gobierno.

Justo cuando el reconocido columnista estaba por publicar un informe en el que presentaba evidencia de nexos entre funcionarios públicos y líderes del narcotráfico, cuatro disparos acabaron con su vida. En esa época, a la misma universidad a la que Buendía atendía para impartir clases de periodismo, asistía una joven de 20 años para quien el asesinato del columnista fue fuente de auténtica conmoción. “Fue una sacudida para el periodismo y la sociedad mexicana. Se trató de un asesinato que marcó en buena medida una época en donde la prensa escrita podía adentrarse en ciertos temas a través de columnas políticas como la de Buendía. Esta información quedaba relativamente restringida para la gente que leía el periódico, no para la radio o la televisión. Sin duda su asesinato dejó marcada la historia del periodismo nacional”, asegura con contundencia Carmen Aristegui, esa estudiante de la UNAM, hoy convertida en un símbolo de la lucha por la libertad de expresión.

Estos tres personajes, Jorge, Elena y Carmen, víctimas de censura cada uno en su momento, son hoy el ejemplo de los que con su oficio se han dedicado a defender al país de los embates desesperados de quien en su momento fue denominado por la prensa internacional como “el salvador de México”. Ellos son solo tres del grupo de nuestros verdaderos héroes: los periodistas.

Foto: Cortesía de Univisión

La sangre de la guerra

“Ser periodista en la frontera, en el norte, y en pueblos donde todo el mundo se conoce, donde hay mucho narcotráfico y que te pueden señalar por solo ir al súper, que te cacen como a un conejo es completamente normal”, dice Elena Poniatowska con tristeza.

Contundente y certera, como de costumbre, Poniatowska expone una realidad que ha aquejado profundamente a México en los últimos años, convirtiéndonos en uno de los países más peligrosos del mundo para ejercer este oficio. De 1990 al 2000 el número de periodistas asesinados en México ascendía a 11, en aquel entonces era impensable lo que se viviría en el inicio del siglo XXI. Del año 2000 hasta mayo de 2017, 125 periodistas habían sido asesinados en territorio nacional. Siendo los estados de Veracruz, Tamaulipas, Guerrero, Chihuahua y Oaxaca, los más peligrosos. De los tres asesinatos perpetrados en el primer trimestre de este año, dos se registraron en solo cuatro días. Dos de estos reporteros fueron asesinados frente a familiares, y los tres homicidios fueron cometidos a plena luz del día. De acuerdo con el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, a esta cifra habría que agregar 20 desaparecidos y cientos de agresiones referentes a secuestros, amenazas, ataques y ciberataques.

En su trabajo independiente, el Comité para la Protección de los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés), ha concluido que de los asesinados, el 76% cubría diariamente notas relacionadas con el crimen, por lo que se vieron envueltos en una persecución por parte de los cárteles de la droga. Mientras que un 34% se dedicaba a la investigación y denuncia de casos de corrupción y a la cobertura de la fuente política. El 81% de estos reporteros trabajaba para medios impresos, el 16% para radio, el 14% para internet y un 3% para la televisión. De acuerdo a lo expuesto por Artículo 19, en 53% de los casos, las agresiones de un funcionario público, sobre todo de nivel estatal.

De los periodistas asesinados, el 11% eran independientes, o freelance. La mitad de los casos de homicidio a reporteros fueron precedidos por amenazas. Un 29% fueron secuestrados y un 26% torturados físicamente antes de su asesinato. De estos crímenes nace una arista que solo acrecienta el dolor. “Estamos viviendo encima de fosas de cadáveres y de historias no juzgadas”, dice Carmen Aristegui, y afirma que pese a la creación de mecanismos de defensa a los periodistas “el gran tema en México es la impunidad, y por más recursos que le dispongan a lo que hoy existe, no hay nada que proteja a los periodistas si esta persiste. A la hora de que censuras, persigues, desapareces o asesinas periodistas, la impunidad es simple y llanamente una invitación a seguir haciéndolo”, concluye la periodista, sentada frente a mí en una mesa esquinera en el Café València Express, en el Paseo de la Reforma.

En México el 99% estos crímenes han quedado en la impunidad, mientras la Fiscalía para la Atención de Delitos Cometidos contra la Libertad de Expresión ha brillado por su ineficiencia. Desde julio de 2010 hasta agosto de 2016, este ente había realizado 798 averiguaciones previas, de las cuales 101 fueron consignadas ante un juez y solo dos recibieron sentencias condenatorias.

Desde Miami, Jorge Ramos confronta la realidad de México con la de un país que históricamente ha vivido una experiencia similar a la nuestra. “Tengo la suerte de trabajar con muchos periodistas colombianos en Estados Unidos, y me cuentan cómo en la época de los grandes narcos en Colombia, y de las amenazas a sus vidas, había un sistema maravilloso de parte de algunos gobiernos para proteger a periodistas, y cuando estaban muy amenazados, los ayudaban para pagar sus gastos en el exterior”, afirma. Para Ramos, “lo más triste es el absoluto desinterés por parte del gobierno por resolver esos crímenes y por proteger a los otros reporteros. Lo que pasa es que el gobierno ve a los periodistas como sus enemigos, y entienden que a los enemigos no hay que protegerlos, y están en un gravísimo error”. Ante este desinterés por parte de las autoridades por llevar a una resolución los casos de homicidios en contra de periodistas, para Elena Poniatowska el diagnóstico es bastante simple. “El gobierno es indefendible en México. Lo único que se puede decir del gobierno es que es una gran tragedia tenerlo. México no se merece el gobierno que tiene. Ni de chiste. Además hay muchísimos periodistas que yo creo que mueren, no tanto como dicen, por narcotraficantes que los quieren matar, sino porque el gobierno, como dicen y es muy feo decirlo, se los echa”.

Foto: Paulina Sentíes

Una guerra con el enemigo en casa

Hemos entendido entonces la fórmula utilizada por el gobierno y el narcotráfico para perpetrar los golpes de censura hacia los periodistas que han antepuesto su compromiso con la sociedad a los intereses del poder. Sin embargo, es solo una de las aristas de esta historia. Sentada en el sillón de su casa con su gata Váis en el regazo, Elena Poniatowska recuerda los lejanos tiempos en los que se inició en el oficio de su vida. Periodista hasta la médula, esta mujer de 85 años guarda en sí un espíritu joven e inquisitivo. “Me inicié en una época en la que hacerse periodista era hacerse súper”, comenta y agrega que ya desde aquellos tiempos había quienes sacaban provecho de la posición que ostentaban en los medios de comunicación. Estos se convirtieron en los enemigos internos en la pugna por la libre expresión. En la década de los sesenta, la clase política de México estaba rendida ante un periodista: Carlos Denegri, cuya pluma redactó durante años la columna Miscelánea Política de la primera plana de Excélsior. No había en presidencia o en el congreso una persona que no consultara la columna del afamado periodista para actualizarse con los chismes más frescos de la clase política del país. Esta popularidad convirtió su espacio en el más rentable del periódico. “A él le pagaban para que no los mencionara, porque nadie quería figurar en su columna. Él cobraba y le parecía completamente normal cobrar”, cuenta Elena, la llamada “Princesa Roja”.

De acuerdo con Carlos Monsiváis en su libro A ustedes les consta: antología de la crónica en México, el columnista mencionado “se benefició de la crisis del periodismo maniatado y transformó en impunidad y poderío sus habilidades para la crónica y el reportaje”. Según “Monsi“, como lo llama Poniatowska, en Denegri “el chisme suple a la crónica, la sugerencia malévola al reportaje, la insinuación representa a las difamaciones y una mención negativa es una temporada en los infiernos”. El de Carlos Denegri fue solo uno de los numerosos casos de periodistas que pusieron precio a su silencio, o a su voz, y propiciaron con su línea editorial una homogeneidad a todas luces perjudicial para la democracia mexicana.

Curiosamente, hablar de este caso nos hace caer en cuenta de la actualidad de este tipo de historias de corrupción periodística. Ante este escenario, la pregunta lógica es una: ¿Qué motiva a un periodista a venderse de esa manera? De Jorge Ramos, la respuesta que surge es incierta. “¡No sé! No entiendo por qué alguien decide ser periodista y luego acepta sobornos por parte del gobierno. No van las dos cosas. Pero la realidad es así y desafortunadamente México tiene una larga tradición de sobornos a los periodistas por parte del gobierno. Y aquí son culpables tanto el gobierno como los reporteros. Esta es una de las razones por las que a muchos periodistas simplemente no se les puede creer”, asegura el reportero de Univisión.

Foto: Cortesía de Univisión

Al modo de ver de Carmen Aristegui “hay periodistas que se pueden convertir en cronistas, no del poder que es lo que debe ocurrir, sino cronistas al servicio del poder. Habrá quien lo haga por dinero, habrá quien lo haga por prebendas, otros lo harán por gusto por el poder, que también es un ingrediente. Las razones y motivaciones pueden ser múltiples, pero desde luego cambiar el eje de la tarea periodística es lo que hace que una parte de la prensa no sea suficientemente apreciada por la sociedad”, asevera. Ramos agrega que la sociedad misma ha enviado un mensaje a estos periodistas vendidos. “Es muy sencillo: no les creemos nada. Ese es el mensaje que están recibiendo”, asegura.

Televisa hoy

La censura sufrida por Jorge Ramos en Televisa en 1983, fue la muestra fehaciente de una realidad mediática controlada por los intereses políticos del partido en el poder, particularmente en dicha empresa. “México no es el mismo de los años setenta u ochenta. Desde luego que ha habido procesos de apertura en algunos espacios. Hoy la tecnología obliga a los medios tradicionales a comportarse de otra manera”, comenta Carmen Aristegui. Para el propio Jorge, protagonista de ese capítulo de censura en el periodismo nacional, “las cosas comenzaron a cambiar a partir del 2000, cuando el PRI pierde el poder”.En ese año de crucial importancia para la política mexicana, se dio también la salida de Jacobo Zabludovsky de Televisa y una reestructuración en los noticieros que trajo cambios en numerosos aspectos. Uno de ellos: el levantamiento del veto a Elena Poniatowska y Carlos Monsiváis en dicha televisora. “Fue muy especial, porque inmediatamente después de Zabludovsky, a quienes llamaron para que hiciéramos un comentario de un minuto y segundos para el noticiero nocturno fue a ‘Monsi‘ y a mí. Estuvimos ahí durante mucho tiempo, a pesar del rechazo que existió en contra de los dos”, recuerda Poniatowska. Si bien con los cambios del 2016 en Noticieros Televisa el breve espacio de Elena fue suprimido, para Carmen Aristegui, la apertura que llegó a existir hacia la opinión de esta histórica escritora fue “un avance en términos de lo que antes había”.

Una de las ventanas que la alternancia política abrió en Televisa fue en su momento utilizada por la misma Aristegui, en equipo con Javier Solórzano. Juntos trabajaron en la producción y conducción del programa Círculo Rojo que marcó sus carreras para siempre gracias a la investigación y denuncia de los escándalos sexuales del fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, y su poderosa red de encubrimiento, que llegó hasta algunos de los más altos niveles eclesiásticos. “Fue una investigación muy fuerte, muy poderosa y rotunda que pudimos presentar en el Canal 2. Eso duró muy poco, pero el tiempo que duró tuvimos oportunidad de estar en el canal principal de la televisión mexicana, y fue ahí donde presentamos la historia de Marcial Maciel”, recuerda Aristegui. Fueron años de cambios y aperturas que tuvieron un rápido fin, pero que significaron un avance.

El tiempo transcurrió, y tras 16 años llegó a su fin el espacio noticioso que condujo Joaquín López-Dóriga, y con ello se dio espacio a un replanteamiento dentro de Noticieros Televisa.

Entre los cambios más destacados figuró el arribo de Denise Maerker a la conducción del noticiero estelar nocturno de dicha empresa. Para Carmen Aristegui “la llegada a este espacio de una mujer periodista en un mundo donde sigue habiendo gran desigualdad, inequidad y machismo, es una gran noticia. Denise es una periodista seria, creo que está en un momento complejo que debería aprovechar. El hecho de que una periodista que ha transitado desde el Canal 40, la radio y la prensa escrita, ahora esté en esa posición debe ser valorado y aprovechado, sobre todo lo segundo, por ella. El balón está ahí, y deseo que alguien como Denise haga valer el significado que tiene que pueda estar en la pantalla del canal más poderoso del país”.

Foto: Paulina Sentíes

Las mujeres del periodismo

Uno de los puntos de convergencia de las tres entrevistas para este reportaje fue la indudable aportación de las mujeres a la lucha por la libertad del periodismo mexicano.

De hecho, Elena Poniatowska recuerda los tiempos en que las mujeres periodistas eran absoluta minoría, misma que fue forjada en una honestidad forzada por las más curiosas circunstancias. “Piensa que tengo 85 años. Recuerdo que antes sí llegaban a darte un sobre que se llamaba ‘El chayote’ que contenía dinero para persuadirte de publicar sin perjudicar ciertos intereses. Los hombres sí se lo podían meter en el saco rápido, y muchos lo hacían, pero las mujeres ¿cómo? No podían llevarlo en la mano, en la blusa no podían metérselo, y si les abrían su bolsa, lo habrían notado. Entonces eso creo que ayudó a que las mujeres fueran más honestas”, comenta. Jorge Ramos no podría estar más de acuerdo con esta apreciación.

“Tenemos grandes mujeres periodistas, que son las responsables de que las cosas se digan y se comenten en México. Tenemos por supuesto a Elena Poniatowska y a Carmen Aristegui, pero también a Lydia Cacho, Sanjuana Martínez, Denise Dresser, Guadalupe Loaeza, y tantas otras, que se han atrevido siempre a decir las cosas tal y como son. Me parece maravilloso, que sean mujeres las que estén abriendo el camino para la libertad de prensa en México y sean las que más se atrevan a enfrentarse al gobierno. A ellas sí les creo”, concluye Ramos.

La censura a Carmen Aristegui

Si todos los caminos conducen a Roma, en el largo camino de la censura por parte del gobierno mexicano a periodistas, las calles y atajos más actuales conducen todos hacia Carmen Aristegui. Semanas antes de la publicación del reportaje que desencadenó todo un episodio de censura, llegó a Los Pinos información referente a una investigación periodística en curso por parte de la Unidad de Investigaciones Especiales de MVS, encabezada por esta periodista.

Tras numerosas presiones a dicha empresa se llegó al acuerdo por parte de los dueños junto a Aristegui de que el reportaje en el que trabajaban, no fuese lanzado en Noticias MVS, pues esto significaría el fin del espacio de la periodista en dicha emisora.

Fue así que en noviembre de 2014 el equipo de esta reportera denunció por medio del portal Aristegui Noticias, la revista Proceso y el periódico La Jornada, un caso de presunta corrupción por parte del Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, por un conflicto de intereses materializado en la casa ubicada en el número 150 de la calle Sierra Gorda, en las Lomas de Chapultepec. La llamada “Casa Blanca”, valorada en unos 7 millones de dólares, habría sido entregada al ahora mandatario mexicano por parte de Grupo Higa, a cambio de millonarios contratos gubernamentales, obtenidos desde la época de gobernador de Peña Nieto en el Estado de México. Para esta investigación, el equipo de Aristegui, del que formaban parte Daniel Lizárraga, Rafael Cabrera, Irving Huerta y Sebastián Barragán, indagó por medio del registro público, y estudió más de 60 mil hojas de expedientes e información que los llevaron a establecer dichas conclusiones.

Foto: Camila de la Fuente

Poco después de que la investigación periodística fue revelada, el presidente aseguró que la misma contenía “aseveraciones imprecisas y carentes de sustento”.

La Primera Dama de México, Angélica Rivera, saldría al paso del escándalo para decir que la propiedad era de su pertenencia y fue pagada con dinero suyo ganado a lo largo de su trayectoria como actriz. Explicación que Aristegui dijo a Jorge Ramos en su programa que “no resulta suficiente ni convincente, pues tenemos elementos que muestran cómo esa casa fue diseñada al gusto y necesidades del propio Presidente de la República”.

El 15 de marzo de 2015, y tras presumibles presiones gubernamentales en contra de MVS, se dio el despido definitivo de Carmen Aristegui y su equipo, tras cinco días de fuertes tensiones entre la periodista y dicha empresa.

De acuerdo con Jorge Ramos “el hecho de que la hubieran sacado del aire, es un caso clarísimo de censura directa”. Elena Poniatowska se refiere a este episodio con su acostumbrada y franca contundencia.“¡Es una infamia! Lo que sucedió con Carmen es una verdadera infamia. Pero estoy súper orgullosa de que en nuestro país exista un personaje y un equipo como el de ella. Creo que esta investigación es algo que nos dignifica a todos los periodistas”, asegura.

Carmen comenta que tras su salida de MVS ha vivido “situaciones complicadas, y sigo viviéndolas producto de nuestro trabajo periodístico de diferentes maneras. En este caso estoy envuelta en varios procesos judiciales. Hoy estoy dando batallas en tribunales producto precisamente de este acoso judicial que no puede ser interpretado de otra manera que como parte de una secuencia de censura desde que salimos de la radio mexicana de muy mala manera”.

La siguiente pregunta no es sencilla, sin embargo resulta necesaria, pues en México más de una centena de periodistas han muerto debido a su trabajo, y casi en su totalidad, por investigaciones de mucho menor impacto que la liderada por Carmen Aristegui sobre la Casa Blanca. ¿Por qué esta periodista no ha sufrido ninguna agresión de tales magnitudes hasta hoy? La respuesta de Carmen hace notar su total conciencia de la realidad. “Vaya pregunta… Pienso que mi mejor protección, si lo queremos ver de esa manera, es precisamente el trabajo público. Pienso que mi presencia es una manera en la que puedo exponer cosas, y pienso que de alguna suerte, nuestra exposición pública en la televisión, en el internet o en la prensa, en espacios que tienen un alcance nacional e internacional, es desde luego una protección distinta a la que tendría un colega periodista cuyo alcance pueda ser más pequeño en términos de cobertura o de dimensión del medio en el que trabaje. No lo veo de otra manera. Pienso que quienes ejercen violencia contra los periodistas también calculan los efectos que causa un asesinato o agresión física”, concluye.

Sin embargo, su intacta integridad física no significa que otro tipo de golpes no hayan sido proferidos en su contra, como el robo a sus oficinas en noviembre del año pasado. Para Aristegui “un allanamiento de oficinas es muy cercano a una agresión física, porque están allanando físicamente tu espacio de trabajo”. Tras todo lo ocurrido, y con nuevos proyectos recientemente comenzados Carmen Aristegui habla con la fuerza que la caracteriza, misma que ha sido validada por un país que agradece su trabajo. Para la “Princesa Roja”, su colega “es mucho más presidenta que Peña Nieto , por lo menos, el crédito moral es todo de Carmen Aristegui”.

Foto: Cortesía de Univisión

El mundo digital

No se puede negar que la realidad superó el poder de cualquier gobierno para acallar a un periodista que esté dispuesto a denunciar lo que sienta inherente a su menester.

De esto puede dar fe Carmen Aristegui, quien regresó este año a su labor informativa matutina con un espacio que tuvo a su disposición desde antes de su censura, pero que fue finalmente utilizado a cabalidad motivado por el contexto internacional. “Nos habíamos tardado bastante en arrancar este proyecto, por diferentes razones, pero corrimos finalmente porque no queríamos perdernos el arranque de esta nueva era con Donald Trump en la presidencia de Estados Unidos. Llegamos una semana antes de la toma de posesión de la Casa Blanca, y justo a tiempo para empezar a ser parte de esta cobertura”, comenta.

Carmen nunca ha dejado su labor cotidiana informativa, pues desde hace más de 10 años conduce el programa de entrevistas de actualidad Aristegui, en CNN en Español, empresa que se ha mantenido fiel a ella pese a las dificultades. “Le aprecio enormemente a CNN que en todas estas crisis que me ha tocado vivir en los últimos años, ha sido muy solidario, ha estado ahí, ha sido parte muy importante del apoyo y de la fuerza con la que he podido contar para seguir mi camino. CNN significa muchas cosas para mí”, comenta.

Para Carmen, la absoluta semejanza en formato de su nuevo noticiero digital con el que tuvo anteriormente en radio, tiene un gran significado. “Estamos recreando en buena medida lo que tuvimos y nos arrebataron”, afirma.

Los números han estado a favor de Aristegui desde el inicio de esta nueva etapa, aunque para ella el nombre de este juego es uno solo: contenido.

Mismo que hoy genera con un equipo recientemente expandido, que forman buena parte de los periodistas de la investigación de la Casa Blanca, y nuevos colaboradores.

Uno de los grandes retos para Carmen ha sido la obtención de recursos para financiar las operaciones de su equipo, tras su salida de la radio mexicana. “Ese es un gran tema; no solo para nosotros sino para cualquier generador de contenido independiente en lo digital. No está fácil la ecuación, pues el gran reto es que el sostenimiento del proyecto dependa precisamente de nuestro tráfico, de nuestros usuarios, del volumen de audiencia que generemos”, afirma con una propiedad de los términos tecnológicos adquirida recientemente. “Estamos estrenando una estrategia comercial muy interesante e inteligente, que apuesta precisamente a que la operación se soporte a partir de las comercializaciones de la publicidad digital, y la publicidad programática que es precisamente la que se hace automáticamente, que si bien ofrece espacios comerciales para ser vendidos por Google o YouTube, a los periodistas nos permite tener este ingreso que soporte nuestra operación”, afirma. Carmen asegura que “esta operación es posible, con el tamaño que tenemos, gracias a que nos va muy bien, gracias a que tenemos muy buenos números de gente que sigue nuestros contenidos. Si no ocurriera eso, no hay manera”.

Jorge Ramos es prueba viva de que las redes sociales han acabado con las barreras.

Ante mi pregunta de si regresaría a México algún día a ejercer su oficio, su respuesta es bastante llamativa. “Lo que pasa es que nunca me he ido”, dice. “Me paso una buena parte del día preocupado por México, hablando con políticos mexicanos, y con periodistas y fuentes mexicanas. Entonces, nunca me he ido de México, y ahora menos”, comenta. “Entiendo tu pregunta, pero cuando escribo un artículo y publico semanalmente en el Reforma, tengo un impacto en México. Mis tuits, mis posts en redes sociales tienen un impacto, y México es un tema que me sigue doliendo y que me sigue preocupando muchísimo”, asegura, “gracias a las redes sociales estoy más cerca de México que nunca, a pesar de que físicamente tomé la decisión de irme hace 34 años”.

Foto: Cortesía de Univisión

Para Elena Poniatowska, estos casos son justamente la razón por la que “los periodistas ahorita llevan ganada la partida. Ustedes están en un campo que para mí no resulta lejano, pero en el que tengo que actuar con muchísimo cuidado”, dice en referencia a las redes sociales.

Sin embargo, para esta mujer los retos periodísticos de la actualidad se resuelven con los valores atemporales del periodismo, que trascienden a la cibernética, y van directamente a la calidad moral de cada reportero.

Héroes esperanzados

“Estoy absolutamente convencido de que las cosas para el periodismo en México van a seguir mejorando. Estoy muy optimista y muy esperanzado”, comenta Jorge Ramos desde su oficina.

“Conozco grandes periodistas y muchos jóvenes que veo en las universidades de México que no se van a dejar. Ellos están surgiendo con la idea clarísima de que las cosas no se deben ocultar, y que entienden el periodismo como una misión, no solo como una profesión”, asegura.

Llega a su final la conversación con Jorge Ramos, este hombre al que Elena dice querer mucho. “Estoy agradecidísima, porque como periodista yo también lo admiro muchísimo. Me gustó mucho que se le enfrentara a Trump y deseo que no vaya a irle mal ahora que este señor es presidente”, concluye.

La hora de despedirnos de Elena Poniatowska llega tras una conversación memorable. Según Carmen Aristegui, esta pequeña mujer “con esa voz y con esa cadencia suave puede decir las cosas más duras y bárbaras. Es una mirada muy transparente, que logra desentrañar esos pequeños grandes pedazos de realidad que va contando en sus entrevistas, en sus notas, en sus crónicas, y en sus libros”.

Foto: Paulina Sentíes

Por último, el momento de despedir a Carmen se anuncia por el límite impuesto por el programa de televisión que tiene que conducir en media hora. Caminamos con ella hasta CNN. En el trayecto le pregunto si no le da miedo caminar por la calle, a lo que me responde convencida “esto es lo único que no pueden quitarme, si no estamos perdidos”.

Las voces de Carmen, Jorge y Elena son las voces que gritan en el desierto de la corrupción y la impunidad pese a todos los obstáculos. Son voces que jamás dejarán de hablar, porque los héroes nunca callan.


Se confirma que policías federales son los autores de la matanza en Apatzingán


El suceso resultó en la muerte de al menos 16 personas y varios heridos.


POR Staff Rolling Stone México  



El suceso resultó en la muerte de al menos 16 personas y varios heridos.

Se confirma que policías federales son los autores de la matanza en Apatzingán

Foto: AP / Rebecca Blackwell vía Proceso.

De acuerdo con un reporte de Proceso, gracias al testimonio de más de 39 personas se reveló que miembros de la Policía Federal fueron los autores de la matanza de Apatzingán, suceso que resultó en la muerte de al menos 16 personas y varios heridos.

Recordemos que el pasado 6 de enero, policías federales abrieron fuego contra miembros y simpatizantes de la Fuerza Rural, quienes se manifestaban de manera pacífica en los portales del Palacio Municipal de Apatzingán a las 2:30 de la madrugada. “¡Mátenlos como perros!”, gritaron los policías federales al llegar al lugar de los hechos.

Según el reporte, los manifestantes obedecieron las indicaciones de Nicolás Sierra, “El Gordo Coruco”, líder del G-250, grupo creado por Alfredo Castillo, quien entonces fungía como el Comisionado federal de Seguridad en Michoacán. Por otra parte, los testimonio de los testigos de la matanza señalaron que la Policía disparó contra civiles en dos escenarios distintos, ambos el 6 de enero: el primero, a las 2:30 horas en el jardín central y los portales del Palacio Municipal; el segundo a las 7:45 horas en el cruce de Avenida Constitución y Plutarco Elías Calles.

Cabe mencionar que los rurales realizaron la protesta debido a que, 20 días antes, Castillo había disuelto al G-250 sin pagarles a sus integrantes. Además, se reveló que existían nuevas incursiones de templarios en sus localidades.

Con información de Proceso.

APP 143 abril



Fallece el periodista Julio Scherer García


El fundador de la revista Proceso murió a causa de una choque séptico a los 88 años de edad.


POR Staff Rolling Stone México  



El fundador de la revista Proceso murió a causa de una choque séptico a los 88 años de edad.

Fallece el periodista Julio Scherer García

Foto: Cuartoscuro

Julio Scherer García, periodista y fundador de la revista Proceso, falleció el día de hoy alrededor de las 4:30 a.m. a causa de un choque séptico. Tenía 88 años de edad. El semanario dio a conocer la noticia esta mañana.

Scherer García inició su brillante carrera periodística en el diario Excelsior a los 18 años. En 1968 asumió la dirección del diario, confrontando a los presidentes Gustavo Díaz Ordaz y Luis Echeverría.

El 6 de junio de 1976, Julio Scherer García fundó la revista Proceso junto con una docena de compañeros de Excelsior, tras dejar la publicación debido a una maniobra de la presidencia de Echeverría.

Scherer García asumió la dirección del semanario a los 50 años y continuó con sus actividades como reportero. Incluso un mes antes de su muerte, publicó una nota sobre la muerte de su amigo y colega Vicente Leñero.

Además de su trabajo periodístico, Julio Scherer García publicó un total de 22 libros entre 1965 y 2013 y fue presidente del Consejo de Administración de CISA.

Scherer García recibió en 1971 el premio María Moors Cabat y en 1977 el Atlas World Press Review lo reconoció como periodista del año. Entre sus palmarés se encuentra el premio Manuel Buendía 1986, el Roque Dalton, el Premio Nuevo Periodismo CEMEX-FNP, el Premio Nacional de Periodismo, un Doctorado Honoris Causa de la Universidad Autónoma Benito Juárez de Oaxaca y la medalla John Reed del Proyecto Cultural Revueltas.

Descanse en paz, Julio Scherer.




La delgada línea entre informar o morir


Esta historia comienza en México, un país donde los periodistas pagan un alto precio por cumplir su labor informativa


POR Staff Rolling Stone México  



Esta historia comienza en México, un país donde los periodistas pagan un alto precio por cumplir su labor informativa

La delgada línea entre informar o morir

Esta historia comienza en México, un país donde los periodistas pagan un alto precio por cumplir su labor informativa, sobre todo aquellos que indagan temas de corrupción, crimen organizado y conflictos sociales. Cuestionar el poder y revelar información es una hazaña que puede costar la vida.

Por Natalia Cano

Algunas ONGs consideran a nuestro país el lugar más peligroso para ejercer el periodismo, en donde una nota se paga entre $15 y $20 pesos sin importar el riesgo que el reportero o fotoreportero corre durante la recopilación de la información. Las cifras son escalofriantes. De acuerdo con Reporteros Sin Fronteras, México es el lugar más peligroso para los periodistas, con 85 comunicadores acaecidos y 16 desaparecidos en la última década y donde los responsables de las desapariciones, amenazas y agresiones a periodistas y medios de comunicación casi nunca son identificados ni llevados ante la justicia. La organización Campaña por un Emblema de Prensa establece que México es el tercer país más peligroso para los periodistas, debajo de Siria y Somalia, que ocupan el primero y el segundo peldaño, respectivamente. Brasil y Pakistán se colocan en la cuarta y quinta posición. “Nos encontramos en una sociedad que se está transformando, y a nuestro alrededor se están desarrollando actos muy complicados, violentos, mismos que, como periodistas, debemos comunicar a la sociedad. Lamentablemente nos han vulnerado mucho; no en vano, la ONU y otras organizaciones en defensa de la libertad de expresión, han visualizado a México como uno de los países donde es más difícil realizar la labor de comunicadores”, explica Pedro Pardo.

Ser periodista en México es tan riesgoso que, cuando un reportero o fotoreportero intenta comprar un seguro de vida, las empresas se niegan a vendérselo; en el mejor de los casos, fijan una cuota muy alta, inalcanzable para una persona que gana en promedio $2 mil pesos a la quincena.

Diversas ONGs han desarrollado cursos para protección de periodistas que trabajan en zonas de riesgo, como Artículo 19 (Article 19) que ofrece talleres de seguridad personal a comunicadores que trabajan en México a fin de prepararlos ante las agresiones físicas de las que pueden ser víctimas durante una cobertura y los orienta sobre cómo actuar legalmente ante una situación en la que sus derechos humanos sean violados.

Un video publicado recientemente en la página de Storyhunter, una comunidad global de video-periodistas, advierte del peligro que enfrentan los reporteros en Veracruz al realizar su trabajo. En 19 meses, 11 periodistas han sido asesinados en ese estado. En el documental, un fotógrafo de la fuente policiaca habla sobre los peligros que viven él y sus compañeros en ese lugar, donde tres de ellos fueron reportados desaparecidos en mayo, y cuyos cadáveres fueron hallados desmembrados en un canal de aguas negras días después. El crimen ocurrió a unos días del asesinato de Regina Martínez, corresponsal en Veracruz del semanario Proceso.

Guillermo Luna, Gabriel Huge y Esteban Rodríguez, los tres reporteros gráficos asesinados en mayo, trabajaron durante varios años en la fuente policiaca. Dos de ellos fueron compañeros en el diario Notiver de Miguel Angel López Velasco y su hijo Misael López Solana, fallecidos tras ser víctimas de un atentado en su domicilio, el 20 de junio de 2011. “Veracruz es un foco rojo en la matanza de periodistas y para muestra hay que echarle un vistazo a las cifras, que ya de por sí espantan. Muchas veces los reporteros asesinados han sido criminalizados por las propias autoridades, así que hemos tenido que recurrir a otras instancias. Nos hemos acercado con ONGs para prepararnos de alguna manera, y si ocurre algo, haya un antecedente registrado”, cuenta un periodista que vive y trabaja en esa región. Este periodista, que pide no ser identificado por cuestiones de seguridad, explica que algunos de los riesgos que enfrentan los reporteros y fotoreporteros en una cobertura son: Quedar entre fuegos cruzados, ser víctimas de las agresiones de la policía o la Marina cuando llegan a cubrir la nota, o la peor, perder la vida.

El fotoperiodista mexicano Guillermo Arias, que ha trabajado para medios nacionales e internacionales, señala que los riesgos que enfrentan él y sus colegas durante una cobertura generalmente radica en los “actores” del conflicto al que se está dando seguimiento. “Si llegas a una escena donde está involucrado algún elemento de la autoridad, seguramente será más difícil trabajar y es muy probable que seas agredido, principalmente verbal, pero también físicamente. Por alguna extraña razón, hay ocasiones en las que se puede trabajar con relativa tranquilidad y otras en las que resulta casi imposible. Insisto, todo depende de quiénes sean los actores, dónde y qué tan involucrada esté la autoridad”, señala Arias.

Como víctimas vulnerables, estos periodistas han acudido con diversas organizaciones no gubernamentales como Artículo 19, Periodistas de a Pie y Freedom House para asesorarse y saber cómo actuar previo, durante y después de una cobertura. “Sabemos que no existe una receta para salir vivos de esta guerra (del narcotráfico), en donde los periodistas no conocemos los frentes. Acudimos a la escena y no sabemos quiénes son los buenos ni quiénes son los malos, o cuáles son sus intereses, por lo menos para tratar de tener una referencia de cómo actuar ante esa situación. Los talleres de protección a periodistas nos han ayudado a prevenirnos de algunas situaciones, a marcar un antecedente y a que nuestros familiares o los propios compañeros sepan dónde comenzar a buscar en caso de que nos secuestren”,explica el reportero veracruzano.


Elecciones presidenciales: Votar por el menos peor


En plena recta final de las campañas electorales, te recomendamos varios libros acerca de los candidatos (y de los candidatos), en pro de un voto informado


POR Staff Rolling Stone México  



En plena recta final de las campañas electorales, te recomendamos varios libros acerca de los candidatos (y de los candidatos), en pro de un voto informado

Elecciones presidenciales: Votar por el menos peor

Una guía de lecturas

Por José Xavier Návar

Aunque estamos en la recta final con los últimos 30 días de 90, de campañas electorales, todavía hay muchos que no saben –en medio de una monumental avalancha publicitaria, sin miedo al despilfarro, en eso de legitimar imágenes urdidas por asesores políticos, escribanos de discursos, expertos en manejo de imagen o consultores que, cual linebackers de la NFL, flotan profesionalmente conforme sienten el respaldo o la andanada de golpes bajos y altos, más los manejos de crisis para los candidatos en turno, exageradamente barnizados de marketing, que defienden— por quien votar.

LA-COCINA-DEL-DIABLOY eso a sabiendas de que, una vez dejado el voto en las urnas, no aparezca, como en pasadas elecciones el fraude perpetrado de una y mil maneras, incluyendo las cibernéticas del 2006 (desmenuzadas puntualmente por el antropólogo y sociólogo Héctor Díaz-Polanco en el libro La cocina del diablo, El fraude electoral y Los intelectuales. Temas de hoy, Editorial Planeta) con las que algunos quedaron muy escamados. Sin embargo, algo que comenzó como un rumor esparcido por algunos, se ha vuelto una especie de consigna, al menos legitimada por el ala un tanto contestataria de nuestro rock nacional: “Vamos a votar por AMLO(VE), porque sentimos que es el menos peor”.

Las redes sociales y YouTube, se han encargado de mostrar en su caldo de cultivo a los protagonistas de tal vez la elección más chafa de los últimos tiempos: Enrique Peña Nieto, del PRIcámbrico, que representa el regreso y la evolución de los dinosaurios; Josefina Vázquez Mota, del PAN (con lo mismo) y Andrés Manuel López Obrador, de las izquierdas revoltosas, que prometen el cambio verdadero. Uno más: Gabriel Quadri que, dentro de todo en montaje dantesco de dimes y diretes y puñaladas por todos lados, solo debe ser tomado en cuenta en calidad de patiño ocurrente de la maestra Elba Esther (aunque ambos juran que ni se conocen).

EL ARTE DE LA GUERRA ELECTORALSi de plano se quiere votar con conocimiento de causa, y no dejándose llevar por la pasión y el corazón, debe leerse El arte de la guerra electoral, de José Adolfo Ibinarriaga y Roberto Trad Hasbun, una guía esencial para entender todos los tejes y manejes de las campañas políticas, en donde los autores hasta invocan las ideas de personajes claves en el arte del descontón y la guerra como Sun Tzu, Maquiavelo, Carl Schmitt, Vladimir Lennin y Antonio Grasmci.

MEXICO LA GRAN ESPERANZAYa en el terreno del protagonismo y los reflectores, a nadie le ha llovido como al puntero ex Gobernador del Estado de México, Enrique Peña Nieto, que cargando la pesada losa del caso Atenco, los feminicidios en Edomex y el penoso caso Paulette (por no hablar de las complicidades con su tío Arturo Montiel), presentó en diciembre del año pasado, “su libro”, México la gran esperanza (Grijalbo) en la FIL de Guadalajara, que fue (y ha sido) su némesis, al confundir nombres de libros y autores, haciendo gala de una ignorancia que, desde ese LOS PUNTEROSentonces, casi siempre está a cinco minutos de rebuznar. Ana Paula Ordorica, en su libro 2012: Los punteros, dos conversaciones (Grijalbo), conversa con el copete mejor peinado de la región menos transparente de México, y “El Golden Boy”, que promete y confirma compromisos (la mayoría compromisitos) como ninguno comparte páginas con Josefina Vázquez Mota (que, a estas horas, ya ha sido rebasada por la izquierda), la candidata diferente, que de tantos desatinos personales y de su equipo de campaña, parece que no la ve llegar.

NUESTRA OPORTUNIDADLa misma Vázquez Mota, es la que firma el libro Nuestra oportunidad: Un México para todos (Aguilar) con lo reiterativo del término “Nuestra oportunidad” armado con base en conversaciones con líderes como José María Aznar, Felipe González, Condoleezza Rice, César Gaviria y hasta El Buitre, Emilio Butragueño, entre otros, con lo que se toma la foto, para que luego no digan.

AMLO MITOS MENTIRASEn el especulativo y siempre sabroso terreno de las biografías no autorizadas, las conspiraciones y los cotos de poder, “El Peje”, Andrés Manuel, es blanco de Francisco Cruz en el libro AMLO: Mitos, mentiras y secretos (Temas de Hoy, Planeta), donde se da cita el canibalismo de las tribus perredistas y la descomposición ideología y moral del partido del sol, con todos los escándalos, historias negras y traiciones de los allegados de Andrés Manuel.

EL LADO OSCURO DE PEÑA NIETOEn ese tenor, otro libro: El lado oscuro de Enrique Peña Nieto (Temas de Hoy, Planeta) con textos del equipo de la revista Proceso, coordinados por Rafael Rodríguez Castañeda, se reúne –para la mala suerte de “Dorian Gel”— desde la sospechosa muerte de su esposa, Mónica Pretelini, hasta las redes corruptas de protección del grupo Atlacomulco y la familia Hank Rhon, pasando por reality shows, de la más tenebrosa índole.

DE CONSPIRACIONESUno más: De conspiraciones, ambiciones y elecciones (Temas de Hoy, Planeta), de Jaime Guerrero y Tere Vale, devela los entretelones de los grandes mitos de la política mexicano, de extremos peligrosos con un elenco insuperable de expediente secreto X: Carlos Salinas, La Maestra, Televisa, el narco, Calderón, las mafias del poder y el ciudadano zombie.

244_9786073109710.jpg¿A quién escuchan los candidatos?, del chihuahuense José Pérez Espino (Grijalbo), se mete en el bunker de los que señalan la ruta de campaña de los candidatos y pasa revista a esa turba de hacedores de imagen pública, lemas y objetivos de campaña, maquilladores de escenarios, operadores de marketing, confeccionadores de discursos y demás, para que las estrategias de los presidenciables, lleguen a mejor puerto en el mejor (y a veces, peor de los) escenarios.

PRESIDENTE 2012Finalmente, entre libros de vida breve y muerte anunciada luego del mes de junio, hay que destacar también el de Presidente 2012 (Booklet, Temas de Hoy), coordinado por Jorge Zepeda Patterson, en donde salen a balcón con sus glorias y miserias personales Peña Nieto, Andrés Manuel y Vázquez Mota, para que no quede duda de quien nos va a gobernar los próximos seis años. Que Dios nos ampare.


Patti Smith y el poder del rock and roll


Patti Smith se emocionó al borde de las lágrimas. La legendaria cantante detuvo un par de ocasiones su recital del sábado en la explanada del Museo Diego Rivera- Anahuacalli para calmar la conmoción que le causó el primer encuentro con sus seguidores mexicanos


POR Staff Rolling Stone México  



Patti Smith se emocionó al borde de las lágrimas. La legendaria cantante detuvo un par de ocasiones su recital del sábado en la explanada del Museo Diego Rivera- Anahuacalli para calmar la conmoción que le causó el primer encuentro con sus seguidores mexicanos

Patti Smith y el poder del rock and roll

Por: Natalia Cano
Fotos: Antonio Sánchez y Salvador Bonilla

Patti Smith se emocionó al borde de las lágrimas. La legendaria cantante detuvo un par de ocasiones su recital del sábado en la explanada del Museo Diego Rivera- Anahuacalli para calmar la conmoción que le causó el primer encuentro con sus seguidores mexicanos, en el mismo lugar que alberga el edificio diseñado y construido por el famoso muralista mexicano en 1933.

Diego Rivera concluyó la construcción de dicho museo que recrea el estilo de la arquitectura prehispánica de las culturas teotihuacana, azteca y maya, en 1963, el mismo año en que Smith recibió como regalo de su madre el libro The Fabulous Life of Diego Rivera, de Bertram D. Wolfe, una publicación que cambiaría radicalmente la vida de la cantautora y poetisa.

“Ese libro (The Fabulous Life of Diego Rivera) tuvo una gran influencia en mí, sobre todo por la grandeza de la vida de Diego Rivera, en un contexto artístico y revolucionario y, por supuesto, toda la gente fuerte en su vida. A los 16 años me enamoré de Frida Kahlo, pero en aquel tiempo era muy difícil encontrar información sobre ella”, contó la llamada “Madrina del Punk” el viernes pasado en una multitudinaria rueda de prensa realizada en la Ciudad de México.

La artista recordó que la vida de Kahlo y Rivera la inspiró de algún modo para abandonar su natal Chicago y mudarse a Nueva York en 1967, con la esperanza de encontrar un amor tan intenso y complementario como el de la pareja de pintores mexicanos.

Smith deseó tanto conocer a alguien para entablar un amor como el de Frida y Diego, que conoció al fotógrafo Robert Mapplethorpe, con quien vivió una historia de amor como pocas.

“Fuimos musas el uno del otro. Fuimos jóvenes amantes y cuando la persuasión sexual de Robert evolucionó, nos enfrentamos a una lucha para preservar nuestra amistad y nuestra colaboración, lo que hicimos hasta su muerte”, narró la intérprete.

Durante su recital, Smith dedicó los temas “Ghost Dance” y su mítico “Because the night” a Kahlo y Rivera.

Patti Smith

Fiel a su faceta como activista política, Smith alzó la voz a favor de la libertad de prensa y recordó a los tres fotorreporteros y a la periodista Regina Martínez, corresponsal de la revista Proceso, asesinados recientemente en Veracruz.

“Sabemos que periodistas fueron asesinados en Veracruz. Queremos que sepan que repudiamos los hechos y que hoy más que nunca necesitamos a los buenos periodistas con nosotros… No necesitamos cosas materiales, lo que necesitamos es paz y libertad”, gritó Smith ante la euforia del público.

A los periodistas acaecidos les dedicó “Peaceable Kingdom“, a la que le siguió “People Have the Power“. De entre los 3 mil asistentes se escucharon voces que gritaban: “Put… gobierno”, mientras se levantaba entre el público un cartel con el emblema “No + Sangre”, correspondiente a la campaña que un grupo de caricaturistas lanzó en 2011 para manifestarse en contra de la violencia en el país.

En su recital, que inició con la no menos clásica “Dancing Barefoot“, Patti Smith estuvo acompañada por los guitarristas Lenny Kaye y Jack Petruzelli, el bajista Tony Shanahan y el baterista Dee Daugherty.

Además de Kahlo y Rivera, los personajes a los que Patti Smith recordó en su concierto fueron el escritor y poeta chileno Roberto Bolaño, el mítico y desaparecido club punk CBGB y la agrupación Television.

Por su repertorio pasaron canciones como “Space Monkey“, “Redondo Beach“, “Free Money“, “We Three“, “Pissing in a River“, así como los covers a “(We Ain’t Got) Nothing Yet” de The Blues Magoos, “Pushi’ Too Hard” de The Seeds y “Gloria” del grupo Them.

Smith concluyó su concierto en México, en el marco de la 28a edición del FMX-Festival de México en el Centro Histórico, con un homenaje a Adam Yauch, uno de los miembros fundadores de Beastie Boys fallecido el viernes víctima de cáncer, a quien dedicó la canción “Wing“.

Patti Smith en México

Picture 1 of 14

Patti Smith en México


Alerta por hambruna en la Sierra Tarahumara


Un video que mostró la precaria situación de los indígenas tarahumaras movilizó a los usuarios de redes sociales para iniciar colectas


POR Staff Rolling Stone México  



Un video que mostró la precaria situación de los indígenas tarahumaras movilizó a los usuarios de redes sociales para iniciar colectas

Alerta por hambruna en la Sierra Tarahumara

Un video en el que se afirma que unos 50 indígenas tarahumaras se arrojaron de una barranca tras no poder conseguir alimentos para ellos y sus hijos, movilizó a usuarios de las redes sociales para iniciar colectas de ayuda en varias partes del país.

Esta información, dada a conocer por Ramón Gardea, integrante del Frente Organizado de Campesinos Indígenas y secretario del Ayuntamiento de Carichí, forma parte de una serie de notas y reportajes que se han publicado a nivel nacional sobre la hambruna que se vive en la Sierra Tarahumara a causa del frío y la sequía.

Desde el 26 de noviembre del año pasado, El Diario dio a conocer que la falta de alimentos empezó a generar problemas de salud importantes en la Tarahumara, ya que de septiembre a noviembre se habían presentado 40 casos de desnutrición, de los cuales 15 son severos, cinco de ellos graves.

Ayer, el periódico La Jornada dio a conocer, que con base a las actas de defunción, al menos seis personas han muerto de hambre en Napuchi, Wisarorare, Baquiachi y Pasigochi.

“El médico legista puso como causa de muerte la desnutrición que enfrentan pobladores de esa región –sin comida suficiente hasta por cuatro meses consecutivos– como consecuencia de la sequía”, dice la nota de La Jornada.

En su número 1836 del 8 de enero y con el encabezado “La Tarahumara: hambruna al estilo Somalia”, la revista Proceso informó también del fenómeno: “La sequía es la explicación al hambre que se pasea por la Sierra Tarahumara y que comienza a meter en apuros a 60 mil familias que desde octubre de 2011 y hasta la cosecha de octubre de 2012 no tendrán comida”, dice el reportaje de Marcela Turati.

Sin embargo, fue el video que empezó a circular en las redes sociales lo que hizo que los mexicanos en otras partes del país comenzaran a realizar colectas y a discutir la cuestión de la hambruna entre los indígenas rarámuris.

El hashtag #SierraTarahumara en el tema más discutido en México a través de Twitter, durante ayer 15 de enero, dando pie a la creación de centros de acopio manejados por ciudadanos, hechos que se dieron en por los menos 7 estados de la República y el Distrito Federal.

Solamente hasta la 1 de la tarde del día de ayer, el revuelo causado por las declaraciones del secretario del Ayuntamiento de Carichí, había provocado que en el Twitter se registraran 17 mil menciones que incluían la etiqueta #SierraTarahumara, ocupando el primer lugar a nivel nacional y llegando a colocarse entre los 10 temas más discutidos a nivel mundial a través de esa red social.

En aquel video, Ramón Gardea afirmó que durante el pasado 10 de diciembre, un grupo de 50 tarahumaras se arrojó a la barranca tras no poder conseguir alimentos para ellos y sus hijos durante casi cinco días, explicando que también se han detectado casos de ahorcamiento por la misma situación en aquella región.

Las afirmaciones del funcionario causaron que desde el pasado sábado 14 de enero, los twitteros empezaran a organizar una colecta espontánea en el Zócalo de la Ciudad de México, evento que fue programado para las 12:00 A.M. del día de ayer, logrando la participación de varias centenas de capitalinos.

Los tuiteros iniciaron solicitando alimentos no perecederos, medicamentos, artículos de aseo personal, chamarras, cobijas y suéteres para trasladar a la Sierra Tarahumara durante los próximos días, siendo Zazil Carreras, una de las ciudadanas que lideró este esfuerzo, informando constantemente a través de su cuenta sobre las necesidades y avances que tenía la colecta.

Fue la misma Carreras quien afirmó a través de su Twitter que la fundación Telmex, se acercó con los voluntarios para ofrecer el traslado gratuito de los víveres hasta la Sierra Tarahumara, mujer que del mismo modo pidió a los donantes llevar cajas y cinta canela para poder empacar la ayuda humanitaria.

A la colecta del Zócalo se sumó otra en la Explanada de los Héroes en Monterrey, Nuevo León, evento que inició a las 4 de la tarde de ayer, abriéndose también un centro de acopio permanente en la Secundaria Lázaro Cárdenas en la ciudad de Metepec, Estado de México, siendo ambos manejados por ciudadanos que se organizaron a través de Twitter.

Al llamado de la ciudadanía se sumaron reconocidas instituciones educativas como es el Claustro de Sor Juana en la Ciudad de México, lugar en donde se podrán entregar víveres durante toda la semana y la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), escuela que ha prestado sus instalaciones para que a partir del día de hoy, los habitantes de aquella ciudad puedan acercarse a entregar sus donativos para la Tarahumara.

En el caso de Guadalajara, la colecta tendrá lugar el próximo sábado 21 de enero en la Plaza de Armas de la capital de Jalisco, evento para el que se ha creado un grupo especial en Facebook, con la finalidad de empezar a organizar a los donantes y a quienes participarán como voluntarios, uniéndose diferentes asociaciones civiles al llamado de los twitteros, tales como Fundación Zootropo y Alianza Ciudadana, quienes ofrecieron sus instalaciones para almacenar los víveres.

Durante la tarde de ayer, empezaron a surgir otros centros de acopio voluntario en Saltillo, Durango y Xalapa, siendo en este último organizado por alumnos del Instituto de Artes Plásticas de Veracruz, quienes usarán las instalaciones de aquella escuela para reunir víveres a partir de la mañana del día de hoy.

Las redes se vieron inundadas por mensajes que difundían los números de cuenta de la Fundación Tarahumara José A. Llaguno, misma que tiene varios años apoyando a los habitantes de la Sierra en Chihuahua, pidiendo a los ciudadanos que no puedan acudir a los centros de acopio, donar a través de esta fundación.

El movimiento ciudadano que se dio a lo largo de gran parte del territorio nacional, provocó que las autoridades de algunas entidades se unieran a la colecta, como fue el caso del Gobierno del Distrito Federal, quien inició su propia colecta a través del Departamento de Protección Civil, anunció que fue dado a conocer por Marcelo Ebrard en su cuenta de Twitter.

Qué llevar:

Comida enlatada
Frijoles secos
Arroz, pasta
Productos de aseo: Jabón, champú, pasta de dientes, pañales, toallas sanitarias
Comida para bebés enlatada o leche de fórmula
Botellas de agua
Chamarras
Papel del baño
Cobijas
Cajas de cartón y cinta canela

Centros de acopio:

Ciudad de México

– En el Zócalo, a partir de las 9 horas.
– Claustro de Sor Juana, después de las 12 horas.
– Rectoría
– San Ildefonso
– Casa de MORENA en Benito Juárez. Víctor Hugo 19, Col. Albert, a media cuadra de Plutarco Elías Calles.
– Fundación Tarahumara José A. Llaguno (DF) Xotepingo 48-Bis, Col. Ciudad Jardín, C.P. 04370, 5549-9012.
– Café de Raíz. Mérida 132 bis. Col. Roma.

Monterrey

– Explanada de los Héroes y en la calle Lázaro Cárdenas.

Guadalajara

– Plaza de Armas, sábado 21 de las 16 a las 19 horas
– Estadio Omnilife.

Xalapa

– Parque Juárez de las 11 a las 17 horas toda la semana.
– Instituto de Artes Plásticas de la UV.

Quintana Roo

– Oficinas del DIF estatal de Cancún y Chetumal.

Tijuana

– La Galería de la Esquina ubicada en Esquina Independencia y Aldama.

Edomex

– Lázaro Cárdenas loc 4 Metepec edo de México. Tel 2322218.
– Secundaria Lázaro Cárdenas ubicada en Daniel Espinoza esquina con 5 de Diciembre, Metepec.
– Bizonte lab. Plutarco González no. 213, col. La Merced/Alameda. Toluca.

Donativos

Fundación Tarahumara José A Llaguno ABP | Cta BBVA Bancomer 00446906192 Clabe 012580004469061929

Fuente: El Diario de Juárez (Con información de José A. García/El Diario de Chihuahua) y Reforma