Archivo de la etiqueta: Ricardo Anaya Cortés

México 2018, ¿y ahora qué?


2 de julio. Un mismo compromiso: unión de fuerzas y conciliación para tener un mejor país.


POR Staff Rolling Stone México  



México 2018, ¿y ahora qué?

A escasos días de la llamada madre de todas las elecciones (lista nominal de casi 90 millones de mexicanos, una prospección de participación del 65%, más de tres mil 400 cargos de elección popular, municipales, estatales y federales en disputa y un costo estimado –oficial– aproximado de más de $28 mil 500 mdp) las encuestas aparentan un proceso casi resuelto: el puntero, con una ventaja que oscila entre 18 y 25 puntos (dependiendo desde donde quiera verse), se muestra tranquilo mientras sus adversarios pelean, a veces salvaje y a veces deslealmente por el segundo sitio.

Ante este panorama vale la pena hacerse dos preguntas: ¿Cómo el proceso terminó así?, y ¿qué podemos esperar el 2 de julio? A lo largo de 2018 veremos a 42 países elegir a un nuevo mandatario. Dentro de los mercados emergentes, México es visto como prioridad debido a la sucesión presidencial que tiene en puerta. Nuestra economía, que prácticamente amanece un día siendo la 12 del planeta y otro día la 17 –dependiendo del apetito de los mercados, el tiempo de cambio y nuestras presiones externas entre otros factores–, se ha vuelto un polo de atracción de reflectores.

Si nos remontamos al pasado (un año o poco más), llegar a un escenario en el que, a días de la elección, tuviésemos un candidato con una ventaja de 18 a 25 puntos, parecería muy poco probable. De hecho, en aquel momento, las encuestas mostraban un virtual “encerrón” entre Margarita Zavala y Andrés Manuel López Obrador (la única que en algún estudio logró derrotar a AMLO y curiosamente la misma que tuvo que renunciar a su candidatura presidencial por considerarla poco competitiva).

En aquel momento parecía estadísticamente imposible que Zavala perdiera su fuerza para hundirse en una preferencia del 2% y renunciar, eso es, porque no todo en el análisis político es estadístico; por el contrario, la coyuntura, además de caprichosa tiene factores subyacentes, estructurados, correlativos y contingentes, mismos que en este proceso vale la pena evaluar pues son los catalizadores del “aquí y ahora”. Adquiere nuestra edición de julio para conocer los más relevantes.


Anaya: tan cerca como pudo de la presidencia


El panista concluye las campañas con el apoyo de los empresarios y una base popular amplia, pero insuficiente.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Twitter Ricardo Anaya

Anaya: tan cerca como pudo de la presidencia

La imagen del Paseo de la Reforma con miles de personas durante el cierre de Ricardo Anaya contrasta con una imagen poco festiva y muy dañada del candidato panista de cara a estos comicios.

El inicio de esta historia es bastante remoto, sin embargo podemos establecer un punto de partida en este artículo: hace un año las encuestas afirmaban que el único partido con posibilidad de ganarle a Andrés Manuel López Obrador era el PAN, con Margarita Zavala como candidata. El dato parecía alentador para el partido opositor pero en Acción Nacional había un ánimo insatisfecho: Ricardo Anaya Cortés quería ser a toda costa el aspirante del partido a la presidencia. Él se encargó de que cualquier otra pretensión de candidatura fuese reducida a nada y para el día de la elección interna él era el único precandidato en la boleta. Así, se hizo con la candidatura de la coalición Por México al Frente.

La decisión de unirse a un agonizante PRD y al viral pero poco contundente Movimiento Ciudadano en la carrera presidencial fue motivo de análisis durante semanas, pues el antiguo partido de AMLO fue por años el emblema de éxito de la izquierda mexicana moderna. El PAN, por otra parte, representa valores completamente opuestos. Una alianza de esta naturaleza podía interpretarse de dos formas: una intención real de enfrentar al PRI y a López Obrador, o un ansia de poder más fuerte que los ideales.

Los pronunciamientos de Anaya en contra de la corrupción presidencial y su intención de promover una fiscalía autónoma que investigue a Enrique Peña Nieto por su implicación en los escándalos más turbios del sexenio hicieron que se emprendiera una campaña de revelaciones en contra del panista que estancaron su crecimiento en las encuestas, permitiendo que José Antonio Meade lo alcanzara en la lucha por el segundo lugar en las encuestas.

Al impedir el ascenso de Margarita Zavala en la carrera presidencial, Anaya se desmarcó del deleznable legado de violencia de Felipe Calderón. Al calificar de “errónea” la estrategia del expresidente, el candidato buscó dar confianza a quienes interpretan un posible regreso del PAN al gobierno como un retroceso a la guerra de Calderón –continuada y empeorada por Peña Nieto—. Pese a esto, Anaya logró hacerse con el apoyo de un vasto sector empresarial, quienes confían en que la economía podría mejorar en una administración del Frente.

Al igual que ayer, planteemos un escenario: Si Anaya llega a la presidencia, el joven mandatario se enfrentaría a un escenario de polarización social absoluta. Deberá reestructurar la máquina gubernamental de pies a cabeza, manteniendo lejos del poder a quienes tengan cuestionamientos –por mínimos que sean—. Además, tendrá que emprender a la brevedad su estrategia anticorrupción, pues en los primeros meses de gobierno se jugará la credibilidad de un sexenio electo para sorpresa y rechazo de muchos.


Los fantasmas de Meade


La corrupción del gobierno de Peña Nieto parece haber cavado un hoyo alrededor de su candidato.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Facebook José Antonio Meade

Los fantasmas de Meade

Más allá del margen que el puntero en las encuestas logró sacar a los dos candidatos que le siguen en las preferencias, el aspirante del Partido Revolucionario Institucional lidió durante este proceso electoral con el fantasma de un gobierno ineficiente y un partido profundamente corrupto.

En numerosas pláticas sobre política –propias de este periodo electoral– me he dado cuenta de que cada vez menos dudan de la entereza moral de José Antonio Meade Kuribreña. Su equipo parece haber conseguido con efectividad que se le viera como una oveja en medio de lobos, pero es justamente esta jauría a su alrededor la que hace que el país dude de la independencia que tendría el primer candidato no militante del PRI, en caso de llegar a la presidencia.

A esto debemos sumarle la deleznable participación del político en el llamado “gasolinazo” y las acusaciones en su contra por la presunta implicación en los casos de corrupción de Odebrecht.

En entrevista con Martha Debayle, Vanessa Rubio, coordinadora de campaña de Meade, afirmó que en México “somos más los buenos”, y agregó que el interés de su campaña es que quienes hayan cometido actos de corrupción sean castigados con la mayor severidad.

Sin embargo, la lengua del candidato parece estar atada para criticar al actual gobierno y desmarcarse de los actos de corrupción que desbordaron las portadas de los periódicos en este sexenio.

Por ahora, el principal apoyo que ha conseguido José Antonio Meade es el empresarial, pues ayer, 25 de junio, magnates de diversos ámbitos expresaron públicamente su apoyo al candidato de la coalición Todos por México.

Seguridad, corrupción y pobreza. Esos son los tres ejes de la campaña priísta.

El logro más importante del candidato ha sido entrar en una disputa real por el segundo lugar, posicionándose en algunas de las últimas encuestas por encima de Ricardo Anaya.

Tanto en el PRI como en el PAN el principal argumento de campaña ha sido alejar del poder a Andrés Manuel López Obrador. Sin embargo, ese punto de convergencia no bastó para que se estableciera una alianza electoral que combatiera de forma competitiva a quienes ellos consideran el peor enemigo de México.

Si algo ha caracterizado los procesos electorales en este país es lo poco predecibles que son. Todo podría pasar. Planteemos un escenario que se ve imposible, pero que muchos añoran atestiguar: Meade gana. Si el PRI sigue en el poder ¿será capaz el presidente de redimir una estructura que parece estar podrida?


Candidatos a la presidencia en las páginas de Rolling Stone


Cobertura de las elecciones presidenciales de 2018 en nuestra edición impresa.


POR Staff Rolling Stone México  



Candidatos a la presidencia en las páginas de Rolling Stone

Edición 173 | octubre 2017

Edición 174 | noviembre 2017

Edición 175 | diciembre 2017 – enero 2018

Edición 177 | marzo 2018

Edición 179 | mayo 2018


La realidad de Ricardo Anaya: viajes, colegiaturas excesivas y una vida en Estados Unidos


Tras mostarse de acuerdo con la ley 3 de 3, el líder nacional del PAN ha sido acusado de un uso indebido de recursos públicos para costear una lujosa vida en el extranjero.


POR Staff Rolling Stone México  



La realidad de Ricardo Anaya: viajes, colegiaturas excesivas y una vida en Estados Unidos

“La corrupción le hace mucho daño a este país, le cuesta miles de millones de pesos al año a los mexicanos. Tenemos que combatirla de manera contundente y esta es una buena propuesta para lograrlo”, declaró el líder nacional del PAN, Ricardo Anaya Cortés, tras firmar la iniciativa ciudadana de Ley General de Responsabilidades Administrativas, mejor conocida como “Ley 3 de 3”.

Hoy en día el panista se encuentra en el ojo del huracán después de revelarse el lujoso estilo de vida que lleva su familia, que se encuentra residiendo en Atlanta, Georgia. Viajes, costosas colegiaturas y rentas en lugares exclusivos son los principales factores que delatan al jefe nacional del PAN.

De acuerdo con El Universal, el gasto anual por mantener dicho estilo de vida se calcula en 4 millones 500 mil pesos, cifra que difiere de su declaración 3 de 3, donde sus ingresos anuales se calculaban en poco más de 2 millones 600 mil pesos, entonces ¿de dónde sale el millón 900 mil pesos restantes?

En respuesta a dichas acusaciones, Anaya declaró que obtiene ingresos de algunos locales que renta (recaudando 300 mil pesos al mes) y tiene cuentas bancarias de las cuales se negó a dar los montos exactos pues consideró que era una pregunta “ruda”.

“No tengo nada qué esconder” declaró el dirigente en el noticiero Despierta, conducido por Carlos Loret de Mola. Pero los números reflejan cosas distintas. Con colegiaturas en High Meadows School, una de las instituciones más caras y exclusivas del área, que entre sus tres hijos suman gastos anuales de 51 mil 330 dólares, poco menos de un millón de pesos y la renta de una cabaña de lujo con acceso a un lago en 814 mil 800 pesos anuales, las cifras no reflejan lo declarado oficialmente por Anaya.

Según el periodista Ricardo Alemán, el panista ha viajado 121 veces desde el 2014 para visitar a su familia, estos datos se vieron reflejados en su columna ‘Itinerario Político‘, publicada en el periódico Milenio. El costo por los 121 viajes realizados por Anaya Cortés tiene un costo aproximado de más de 6 millones de pesos.

“¿Puede aspirar a ser presidente un político que no cree en México, que tiene a su familia fuera del país, que prefiere para los suyos la seguridad de una ciudad como Atlanta, mientras los mortales mexicanos padecen las de caín en el día a día de México?”, declaró Alemán sobre la situación que rodea al panista y su familia.

Por su parte, el dirigente declaró que todo se trata de un proyecto de dos años hecho con su familia que supone el aprendizaje de otro idioma y cultura para sus hijos. “Hay quien ahorra dinero para comprarse un coche, para ir a restaurantes lujosos. Yo me gasto el dinero en la educación de mis hijos”, dijo a Televisa.

“Quieren hacer parecer que todos somos iguales, que todos somos corruptos, y eso es algo que el PRI siempre ha intentado”, mencionó en el noticiero Despierta de Televisa. En México, Anaya renta un departamento de 40 metros cuadrados en un exclusivo condominio de avenida Reforma, por el que asegura que paga 14 mil pesos mensuales.

BANNER APP 162