Archivo de la etiqueta: Rolling Stone Mayo

Rihanna, la reina del dolor


Rihanna: Nalgadas, mensajitos de sexo, spaguetti: Una semana caliente con el símbolo sexual más complicado del pop


POR Staff Rolling Stone México  



Rihanna: Nalgadas, mensajitos de sexo, spaguetti: Una semana caliente con el símbolo sexual más complicado del pop

Rihanna, la reina del dolor

Nalgadas, mensajitos de sexo, spaguetti: Una semana caliente con el símbolo sexual más complicado del pop
Por Josh Eells

RihannaPR061210Estamos buscando a Megan Fox. Tres paparazzi, merodeando en las colinas de Los Ángeles, se estacionaron allí esa mañana con la esperanza de atrapar a Fox, que tiene una casa por el rumbo. Pero de pronto, la suerte se cruzó hasta el asiento trasero de una camioneta: Rihanna, de camino a una sesión fotográfica. Las ventanas de la Escalade estaban polarizadas, pero los paparazzi sabían que ahí estaba ella: había una reveladora abolladura en el tumbaburros de la camioneta, además de que ellos tienen una lista de las placas. El paparazzi más cercano a la banqueta es un chico de aspecto agradable llamado Arturo, con un telefoto colgado a su cuello. Él trabaja para una agencia llamada X17. Y Rihanna está en su radar.

Él sabe dónde se queda, cuándo va de compras, dónde come. Él dice que una imagen de ella puede valer tanto como cinco mil dólares, dependiendo de lo que esté haciendo o con quién esté. “¿Entonces?”, dice él –con la mayor indiferencia que puede reunir–, “¿está con alguien?”.

Resulta que Rihanna está con Mark, su guardia de seguridad; un peleador de los barrios bajos londinenses, bastante honesto y leal, que pasó sus años de formación en el este de Londres, superando las adversidades de los rivales aficionados al fútbol. Sus puños son como mazos, y suena como el chico malo de una película de Guy Ritchie. En un punto, como muestra de su ingenuidad de hooligan, toma un simple periódico, hace unos pocos pliegues expertos, y en cuestión de segundos, se ha convertido a sí mismo en un arma de fuerza contundente. “A esto le llamamos un ladrillo Millwall”, dice Mark sonriendo.

Para este momento, Rihanna ha terminado con su sesión fotográfica y se encuentra tomando vino y charlando con su equipo de chicas a la puesta del sol.

Ahí está Karin, su artista del maquillaje; Úrsula, que se encarga de su siempre cambiante cabello –hoy, una explosión de chinos color carmesí al estilo de Bob Patiño de Los Simpson–; Jen, su asistente personal; y por supuesto, Melissa, su mejor amiga y mano derecha, a quien conoce desde que tenía 14 años.

Es un círculo bastante cerrado, o como la amiga de Rihanna, Katy Perry, lo dice: “son un grupo de chicas unidas que viven la realidad”.

Pronto llega el momento de marcharse. Mark se prepara para la caminata de 10 metros hacia el coche. “¿Quieres dejarte fotografiar para que ya no nos sigan?”, le pregunta a Rihanna. Ella ya ha sido fotografiada durante todo el día, por lo que sólo es comprensiva y no tan entusiasta, y acepta, por razones de seguridad.

Pero una vez que las cámaras comienzan a iluminar con su flash y la sonrisa sale, ella decide divertirse un rato.

rihanna-sheet“¡Rihanna! Rihanna!”, le grita Arturo, “¿estás saliendo con Ryan Phillippe?”. Ese es el rumor de esta semana; el más reciente de una larga lista de supuestos amoríos, desde Shia LaBeouf y Josh Hartnett hasta Drake. Ella sacude sus voluminosos chinos. “Lamento reventar tu burbuja”, dice ella, “pero no, ¡estoy saliendo con chicas!”.

Arturo se ríe y dispara de nuevo: “Sí, Nicki Minaj, ¿verdad?”. Rihanna se ríe. “¡Ojalá!”, dice, mientras se desaparece en la camioneta. “¡Su trasero es perfecto!”.

Un poco más tarde, ella se encuentra en un restaurante italiano de la autopista Pacific Coast, adentrándose en un platillo de calamares fritos. El lugar se llama Giorgio Baldi, y es su restaurante favorito en Los Ángeles y tal vez, incluso del mundo. Si está en su casa por una semana, lo cual es raro, podría comer ahí cuatro o cinco veces.

Por lo general pide el spaguetti y a veces los ñoquis. Esta noche, ordena los dos. Y, ¿cómo es ella de cerca? Casi demasiado difícil para una sola toma. Ojos verdes imposibles. Piel luminosa. Piernas que casi alcanzan el techo (no es de extrañar que Gillette las haya asegurado por un millón de dólares).
“Es repugnante lo hermosa que es”, dice Perry. “Cada vez que se las presento a mis amigos, hombres o mujeres, la respuesta inmediata siempre es: ‘¡Wow!, ¿acaso se bebe la sangre de las vírgenes?’”.

Rihanna lanzó su primer sencillo, el éxito de las pistas de baile “Pon de Replay”, cuando tenía tan sólo 17 años. Desde entonces, ha sacado cinco notables discos en seis años, con ventas combinadas por siete millones de dólares.

18 de sus canciones han alcanzado el Top 10, donde, entre las artistas femeninas, sólo Whitney, Madonna, Janet y Mariah tienen más puntaje. Si su último sencillo, “S&M”, encabeza las listas de éxitos –como parece que lo hará–, será su décimo Número Uno; más que Beyoncé y Lady Gaga juntas.

05_Flatbed_1 - NOVEMBERTodo eso hace fácil olvidar que es tan sólo una joven de 23 años. Ella dice que no le gustan las verduras porque saben como arbustos. Sin embargo, adora las papas a la francesa, los Cheetos y KFC. Está tratando de aprender italiano pero hasta ahora la mayor parte de su vocabulario extranjero sólo consiste en malas palabras.

Ama a Jonah Hill y a Michael Cera (aunque ella los llama “El gordo” y “El otro”), y dice alegremente que está tratando de apreciar su cuerpo mientras puede, porque sabe que el “trasero y el busto” son lo primero en la lista. Según Rihanna, padece de un Trans- torno Obsesivo-Compulsivo (TOC): “Odio el sonido de metal contra metal. Y si algo
no está equilibrado, me vuelvo loca; como cuando mi amiga me da una nalgada en la pompa derecha, siento que se me entume la izquierda”.

El año pasado compró una mansión de 12 habitaciones en Beverly Hills, pero parece interminable remodelarla (“la alberca ha sido una pesadilla”), por lo que, mientras tanto, está alquilando un departamento en Westwood con Melissa y Oliver, su toy poodle.

Le encanta ir al supermercado y cocinar para ella, disfruta de un buen Chardonnay al final del día; evita la marihuana (o al menos eso dice), y tiene una gran historia sobre emborracharse en la tina de la bañera, a la luz de la luna, durante unas vacaciones en México. Le gustan los reality-shows sobre crímenes, como Scared Straight y Snapped; dice que el último libro que leyó fue Mafia Princess.

También llega siempre tarde, y no tiene licencia de conducir. Por lo demás, es como cualquier mortal y nada diva –como cualquier persona con 1,500 pares de zapatos–.

En un momento durante la cena, algo llama su atención. “¡Dios mío!”, dice, bajando un poco la voz, “ahí está Colin Farrell. ¡Y justo ahora que hay tantos rumores sobre nosotros!”.

La verdad es que Rihanna está soltera. “No estoy saliendo con nadie”, dice. “No estoy sexeando, y mucho menos sexteando. Nada de eso”. Dice que no ha estado con nadie desde su ruptura con el jugador de los Dodgers, Matt Kemp, lo cual terminó incluso antes de que la gente se enterara en diciembre. Así que han sido por lo menos cuatro meses que no ha habido ninguna acción. “¿Crees estar decepcionado?”, dice ella, “trata de estar en este cuerpo”.

Rihanna-new-albumSin embargo, dice, hay alternativas. “Cuando no estás con la persona que deseas intimar, una imagen es la siguiente mejor cosa. Bueno, Skype es más seguro. Pero una imagen dura mucho más tiempo. Cuando estás sola, y llegan esos momentos calientes, las fotos pueden ser muy
útiles”. Dicho esto, añade, “no he conseguido una foto de un pene en mucho tiempo.

Creo que la gente es un poco miedosa. Y eso puede resultar malo”. Desafortunadamente, ella sabe esto de primera mano. Hace dos años, Internet hizo públicas varias fotografías de ella en estado inconveniente, muchas de ellas bastante gráficas. Rihanna aún recuerda cuando se enteró, justo acababa de aterrizar en un vuelo a Hawai. “Me bajé del avión, y tenía 27 mensajes. Recuerdo el mensaje de Katy, que me desconcertó: ‘Nena, ¿estás bien?’. En ese momento supe que era serio”.

Cuando leyó el de su jefe sobre las noticias, dice que “apenas lo pude soportar. Fui al primer baño que encontré, y me quedé sentada en la taza con la puerta abierta. La gente seguía llegando y me miraba sentada en la taza del inodoro. Estaba petrificada. No quería ni siquiera salir del aeropuerto”.

Para los siguientes días, dice, “me alejé de todo el mundo. No hablé con mi familia. No hablé con mis managers. Al día siguiente era el Día de las Madres, así que sólo le envié flores a mi mamá y esperé a que me mandara un mensaje”.

Su madre le habló, y eso la hizo sentir mucho mejor. Actualmente, ella tiene un sano sentido del humor, sobre todo en esto. Recientemente un fan le envió un enlace a algunas fotos, preguntando lo que eran. ¿Su respuesta?, “Yo, ¡cuando estaba desnuda!”…

BANNER CONTINÚA MAYO


Adele


Adele, la voz más importante del pop funciona gracias a los cigarrillos, el vino tinto y las decepciones amorosas.


POR Staff Rolling Stone México  



Adele, la voz más importante del pop funciona gracias a los cigarrillos, el vino tinto y las decepciones amorosas.

Adele

La voz más importante del pop del 2011, funciona gracias a los cigarrillos, el vino tinto y las decepciones amorosas de alto octanaje.

Por Touré

adele-2Son las dos de la tarde de un sábado y Adele pasea por un parque diminuto en las proximidades del lago Alster, en Hamburgo, Alemania. No cesa de jalar con fuerza la correa de su compañero incansable, un perro salchicha de dos años llamado Louis Armstrong. La gira europea de Adele comenzó apenas hace unos días y aún se le percibe relativamente desorientada. No se ha maquillado el rostro y su cabello, de un rubio apagado, lo lleva recogido en un chongo desastroso.

En un año que ha visto acaparadas las listas de popularidad por bombas sexuales y proyectos artísticos, la sorpresa más grande la constituye su disco 21, el segundo álbum de Adele, que debutó en el primer sitio de las listas inglesas y norteamericanas y a la fecha ha vendido 3.5 millones de copias, un desarrollo que ella considera “sumamente intenso”. Recientemente volvió a fumar –y asegura que no pasa de los siete cigarrillos diarios, aunque a lo largo de las horas que pasamos juntas, se fumó cuando menos esa cantidad–. Para complicar las cosas, esta semana, su padre, Mark Evans –un alcohólico en recuperación que abandonó a Adele y a su madre cuando la cantante tenía tres años– vendió una historia al tabloide inglés The Sun, en la que confiesa sentirse mal por no haber estado ahí para la crianza de Adele. Ella entrecierra los ojos mientras comenta algo al respecto. “Yo no conozco a mi padre”, dice. “No tiene ningún derecho a hacer esos comentarios”. Un día después de la aparición de la historia de su padre surgió otro artículo, esta vez sobre la niñez de Adele; un reportero había acorralado con preguntas a su abuela en un paradero de autobuses. “Fue entonces cuando volví a fumar”, dice la cantante.

adele_1500a_aol-music-artists-uk_240111Adele posee una de las mejores voces de los últimos tiempos; mezcla de un soul poderoso, una dulzura enternecedora y una transparencia emocional escalofriante. Canciones como “Someone Like You” –en la que se despide de un antiguo novio que se ha casado– irradian un cierto desarreglo, algo conflictivo y en ocasiones explosivo. “Todos sus temas están basados en sucesos reales y en gente real”, asegura el bajista Sam Dixon. “Puede que a ella le cueste cantarlas; al menos eso he notado en unas cuantas ocasiones”. Durante la entrega de los Brit Awards, en febrero de este año, sus ojos se anegaron al final de su interpretación de “Someone” y por ello tuvo que rehuir de las cámaras. “No es una pose”, dice Rick Rubin, que produjo cuatro canciones incluidas en 21. “Cuando escuchas a una persona con el alma desnuda, las resonancias son inevitables”.

Adele Laurie Blue Adkins nació en Tottenham, un distrito al norte de Londres, que ostenta una de las tasas más altas de desempleo en Gran Bretaña. Su madre, Penny, no era más que una adolescente; trabajaba como masajista, creadora de muebles y oficinista, y solían mudarse todo el tiempo. Por lo general vivían en edificios subsidiados por el gobierno. A Adele le fascinaban las mudanzas. “Creo que es por ello que actualmente no puedo quedarme en un sólo lugar”.

img-adele_130823640605De niña, Adele amaba cantar y tocar guitarra y clarinete; a los 14 años ya dominaba todos estos instrumentos de manera sorprendente, así que audicionó exitosamente para la Brit School de Londres, una preparatoria pública enfocada en las artes y que alguna vez contó entre sus filas estudiantiles a gente de la talla de Amy Whinehouse, Leona Lewis y Kate Nash. “Era semejante al programa Fama”, dice la cantante. “Algunos chicos se la pasaban haciendo piruetas en el pasillo, haciendo mímica y vocalizando en el vestíbulo”. Su condiscípulo y actual guitarrista, Ben Thomas, comenta que a Adele nunca le interesó el aspecto empresarial de la música. “Algunos chicos anhelaban el estrellato”, dice Thomas. “Era muy fácil darse cuenta de ello. Pero Adele era distinta. Sin embargo, ella era una ejecutante excelente y cuando cantaba o tocaba, todo mundo enmudecía y quedaba maravillado”. Durante su último año en la Brit School, un amigo suyo subió a MySpace un demo de tres canciones que Adele había grabado para su clase. Algunas disqueras enviaron correos pidiendo conocerla. Ella no se mostró emocionada. “Pensé que se trataba del típico pervertido de Internet”, dice. “Vi correos de Island y XL, pero yo desconocía su existencia, así que no respondí”. Finalmente, instada por su madre, se entrevistó con un empleado de XL –la disquera de M.I.A.–. El representante la firmó en el acto.

Adele debutó en 2008 con 19. La grabación gozó de un éxito moderado en Norteamérica –se colocó en el número 56 de las listas y poco después desapareció– hasta que fue invitada a participar en una edición de Saturday Night Live, en plena campaña presidencial, la misma noche que Sarah Palin apareció en el programa. “Estaba en mi camerino con los maquillistas”, dice, “cuando de pronto pensé: ‘Si lo hago bien, esto podría convertirse en un hito para mi carrera’”. Alrededor de 14 millones de personas la vieron cantar “Chasing Pavements” y “Cold Shoulder”. “Cuando aparecimos en SNL, ocupábamos el lugar 40 en iTunes”, dice su manager, Jonathan Dickins. “Unas horas después, ya estábamos en el ocho. De vuelta en Londres ya ocupábamos el primer sitio”. Eventualmente ganó los premios Grammy en las categorías de Mejor Artista Nuevo y Mejor Desempeño Vocal Femenino en un Disco de Pop.

Por esas fechas conoció al tipo que se convertiría en la inspiración de 21. Él era 10 años más grande y logró volverla una apasionada de los viajes, la lectura de ficción y la escritura de poemas. “Me transformó en un adulto. Me encaminó y jamás me he desviado del sendero”, dice la cantante. “Mi carrera era mi vida, pero tenía un pequeño proyecto alterno: nosotros dos. Y eso me hizo sentirme normal una vez más. Justo era lo que necesitaba, porque me estaba volviendo un poco loca”. Vivieron juntos por un año, en la casa londinense de Adele, pero de pronto todo comenzó a descomponerse.

adele“Ya no me parecía divertido”, dice. “Él tenía inclinaciones artísticas, pero no era romántico. Nunca me llevó a Italia. Yo lo llevé a Italia”. Suelta una carcajada. “Yo misma organicé la agenda y lo llevé a un hermoso hotel en Milán”. Al final, “Discutíamos por todo: por el té o porque mi encendedor no funcionaba. Sus amigos se sintieron felices cuando él se esfumó. A todo mundo le parecía una mierda”, dice la cantante. “Todos mis amigos, todas las personas con las que yo trabajaba. Nadie lo quería, porque yo me comportaba extrañamente cuando estaba con él”.

Unas horas después de que la relación tocara a su fin, ella estaba en el estudio, derramando lágrimas mientras grababa “Rolling in the Deep”. Paul Edgeworth, productor de la canción, comenta que “Ella se sentía muy frágil, obviamente, pero a la vez se abrió muchísimo. Pero su vientre estaba en llamas”. Tiempo después, aún inmersa en la grabación, se enteró de que su ex se había comprometido. “Eso me devastó”. Desde entonces no ha vuelto a salir con nadie. “No estoy lista”. “No encuentro una auténtica solidez. Ya no estoy enamorada de él, pero aún lo amo”.

“Me ha dado la temblorina”, dice Adele. Son las 19:30 hrs. y se encuentra en el sótano-camerino de un club para 1,200 personas en las inmediaciones de la zona roja de Hamburgo. Lleva puesto el mismo suéter negro con cuello de tortuga. Ha estado tomando café, con Louis en su regazo, y fumando cigarrillos. Como es costumbre, le aterra un poco salir a escena. “El público me da miedo”, confiesa. “Se me revuelve el estómago”. Una vez en Ámsterdam, estaba tan nerviosa que me escapé por la salida de emergencia. He vomitado un par de veces. En Bruselas vomité encima de una persona. Pero debo soportarlo. Simplemente no me gustan las giras. Con frecuencia sufro ataques de pánico”.

BANNER CONTINÚA MAYO


Del ‘Catecismo de los rudos’ al ‘eBook’


Del ‘Catecismo de los ruidos’ al ‘eBook’. Por Javier Aranda Luna


POR Staff Rolling Stone México  



Del 'Catecismo de los ruidos' al 'eBook'. Por Javier Aranda Luna

Del ‘Catecismo de los rudos’ al ‘eBook’

Por Javier Aranda Luna
Ilustración de Édgar Gómez A.

Nos seguimos acercando a la ciencia y a la tecnología con un pensamiento mágico. Y tal vez por ello, Marshall McLuhan tenía razón: “El medio es el mensaje”. Pero no porque lo sea precisamente, sino porque la mayoría pensamos que lo es aunque las evidencias digan lo contrario.

El triunfo de Obama fue atribuido, en buena parte, al adecuado uso que dio su equipo a las redes sociales. Las revueltas en África entusiasmaron a no pocos activistas que vieron en la plataforma digital el más efectivo instrumento para derrocar regímenes totalitarios.

Lo que olvidamos es que son las sociedades las que, con herramientas digitales o sin ellas, generan los cambios. Los activistas egipcios que sorprendieron al mundo son jóvenes sindicalistas que sin su preparación ideológica no habrían usado la tecnología como lo hicieron.

Gracias al mimeógrafo, los jóvenes estudiantes de 1968, en varias partes del mundo, multiplicaron sus voces de protesta. Desdeñaron la radio, o no tuvieron la visión para darse cuenta que ese medio podría potenciar sus demandas, pero la rudimentaria impresión mimeográfica sirvió a sus fines.

Lo que en realidad fue determinante en los movimientos estudiantiles de ese año en Praga, París o México, no fueron los medios sino el ánimo de los jóvenes para tomar las calles y exigir sus derechos. La tecnología en sí misma no nos hace libres ni mejores. La imprenta de Gutenberg asestó un duro golpe a la Iglesia Católica al publicar La Biblia, pues el alto clero era renuente a ello.

Pero el golpe no provino automáticamente de la impresión de los Evangelios, sino de la lucha emprendida por Martín Lutero contra los abusos del Vaticano. El monje agustino peleó contra la venta de indulgencias, pero también por el derecho a leer el libro fundamental del cristianismo. Más aún, Lutero fue el primer traductor de La Biblia a un idioma moderno.

Esa traducción fue la que imprimió Gutemberg. Desde entonces la patria del pueblo protestante ha sido ese libro, que es muchos libros y sus fieles han sido desde la Reforma Protestante los lectores más asiduos.

Yolanda Cruz ha recordado recientemente que la práctica de la lectura entre las comunidades protestante y católica tiene más de dos siglos y medio de diferencia. Los primeros comenzaron a leer con avidez en el siglo XVI y los segundos sólo a partir de la Revolución Francesa.

No es casual que la industria editorial haya florecido en los países protestantes. Tampoco que allí nacieran el eBook, el Facebook, el Twitter y el email. Sólo los lectores pueden idear nuevos instrumentos de lectura.

Es verdad que vivimos en la época en la que más se ha leído y más se ha escrito en la historia, gracias a las nuevas tecnologías digitales.

Pero también es cierto que vivimos en los años en que se han cerrado más librerías en todo el mundo y en la que no existe un libro en la cuarta parte de los hogares mexicanos.

Tan poco trato tenemos con los libros y sus derivados tecnológicos, que nos siguen pareciendo objetos mágicos. Pareciera que pasamos del Catecismo de los rudos –aquellas cartillas burdas llenas de imágenes con las que se catequizó a los indios mesoamericanos y en las que abundaban corazones sangrantes, rostros con espinas, Cristos rotos más que textos– a la era digital. Y es un salto, claro, sin pasar por la lectura de los libros.

BANNER CONTINÚA MAYO


Rolling Stone Mayo


El Salón de la fama, Britney Spears, Dr. Ozzy, Avril Lavigne, Sabo Romo, Arcade Fire, Rihanna, Adele, especial Rock 2011, Fleet Foxes, Christoph Waltz, videojuegos, cine y más…


POR Staff Rolling Stone México  



El Salón de la fama, Britney Spears, Dr. Ozzy, Avril Lavigne, Sabo Romo, Arcade Fire, Rihanna, Adele, especial Rock 2011, Fleet Foxes, Christoph Waltz, videojuegos, cine y más...

Rolling Stone Mayo

Neil Diamond fue el líder de la ceremonia del Salón de la Fama
Desde Alice Cooper hasta Tom Waits, el lado salvaje de la fiesta más grande del rock

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.14.27

Britney apunta alto con ‘Femme Fatale’
La princesa del pop regresa con un nuevo disco repleto de éxitos, y una probable gira

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.18.57

Preguntas al Dr. Ozzy
Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.20.59

Multitud, ruido, Kanye: SXSW cumple 25 años
Más de dos mil actos, desde The Strokes hasta Odd Future, tomaron Austin

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.23.19

Tributo
The Grateful Dead recuerda a su gurú de LSD, Owsley Stanley
Phil Lesh, Bob Weir y Mickey Hart rinden homenaje a su misterioso amigo

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.25.43

Dentro de la enorme nueva exhibición
Krist Novoselic habla de los artefactos personales de la Nirvana

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.27.39

P&R: Avril Lavigne
La princesa malcriada del pop habla sobre su divorcio, beberse unos ‘shots’ de Jäger y cocinar en su castillo del Bel-Air

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.30.04

Músico del Siglo XXI
Sabo Romo recuerda el origen de Caifanes y se prepara para la Feria Internacional de la Música, en Guadalajara

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.31.50

Televisión: Una realidad casi universal
‘Las muñecas de la mafia’, una producción colombiana que muestra otro punto de vista de las organizaciones delictivas

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.32.46

La vida después del Grammy
El grupo galardonado, Arcade Fire, lanzará un nuevo DVD

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.35.34

‘Del ‘Catecismo de los rudos’ al ‘eBook’
Por Javier Aranda Luna

EBOOK

Rihanna: Reina del dolor
Nalgadas, mensajitos de sexo, spaguetti: Una semana caliente con el símbolo sexual más complicado del pop

CENTRAL

Adele
La voz más importante del pop del 2011, funciona gracias a los cigarrillos, el vino tinto y las decepciones amorosas de alto octanaje.

ADELE

Rock 2011
Desde las películas caseras de Grateful Dead hasta lo que rige en la música hoy por hoy. Protagonizado por Fleet Foxes, Panda Bear, Stevie Nicks, U2, Danger Mouse, Jeff Beck, Rod Stewart y muchos más.

Captura de pantalla 2011-04-28 a las 13.53.23

66-67

72-73

El amor en un circo de tres pistas
Christoph Waltz, un bastardo sin gloria en ‘Agua para elefantes’

82

En nuestra sección de Guía, las mejores recomendaciones de discos, DVDs, cine y videojuegos.
Captura de pantalla 2011-04-28 a las 14.05.24