Archivo de la etiqueta: Soda Stereo

Un legado musical hecho magia


Soda Stereo estará más cerca que nunca gracias a ‘Sép7imo día-No descansaré’.


POR Natalia Cano  



Foto: cortesía de Ocesa

Un legado musical hecho magia

El reencuentro entre Zeta Bosio, Charly Alberti y el productor Adrián Taverna en el estudio de grabación para trabajar en el proyecto Sép7imo día–No descansaré; el nuevo espectáculo del Cirque du Soleil, inspirado en la música e historia de Soda Stereo, resultó sanador para los exintegrantes del famoso trío argentino de rock.

A una década de la gira de reunión Me verás volver, tras la separación de Soda Stereo en 1997, el bajista y el baterista se juntaron para crear versiones renovadas de sus temas clásicos que ahora forman parte de la puesta en escena que la compañía canadiense estrenará en Monterrey (19 de octubre), Guadalajara (8 de noviembre) y la Ciudad de México (28 de noviembre).

El concepto fue mutando para nosotros, nos tuvimos que hacer cargo de este trabajo de readaptación de la música de Soda Stereo, con toda la responsabilidad que eso significaba y sabiendo que habíamos perdido a un hermano, a una parte fundamental de la banda”, cuenta Alberti. “Pero la familia de Gustavo (Cerati) fue la clave, no quería que paráramos que siguiéramos adelante, ellos nos apoyaban, y así fue”, añade.

Encerrados en Unísono, el estudio de su compañero Gustavo Cerati (1959-2014), la dupla vivió jornadas interminables donde las emociones se desbordaban: de las risas al llanto, la adrenalina se convertía en ataques de nervios ante la posibilidad de que las nuevas versiones para el espectáculo no estuvieran al nivel del gusto de Cerati.


La historia de Rolling Stone México: octubre


En los meses de octubre.


POR Staff Rolling Stone México  



La historia de Rolling Stone México: octubre

Es tamos a un mes de la gran celebración. Nos sentimos muy nerviosos, como esa quinceañera sin saber con qué chambelán bailar esa coreografía que se ensayó por varias semanas –y sabiendo que es ridícula, tener que dibujar una gran sonrisa. Mientras seleccionamos las canciones para salir entre humo y movernos de izquierda a derecha, te dejamos más recuerdos editoriales que hemos tenido a lo largo de estos años. ¡Qué el vals comience con sus primeros acordes!

2005

No, no somos la revista oficial de The Rolling Stones. Pero esa gran banda estuvo en nuestra portada para demostrar que su música es eterna sin importar cualquier problema. Una exclusiva más con esta longeva agrupación. Además, recordamos a Janis Joplin, platicamos con The Rasmus, Bon Jovi, Bloc Party y Chris Cornell, entre otros.

“Si trabajas con Mick en la misma habitación, las cosas pueden tornarse muy divertidas”
Keith Richards

2007

Una gran portada con uno de los mejores grupos latinoamericanos: Soda Stereo. Cerati, Charly y Zeta nos abrieron su estudio en Argentina para darnos la única entrevista antes de su regreso a los escenarios. Por otro lado, también estuvimos con The Police por su gira de reunión. Y hasta platicamos con John Lydon de Sex Pistols por el aniversario de Never Mind the Bollocks Here’s the Sex Pistols.

“El concierto final fue muy pesado para mí, por la carga emocional”
Gustavo Cerati

2008

Mientras Wentworth Miller trataba de salir de la cárcel en la serie Prision Break, estuvimos con Mötley Crüe para demostrarnos que sigue siendo salvaje y vulgar. Carlos Loret de Mola escribió sobre los superhéroes contra la impunidad en México. ¿Dónde están cuando más los necesitamos? y hasta publicamos fotografías legendarias de Bob Gruen (sí, el que tomó la clásica imagen en b/n de John Lennon con la playera de New York City). Y modestia aparte, estuvimos con Brian Eno, David Byrne, Joe Satriani y Andrés Calamaro.

Lennon fue más allá de The Beatles, al involucrarse en cuestiones políticas y sociales”
Bob Gruen

2010

Este muro se construyó hace mucho tiempo y también es una crítica política y social. Roger Waters habló con nosotros sobre The Wall. Además, tuvimos entrevistas con varios actores de series de TV como Mad Men, Big Bang Theory y Modern Family. Pero la sesión de fotos que estuvo muy sangrienta y desnuda fue la del trío de True Blood.

“Es muy bueno pensar en el sexo como si éste fuera la búsqueda de un momento compartido”
Stephen Moyer

2011

En esta edición no solamente estuvimos con Noel Gallagher para que nos platicara sobre High Flying Birds, sino que también rescatamos las palabras de George Harrison sobre su vida privada. ¿Te acuerdas de “La Barbie”? No, no la muñeca; sino el narcotraficante Édgar Valdez, publicamos todo lo relacionado a su carrera ilegal y su captura.

Oasis fue una época de mi vida de la que estoy muy orgulloso. Es algo que no voy a volver a conseguir”
Noel Gallagher

2013

Josh Homme de Queens of the Stone Age estuvo en esta edición por aquella visita que hizo a nuestro país, una entrevista exclusiva que hizo uno de sus fans: Pascual Reyes, líder de San Pascualito Rey. Ahora, Homme sigue bailando por el estreno de su álbum Villains. Nos reu- nimos con los integrantes de la legendaria banda Blondie y Debbie Harry nos hizo varias confesiones.

“El fenómeno del ‘download’ ha cambiado un modo u otro la atención. Es como ver solamente un fragmento de la pintura, no tener la fotografía completa de toda la obra musical”
Debbie Harry

2014

La muerte de Gustavo Cerati conmocionó a todo el ambiente musical. Sus grandes obras con Soda Stereo y como solista han sido estandarte del rock latino. En esta luctuosa edición, presentamos una entrevista inédita con él y una crónica de su despedida entre lágrimas, flores y música.

“Después de The Beatles, no hubo otro grupo en producirme la sensación de querer estar ahí como lo hizo The Police
Gustavo Cerati

2016

¿Recuerdas a Green Day? El año pasado nos reencontramos con ellos para confirmarnos su regreso a los escenarios gracias a su álbum Revolution Radio; Billie Joe Armstrong recordó su intenso y depresivo pasado. Y por la parte de cine, platicamos con Tom Hanks y Felicity Jones por la cinta Inferno; Mark Wahlberg que participó en Horizonte profundo y por otro lado, Lady Gaga nos dio una reveladora entrevista por su actuación en American Horror Story: Hotel.

“La otra parte de mi vida se derrumbaba lentamente. La base de mi cuerpo estaba rota. No sé si todavía estaría aquí”
Billie Joe Armstrong


Sus últimos días


Gustavo Adrián Cerati murió el 4 de septiembre de 2014.


POR Staff Rolling Stone México  



Facebook: Gustavo Adrián Cerati

Sus últimos días

Por Juan Morris

“Ven, ¿quieres ver el cuarto de Gustavo?”, me preguntó Lillian Clark –madre de Gustavo– la segunda vez que fui a visitarla a su casa de Villa Ortúzar. Habíamos tomado el té en la sala y ya se tenía que ir a la clínica a reemplazar a la señora que cuidaba a Cerati y a encontrarse con sus dos hijas, Laura y Estela, que mantenían una rutina diaria de visitas. Pero después de llevar las tazas a la cocina, ya con el abrigo en la mano, su orgullo de madre pudo más y me invitó a seguirla por el pasillo.

Todavía hoy, el cuarto de la infancia de Gustavo Cerati sigue estando igual a cuando era un adolescente fascinado con el rock progresivo: Un espacio angosto pegado a la cocina, con una cama, un escritorio con estantes repletos de libros y una ventanita con vidrio esmerilado con algunas calcomanías pegadas. Hay una de la Universidad Del Salvador, que Cerati pegó cuando empezó a estudiar la carrera de Publicidad a los 19 años y planeaba con Zeta Bosio cómo armar un grupo. Hay otra de la etapa Say No More de Charly García, cuando Gustavo ya se había ido de su casa hacía rato para convertirse en la gran estrella de rock de Latinoamérica y estaba por separar Soda, pero volvía a ese cuarto como si se tratara de un altar donde podía preservar el espíritu de chico de Villa Ortúzar fascinado por los ídolos del rock. “Mira, ésta es de cuando tocaron con Soda Stereo y nos pidieron a todos los familiares que les prestáramos los televisores”, me dijo Lillian, agarrando una foto que había apoyada en un estante y en la que estaba su hijo durante la histórica presentación del primer álbum del grupo en el Teatro Astros el 17 de agosto de 1984.

Era una tarde de agosto de 2012 y, mientras tanto, a unas 30 cuadras, Cerati estaba en una habitación del primer piso de la clínica ALCLA, atendido por un ejército de profesionales que regulaban los valores químicos de su organismo y lo sentaban todas las tardes en un sillón especial, vistiéndolo con ropa deportiva, para hacerlo ejercitar y que sus músculos se mantuvieran tonificados, que le enseñaban a su boca y su garganta a volver a tragar, e intentaban estimular su consciencia y sus respuestas cerebrales a través de la música, buscando alguna conexión. Pero ni siquiera en el lenguaje había una forma de llegar hasta donde estaba, un tiempo verbal preciso para capturar su estado. Al principio, cuando acababan de trasladarlo desde Venezuela en junio de 2010, en esos primeros meses de internación, entre sus familiares y amigos, el presente era la forma natural de hablar de Cerati. Él estaba ahí y, alrededor de su cama, había una mezcla de shock y efervescencia, angustia por el coma y esperanza de que en cualquier momento abriera los ojos, una certeza obstinada en que era cuestión de días, horas, tal vez semanas para que todo volviera a ser como antes. “Con Benito le grabamos unos iPods con música para que escuche”, me dijo entonces Adrián Taverna, ingeniero de sonido desde los primeros shows de Soda hasta el último en Venezuela y uno de sus mejores amigos. “Él le puso bandas más modernas y yo los grupos clásicos de rock nacional que sé que le gustan”.

Después, a medida que esas semanas fueron pasando, convirtiéndose en meses, años, la forma de referirse a él en presente fue una manera de retenerlo, una batalla semántica que implicaba que Gustavo estaba ahí, seguía siendo él, de una forma que estaban intentando comprender. A comienzos de 2012, entre las hermanas y sus amigos empezaron a pasarse el libro Ataque de lucidez, escrito de Jill B. Taylor, una doctora en neuroanatomía que sufrió un Accidente Cerebrovascular (ACV), estuvo en coma y, al despertar, escribió una crónica de su excursión a ese lugar donde, supuestamente, ahora estaba él. “Mientras los centros del lenguaje de mi hemisferio izquierdo se iban silenciando y me iba desligando de los recuerdos de mi vida, me sentía reconfortada por una creciente sensación de gracia”, escribió Taylor con precisión científica sobre el momento en el que sufrió el ACV. “Mi consciencia ascendió a un estado de ‘saberlo todo’ (…) Lo sentía como un buen camino a casa y me gustó”.

Era una de las maneras de intentar acercarse al estado de Gustavo, de asimilar qué podía estar experimentando. Con el tiempo, sin embargo, el desgaste de la espera, del estado invariable de Gustavo, empezó a moldear el ánimo de su círculo íntimo. “Lo fui a ver hace una semana y, aunque nosotros veamos señales, en los reportes clínicos no hay ninguna evolución”, me contó el año pasado Óscar Fernández, íntimo amigo suyo y dueño de la peluquería Roho. Y en mayo, cuando se cumplieron cuatro años del ACV, Taverna me dijo algo parecido. “Sigue todo igual. Va pasando el tiempo y no pasa nada”. Aunque desde mayo de 2010 estaba hundido en un baldío existencial entre la vida y la muerte, todos seguimos escuchándolo. Este año, la canción más escuchada en Spotify en Argentina fue “De música ligera”.


La historia de Rolling Stone México: septiembre


En los meses de septiembre.


POR Staff Rolling Stone México  



La historia de Rolling Stone México: septiembre

En nuestro 15 aniversario seguimos bailando, algunos chambelanes no nos aguantaron el paso, pero afortunadamente estamos al pie de la pista disfrutando el ritmo de la música. La fiesta continúa y seguramente tendremos chilaquiles y mariachis. A lo largo de cada mes de agosto, reunimos grandes personalidades en diversos artículos. Te dejamos una probada de este camino recorrido.

2003

El trío de Moenia fue la portada de esta edición y en ella, realizamos un especial sobre la Frontera norte. Una gran investigación en la que se incluían reportajes sobre la vida al lado del muro, una crónica sobre el baile y diversión en el Salón Pacífico, cine chicano, entrevistas a Carlos Santana, El Gran Silencio, Edward James Olmos y hasta Bronco. Algo que Trump debería de estar leyendo.

“Hay mucha gente que sabe que el arte puede estar sostenido por diferentes culturas”
Edward James Olmos

2004

Una gran edición con Jim Morrison en ella. Además incluimos entrevistas con Axl Rose de Guns N’ Roses, Mark Hamill sobre Star Wars y como también nos importan nuestros deportistas, estuvimos con Saúl Mendoza y más atletas paralímpicos que nos representaron en Grecia.

“Es importante que la gente se de cuenta de que nosotros tenemos el mismo desarrollo humano y deportivo que un atleta convencional”
Saúl Mendoza

2010

Nos quedamos con el ojo cuadrado cuando Katy Perry nos dijo que “¡Sí!” a nuestra portada. Y bueno, dejamos que seleccionara poca ropa para la sesión de fotos. Ah, y también hubo entrevistas con Leonardo DiCaprio (para que no haya celos) y Arcade Fire.

“Entendí la noción de infierno desde que aprendí a hablar”
Katy Perry

2011

En Rolling Stone hemos publicado artículos de diversos temas y en esta edición, en la que tuvimos una entrevista exclusiva con Red Hot Chili Peppers, también platicamos sobre la reencarnación con el Dalai Lama.

“Desde que era niño me ha disgustado la pena de muerte. Matarlos no es una medida precautoria, sino de simple venganza”
Dalai Lama

2013

El que ya no estaba acostumbrado a dar entrevistas era Trent Reznor de Nine Inch Nails, quién nos habló –en exclusiva– sobre varios temas alrededor de su vida musical. Por otro lado, estuvimos con Imagine Dragons, Pharrell Williams y Phoenix.

“Hacía mucho tiempo que no me entrevistaban, me siento un poco violado”
Trent Reznor

2015

Celebramos el 25 aniversario de Canción animal, uno de los grandes discos de Soda Stereo. Además, nos fuimos con Bruce Dickinson de Iron Maiden, a Chichen Itzá y viajamos por la psicodelia con Kevin Parker del grupo Tame Impala.

“La portada (de The Book of Souls) tenía que contener referencias mayas, pero no debía de parecer como si perteneciera a un museo”
Bruce Dickinson

2016

El entablar una charla con Sir Paul McCartney fue una experiencia única. Y en esta edición tuvimos de todos los géneros musicales, desde Sting, pasando por Pixies hasta AC/DC, White Lies y Green Day. Además de una cinta que se inspiró en un artículo nuestro: Amigos de armas.

“Cuando John empezó a salir con Yoko, ella no estaba en el cuarto de control o al lado, estaba en medio de los cuatro”
Paul McCartney


“No hay nadie más exigente con uno que uno mismo”


En 2006, después de sufrir una trombosis, Cerati dejó de fumar –momentáneamente– y durante la gira de ‘Ahí Vamos’, su disco más rockero desde ‘Canción Animal’, nos concedió su última entrevista larga a solas. Éste es un outtake de esas conversaciones, en las que revisó como nunca antes su infancia, los años ochenta y las secuelas de una vida en la ruta. “Hace mucho que me considero un sobreviviente”, dijo.


POR Staff Rolling Stone México  



“No hay nadie más exigente con uno que uno mismo”

Por Óscar Jalil

Cuando Óscar Jalil y Ernesto Martelli entrevistaron a Gustavo Cerati en 2006, el exlíder de Soda Stereo venía de recibir una alarma sobre su salud —una fibrotrombosis le había impedido caminar, dejándolo en terapia intensiva—, el primer indicio de que algo no estaba bien. “Fue un susto suficiente como para decir: ‘¿Quiero que la próxima sea directamente el fin?’”, le dijo Cerati a Rolling Stone en una combi camino a Ezeiza, en el inicio de una serie de entrevistas on the road durante la gira de Ahí vamos, que continuó en Nueva York y el DF.

Después de 25 años de vida en la ruta, de giras interminables al frente de la banda más importante del rock latino, el cuerpo finalmente le había dado una señal y hasta había dejado de fumar. “Pero él no parecía asustado”, recuerda Jalil hoy. “Era como si tuviera una confianza inconsciente de que nada le podía pasar”. En el plano musical, estaba en el mejor momento de su carrera solista, experimentando el éxito individual justo antes de reunir a Soda. Además, se había dado el gusto de armar un grupo sumando antiguos colaboradores (Richard Coleman, Fernando Samalea, Tweety González) a los músicos de su etapa solista (Fernando Nalé, Leandro Fresco) y tenía en Ahí Vamos su respuesta individual a Canción animal. Este outtake es parte de las primeras tres horas de entrevista. “Justo, justo en ese momento”, dice Jalil, “él sabía que tenía algo grande entre manos”.

La etapa pre-Soda Stereo no es algo de lo que se hable generalmente, y antes de Soda tenías un grupo, Vozarrón. Era así, ¿cierto?
Sí, pero no fue precisamente la primera banda. Ni siquiera era una banda mía, era de Marcelo Kaplan, y por ahí desfilaron varios músicos, sobre todo músicos de un extracto más de fusión, de jazz, porque de eso era la banda.

¿Eso era lo que tú escuchabas en ese momento?
Sí. En realidad yo en esa época estaba escuchando mucho reggae, de una manera casual, si bien estaban empezando a sonar las primeras cosas post punk y new wave.

Hablamos de 1979, más o menos…
Sí, lo que vino después del punk, o lo que salía del punk mismo con gente como The Clash, que empezaban a incorporar el reggae. Pero, casualmente, en esa época mi madre estaba estudiando en la Facultad de Filosofía y Letras, una época un poco complicada para estar en eso. Una amiga suya había estado viviendo en Jamaica y le dio una colección enorme de discos, sabiendo que yo era músico y que por ahí me interesaba. Yo recién empezaba a entender de qué cuernos se trataba el reggae, así que me cayeron en las manos un montón de discos de Toots & The Maytals, discos que sacaba una compañía de aviación, por ejemplo; muchos sencillos con sus versiones dub del otro lado. Y en ese momento preciso yo estaba con esa música.

¿Viste el show de The Police en 1980, en Obras?
Sí. Los vi en realidad en el New York City, que estaba a la vuelta de mi casa. Ahí fuimos con Zeta (Bosio). La cuestión es que en ese momento yo estaba tocando con Vozarrón, cantaba un tema que se llamaba “Marítimo”. Yo mentía, decía que tocaba muy rápido, pero en realidad tenía una banda de música disco. Estaba como trabajando de la música. Estudiaba Publicidad, hacía un año que había terminado de hacer el servicio militar, así que había empezado recién. Y lo que pasaba era que yo trataba de meterles ritmos reggae a cuecas, a músicas que hacía Marcelo. Tocamos en La Trastienda. Una vez también tocamos en un Obras chiquito que se hizo, con toda una movida que tenía que ver con la música de jazz, de fusión y folclórica. Eran épocas en donde yo, al mismo tiempo que estaba escuchando los primeros discos de The Police, escuchaba Return to Forever, y que venía toda la locura Mahavishnu. Yo era un absoluto fan de Genesis, de King Crimson, de Yes, y ya en ese momento era como una especie de actualización lo que pasaba con el jazz rock, desde ese disco de Billy Cobham, Spectrum.

¿Y Steely Dan?
Steely Dan, claro. Y bueno, ya después… la locura Jan Hammer. Y todo eso empezaba a mezclarse con el rock, Jeff Beck, mi guitarrista favorito de esa época, tocando con Jan Hammer. Todo se me mezclaba, parecía que todos los héroes estaban juntos. Superhéroes juntos. Todos tocaban a mucha velocidad y, como todas las cosas, la excitación.

¿Y cómo crees que se pasa de todo eso a la simplificación que proponía The Police?
Claro, cuando aparecen grupos como The Police, especialmente The Police, que me llegó de una manera muy… Yo tenía muchas bandas, muchas bandas. Antes de formar Soda Stereo y dedicarme concretamente a una, tenía muchas novias musicales. Vozarrón era una, tenía mi grupo de música disco con dos inglesas, ya desde los 15,16 años me gustaban mucho Commodores, Earth, Wind & Fire, Parliament Funkadelic… Tenía también toda esa parte.

¿Esa era la música que pasaban en las fiestas donde ibas a bailar?
Escuchabas esa música, te la ponían con Led Zeppelin y aparecía Kraftwerk también. Me empecé a hacer como un poco especialista en esa parte negra pop, soulerofunkera de mediados de los años setenta que convivía con el heavy metal. Eso es una cosa que, vista desde hoy, parece una deformidad, porque después esas cosas se pusieron más tribales. Pero en esa época yo tenía una banda que se llamaba Koala y hacíamos música afro. Tenía un trío en Flores con el que tocaba blues, con el baterista de La Máquina, que tocaba con un palo de escoba, y por ahí pasaba de golpe a improvisar Pappo con unas bestias del blues y del rock.

¿Dónde empezó tu gusto por tocar la guitarra rítmica?
Bueno, en el grupo este de música disco tenía que ir sacando temas todos los días y se los pasaba a las chicas que cantaban en inglés. Yo también cantaba y hacíamos versiones. Y a veces se iban mezclando: De golpe, al tecladista que tocaba en Vozarrón lo llamaba Marcelo para que viniera a tocar el teclado en estas fiestas que hacíamos. Porque hacíamos muchas fiestas judías, eran los que hacían las fiestas que podías… ¿Cobrar? Son los que pagaban. De ahí salieron bandas como Nomady Soul, La Torre, nos cruzábamos. En uno de esos shows, me acuerdo de haberme encontrado con Pipo Cipolatti, que tenía una banda que se llamaba Tito y sus Espátulas. Cosas así. Eran trabajos, trabajo de músico. Tenía esa banda, Vozarrón… Con diferencias de tiempo empecé a trabajar con Zeta, con (Andrés) Calamaro, en lo que después —mucho después— iba a ser Soda Stereo. Pero era una banda que también intentaba hacer covers, tocar en fiestas.

Ellos estaban mejor posicionados, la banda de Zeta tocaba en Punta del Este. Morgan, se llamaba. El cantante se fue para hacer un proyecto discográfico y entré yo, y Calamaro también estaba. Venía de Raíces y después se fue a Los Abuelos, directamente. Un Calamaro new wave.

¿Qué te pasó cuando viste a The Police?
Nos volvimos locos. Con Zeta éramos absolutamente fans de The Police, y no podía creer que tocaran a media cuadra de casa, así que desde temprano estábamos ahí. Incluso llegamos a ir hasta el Sheraton. Yo me hice firmar un póster que tenía, que había salido en la revista Pelo; que era terrible, una de las fotos más feas que le pudieron haber sacado a los tipos. Era tan fea que me pusieron como: “¡¿Qué es esto?!”, una cosa así.

¿Los tres te lo firmaron?
Los tres. Los encontramos a los tres, no pudimos ni hablar, yo estaba re… incluso tengo una foto muy ridícula que me sacó Zeta al lado de Sting, pero es imposible. No reconoces a nadie, salió todo movido. Y en realidad, era uno de los tantos que estaban ahí. Era muy, muy fan.

Muchos años después, cuando los conociste, ¿les hablaste de eso?
Sí, les comentaba lo que había pasado aquella vez, nos reíamos. Dos de los The Police terminaron ofreciéndote tocar con ellos.

¿Fue un sueño de infancia hecho realidad para ti?
De alguna manera sí, lo que pasa es que es un sueño a destiempo, en un lugar en donde no parecía corresponder. Un día yo estaba en Chile y sonó el teléfono. Contesté y era una persona, no recuerdo ahora su nombre, pero que hablaba en nombre de Miles Copeland (manager de la banda). Yo no entendía muy bien, era por un disco tributo a The Police. No lo tomé muy en serio, me pareció medio raro todo. Después, directamente el que habló fue Miles Copeland, entonces me cuenta un poco la cosa, me pide que elija un tema, que lo iba a hacer con los dos (Andy Summers y Stewart Copeland), porque Sting no participaba en el proyecto (Outlandos D’Americas, un disco de rock en español tributo a The Police, de 2000); en ese momento, Sting era muy popular y estaba tocando un montón, así que era una cosa que iba a involucrar a Andy Summers y a Stewart Copeland. Yo no lo podía creer, dije: “¡Qué increíble!”. Me puse a buscar: “Carajo, ¿qué tema hago?”. Di mil vueltas, llegué a “Bring on the Night”, sobre todo porque siempre admiré mucho la estructura armónica y melódica, y la onda de guitarra que tenía. Me producía mucho placer, así que me fui por ese tema. Cuando llego allá, me entero de que Stewart Copeland, con el cual había tenido una cena la noche anterior, decidía no participar en la misma grabación con Andy Summers, entonces Stewart Copeland terminó con Jaguares, y yo con Andy. No nos conocíamos y fue genial. Andy Summers y el baterista Vinnie Colaiuta, un animal. Yo fui con la versión y la idea mía. Decía: “Mira, lo que quiero es grabarla como si fuera The Police”. Yo en esa época estaba trabajando más con electrónica y cosas así, pero realmente quería grabarlo como lo hacían ellos, con ese virtuosismo pero tocado con una energía primaria. Entonces me colgué el bajo. A mí me gusta mucho tocar el bajo, tengo como buen feeling para tocarlo. Y ahí estaba Vinnie Colaiuta y yo no lo podía creer. Estaba realmente en el paraíso tocando el tema. Una vez que supimos la estructura, fueron tres minutos y se grabó de una toma. Pero pobre Andy, le cambié la nota, la afinación del tema, el tono, entonces ese riff tan maravilloso de guitarra ya no le funcionaba tan bien desde el punto de vista mecánico, y tuvimos que hacerlo a cuatro manos. Tengo fotos increíbles. Hay una de los dos haciendo el riff.

¿Seguiste en contacto con Andy Summers?
Nos hicimos amigos y fue como una persona de consulta. Yo en esa época recién había terminado el tema Soda Stereo, y era toda una situación muy fuerte para mí, emocionalmente, cómo resolver todo ese tipo de cosas.

¿Cómo quedaban las relaciones así?
Fue alguien con quien charlé mucho de ese tema, además de mi natural admiración por lo que habían hecho ellos y por lo que eran como músicos. Y te invitaron a hacer gira con ese disco de versiones en español, también. Hice la versión, Miles la escuchó y me llenaron de elogios. Pero después la cosa no terminó ahí. Cuando yo vuelvo a Buenos Aires, me llama Miles y me dice: “Voy a ir a Buenos Aires porque quiero hablar contigo”. Y vino a Buenos Aires, específicamente para hablar conmigo, para convencerme de hacer una gira.

¿Y tú ibas a cantar?
Sí, sí. Me dice: “Ellos murieron contigo”. O sea, Stewart se agarró la cabeza, según lo que me contó Miles. Odió no haber podido tocar, le encantó la versión Andy estaba muy contento, así que estaban muy emocionados con esa idea. Una de estas ideas locas de Miles, otro personaje increíble. Para mí, él también era como un libro. Un tipo que venía con el padre de la CIA, toda esa historia, seguía manejando a Sting; tenía que manejar las relaciones con los otros.

Pusiste primero tu decisión artística que tu fanatismo adolescente. Aunque debe haber sido difícil para ti decidirte, ¿no?
Después de The Beatles, no hubo otro grupo en producirme la sensación de querer estar ahí como lo hizo The Police. Esa situación de querer vivir con eso, incluso de teñirte el pelo si es necesario. Después de tanto escuchar rock, y virtuosismo, y yo mismo caer en esa situación de ver qué tan rápido puedo tocar, fue encontrarme un grupo que naturalmente vino de Sex Pistols y cosas que dieron vuelta a la tortilla, pero que lograba tener una sensibilidad pop bastante profunda y conocedora. Porque The Police existe porque existieron The Beatles, está clarísimo eso. Y encontrarme de vuelta con esa sustancia pop y con esa energía, fue como único ese momento, y fue muy instructivo para salir a tocar. Cuando Soda Stereo sale a tocar, salimos tratando de emular esa energía. Esa fue la escuela.

El primer disco que tú te compraste, que fuiste a una tienda y dijiste “quiero éste”, ¿cuál fue?
Los éxitos (del programa) Modart en la noche. Le pedí a mi padre: “Cómpramelo”. Porque yo no recuerdo cuál fue el primero que compré con mi dinero o con el dinero que me dieron. Básicamente, le pedí que me lo comprara por un tema muy pedorro, que se llamaba “Señor Yamamoto”, que era un silbido (la canción, de Hervé Vilard, en realidad es medio tarareada). Un hit, muy pop. Pero en ese disco (se refiere específicamente al segundo volumen de los compilados Más de Modart en la noche) venía con un cargamento pesadísimo; venía “Purple Haze” de Jimi Hendrix; dos temas de Bee Gees, “El desastre minero…” y “To Love Somebody”; y un tema de The Who, “Pictures of Lily”. Y después un montón de otras cosas. Bueno, con esos cuatro temas ya puedes armar un pedazo de la historia del rock. Yo tenía uno de esos clásicos combinados, con la bocina grande al medio y los dos al costado. Si ves el video de “Ella usó mi cabeza como un revólver”, un poco de ahí salió la idea, porque mi placer era poner la oreja en el amplificador grave, escuchar los graves. Cuando escuché “Purple Haze” de Hendrix, sobre todo ese y “Pictures of Lily”, lo que pasaba con el equipo me volvía loco. Me acuerdo la excitación del rock.

¿Cuántos años tenías ahí?
1967, 1968. ¿“Purple Haze” de qué año será?

Es de 1967.
Así que tiene que haber sido ahí, 1967, 1968. Era chico.

¿Cuál fue el primer concierto al que fuiste?
El primer concierto al que fui fue Santana, en (la vieja cancha de) San Lorenzo. Y por mucho tiempo más no fui a ninguno. Fue lo único que vi, fue un flash totalmente increíble: Santana en su momento más glorioso.

¿Cómo fuiste? ¿Te llevaron?
Fui con unos amigos más grandes. Y yo ya estaba escuchando todo lo que había pasado después de Woodstock, y Santana venía con una formación así, matadora. Recuerdo lo último que dijo: “Vamos todos a culear”, o algo así. Pero me quedó marcadísimo (risas). Otro con el que terminé tocando en un concierto: Con Santana toqué en Colombia, prácticamente no hay registro de eso. Es curioso porque tocamos los dos: Soda Stereo y Santana juntos, en un tremendo estadio. Un flash. Después Santana me invitó a tocar con él, solos, imagínate. Charlando le pregunté por gente como Chepito Arias. Me acuerdo que Santana decía: “Ustedes manténganse juntos”. Lo decía como… Nosotros ya estábamos a punto de tronar, estaba todo medio mal.

Todo eso definió tu manera de entender la música.
Habíamos acumulado mucha información. En realidad con Soda Stereo, antes de empezar a tocar, acumulamos información. Música. Teníamos miles de nombres para un grupo, ideas. Pero con Zeta no podíamos hacer mucho nosotros dos, nos faltaba baterista, estábamos buscando cómo armar la cosa. Así que básicamente con los teclados de Calamaro hacíamos música electrónica con un aparato llamado 202: Unos teclados que había dejado Calamaro por ahí (y que después vino a buscar), y con eso grabábamos horas y horas mientras estudiábamos para la facultad. Pero escuchábamos música todo el tiempo. También, como estábamos un poco en el asunto de la publicidad, tratando de meter la nariz ahí, decidimos armar una agencia nosotros, con Zeta y un chico que se llama Ernesto Savaglio (que hoy tiene otra agencia). Entonces Alfredito Lois, Zeta, Savaglio y yo conformábamos nuestra agencia, que en realidad era un proyecto muy ridículo. Era una agencia de Prode que tenía el padre de Savaglio, y arriba nosotros funcionábamos y vendíamos como una especie de semanario para Villa Adelina, para la zona, para conseguirnos un par de cuentas. Una era (la funeraria) Cochería Paraná, imagínate, a ese nivel. En realidad estábamos tratando de ver si podíamos hacer algo con eso, porque a mí las experiencias que había tenido en agencias de publicidad no me habían gustado. En realidad hacíamos esto para escuchar música todo el día. Y estábamos enloquecidos: Desde Ramones a Skatalites, pasaban muchísimos discos, y yo me acuerdo que lo que hacíamos todo el día prácticamente era eso. Savaglio era un tipo que quería realmente meterse en publicidad, así que un día, caminando por la 9 de Julio, me acuerdo que hizo la pregunta que decidió nuestro destino: “¿Qué carajo quieren hacer, se quieren dedicar a la publicidad o quieren seguir escuchando música?”, porque estábamos ya planeando cómo iba a ser nuestro grupo antes de que tuviéramos el grupo en sí mismo. Y ahí tomamos la decisión, dijimos: “No, seguimos con la música”. Y Alfredito, Zeta y yo nos pusimos en campaña para encontrar un baterista para armar el grupo.

¿Cómo calibras tu ego? ¿Cómo manejas la diferencia entre lo que ven los demás de ti y lo que tú ves?
He tenido crisis de no poder enfrentarme con eso, de darme cuenta de que probablemente estoy tratando de manejar algo que es inmanejable. En un punto, hay una necesidad mía de controlar las cosas. Eso que quizás se muestra ante los ojos de los demás: Alguien que parece que está siempre en sus cabales y es verdad que yo hago fuerza en ese aspecto, necesito tener como ese control. Pero muchas veces no lo he conseguido y se me ha complicado la situación, y he perdido el control sobre mí mismo y me han tenido que reconstruir a pedacitos, directamente. Y esos son duros golpes para el ego.

¿Algún ejemplo, para entenderlo mejor?
Por ejemplo, recuerdo haber estado tres meses sin salir de mi casa, con paranoia de salir. Pero no porque me fuera a pasar algo, sino por no poder enfrentarlo. Prácticamente es un ataque de pánico, no del todo declarado; no es que me faltó el aire o algo así. Con la muerte de mi viejo las cosas cambiaron muchísimo. Ahí apareció la debilidad, la posibilidad de la muerte, el arrastre que lleva consigo eso y hubo muchos cambios en mi personalidad en ese aspecto, de creerme así un poco inmune, de caminar un poco en el éxito de las cosas y no darle importancia a los fracasos que están ahí y son patentes, y que tienen que ver con… Fracasos no, errores. Situaciones que no solucionas y que, en algún momento, explotan. La cuestión de las relaciones, el no tener tu casa, el vivir todo el tiempo en una especie de nube, porque realmente en una gira… Es tu vida, pero hasta que empiezas a entender que es tu vida, no
sabes bien si quieres que eso sea tu vida.

Hasta Soda Stereo no había un antecedente en el rock argentino de lo que les pasó a ustedes: Las giras, los hoteles, la histeria, la locura, y esas sensaciones. Sin embargo, es como si a ti no se te midiera con la misma vara que a Charly García o Andrés Calamaro.
Bueno, lo tomo.

¿Tú no lo ves así?
No sé, puede ser. Sí, evidentemente siempre he generado como una especie de cosa, gente que me pone como el anti-esto. He funcionado así. Quizás porque sí, se espera mucho de mí. A veces he tomado caminos que a lo mejor han dejado afuera a un montón de gente que le interesaba una parte de lo que yo podía desarrollar. No sé, digo, por ejemplo, cuando empecé a hacer más música electrónica.

Además, con Soda Stereo armaste el soundtrack de toda una generación. Muchos quieren volver a esa euforia adolescente.
Sí, eso también. Pienso que de alguna manera se transmite como una especie de soberbia mía que no es real, porque no tengo una actitud así. Sí, como todo el mundo, he sido de separar las aguas: “Me gusta esto, pero esto otro no tanto”. Por ahí yo me he animado o he dicho cosas que otros no han dicho, con respecto al panorama musical, o me he ubicado en algún lugar con cierta crítica que ha producido molestias. Pero a mí me pones un blues y te voy a tocar un blues.

Eso no lo sabe tanta gente.
Pero yo creo que la gente lo percibe, se da cuenta. Igual no hay nadie más exigente con uno que uno mismo. Cada vez me pesa me nos lo que dicen, y me parece una empresa imposible tratar de agradar. Porque así como ahora, qué sé yo, este disco (se refiere a Ahí Vamos)… Porque realmente es este disco, ma ñana qué sé yo… Mañana puedo hacer un disco acústico. Haré cualquier cosa que me resulte divertida en ese momento y en la que me parezca que tengo algo que puedo decir.

Federico Moura fue el productor del primer disco de Soda Stereo (Soda Stereo, de 1984) ¿Cómo fue tu relación con él? ¿Llegaron a tener una amistad?
Federico fue probablemente el músico con el que más cercanía y amistad tuve en toda esa época. Era una especie de hermano mayor, por decirlo de alguna manera, porque él ya era más grande y tenía más experiencia. Pero teníamos una sintonía de quedarnos a charlar muchísimo con Federico, y de ir a su casa y pasar mucho tiempo juntos. Sobre todo a partir de lo que pasó con Soda Stereo. En realidad él conoció a Soda Stereo por (el empresario Carlos Rodríguez) Ares, estábamos en la misma agencia, le gustó el grupo y quiso producirlo; pero no nos conocíamos mucho todavía. Y después de eso entablamos una relación, particularmente mía con Federico, aunque también con Julio, Marcelo, los chicos. Entre Soda Stereo y Virus fuimos como muy compinches. Daniel Melero me contó que, una vez, Tweety González le pegó una calcomanía en el teclado, mientras los dos tocaban con Soda, que decía: “De tocar ni hablemos”, y que él lo tomó como un halago porque a él no le interesaba tocar. Pero que en el grupo había como ese tipo de competencias. Sí. Daniel estaba, como te imaginas, adelantado a su tiempo, y además también hacía gala un poco de esa escuela Eno. Alguna vez definí a Daniel como “Sandreno”, una mezcla de Sandro con Eno. Él pregonaba la cosa del no-músico, pero nosotros ya desde ese aspecto vimos su capacidad. Daniel iba a ser uno de los integrantes de Soda Stereo, como fue Richard (Coleman), como fue Ulises Butrón en su momento, antes de que decidiéramos seguir como trío. Daniel también fue una de esas personas que venía y con sólo un dedito hacía maravillas. Se notaba claramente cuánta música tenía adentro. Era resistido dentro de Soda, había resistencia. Pero como una resistencia sarcástica, tampoco era una resistencia real.

¿Cuáles serían tus clichés?
Y… de golpe hay ciertos lugares por los que de alguna manera he pasado, y que me doy cuenta en las formas de las estructuras GUSTAVO CERATI 1959-2014 de las canciones, en algunos sonidos. Me relajé mucho no teniendo el prejuicio de repetirme cosas, aunque no hay repeticiones concretas, sino citas. Y no hay una cita, o sea… a este disco se lo ve como más cercano a Soda Stereo. Parecería como más “englobador” que el resto de mis discos so listas. Yo digo que sería como una especie de reconciliación con muchos momentos míos. Sin haber estado peleado y sin haber estado en otra postura. Cuando hice Bocanada, quería hacer electrónica. En realidad, Soda Stereo de alguna manera era una prisión artística para mí. Llegó a serlo porque además nuestras relaciones estaban estancadas y la cosa se endurece y se quiebra, por no tener la elasticidad del movimiento. La sensación que yo tuve después de Soda fue: “Ahora puedo hacer cualquier cosa, puedo tocar con quien yo quiera”. De hecho, Bocanada es una especie de collage de muchas músicas que me gustan, y de lo que se me iba ocurriendo, y de músicos que venían y desfilaban, y de mi casa, y de la cosa íntima. Y al mismo tiempo era el proyecto después de Soda Stereo. Siempre es hoy ya empieza a ser una búsqueda más de instantaneidad, una cosa más grupal, más social, que en Ahí vamos se expresa todavía más.

¿Cómo te hacen sentir los hitos de tu carrera, las 250 mil personas en el Obelisco? No muchos artistas de Latinoamérica han logrado algo así.
Por eso siento que uno va construyendo su propio camino, y es difícil mirar hacia los costados y pensar qué relación tiene esto con otra cosa. Sin duda tengo relaciones con muchos músicos, incluso con solistas, qué sé yo, con Charly (García), con gente así, que tengo mucha cercanía. Pero las experiencias son intransferibles, son caminos diferentes. Tanto Soda Stereo como yo, no he pertenecido a ninguna camarilla o grupito dentro del rock. Quizá por cierto prejuicio a ser encasillado, ¿no? Nunca pertenecí a una escena. Creo que una de las cosas que también funcionó, cuando yo siento que en la prensa se instala la idea del artista cool, parecía que era el dueño del midtempo yo acá. Ahí me asusto, digo: “Yo no soy así. Yo toco la guitarra”. Tampoco es que mi música sea una reacción, pero cuando se pone en el contexto del mundo alrededor, sí. Y también de lo que yo mismo espero de mí. Hubo una época en donde me puse en esa situación también, me sentí más afectado, sentí como que se estaba dibujando un perfil mío con el cual me parece que no tenía tanto que ver. Yo no creo que Spinetta sea inmune, debe tener un nivel de paranoia. Pero lo profesan de otra manera. Yo estoy más en el aquí y ahora, ¿eso es lo que dices? Eso puede ser, sí. No lo había pensado así.

¿Cómo hiciste para mantener tu personalidad a lo largo del tiempo?
No, la fui construyendo, no es que la mantuve. Hubo seguramente alguna línea más o menos coherente.

¿No hay una convicción inicial que mantienes?
Hay ciertas convicciones que son iniciales y que mantengo totalmente, desde el momento que yo decidí hacer la música que yo quería y nadie iba a proponerme. La intención de tener éxito la teníamos. Una banda necesita juntar su gente, tener discos y que todo eso funcione. Pero hay costos que yo no estaba dispuesto a pagar de ninguna manera. Y eso son convicciones. Eres chico, firmas contratos leoninos, pero jamás dejé que intervinieran en la parte artística. Tuve suerte.

Cuando miro hacia atrás, es verdad que he mantenido ciertas formas porque es mi característica personal. En realidad he descarrilado muchas veces y a lo mejor no han coincidido necesariamente con situaciones públicas. En el caso mío han sido más que situaciones así, realmente explosivas, acumulaciones, ¿no? Acumulaciones. Y no estoy hablando solamente de drogas.

Pero hay una especie de sabiduría pop que has construido a lo largo del tiempo, ¿no la percibes?
Hay una sabiduría pop, y sí, con el tiempo van cayendo fichas. Pienso que yo he ido mejorando la forma en la que puedo componer. Yo siento que eso ha mejorado. De qué manera te afectó esa doble vida, de tener como muchos antecedentes rock y al mismo tiempo manejar ese conocimiento pop, una combinación bastante inusual. La verdad es que no sé, supongo que te pasará igual: Vivimos la década de los años setenta y hablamos de qué era lo que bailábamos. Yo iba a los bailes, a las fiestas, y sonaba Led Zeppelin, sonaba Kraftwerk; y Led Zeppelin, más allá de un tema, nunca tuvo hits, y sin embargo era pop. Para mí, el pop es lo que logra el rock cuando se sensibiliza y adquiere esa especie de… yo le llamo “doradez”. Y en ese aspecto, todas esas grandes bandas con esos increíbles discos, eran pop. Y vinieron de la cultura del rock, que es donde yo me siento más cómodo. Yo participo mucho de esa cultura. A mí el rock sin el pop no me sirve mucho, no me interesa tanto. Es una demostración de energía, es un sonido. Se me cae. A mí me gusta el rock cuando tiene esa parte pop, cuando te sale de la radio, te explota en la cabeza. Y cuando se conjugan esas dos cosas, realmente se produce algo que ha sido lo que me ha motivado a mí para estar donde estoy.


P&R: Benito Cerati


Habla de su banda Zero Kill, sus miedos y el futuro.


POR Michelle Angell  



P&R: Benito Cerati

El hijo del legendario vocalista de Soda Stereo reconoce que la influencia de su padre se encuentra en los lugares más sutiles. “De pronto el trabajo está terminado, lo escucho y pienso: ‘Esto me suena’. Uno colecciona, nunca crea sin influencias previas. Eso ha sido cemento para mí, la música de mi padre me abrió la cabeza y ahora soy mi propia persona.

¿Qué papel ha jugado la música en tu vida?

Es una fuerza primaria en mi vida. Me ha acompañado en todo momento, es como respirar para mí. Es parte de mi historia, de mi vida y una fiel compañera.

¿Por qué incluyes dos idiomas en la composición de tu música?

Soy una persona ávida de idiomas. Me gusta la variedad. Me encanta pensar cómo el ser humano logró comunicar lo mismo de diferentes formas, estoy en proceso de aprender francés y alemán. Si toco guitarra y piano, puedo escoger entre ambos, igual con las letras.


El espectáculo del Cirque du Soleil de Soda Stereo llegará a México


La compañía circense estrenará el próximo mes un show inspirado en la música de la legendaria banda argentina.


POR Priscila Núñez  



El espectáculo del Cirque du Soleil de Soda Stereo llegará a México

A mediados de 2015, el Cirque du Soleil anunció la creación de un espectáculo homenaje a Soda Stereo que se esperaba para febrero de este año.

El espectáculo buscará retratar la grandeza de la banda argentina, incluso Laura Cerati, hermana de Gustavo, estuvo entre los organizadores.

EL director de la compañía canadiense, Michel Laprise, aseguró que las letras de Soda son muy inteligentes y desafiantes, al igual que el trabajo que realizan los acróbatas, y para inspirarse realizaron varios viajes a Buenos Aires y a la tumba de Cerati.

Este espectáculo titulado SEP7IMO DÍA, que une la magia circense con la poesía de Soda Stereo, llegará a tres ciudades de México a finales de 2017.

16831879_1434873773218846_8686141568166396869_n

La gira del show iniciará este 9 de marzo en Buenos Aires para después continuar por Perú, Chile, Colombia y finalmente Monterrey en octubre, Guadalajara en noviembre y la Ciudad de México en diciembre.

Próximamente se revelarán más detalles como los costos, fechas y recintos en los que se estarán presentando.

Mientras tanto, escucha la nueva versión del clásico “En el séptimo día“, con tomas inéditas de Cerati:

BANNER BAJA NUESTRA APP 165


Soda Stereo estrena una nueva versión de “En el séptimo día”


En marzo, el Cirque du Soleil presentará el espectáculo ‘Séptimo Día’, con música de la mítica banda.


POR Priscila Núñez  



Soda Stereo estrena una nueva versión de “En el séptimo día”

La banda argentina Soda Stereo lanzó en la madrugada de este jueves el video de “En el séptimo día“, una nueva versión del éxito que funge como adelanto de su próximo álbum, el cual estará integrado por los temas del espectáculo que el Cirque du Soleil estrenará en marzo.

El tema fue publicado originalmente en el álbum Canción animal de 1990 y esta nueva versión es definida por la disquera como “una obra completamente nueva”, ya que desde el inicio hay una toma inédita de la voz de Gustavo Cerati, además de cambios en el sonido de las guitarras y un fragmento de “Zoom” añadido al final.

Al igual que el resto del álbum, este sencillo fue producido por Zeta Bosio y Charly Alberti, quienes junto a Cerati formaron la mítica agrupación que estuvo en activo entre 1982 y 1997 con un breve reencuentro en 2007.

Para el espectáculo y el álbum que lo acompañará, se digitalizaron y restauraron cintas originales y se abrieron las pistas para trabajar en nuevas versiones, lo que permitió que se encontraran fragmentos de las canciones originales dentro de las mezclas finales.

El show del Cirque du Soleil, SÉP7IMO DÍA: No descansaré se estrenará en Buenos Aires el próximo 9 de marzo y será la primera vez que la compañía canadiense ponga en escena un espectáculo basado en la música de una banda latinoamericana.

BANNER BAJA NUESTRA APP 165


Café Tacvba, Carla Morrison, IKV y más artistas realizarán homenaje a Soda Stereo


Benito Cerati, hijo de Gustavo Cerati, también formará parte de este celebración con su banda Zero Kill.


POR Staff Rolling Stone México  



Café Tacvba, Carla Morrison, IKV y más artistas realizarán homenaje a Soda Stereo

El próximo 12 de noviembre se llevará a cabo un homenaje a la legendaria banda argentina Soda Stereo, en el cual participarán artistas como Café Tacvba, Carla Morrison, Illya Kuryaki & The Valderramas, Juanes, Alex Andwander, Banda de Turistas y muchos más dentro del marco del Festival FRI Music.

Captura de pantalla 2016-10-13 a las 12.29.41 p.m.

Zeta Bossio, uno de los integrantes de Soda Stereo, se encargó de seleccionar a los artistas que participarán en el evento, al cual se añade Zero Kill, agrupación liderada por Benito Cerati, hijo de Gustavo Cerati.

Esta celebración será gratuita y tendrá lugar en la ciudad de Buenos Aires, Argentina.

BANNER 2


25 años de ‘Canción Animal’


Soda Stereo: Cerati se aleja para crear un disco inmortal en medio de una crisis.


POR Staff Rolling Stone México  



25 años de ‘Canción Animal’

Con la banda en la cima y en medio de una crisis, Cerati se aleja para crear un disco inmortal.

Por Juan Morris.

Empezó con una crisis. a comienzos de 1989, Soda Stereo era la banda más grande de Latinoamérica.

La salida del álbum Doble vida y su gira continental habían significado la consagración definitiva en México con un plan de conquista que incluyó 45 días de viaje atravesando el desierto en dos camionetas rumbo a las ciudades y pueblos más remotos.

Pero la fantasía de giras, hoteles de lujo, fanáticas infiltrándose en las habitaciones y vida de estrellas de rock los había empezado a intoxicar.

“El momento de Doble vida fue el mejor de todos”, contó Gustavo Cerati en una entrevista. “Fueron épocas de ‘¿qué estoy haciendo?’ y ‘¡no puedo parar de hacerlo!’”…

Banner continua leyendo-148



RS. 148 Septiembre 2015


Soda Stereo, Dash Berlin, Iron Maiden, Tame Impala, Mew, Foo Fighters, ‘Hannibal’ y más.


POR Staff Rolling Stone México  



Soda Stereo, Dash Berlin, Iron Maiden, Tame Impala, Mew, Foo Fighters, 'Hannibal' y más.

RS. 148 Septiembre 2015

Rock & Roll
De cómo los Foo salvaron su verano.
Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.37.55

Jimmy Page cierra con broche de oro las
reediciones de Led Zeppelin.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.38.04

P&R: Jeff Tweedy
Sobre la anarquía a la mesa, irse de gira con Dylan
y  por qué diablos tituló el disco de WilcoStar Wars’

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.38.36

P&R: Jada Pinkett Smith
La actriz nos cuenta todo sobre la fascinante Fish Mooney,
a quien da vida en la serie
‘Gotham’.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.39.56

David Gilmour y su vida después de Pink Floyd
El guitarrista habla de su nuevo álbum solista y de por qué Floyd realmente ya ha terminado.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.40.04

Dash Berlin prepara la segunda entrega de ‘We Are’
El DJ holandés divide su tiempo entre participar en proyectos altruistas y terminar las
grabaciones del que será su quinto álbum de estudio.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.40.13

Televisión
El trauma detrás de un asesino serial
No cabe duda de que ‘Hannibal’ es un punto y aparte en la
parrilla de programación televisiva

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.40.23

Murmullos del Honky Tonk: La lavativa
El enema ha experimentado una degradación social,
si consideramos el prestigio que tenía en el siglo XVII
Por Jordi Soler

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.40.32

Asuntos Internos: Blancos y negros de una depreciación anunciada
Con el dólar alrededor de 17 pesos hay precauciones que todos debemos tomar,

pero si nos afecta para bien o para mal, depende de dónde estemos parados.

Por Tanya Pliego

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 11.40.42

Soda Stereo
25 años de ‘Canción Animal’
Separarse de la especie.

soda

A la bestia con amor
Una delicada batalla contra el cáncer, el álbum más ambicioso de su carrera
y un codiciado premio por sus contribuciones a la música.
Con ustedes, el triunfal regreso de Iron Maiden en voz de Bruce Dickinson.

iron

El viaje de Tame Impala
Kevin Parker es un monje psicodélico que arde
con intensidad. ¿Cómo puede aprender a relajarse?

tame

Cine
Una independiente madre rockera

Desde Dylan hasta Lucinda Wiliams, Meryl Streep confiesa su devoción por la música rock
presentada en ‘Ricki and the Flash‘.

streep

Guía
Nuestras recomendaciones de libros, cine, blu-rays, videojuegos y discos.

Captura de pantalla 2015-08-28 a las 12.01.12



Google celebra el cumpleaños de Gustavo Cerati con un doodle


El fallecido líder de Soda Stereo es la primera personalidad argentina a la que se le dedica una animación dentro del buscador.


POR Staff Rolling Stone México  



Google celebra el cumpleaños de Gustavo Cerati con un doodle

El día de hoy, Gustavo Cerati cumpliría 56 años de vida, razón por la cual, Google celebra el natalicio del fallecido líder de Soda Stereo con un doodle en donde se aprecia la leyenda “¡Gracias Totales!”, frase que recuerda al vocalista de la banda argentina.

Cabe mencionar que esta es la primera vez que se le dedica una animación a una figura argentina, la cual no sólo podrá visualizarse en el buscador local, sino que estará disponible en las diferentes versiones de Google en Latinoamérica.

Kevin Laughlin es el ilustrador que estuvo a cargo del diseño del doodle de Gustavo Cerati que estará en línea durante todo el martes 11 de agosto en Google.com.

BANNER APP 147



Rock Latino Vol. 3: Soda Stereo


Rock Latino Vol. 3: Soda Stereo, un romance instantáneo


POR Staff Rolling Stone México  



Rock Latino Vol. 3: Soda Stereo

A 33 años del debut

Por Juan Morris

El 19 de diciembre de 1982, Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti tocaron por primera vez en vivo en el cumpleaños de un amigo. “Era un lugar muy chiquito”, recuerda Charly Alberti. “Me acuerdo que tocamos en la sala del departamento y la batería hacía un ruido infernal”. El 19 de diciembre de 1982, después de pasar casi un año encerrados en la sala de ensayo que había arriba de la cochera de la casa de Alberti, investigando obsesivamente géneros como el reggae, el ska, el punk o el new wave, componiendo sus primeras canciones y buscando un cuarto integrante hasta que Richard Coleman les hizo entender que eran un trío, Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly tocaron por primera vez en vivo.

El debut de Soda Stereo fue en el cumpleaños de Alfredo Lois, compañero de facultad de Gustavo y Zeta en la carrera de Publicidad en la Universidad de El Salvador y director de imagen del grupo. Lois vivía en un departamentito en Olivos y, después de correr los muebles, en un rincón de la sala, Gustavo, Zeta y Charly armaron los equipos, los enchufaron y tocaron media hora, a un volumen enloquecido, para 15 amigos. “Me acuerdo que vaciamos una vitrina porque las copas temblaban con los graves”, le contó Zeta al sitio uruguayo En Remolinos. “Nos vestimos como en la época de The Morgan, estilo The Beatles, con corbatas finitas y camisas blancas”.

Banner RL3


ESPECIALES ROLLING STONE


PORTADA ROCK LATINO #490FA0 Michael



Cirque du Soleil revela detalles de su show inspirado en Soda Stereo


El espectáculo denominado ‘Soda Stereo Imagined by Cirque du Soleil’ se estrenará en 2017 en Buenos Aires.


POR Staff Rolling Stone México  



Cirque du Soleil revela detalles de su show inspirado en Soda Stereo

Cirque du Soleil y PopArt Music dieron a conocer detalles de su nuevo espectáculo, el cual estará inspirado en la música e historia de Soda Stereo.

De acuerdo con un comunicado de prensa emitido por Sony Music, el espectáculo seguirá el modelo de Michael Jackson The Immortal World Tour y The Beatles Love y contará con el apoyo del Ministerio de Cultura de la ciudad de Buenos Aires, ciudad en la que debutará en 2017.

“Después de la gira del regreso de Soda Stereo en 2007 era difícil pensar en algo superador. Ahora, de la mano del Cirque du Soleil, se abre para nosotros un nuevo mundo de expectativas. Es realmente conmovedor”, expresó Charly Alberti.

Por su parte, Zeta Bosio apuntó que “siempre le dimos mucha importancia a la puesta de nuestros shows. Ahora, por primera vez, además de estar en las manos de los mejores del mundo, vamos a poder disfrutar de nuestra música y de las imágenes que ella inspira desde abajo del escenario”.

“A nosotros como familiares de Gustavo, esta propuesta nos enorgullece. La sentimos como un extraordinario homenaje a la obra de mi hermano”, concluyó Laura Cerati, hermana del fallecido Gustavo Cerati.

Cabe mencionar que para confirmar este acuerdo creativo, el equipo de PopArt Music y Soda Stereo viajaron a los estudios creativos de Cirque du Soleil en Montreal, sede de la oficina central internacional de la compañía.

BANNER APP 145



DORIAN reveló detalles de ‘Diez años y un día’, su nuevo disco


El álbum saldrá a la venta el próximo 13 de abril.


POR Staff Rolling Stone México  



El álbum saldrá a la venta el próximo 13 de abril.

DORIAN reveló detalles de ‘Diez años y un día’, su nuevo disco

Foto: Cortesía de Terrícolas Imbéciles

DORIAN estrenará Diez años y un día, su nuevo álbum de estudio, el próximo 13 de abril bajo el sello Terrícolas Imbéciles. El material estará conformado por versiones acústicas de canciones emblemáticas de la banda, como “La tormenta de arena”, “Cualquier otra parte”, “Soda Stereo”, entre otras.

En un comunicado de prensa, la agrupación también reveló que Diez años y un día contará con dos canciones inéditas.

Como parte de la promoción de su nuevo material discográfico, DORIAN se presentará en nuestro país en las ciudades de Texcoco, Cholula, Puebla y Toluca.




Gustavo Cerati 1959 – 2014


Gustavo Cerati 1959 – 2014. La entrevista inédita y sus últimos días


POR Staff Rolling Stone México  



Gustavo Cerati 1959 - 2014. La entrevista inédita y sus últimos días

Gustavo Cerati 1959 – 2014

En 2006, después de sufrir una trombosis, Cerati dejó de fumar –momentáneamente– y durante la gira de Ahí vamos, su disco más rockero desde Canción Animal, nos concedió su última entrevista larga a solas. Éste es un outtake de esas conversaciones, en las que revisó como nunca antes su infancia, los años ochenta y las secuelas de una vida en la ruta. “Hace mucho que me considero un sobreviviente”, dijo

Por Óscar Jalil
Fotos cortesía de Sony Music

Entrevista inédita * 31 de julio de 2006
(Rolling Stone Argentina)

Cuando Óscar Jalil y Ernesto Martelli entrevistaron a Gustavo Cerati en 2006, el ex líder de Soda Stereo venía de recibir una alarma sobre su salud –una fibrotrombosis le había impedido caminar, dejándolo en terapia intensiva–, el primer indicio de que algo no estaba bien. “Fue un susto suficiente como para decir: ‘¿Quiero que la próxima sea directamente el fin?’”, le dijo Cerati a Rolling Stone en una combi camino a Ezeiza, en el inicio de una serie de entrevistas on the road durante la gira de Ahí vamos, que continuó en Nueva York y el DF. Después de 25 años de vida en la ruta, de giras interminables al frente de la banda más importante del rock latino, el cuerpo finalmente le había dado una señal y hasta había dejado de fumar. “Pero él no parecía asustado”, recuerda Jalil hoy. “Era como si tuviera una confianza inconsciente de que nada le podía pasar”. En el plano musical, estaba en el mejor momento de su carrera solista, experimentando el éxito individual justo antes de reunir a Soda. Además, se había dado el gusto de armar un grupo sumando antiguos colaboradores (Richard Coleman, Fernando Samalea, Tweety González) a los músicos de su etapa solista (Fernando Nalé, Leandro Fresco) y tenía en Ahí vamos su respuesta individual a Canción animal.

Este outtake es parte de las primeras tres horas de entrevista. “Justo, justo en ese momento”, dice Jalil, “él sabía que tenía algo grande entre manos”.

La etapa pre-Soda Stereo no es algo de lo que se hable generalmente, y antes de Soda tenías un grupo, Vozarrón. Era así, ¿cierto?
Sí, pero no fue precisamente la primera banda. Ni siquiera era una banda mía, era de Marcelo Kaplan, y por ahí desfilaron varios músicos, sobre todo músicos de un extracto más de fusión, de jazz, porque de eso era la banda.

¿Eso era lo que tú escuchabas en ese momento?
Sí. En realidad yo en esa época estaba escuchando mucho reggae, de una manera casual, si bien estaban empezando a sonar las primeras cosas post punk y new wave.

Hablamos de 1979, más o menos…
Sí, lo que vino después del punk, o lo que salía del punk mismo con gente como The Clash, que empezaban a incorporar el reggae. Pero, casualmente, en esa época mi madre estaba estudiando en la Facultad de Filosofía y Letras, una época un poco complicada para estar en eso. Una amiga suya había estado viviendo en Jamaica y le dio una colección enorme de discos, sabiendo que yo era músico y que por ahí me interesaba. Yo recién empezaba a entender de qué cuernos se trataba el reggae, así que me cayeron en las manos un montón de discos de Toots & The Maytals, discos que sacaba una compañía de aviación, por ejemplo; muchos sencillos con sus versiones dub del otro lado. Y en ese momento preciso yo estaba con esa música.

Continúa leyendo este artículo en nuestro número de octubre…