Archivo de la etiqueta: soul

La nueva dirección de Benjamin Booker


El prodigioso compositor estadounidense platicó con nosotros sobre su nueva producción discográfica, el crecimiento personal que ha alcanzado en los últimos años y la libertad creativa que persigue.


POR Staff Rolling Stone México  



La nueva dirección de Benjamin Booker

La travesía que emprendió Benjamin Booker es única. En un mundo donde lo políticamente correcto significa la supervivencia, Booker es un rebelde con causa que ha sido testigo de las injusticias sociales. Durante los últimos meses, el músico se sumergió en un capullo que le permitió hacer una exhaustiva búsqueda introspectiva.

Después de una metamorfosis paulatina, Booker se dedicó en cuerpo, alma y mente a Witness, un álbum que retrata lo más íntimo del músico estadounidense. La influencia de los sonidos americanos se escuchan en todo momento: el soul y el blues destacan con la participación de la imponente Mavis Staples en el sencillo homónimo del disco. “Fue grandioso trabajar con una mujer que sabe lo que quiere con su voz, con la energía que tiene”, menciona Booker.

Además de reflexionar en lo más profundo de su esencia, Benjamin necesitaba compartirle al mundo su visión de humanidad y paz: “Quería ser un instrumento, llegar a lo más profundo para tocar a la gente que escuchara la obra detenidamente”. El proceso de composición se logró gracias al trabajo colaborativo entre Benjamin y Sam Cohen, quien moldeó los detalles que hicieron de este material una carta abierta en la que Booker comparte sus sentimientos: “Witness no se trata de pretender tocar una canción bien, sino de conectar con el sentimiento de la audiencia. No compongo de una sola manera. En este disco intenté hacerlo de varias formas y se trató de vaciar todos mis sentimientos ahí”.

Libros como White Noise y la corriente literaria posmoderna nortemericana inspiraron Witness: “Durante el periodo en el que escribí las letras de las canciones leí mucho sobre la decadencia del sueño americano, lo que provocó que por obvias razones escribiera sobre esto”. A pesar de que Estados Unidos parezca un país avanzado, sus compatriotas eligieron a un presidente racista. Booker arremete contra las ideologías nacionalistas y su nuevo disco incita a tirar cualquier tipo de muros, desde los emocionales hasta los raciales. Witness se alimenta de la problemática sobre el racismo que el músico observó durante su estancia en México y alrededor del mundo: “En América pasa todo el tiempo, lo puedes ver en las calles. Es una cultura popular y es difícil cambiarlo. Mi álbum está enfocado en que la gente pueda verse como yo lo hice”.

Fue así como Benjamin Booker renació de las cenizas. Pensaba que era un hombre realizado, pero hoy se siente más anhelante que nunca y sigue en una búsqueda constante de una mejor versión de sí mismo.


Emily Estefan, la heredera que encontró su propio reino


La hija menor de Gloria y Emilio Estefan se aparta de la herencia musical de sus padres para desarrollar su propio estilo.


POR Jovel Álvarez  



Foto: Cortesía Estefan Enterprises

Emily Estefan, la heredera que encontró su propio reino

Su apellido la persigue, pero ella no le huye. Emily Estefan, de 22 años, está orgullosa del legado de sus padres a la música latina, pero ha querido hacerse a un lado del camino que ellos crearon para encontrar una identidad única, irreverente y versátil, cualidades que se reflejan en su primer álbum de estudio Take Whatever You Want , un trabajo musical que se desarrolla en un ambiente sonoro de jazz, R&B, neo soul y funk, acompañado por su voz cálida, fresca y envolvente.

El inicio musical de esta joven se remonta a su infancia, en los escenarios que Gloria Estefan pisaba y conquistaba alrededor del mundo.

“Empecé a tocar con mi mamá como a los 7 u 8 años. Cuando ella se iba a cambiar en un concierto yo salía al escenario y me ponía a tocar la batería, porque era el instrumento que estaba siempre atrás, y significaba que nadie me vería. Era muy tímida”, recuerda Estefan desde Miami.

Su incursión en la música se da, según nos cuenta, por motivos ajenos a la fama.

“Yo no estoy tratando de ser famosa, no estoy tratando de ser mi mamá o mi papá. De verdad te lo digo con mi alma abierta. Si yo me despierto en la mañana y no puedo hacer música, una tristeza vive dentro de mí. Si bien mi familia lo hace, yo lo hago porque es lo que me hace feliz en la vida”, afirma convencida.

El primer tema de su álbum “Ask Me To”, cuenta esa historia de búsqueda del propio camino. “Esa primera canción es una balada que muchos podrían pensar que es para un amante, pero no. Es una canción que yo me escribí a mí misma, porque era un momento de mi vida en el que tenía miedo de saber quién era Emily. Y ahora cuando miro para atrás a esa persona, me doy cuenta que ya es muy pequeñita dentro de mí, pero era un momento en el que estaba empezando a caminar en mis zapatos, porque toda mi vida alguien me decía que iba a ser como mi papá. En ese momento cambió todo”.

En el disco, el tema “Fuck To Be  habla de la lucha que tuvo que lidiar esta joven por ser quien ella anhelaba, y no quien los otros esperaban que fuera.

 

En ese caminar, Estefan descubrió su voz hasta los 18 años, pues antes el miedo la había hecho refugiarse en sus instrumentos, pero sin experimentar en el canto. Hoy ha descubierto que cantar es algo más profundo de lo que muchos pueden apreciar.

“Cantar es el sonido de tu voz, pero es también el poder de lo que puedes decir con tus palabras. Cuando yo cambié fue cuando empecé a escribir música, y en dos meses estaba terminado el álbum”, recuerda.

En Take Whatever You Want, Emily hizo todo. Compuso, cantó, produjo y tocó todos los instrumentos, menos los de viento.

Estefan cuenta con el apoyo de sus padres en todos los sentidos, mismo que ve como un medio para hacer su música en total libertad.

https://instagram.com/p/BOtVAXyg8L8/

 

“Sé que hay muchos jóvenes que intentan vivir de la música y tienen que pagar la renta a fin de mes. En mi caso, tener el apoyo de mi familia me permite trabajar más y ser aún más auténtica, porque no tengo nada qué perder. No te puedo explicar cuánto significa para mí”, comenta.

La libertad es algo que Emily no cambia por nada. De hecho, su primer álbum estaba listo hace cuatro años, sin embargo decidió esperar para lanzarlo debido a que buscaba un espacio en la industria que respetara su esencia. Es por esto que con 22 años Estefan tiene su propio sello discográfico.

“Yo empecé un sello discográfico llamado Alien Shrimp Records, y me tomó mucho tiempo encontrar alguien que quisiera apoyar mi música sin cambiarme. Finalmente encontré esa casa con Sony Red. En estos cuatro años yo estaba estudiando y trabajando en mí misma así que esperamos para lanzar el álbum, pero qué bueno que fue así, porque lo que está pasando ahora es que tengo todo mi tiempo dedicado a tocar con mi banda”, comenta con gran satisfacción.

 

Foto: Rodrigo Varela

Foto: Rodrigo Varela

Estefan tiene listos dos álbumes más, esperando el momento oportuno para salir a la luz, aunque ninguno de ellos en español, pese a ser esta su lengua materna.

“Cuando me siento a escribir no pienso ‘lo haré en español o inglés’, simplemente estoy tratando de expresar lo que siento. Take Whatever You Want tiene un tema en español, y está ahí porque para mí era importante. Sin embargo, por ahora no tengo un disco en español, no lo estoy pensando, pero nunca se sabe”, afirma.

Los referentes de Emily, son tan variados como sus gustos.

“Me encanta escuchar todo lo que puedo. En jazz lo de los años 20, 30, 40, me habla de una manera particular. Estoy muy conectada a ese tiempo. Billy Holiday, Ornette Coleman, Free Jazz. En la música latina, escucho a músicos como Cachao, Celia Cruz, Benny Moré, Paquito y Gloria Estefan (risas)”, asegura.

Uno de los tatuajes de Emily reza la palabra “Alien”, pues es así como le gusta definirse a sí misma. “Yo soy el Alien Shrimp, soy pequeñita y muy rara”, asegura.

Es así que este pequeño extraterrestre con sangre cubana que aterrizó su nave hace más de dos décadas en Miami, seguirá buscando su camino, adonde quiera que este la lleve.

Escucha Take Whatever You Want, el nuevo álbum de Emily Estefan:

 

 

 

BANNER APP 167


Charming Liars estrenan el video de “Soul”


El grupo de Los Ángeles comparte un tema de su nueva producción.


POR Staff Rolling Stone México  



Charming Liars estrenan el video de “Soul”

Hace unos años, la música de Charming Liars sacudió a Los Ángeles con un lanzamiento anual desde 2013 que culminó con el EP del año pasado Delete. Repe, una grabación que marcó el cambio en el sonido de la banda y que les dio un sentimiento más tangible del proceso de desarrollo y evolución por el que pasaron.

En 2014 esta agrupación formó parte del cartel del Festival Corona Capital y recientemente ofreció un show privado en Londres, pero ahora de vuelta en su ciudad, están listos para compartirle a la gente la música en la que han estado trabajando, entre ella “Soul”, tema del que hoy nos presentan el video que podrás ver a continuación.

BANNER APP 155



Barack Obama le rinde tributo al Soul de Memphis


Justin Timberlake interpretó el cover a Otis Redding “(Sittin’ On) The Dock of the Bay” al lado de Cropper.


POR Staff Rolling Stone México  



Justin Timberlake interpretó el cover a Otis Redding “(Sittin’ On) The Dock of the Bay” al lado de Cropper.

Barack Obama le rinde tributo al Soul de Memphis

Ayer por la noche, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama le rindió tributo al soul de Memphis en la serie In Performance at the White House, celebrando a Tennessee que unió a las razas a través de la música dejando de lado la segregación y el racismo en los años sesenta.

Obama reconoció la importancia del soul, el gospel y el R&B, así como la contribución de Booker T. Jones y Steve Cropper. Dentro de las actuaciones se incluyeron las de Sam Moore, Mavis Staples, Booker T. Jones, Charlie Musselwhite, Alabama Shakes y Justin Timberlake, quien interpretó el cover a Otis Redding(Sittin’ On) The Dock of the Bay” al lado de Cropper.

El concierto será transmitido el próximo 16 de abril, mientras tanto aquí parte de la presentación de Justin Timberlake


Beatriz Paredes, a ritmo de son chilango


Beatriz Paredes, a ritmo de son chilango. La candidata a la Jefatura de Gobierno en DF, habla acerca de su infancia, gustos literarios y su preocupación por los problemas políticos y sociales de la capital


POR Staff Rolling Stone México  



Beatriz Paredes, a ritmo de son chilango. La candidata a la Jefatura de Gobierno en DF, habla acerca de su infancia, gustos literarios y su preocupación por los problemas políticos y sociales de la capital

Beatriz Paredes, a ritmo de son chilango

Por Gabriela Warkentin
@Warkentin

Difícil desentrañar lo que dice esa mirada. Con Beatriz siempre tienes la sensación de que te observa desde una lejana trinchera, allá donde los pensamientos se mueven en pistas paralelas y simultáneas. Mirada que mide, que sopesa. De pronto… sonríe. Y ya sabes: Si pasas esa primera aduana, lo otro es cuesta abajo. Es un lunes chilango, de enero. Hace poco frío. Los inviernos ya ni son lo que prometían, me cae. Habíamos pactado desde antes una sesión para platicar, para ir esbozando un perfil, para que los lectores de esta publicación tuviesen una pincelada del personaje. De pronto, la llamada: “Hoy, ¿puedes?”.

Beatriz Paredes, de inconfundible huipil. Viene de anaranjado, casi ocre. No siempre se vistió así. En las fotos que pude revisar para preparar la charla hay de todo, incluso una Beatriz de saco, en tono ejecutivo. Pero desde hace tiempo, el huipil inconfundible. Y hoy viene de anaranjado, casi ocre.

Un café de por medio, se va soltando de a poco en la conversación. Y sí, entendida la mirada va brotando la palabra. Es lo suyo. Le gustan las palabras. Se intuye la vocación, o por lo menos su destino. Hay algo casi atemporal en la forma de regodearse en ellas. Mujer de discursos enfáticos, de frases adjetivadas. ¿Te sentirías bien en la brevedad de los 140 caracteres del mundo enredado de hoy? Vuelve a sonreír, “¡Ya le entraré!”. Tal vez, porque le encanta el verso. Cosa de animarse. #BeatrizEnTwitter, no estaría mal.

Nació en agosto. Es leo, y se nota. Tlaxcalteca y leo. Mexicana, Tlaxcalteca y leo. Nació a principios de los años cincuenta y como slogan de Virginia Slims: “Ha sido un largo camino”. Digo que es leo, y se nota; no sólo por la cabellera, aunque contribuya a la imagen. Leo, dicen, es el signo dominante del zodiaco: Bien parado, fuerte, independiente. Y sí, creativo, generoso, trabajador y ambicioso. ¿Será? Lo cierto es que de haber llegado al mundo en aquellos años cincuenta en Tlaxcala, Beatriz Paredes está hoy en el Distrito Federal, buscando por segunda vez la Jefatura de Gobierno. Algo de leo hay en toda esa aventura. Un poco la marca de la casa.

Beatriz-Paredes1Desde pequeña vivió con mucha intensidad en un mundo de contrastes. La parte rural, indígena y campesina de su narrativa toca esas vetas urbanas de las calles chilangas que también recorrió. Hija de Higinio Paredes Ramos –campesino, marinero, político– y de Bertha Rangel, mujer audaz y con vocación de vida, según la describe la propia Beatriz. La mirada se alegra: Le gusta hablar de sus padres. Se nota. Uno la mantenía en Tlaxcala, la otra la tenía en la Ciudad de México. Y ella se sabía a sí misma en ese vaivén geográfico y de estilos de vida. Hay un par de hermanos en la historia, uno por parte de madre y otro de padre. Pero es evidente que Beatriz se mueve con soltura en el personaje de la hija única. La que vivió atención, amor y tensiones. En la complicidad con el padre, y la coincidencia de miras; en el acompañamiento vital con la madre, y la coincidencia de vibras. En todo aquello que, al final, forja carácter.

Hablamos de la infancia. Tengo la sensación de que ha contado muchas veces ciertas historias. Las que más le gustan de sí misma. Sabe narrarse. Se describe como niña insoportable, presumida. Y se ríe. Reconozco de inmediato ese rasgo de Beatriz: Se sabe reír, y reír de sí misma. Sentido del humor, que le dicen. Y que se agradece en medio de tanta vocación por la solemnidad en que vivimos hoy. Niña insoportable, entonces, porque “creía saberlo todo”. Lectora, deportista. Dice que quiso ser campeona olímpica y recuerda la cancha de basquetbol, de voleibol, de… el juego, el ritmo y la competencia. Y la inteligencia. Aquella frase que la marcó y que repite como mantra: “La inteligencia es, sobre todo, una gran responsabilidad”.

Pasó por un montón de escuelas, cuenta, en sus ires y venires de Tlaxcala a la Ciudad de México. Montón de escuelas pero un hilo de constantes: El deporte, la lectura y la curiosidad. Se siente a gusto entre libros, como sólo pueden quienes los han tenido cerca. De hecho, y mientras hablamos, veo que hay libros por doquier. Luego me mostraría su biblioteca, ordenada por temas. Mucho de América Latina en esos libros, y de México, y de los pueblos indígenas. Pero mucha novela también, poesía. Devora hasta a los más recientes. Le echo la pregunta de moda: ¿Libro que te marcó? Vuelve a reír. Cien años de soledad. Ese Aureliano Buendía, ése. Peculiar, solitario y hombre de batallas. “Ahí está”, digo yo: A estas alturas de mi charla Beatriz ya es una mezcla de leo y Aureliano. Pero vamos por más.

00028128-originalUn día, descubrió la música. O el poder sanador que la música ejerce cuando estás triste. En el pasillo de la casa de ese momento sonó un piano. Momento tristón y de soledades. Sonó un piano, cuenta y lo recuerda casi saboreándolo. Parece película de viejo cine negro, o será que todos tenemos nuestras magdalenas proustianas. Los recuerdos, aunque sean sonoros, saben a algo. Y platica que esos sonidos de entonces la hicieron sentir menos sola, así como la música de siempre la ha hecho sentir más contenta. Ecuación simple, al fin y al cabo. La música es vida, y te hace sonreír. Simple. Y sí, mientras hablamos veo que, así como de libros, Beatriz también está rodeada de música, de CDs que se apilan. Discos y discos. Hay un poco de todo. Dice amar lo que produce la costa del Atlántico. ¡Jo’er!, pienso, vaya gustos geolocalizados. Pero es cierto: Cuba, Brasil, México. CDs por doquier. Aunque basta rascarle un rato a las pilas de discos para ver que el Atlántico es flexible: Flamenco o jazz o soul o… de todo hay en esa gran colección. Que a Beatriz le cambia la mirada cuando escucha la Vitoriosa de Simone, sí, pero también cuando Catherine Deneuve se avienta un “París, París” de la mano de Malcolm McLaren. ¡Jo’er!, pienso, que la geolocalización se expandió para abrazar a la música así, por el placer de la compañía. “Me agarra la bruja y me lleva a su casa, me vuelve maceta y una calabaza”. Ya teníamos un toque de leo, una pizca de Aureliano Buendía y ahora “El son de la bruja”. El personaje se vuelve más complejo. Pero vamos por más.

No estudió música porque la logística no cuajó. Y terminó en la UNAM, en Sociología y ya con el camino abierto a la política, la función pública, lo público. Difícil pensar que no hubo cálculo en muchas de las decisiones. Que Beatriz se presenta también como ajedrecista, de las intensas.

En el tablero y en la vida. La estrategia y la suerte. La planeación y la coyuntura. Le gusta jugar, y sabe jugar. En lo público lo ha sido casi todo: Gobernadora, diputada, subsecretaria, embajadora, presidenta del PRI. Lo ha sido casi todo. Bueno, salvo Jefa de Gobierno del DF o Presidenta de México. Por lo primero va por segunda vez. ¿Lo segundo? Sonríe: No usaré al DF como trampolín para nada. Lo dice sin titubeos. “Seré de tiempo completo”. OK, queda registrado. Lo dije desde el principio: Le gustan las palabras, sabe usarlas.

istockphoto_5590629-hand-cursorConoce más acerca de los otros candidatos a la Jefatura de Gobierno del DF, Miguel Ángel Mancera e Isabel Miranda de Wallace.

BANNER CONTENIDO 2 MARZO


P&R: Mix Master Mike


El “cuarto Beastie Boy”, habla de la escena actual del hip hop, critica a los DJs emergentes y confiesa su gusto por Kanye West y Jay-Z


POR Staff Rolling Stone México  



El "cuarto Beastie Boy", habla de la escena actual del hip hop, critica a los DJs emergentes y confiesa su gusto por Kanye West y Jay-Z

P&R: Mix Master Mike

Por Andrés Díaz
Fotos inf: Claudia Ochoa

Uno de los representantes más importantes de la cultura de la tornamesa es Mix Master Mike, a quien le tocó vivir la época de oro del hip hop de finales de los ochenta e inicios de los noventas, en donde el género era un movimiento ideológico antes de explotar su potencial mercadológico.

Mix Master Mike junto a DJ Qbert ganaron por tres años consecutivos el título de DMC World DJ Championships, a partir de ahí se ganó a pulso el reconocimiento de toda la escena por sus habilidades de mezcla y creación de música a partir de sampleos y beats. Por ello, fue adoptado por los Beastie Boys para que fuera “su cuarto miembro” en Hello Nasty, To the 5 Boroughs y en su último disco, Hot Sauce Committee Part Two.

Durante su reciente visita a México para la presentación de la nueva bebida Burn, Mix Master Mike platicó con Rolling Stone sobre sus influencias, la pérdida del significado de la palabra DJ y el más reciente sencillo de Jay-Z con Kanye West, “Otis”.

Mix Master Mike para Rolling Stone México
¿Qué opinas sobre la evolución que ha tenido la cultura de las tornamesas? ¿Crees que al existir programas que puedan sustituir las tornamesas se ha cambiado la forma de hacer hip hop?
Es sorprendente, los programas y el avance tecnológico han ayudado a que por lo menos al viajar ya no tenga que llevar tantos viniles. Hoy en día existen muchas personas que se hacen llamar “DJs” por mezclar música con una lap top, pero se necesitan muchos años de sudor y lágrimas, pero sobretodo de aprendizaje e investigación sobre lo que pasa en otros géneros o artistas como Jimi Hendrix, Miles Davis o John Coltrane. Antes que nada necesitan saber por qué quieren ser DJs; en mi caso fue por brindarle respeto y tributo a grandes DJs como Afrika Bambaataa o Kool Herc.

Formas parte de la generación de DJs en donde el hip hop representaba más una forma de vida que una herramienta para la música pop, ¿qué opinas de los cambios que ha tenido el género?
Está cambiando mucho. Ahora los DJs están muy segmentados porque tocan para un determinado público. Al momento de mezclar lo hago para mí, no me gusta adaptarme a ciertos criterios musicales a los que no me sienta cómodo. Por otro lado, ahora todos los DJs buscan hacer música exclusivamente para que la gente baile, a mí me gusta hacerlo tocando todo tipo de música: desde rock, soul o incluso jazz con ciertos elementos más actuales para conectarme con la audiencia. La gente incluso necesita cierta educación al momento de divertirse escuchando música bailable.

Mix  Master Mike para Rolling Stone México
Hay una gran diferencia entre mezclar y ser un DJ, ¿cómo logras crear nueva música a partir de sampleos y mezclas?
Es una obsesión, es un océano de sabiduría que uno debe aprender porque puedes tomar cualquier dirección desde rock, electro, techno o dubstep, etcétera. Cada vez que toco y creo música combinando esos mundos musicales lo hago de una forma personal que logra hacer que esa obsesión por crear música cada vez sea mayor.

¿Qué opinas de “Otis”, el nuevo sencillo de Jay-Z con Kanye West?
El sampleo y las letras son increíbles. Ellos son de los pocos que siguen manteniendo fresco el hip hop. Ya no es como en los noventas en donde teníamos 30 grupos o proyectos qué escuchar, ahora difícilmente alcanzan los dedos de mis manos para señalar a las personas que están haciendo cosas interesantes.

¿Qué opinas de la parte lírica del hip hop hoy en día? ¿Crees que ha perdido su fuerza política y social que lo distinguía?
Ahora es sólo sobre fiestas, diversión y chicas. No tengo nada en contra de eso pero recuerdo cuando escuchaba a Public Enemy, Chuck D representaba la opinión de toda una generación. Lo mismo pasa con Zack de la Rocha de Rage Against The Machine, quien despertó emociones en los jóvenes norteamericanos. Ahora no creo que existan esos artistas emocionales.