Archivo de la etiqueta: The Mission

Robert De Niro: 12 personajes que lo convirtieron en una leyenda del cine


Presentamos una lista de las mejores actuaciones del actor para celebrar su cumpleaños número 74.


POR Priscila Núñez  



Foto: Petr Novák

Robert De Niro: 12 personajes que lo convirtieron en una leyenda del cine

Robert De Niro es considerado uno de los mejores actores de todos los tiempos. Desde su participación en The Godfather Part II su nombre se convirtió en sinónimo de prestigio en el mundo del cine.

El actor nació el 17 de agosto de 1943 en Nueva York, ciudad en la que se desarrollan muchas de las grandes historias que protagonizó, como si llevara en la sangre la mirada impasible necesaria para ser gángster.

En sus inicios en el séptimo arte, Robert colaboró en varias ocasiones con Brian de Palma, quien lo dirigió en 1968 en su debut, Greetings. Más tarde, la mancuerna que hizo con Martin Scorsese fue la que nos dejó algunas de las mejores entregas cinematográficas.

Con motivo de su cumpleaños número 74, realizamos un recuento de las mejores interpretaciones del actor:

Vito Corleone
The Godfather Part II
(1974)
Dir. Francis Ford Coppola

Vito es calmado y calculador. Su rostro es tan impasible que incluso cuando asesina parece que trae puesta una máscara que oculta al gángster. En esta segunda entrega del clásico de Ford Coppola, parece que interpreta a Marlon Brando interpretando a Don Corleone, lo que añade otra capa y mayor mérito a su actuación.

Travis Bickle
Taxi Driver
(1976)
Dir. Martin Scorsese

Probablemente este sea el personaje más emblemático en la trayectoria de De Niro. Todo el mundo ha escuchado la frase “¿Me estás hablando a mí?”, pero pocos saben que el actor la improvisó demostrando su gran capacidad para dar vida a un personaje más allá del papel y la simple representación. Hoy en día, Travis Bickle es sinónimo de un hombre perturbado que se convirtió en un héroe.

Michael
The Deer Hunter
(1978)
Dir. Michael Cimino

The Deer Hunter cuenta la historia de un grupo de amigos que van a luchar en la guerra de Vietnam. Mientras que en Taxi Driver interpreta a un hombre solitario con cierto grado de psicosis y en The Godfather Part II da vida a un hombre que va escalando en los peldaños del poder, en esta cinta se puede decir que interpreta a dos personajes diferentes: a Michael antes de la guerra y a Michael después de la guerra.

Jake La Motta
Raging Bull
(1980)
Dir. Martin Scorsese

De alguna manera, el trastornado boxeador que De Niro interpreta en esta película es un resumen de todo lo que el actor ha personificado en la pantalla grande: es una alma solitaria llena de contradicciones que no puede comprender a las mujeres. La Motta podrá ser un personaje monstruoso, pero no es un monstruo en sí.

Rupert Pupkin
The King of Comedy
(1982)
Dir. Martin Scorsese

Rupert Pupkin es uno de los personajes más “extraños” que De Niro ha interpretado gracias a su inaudita normalidad y su banal aspiración a ser famoso, aspiración que lo lleva a secuestrar a su celebridad favorita. Lo complejo de este personaje es precisamente el hecho de que aunque es fácil de odiar, también le agrada al espectador, algo que pocos han podido conseguir.

David ‘Noodles’ Aaronson
Once Upon a Time in America
(1984)
Dir. Sergio Leone

Noodles es un personaje complejo y lleno de contradicciones. Conforme llegas a conocerlo en la película, también te das cuenta de todas las dificultades que ha tenido que enfrentar a lo largo de su vida, y aún así, De Niro consigue que el personaje sea simpático. El actor se encuentra en su zona más vulnerable en esta película y gracias a la guía que significó el director Sergio Leone, podemos asegurar que se trata de una obra maestra del séptimo arte.

Rodrigo Mendoza
The Mission
(1986)
Dir. Roland Joffé

Lejos de todas las películas de Nueva York se encuentra la cinta de Roland Joffé, The Mission, ubicada en la selva latinoamericana en 1700. De Niro interpreta a un esclavista en busca de redención que decide seguir a un misionero para lograr un bien mayor.

James Conway
Goodfellas
(1990)
Dir. Martin Scorsese

Considerada por muchos la mejor película de Martin Scorsese. En Goodfellas, De Niro trabaja junto a grandes actores como Paul Sorvino y Joe Pesci para encarnar al gángster más flemático de los tres. Es en Goodfellas más que en cualquier otra cinta en donde nos queda claro lo aterradora que puede ser una simple mirada de De Niro.

Max Cady
Cape Fear
(1991)
Dir. Martin Scorsese

Este filme es uno de los mejores ejemplos de como se debe hacer un remake. De Niro se las arregla para entregar a un Max Cady más aterrador que Robert Mitchum en la cinta original de 1962, puesto que da vida a un asesino que podría pasar desapercibido aunque el odio siempre estuviera presente en su mirada.

Sam ‘Ace’ Rothstein
Casino
(1995)
Dir. Martin Scorsese

Casino contiene una de las actuaciones más sutiles y humanas de Robert De Niro. En esta cinta se abstiene de todas las necesidades sociópatas que estuvieron presentes en papeles anteriores y entrega un personaje mucho más calculador, un personaje que sabe cómo tratar con políticos, hombre de negocios y con la ley.

Louis Gara
Jackie Brown
(1997)
Dir. Quentin Tarantino

Está película es uno de los trabajos más finos, bien logrados y más infravaloradas tanto del actor como de Tarantino. Aunque la película es protagonizada por Pam Grier y Robert Forster (quien entrega una de las mejores actuaciones de reparto de 1997), es De Niro quien interpreta al criminal perfecto.

Pat Solatano Sr.
Silver Linings Playbook
(2012)
Dir. David O. Russell

La gran mayoría de los personajes a los que dio vida De Niro son personas problemáticas, con pasados obscuros que los han dejado marcados. Pat Solatano parece ser una guiño tardío a los años dorados del actor. Después de una década de malas comedias (a las que tristemente ha decidido regresar), Robert despierta en Silver Linings Playbook todas las habilidades que lo convirtieron en un gran actor en primer lugar.


¡Y cómo no volverse rockero…!


Just Like Heaven o los años en que los chavos de los años ochenta no querían otra cosa más que divertirse…. Memorias de una tienda de discos –que hasta en su función suena ya nostálgico


POR Staff Rolling Stone México  



Just Like Heaven o los años en que los chavos de los años ochenta no querían otra cosa más que divertirse…. Memorias de una tienda de discos –que hasta en su función suena ya nostálgico

¡Y cómo no volverse rockero…!

Just Like Heaven o los años en que los chavos de los años ochenta no querían otra cosa más que divertirse…. Memorias de una tienda de discos –que hasta en su función suena ya nostálgico

Por Juan Carlos Villanueva

Eran los años ochenta, para muchos fueron tiempos inocentes, eran días de un gobierno priísta totalitario, censurador, represor, sus últimos pero mejores momentos. Los chavos de la ciudad de México sólo buscaban el reventón, la fiesta, las discos –como se les decía en ese entonces– y sus respectivas tardeadas para los que estaban en el apogeo de las espinillas y barros enterrados. En esos años, no ha había medias tintas, o eras fresa o rocker: Así se construyó una idiosincrasia radiofónica, estandarte de bandos, WFM y Rock 101, los chavos bien y en “buena onda” y los greñudos, reventados y desmadrosos.

No existía el Facebook, ni Twitter, ni el chat, menos el Whataspp; el CD ni para cuando estuviera en nuestra manos, ni soñar con un iPod o iPad; eran fábulas de lo incoherente e imaginario; la conciencia colectiva estaba sonorizada por las cintas y viniles, la radio tenía tanto que decir y proponer, y la costumbre del asombro aún no se coartaba: La primer estación de radio en programar a bandas como The Cure, U2, Depeche Mode, The Mission, Peter Murphy, Frank Zappa, etc, fue Rock 101. Era una fiesta sonora, pero ¿dónde podías comprar esos discos? Existían varias tiendas, Aquarius, Zorba, el Tianguis Cultural del Chopo –cuando funcionaba como un lugar de intercambio de discos, antes de que los skatos, los patinetos y demás huestes transformaran el concepto– pero entre ellas destacaba Supersound, “un verdadero nido de ideas, revoluciones e influencia que tocó el corazones e imaginación de muchos”, dice la directora del documental Just Like Heaven, Pilar Ortega, un documento fílmico que profundiza, hilvana y desmenuza las memorias de esta tienda de discos que surca en la memoria de nuestro disco mental.

Supersound estaba ubicada en Polanco en donde todos los melómanos encontraban new wave, post punk, rock progresivo y rock clásico, entre otros géneros. “Era una experiencia visitar esta tienda, porque todos los chicos que atendían eran verdaderos clavados, conocedores y emprendedores del rock”, dice Pilar.

El documental recoge entrevistas con personajes involucrados con la tienda, hacedores de esa historia que a la distancia parece tan nostálgica, tan inocente, tan onírica: “Es precisamente ese recuerdo que me conmovió. Por eso decidí hacer el documental, lo considero tan valioso para las nuevas generaciones porque retrata la forma en cómo crecimos. Cuando era un gran suceso el lanzamiento de un disco, cuando tenías que esperar hasta que llegara a la tienda para poder escuchar el nuevo álbum”, reflexiona Ortega.

Este set de entrevistas a personajes como Güili Damage, Nacho Desorden, Alejandro Marcovich y Hector Mijangos, entre otros, es un relato de memorias, no hay apreciación fílmica, ni una crítica a una industria galopante y devastadora que empezó a ultrajar desde aquellos años a la música con personajes como Tatiana, Flans o Timbiriche, sino consiste en recordar, recordar y recordar los años en que nos volvimos rockeros.

Just Like Heaven forma parte del festival Distrital en su tercera edición, programado del 1 al 9 de junio.