Archivo de la etiqueta: Universidad Iberoamericana

¡Sé el primero en ver la cinta ‘Kong: La Isla Calavera’ y conoce a su director!


Participa para asistir a la premier exclusiva de ‘Kong: La Isla Calavera’ con su director.


POR Staff Rolling Stone México  



© 2017 WBEI

¡Sé el primero en ver la cinta ‘Kong: La Isla Calavera’ y conoce a su director!

Como parte de los festejos por nuestro 15 aniversario, Warner Bros. Pictures México y nosotros, realizaremos una proyección exclusiva para la comunidad de Campus RS de la película Kong: La Isla Calavera.

Copia de kong

Además, al finalizar la función, el director de la cinta, Jordan Vogt-Roberts, estará presente con los estudiantes para ofrecer una sesión de preguntas y respuestas sobre esta producción cinematográfica. En ella, los alumnos podrán expresar sus inquietudes sobre la carrera del director, la relevancia de Kong en la cultura popular, los monstruos a través de la historia y todo lo relacionado a Kong: La Isla Calavera.

© 2017 WBEI

© 2017 WBEI

Esta premier (sábado 4 de marzo, 13:00 hrs. en Cinemex Antara) será una experiencia única y exclusivamente para los estudiantes de Campus RS seleccionados.

Kong-Skull-Island-poster-2

Para que estés presente en el estreno con el director, debes enviarnos tus datos completos, la universidad en la que estudias y responder correctamente las siguientes preguntas a [email protected]. A los ganadores se les notificarán los detalles vía correo electrónico.

1. En Kong: La Isla Calavera, ¿qué actor británico –conocido por su papel como Loki en la serie de películas de Thor de los estudios Marvel– interpreta el personaje de Conrad?

2. ¿Quién es la actriz que personifica a Weaver en Kong: La Isla Calavera (ganó un premio Oscar®, así como un Globo de Oro por su papel en La Habitación)?

3. Según el tráiler de la película, ¿dónde se localiza “La Isla Calavera”?

4. ¿Qué profesión tiene Weaver en la película?

5. ¿Qué canción de Creedence Clearwater Revival se escucha en el tráiler de Kong: La Isla Calavera?

Campus RS es el programa de Rolling Stone en el que difundimos ideas estudiantiles. Las universidades participantes son Tec de Monterrey, Universidad Panamericana, Anáhuac e Ibero.

BANNER BAJA NUESTRA APP 165


Asuntos Internos: #YoSoy132


Asuntos Internos: #YoSoy132. Indignación a la mexicana, por Gabriela Warkentin


POR Staff Rolling Stone México  



Asuntos Internos: #YoSoy132. Indignación a la mexicana, por Gabriela Warkentin

Asuntos Internos: #YoSoy132

Indignación a la mexicana

Por Gabriela Warkentin (@warkentin)

“Que hay gente buena”, me contestó. Y le salió del alma. Casi a finales del periodo electoral: Estudiantes, manifestaciones, medios, candidatos, la indignación despertada. O eso parecía. Veníamos de días de campaña predecibles y planos. Enquistada la narrativa de la inevitabilidad del triunfo del candidato del PRI. Nada se movía, ni las encuestas. Ciudadanos y observadores, todos inmersos en una especie de sopor, el letargo de lo que ya se decidió. Hasta que aparecieron ellos: Los estudiantes alborotados, las manifestaciones desplegadas, la incursión en medios, la sacudida a los candidatos, la indignación despertada.

Se llama Daniel Cubría, estudia Ciencia Política en el Instituto Tecnológico Autónomo de México (ITAM) y forma parte del movimiento #YoSoy132. ¿Qué has aprendido de México, en estas semanas en la calle, en el movimiento, fuera de aulas y espacios conocidos?, le pregunté. Y la respuesta le salió del alma: “Que hay gente buena en México, que no nos conocemos, que vivimos en el resentimiento de la separación”. No pude evitar pensar: ¿Pues qué México conocías hasta antes de esto? Pero la pregunta sobraba. Lo cierto es que en el movimiento, Daniel conoció al otro, a los otros. Sí, tocó otros “Méxicos”.

Cuando Enrique Peña Nieto, candidato del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a la Presidencia, llegó a la Universidad Iberoamericana de la ciudad de México, ya sabía que no le esperaba un día de campo. Era 11 de mayo de 2012. Había pospuesto la visita a esa universidad en varias ocasiones. Estudiantes y otros miembros de la comunidad universitaria estaban molestos por lo que percibían como constantes evasivas al diálogo. De por sí para un grupo más crítico, Peña Nieto representa la vieja historia de un pasado indeseable. Eso y su aparente asociación con Televisa, el gigante mediático, y los desplantes del partido y el agandalle en redes sociales y un larguísimo etcétera. Para cuando Peña Nieto llegó a la Ibero, el imaginario estaba caliente y los estudiantes listos para prenderse.

Lo que sucedió después se narra en caóticas viñetas. Auditorio lleno, niveles de seguridad que no se vivieron con las visitas de los otros candidatos. No revisaban así ni con el Presidente, decían los más. En el Auditorio de la Universidad, ríspido y divido el ambiente según testimonios. Los no priístas acusan la presencia de simpatizantes excedidos en sus desplantes; los allegados al candidato resienten mantas, consignas y gritos. Auditorio lleno, exteriores poblados: Los que no cupieron se instalan afuera, que ahí sí hay lugar y el grito se contagia diferente. Llega el candidato, comienza con un mensaje que quiere ser conciliador: “Podrán no estar de acuerdo conmigo, pero vamos a dialogar”. Todo se transmite a través de portales web y en la frecuencia radiofónica de la estación de la Universidad (que ese día debió vivir su gloria en rating). Las redes sociales bullen: Los que están y los que no, lo comentan todo, literalmente todo.

Cuando termina el encuentro, cuestionado pero controlado, el moderador despide al candidato. Los gritos de “Atenco, Atenco: ¡Asesino!” siguen, tal vez el reclamo más constante durante toda la sesión. Peña Nieto ya se iba, cuando regresa y toma el micrófono: “Asumo la responsabilidad de lo sucedido en Atenco”, palabras más, palabras menos. Un rugido recorre la universidad. Se escuchó desafiante el candidato, y la comunidad presente acusó recibo. “¡Asesino!”.

Peña Nieto y las autoridades universitarias salen del recinto, y en lo que pareciera una confusión logística, terminan recorriendo el espacio abierto en lugar de encaminarse hacia la salida del estacionamiento. El candidato va a la radio. Tiene entrevista. Lo persiguen jóvenes enfurecidos. Gritan, avientan algunas cosas. Todo narrado en tiempo real por la radio y los sitios web. Las menciones a Peña Nieto, en Twitter, escalan a tendencia mundial. De la radio el candidato se despide sin entrar al aire, hay confusión, gente gritando, pasa al baño antes de salir (lo que le valió la etiqueta de “Escondido en el Baño”)… y sale. Se va. Quedan en la Ibero algunas personas de su equipo. Molestos se les nota por los episodios caóticos del final, la gritiza del principio, pero sobre todo por no sentir un arropamiento institucional. Entran a la cabina de radio y así, en caliente, justo como indican todos los manuales de manejo de crisis que no se debe hacer, así, en caliente, comienzan a hablar. Dabid Hernández, el locutor, les pregunta, y Pedro Joaquín Coldwell (Presidente del PRI) se suelta: “Esos no son estudiantes de la Ibero, así no es la Ibero, yo soy egresado de la Ibero”. Micrófono en calentura, confusión segura. Los estudiantes la resienten: “Sí somos de la Ibero, ¡no somos infiltrados!”.

Esa noche, las televisoras abiertas hacen mutis o aplican edición: Lo sucedido en la Ibero se reduce al mínimo. El fin de semana otros medios se suman al mutis o a la tergiversación: Desde el “no pasó nada”, hasta la insistencia en “esos no eran estudiantes de la Ibero, eran infiltrados”. Para el domingo, algunos jóvenes se organizan en Facebook y a través del correo electrónico: “Vamos a demostrarles que sí somos de la Ibero, manda un video, tu imagen, tu nombre, tu credencial”. Sumaron 131 identidades audiovisuales, y así las lanzaron al mundo. Para el lunes, la radio y los portales informativos tomaron la videoprotesta como una genial forma de los jóvenes de defender su identidad. Circuló en redes. Lo tomó la televisión y se comenzaron a sumar voluntades: Si ellos eran 131, entonces todos somos el 132 que sigue: #YoSoy132.

Después se sumaron otras universidades en la solidaridad ante el agravio identitario. Siguieron las manifestaciones y la exigencia: Mejores medios, mejor calidad informativa, di no a la televisión así como está. Una parte del colectivo se decantó anti-EPN (para impedir lo que decían era la imposición del candidato del PRI por parte de las televisoras) y llegaron al momento de organizar el tercer debate entre los candidatos a la Presidencia de la República. Unas semanas después de aquel 11 de mayo en que Enrique Peña Nieto fue a la Universidad Iberoamericana, la narrativa electoral estaba tocada. #YoSoy132 fue sumando indignaciones y enojos: Músicos, artistas, padres de familia… Y aunque no se desmarcó de su origen chilango (nació y se multiplicó sobre todo en la ciudad de México), sí tuvo réplicas en otros rincones del país. Los analistas coincidían: No será lo que determine por sí solo el resultado electoral, pero confirió un tinte diferente a lo que se percibía desde el principio como la inevitabilidad del triunfo apabullante y sin obstáculos del candidato del Partido Revolucionario Institucional. En el #YoSoy132 emergían algunas voces de una indignación mexicana.

¿Cómo lo vivieron los estudiantes que alzaron la voz? En palabras de ellos mismos como un esfuerzo por legitimarse, un grito de identidad. La reacción ante la descalificación. Es, a final de cuentas, una generación con derechos y a la que se le ha consentido su propia voz, una generación que se sabe y exige se sepa. Urbana, formada, con horizonte… lo que más le hirió fue el ninguneo. Así lo repiten con palabras diversas. Luego vino el encontrarse, el saber que los ofendidos y los indignados son muchos más, que para eso sirven las redes sociales del ciberespacio: No es Twitter ni Facebook lo que provoca la indignación, pero es ahí donde se potencializa el encuentro. El ninguneo padecido pasó de lo individual al colectivo. Vinieron las asambleas, la exposición mediática, la “exigencia de que tuviéramos una agenda clara sin entender que en lo caótico, en lo desorganizado está la fuerza del movimiento”. Porque es red, y contagia. Vinieron las marchas, los plantones y los triunfos: El segundo debate que se transmitió en los canales abiertos; un tercer debate organizado por ellos mismos. Y vino la duda, claro, de lo que seguiría. De cómo librar a todos los que se trepan. De cómo articular la agenda.

¿Por qué la Ibero?, preguntan algunos que ven en esa universidad un recinto de gente adinerada y despreocupada. Porque alguien no hizo su tarea, coincide Pablo Reyna Esteves, Académico de la UIA, alguien no preguntó qué es la Ibero. El tema de Atenco, por ejemplo, estaba fresco: Apenas unos días antes se había presentado el informe del Centro Pro sobre las mujeres agredidas. Y porque en un recinto plural, crítico, los agravios se fueron sumando. Un escalamiento de la sensación colectiva de enojo, “una sensación como de estadio de futbol”. Brotó de la piel, más que de la razón. Y sí, será que en México hay muchas cosas que brotan de la piel, las marcas de años y de enojos y de vidas sin resolver.

El #yosoy132 es también el receptáculo en que las demás generaciones proyectan deseos y frustraciones. Padres y madres que acompañan a sus hijos a las marchas, la frase recurrente de “qué bueno que ellos se mueven, ya que nosotros no pudimos”. Hay algo de orgullo del cachorro que creció más que el padre, y el aplauso que espera el hijo que se tira el primer clavado ante padres extasiados. El continuo narrativo de una clase media, sobre todo, que acumula enojos y se sabe insatisfecha ante la resignación forzada. Padres que quieren verse en el espejo y recibir otro reflejo. Y el #YoSoy132 es también el botín de otras batallas nacionales: Las mediáticas, políticas, las de la plaza pública. El elemento que faltaba para que todos cobren sus facturas pendientes.

Que hay gente buena. ¿Cuándo dejamos de creer que en México hay gente buena? Tragedia de nuestras derrotas simbólicas, sin duda, pero con esas palabras en mente pienso que aunque el #YoSoy132 sea efímero y no trascienda la jornada electoral, o si termina cooptado por los movimientos más rancios de la rijosidad nacional, ya nos habrá obligado a detenernos, a pensar que otro México es posible.

Ese 11 de mayo, cuando ya casi todos se habían retirado de la Universidad Iberoamericana, recorrí el campus. Se respiraba la resaca tras una bacanal no exenta de culpas. Comenzaba a enquistarse, también, la mirada de la sospecha. Pensé en el día después de las elecciones. Y sí: Se requerirá de un esfuerzo comunal para sobrellevar las resacas que faltan.


Marcha anti Peña Nieto toma la ciudad


El pasado sábado 19 de mayo, alrededor del mediodía, miles de jóvenes, maestros, familias, y hasta macheteros de Atenco, caminaron del Zócalo al Ángel de la Independencia


POR Staff Rolling Stone México  



El pasado sábado 19 de mayo, alrededor del mediodía, miles de jóvenes, maestros, familias, y hasta macheteros de Atenco, caminaron del Zócalo al Ángel de la Independencia

Marcha anti Peña Nieto toma la ciudad

Por Adriana Oñate

@SullenLaMaga

Apenas una semana atrás, se desató la controversia cuando el candidato presidencial del partido tricolor, Enrique Peña Nieto, se presentó en la Universidad Iberoamericana en medio de múltiples protestas, reclamos y abucheos. Al día siguiente, algunos medios informativos reportaban acarreados, porros y personas ajenas a la institución, insinuando un complot en contra de Peña Nieto. A raíz de este hecho tan comentado y publicitado nació una especie de movimiento ciudadano simplemente llamado #YoSoy132, dándole un total apoyo a los universitarios.

El pasado sábado 19 de mayo, y gracias a la difusión y convocatoria en redes sociales como Facebook y Twitter, miles de jóvenes, maestros, familias, y hasta macheteros de Atenco, caminaron del Zócalo al Ángel de la Independencia (así como otras ciudades), en la nombrada Marcha Anti-Peña Nieto (convocada semanas antes de los sucesos en la Ibero). Desde temprano la gente se reunió en la plancha del Zócalo con diversas pancartas, mantas y máscaras de Guy Fawkes (V for Vendetta), y Carlos Salinas de Gortari.

Sin importar la edad, profesión o universidad de procedencia, todos caminaron juntos bajo una sola voz, manifestando un total rechazo a la imposición de un candidato, así como a la desinformación procedente de los medios de comunicación. Gritaron consignas como “¡Fuera Peña Nieto!”, “No somos uno, somos más de cien, prensa vendida, cuéntanos bien”, “No vine por mis tortas, vine por mis huevos” o “Aquí se ve, aquí se ve, que Peña Nieto presidente no va a ser” y “Televisa te idiotiza y TV Azteca te apendeja”, miles marcharon en medio de un ambiente tranquilo, sin violencia y sobre todo sin identificaciones partidistas, al menos de manera obvia.

Algo de resaltarse es que en ningún momento hubo un orador central o un líder; las expresiones fueron totalmente libres. Huelums (Poli) y goyas se unieron a gritos de “Gracias Ibero por ese viernes negro”, acompañados por el Himno Nacional Mexicano.

Los macheteros de Atenco convivieron y platicaron con los jóvenes, quienes les expresaron su total apoyo. En un acto memorable y conmovedor, uno de los integrantes de este grupo, le obsequió su machete, paliacate y gorra a tres chicos, que con lágrimas en los ojos aceptaron gustosos su regalo.

Con una cifra oficial de alrededor de 46 mil asistentes, la realidad, es que los manifestantes salieron de sus casas sin temor alguno, y tomaron las calles para expresarse, para exponer su inconformidad ante la situación del país y, juntos, fueron una sola voz de reclamo, unidos por el deseo y las ganas de un país mejor.

Fue esperanzador ver salir a la calle a tantos jóvenes y protestar, caminar juntos sin importar la procedencia o el partido de preferencia. El saber acerca de otros movimientos ciudadanos como Occupy, los Indignados o la Primavera Árabe, me hacía preguntarme con frecuencia si algo así sucedería en México, si todas esas personas de mi generación se volverían menos apáticas y tendrían mayor participación.

El sábado pude comprobar que somos capaces de eso y mucho más. Fue la primer marcha a la que he asistido, y una experiencia bastante enriquecedora. El poder platicar con personas de antecedentes tan distintos fue alentador. Desde las palabras que dio uno de los macheteros de Atenco en el Ángel, hasta las conversaciones que sostuve con compañeros de la Ibero, del Tec, de la UNAM y del Poli. Sentí que todos los que estábamos ahí, sintiendo como vibraba el piso cada vez que brincábamos al son de “el que no brinque es Peña”, éramos uno solo, una fuerza naciente. ¡México despierta! Se alcanzaba a oír mientras caminaba por Reforma. Los jóvenes ya despertamos y nos haremos escuchar.

Aquella idea de que los estudiantes de universidades privadas no se involucraban en los asuntos de interés nacional ha caducado y ahora el precedente lo puso la Ibero, al ser la punta de lanza de este movimiento y acompañada de otras universidades, está haciendo a un lado las diferencias y enfocándose en una misma petición: la veracidad en los medios y el repudio a la imposición política.

Aunque se desconoce la trascendencia de este movimiento ciudadano -ya comparado con aquellos en España o en los países árabes-, es un llamado a la conciencia de todos los mexicanos a lo largo y ancho del país, algo que ponga las cosas en movimiento y que logre hacer eco en los oídos de los políticos que, durante años, han ignorado a los que los eligieron, y sobre todo, en quien sea que resulte ganador en las próximas elecciones presidenciales.

Que mejor momento que ahora para empezar a cambiar este país y ser más exigentes con aquellos que dicen representarnos. Nuestra mejor herramienta es la educación, es la información, porque la verdad nos hará libres.


Marcha Yo Soy 132


El día de hoy (viernes 18 de mayo) se llevó a cabo la marcha Yo Soy 132, en la que alumnos de instituciones como la Anáhuac, el ITAM, Tec de Monterrey, La Universidad del Valle de México y la UNAM..


POR Staff Rolling Stone México  



El día de hoy (viernes 18 de mayo) se llevó a cabo la marcha Yo Soy 132, en la que alumnos de instituciones como la Anáhuac, el ITAM, Tec de Monterrey, La Universidad del Valle de México y la UNAM..

Marcha Yo Soy 132

Por @Paos García

El día de hoy (viernes 18 de mayo) se llevó a cabo la marcha Yo Soy 132, en la que alumnos de instituciones como la Anáhuac, el ITAM, Tec de Monterrey, La Universidad del Valle de México y la UNAM, se reunieron en las inmediaciones de la Universidad Iberoamericana para marchar juntos hasta las instalaciones de Televisa Santa Fe, en protesta contra la “manipulación informativa de los medios de comunicación” ante las próximas elecciones presidenciales.

El nombre de la marcha hace alusión al video publicado en YouTube, donde 131 estudiantes de la UIA responden a los dirigentes del PRI y el PVE, que acusaron de “acarreados” o “simpatizantes de Andrés Manuel López Obrador” a los estudiantes que se manifestaron contra Enrique Peña Nieto en su reciente visita a la universidad.

* “El apoyo es en solidaridad por lo ocurrido con la presencia de Enrique Peña Nieto, porque se causó mucha difusión en los medios de una manera que nosotros, como universitarios, consideramos inadecuada, manipulada, y ésa es la agresión de la que vamos a defender a nuestros compañeros”, declaró Saúl, estudiante del Tec de Monterrey.

Y es que la accidentada visita de Enrique Peña Nieto a la Ibero tuvo dos coberturas completamente diferentes. La primera, a cargo de los estudiantes de la universidad, que reportaban en las redes sociales con fotos y videos todo lo que ocurría con la presencia del candidato del PRI. La otra, fue la cobertura realizada por algunos diarios y medios de comunicación, en la que se hablaba del éxito de Peña Nieto en la Ibero, encasillando a los alumnos que se manifestaron en su contra como “porros” o “acarreados” del PRD.

A esto se suma la publicación de un video realizado por el partido -supuestamente grabado en las instalaciones de la Ibero y el cual ya no se encuentra en línea- donde se habla del éxito de Peña Nieto con los jóvenes. Días después se dio a conocer que algunas escenas del video no fueron grabadas en la institución y que los alumnos que participaron en él, no eran estudiantes de la universidad, lo cual encendió los ánimos de miles de personas en las redes sociales.

Hoy el hastag #YoSoy132 fue una de las tendencias a nivel mundial en Twitter, y el principal en México, propio no sólo de estudiantes o involucrados en la marcha, sino de académicos, personalidades del medio, músicos y analistas que apoyan el movimiento. Luego de este primer encuentro entre estudiantes de diversas universidades, se tienen programadas dos marchas apartidistas, una este sábado 19 de mayo en el Zócalo de la ciudad de México a las 12.00 del día, y otra el 23 de mayo a las 18:00 horas en la Estela de Luz.

La visita de Peña Nieto según los estudiantes de la Ibero:

*Cita publicada por el periódico Reforma
*Foto Terra


Ibero Fest 2011


La segunda edición del Ibero Fest -evento que conlleva una ideología caritativa en torno a la fundación Loyola, cuyas ganancias se donarán a proyectos sociales para evitar la desnutrición infantil…


POR Staff Rolling Stone México  



La segunda edición del Ibero Fest -evento que conlleva una ideología caritativa en torno a la fundación Loyola, cuyas ganancias se donarán a proyectos sociales para evitar la desnutrición infantil...

Ibero Fest 2011

IberoFest 2011
Por Jorge Ramis
Foros Oscar Villanueva

La segunda edición del Ibero Fest -evento que conlleva una ideología caritativa en torno a la fundación Loyola, cuyas ganancias se donarán a proyectos sociales para evitar la desnutrición infantil- contó con la presencia de bandas como el IMS, La Gusana Ciega y Vicente Gayo entre otras. Aunque, sin duda, la carta fuerte y en la que todo el festival se basó, fue la de Black Rebel Motorcycle Club.

En el aforo ubicado en un estacionamiento de la Universidad Iberoamericana se observaban dos escenarios; el principal era el más espectacular, pues contaba con la iluminación exacta para hacer de aquella noche algo especial. Algunos pasos atrás se encontraba el Redbull Pourbus, que fungió como el segundo escenario en el que se presentaron agrupaciones como DaPuntoBeat y Vesspa, entre otras.

Los Daniels: El grupo intentó ofrecer una presentación memorable, sin embargo el horario que les tocó, el pésimo sonido que tenían, la poca cantidad de audiencia y la apatía de ésta les afectó por completo. Intentaban emocionar a la gente mediante brincos, aunque no les funcionó. El público no respondió como ellos hubiesen querido, pero eso no fue excusa para que los Daniels no se la pasaran bien.

She’s a Tease: Pocas son las veces que he tenido la oportunidad de ver a She’s a Tease en vivo en y todas me habían gustado, hasta ahora. El sonido falló demasiado al principio, tanto que hasta tuvieron que repetir una canción. Aún así la agrupación dio lo mejor de sí, como siempre. De nuevo, la actitud del público no fue la mejor; ni porque el frontman de los regiomontanos es un excelente creador de espectáculo, por lo fácil que es armar una fiesta con su música, porque contaban con Milkman de invitado especial, y mucho menos por otras tantas cualidades de su presentación, tuvieron éxito. Les costó trabajo y, seguramente, tratarán de olvidar este concierto lo más pronto posible.

Vicente Gayo: Presentan un estilo bastante especial que propone el 8-bit y el rock en todos sus sentidos, incluso es sorprendente lo intenso que puede llegar a ser alguna presentación de ellos. Sin embargo el divertido sonido de esta banda tampoco pudo con la apatía y exigencia del público. Con sus ácidas y exageradas improvisaciones en vivo apenas y pudieron hacer mover la cabeza a la audiencia. El sonido nunca les falló y su iluminación fue espectacular.

Dapuntobeat: Aunque hubo poca gente en su actuación, Dapuntobeat fue uno de los aciertos de la noche, ya que al menos lograron convencer a su público de que ellos son una fiesta sobre el escenario. El momento cumbre de su presentación fue cuando invitaron a Javiera Mena al escenario.

El Instituto Mexicano del Sonido: Las actuaciones del IMS son ya, valga la redundancia, una institución en la escena musical mexicana. Cualquiera que los haya visto en vivo sabe a qué me refiero. Aunque de nueva cuenta, ésta fue la excepción. La aburrición del público volvió a hacer de las suyas. Parecía que todos esperaban a BRMC y que no les importaba nadie más. De todas maneras, Camilo disfruta mucho lo que hace, y se nota. No hicieron falta los brincos, las rimas y los sampleos. Incluso hasta invitó al productor Milkman al escenario.

La Gusana Ciega: Eran una de las cartas fuertes del festival, pero no lo parecían. Sus seguidores seguían y coreaban sus canciones, no obstante, les tocó el peor horario de la noche: estar justo antes de BRMC. Los fanáticos que se acercaban a ver, única y exclusivamente a la banda californiana, estaban desesperados y ya se respiraba un ambiente muy tenso. Tanto así que, a mi parecer, tocaron menos tiempo del que tenían.

Black Rebel Motorcycle Club: Eran ya las once y media de la noche y había unas tres mil quinientas personas que esperaban ansiosamente al trío californiano. El escenario lucía cálido y la iluminación provocaba una imagen demasiado bella. Visualmente el espectáculo conjugó perfecto con la música, sin embargo la principal falla que noté, fue el volumen. Para escuchar a una banda como la BRMC se necesita volumen, mucho, mucho volumen. El público por fin apagó su apatía y se lanzó hasta el frente para saltar y corear. La agrupación ofreció una excelsa muestra de la intensidad musical que tienen. Aunque ya nos habían visitado antes, la diferencia de esta visita fue el lugar donde se llevó a cabo. Ver al fondo esos edificios de Santa Fe le dio un toque especial a la noche. La banda nunca falló sobre el escenario. Esta presentación en la Ciudad de México fue más fina y exacta que las anteriores. Algunos de los momentos más impresionantes de la noche fue cuando interpretaron “Ain’t no Easy Way” y “Whatever Happened to My Rock & Roll”, en los que convirtieron de su visita a México en un espectáculo rudo e intenso que, seguramente, el público no olvidará en algún tiempo.