Archivo de la etiqueta: Universidad Panamericana

Reseña: ‘Coco’


Más que una carta de amor para México, es un panorama mexicano a través de los ojos de un extranjero


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Facebook 'Coco'

Reseña: ‘Coco’

Por Sofía Álvarez

Coco es un proyecto que surgió aproximadamente a finales de 2011, cuando los realizadores de Pixar se plantearon la idea de una película basada en la colorida festividad del Día de Muertos, los realizadores no se imaginaban que durante sus viajes de investigación, encontrarían más que colores en las tradiciones mexicanas… encontraron una riqueza descomunal de tradiciones y una forma diferente de ver la vida a través de los ojos de otra cultura, la nuestra.

Desde los primeros 15 minutos de la película, se puede notar la vasta investigación de Pixar en la cultura de México, no solo de la festividad a los difuntos, sino también de la cultura familiar, las actitudes del mexicano, tianguis, la historia del arte y cine en México. Vieron tanto que intentaron amontonarlo de la mejor manera que pudieron en la parte introductoria y un poco más a lo largo del largometraje. Al inicio se intenta explicar sobre los significados detrás de cada uno de los elementos de una ofrenda, lo cual hace que se pierda el flujo de la historia desde una temprana etapa y le cuesta un poco a Miguel (protagonista) retomar el hilo del viaje del héroe.

Los personajes que construyen la narrativa de Coco están llenos de sorpresas, desde talentos hasta plot twist en la resolución de la trama. En el elenco del doblaje nacional hay iconos de la comedia y telenovelas mexicanas, desde Angélica María hasta Andrés Bustamante. Los personajes de Miguel, Héctor e Imelda se llevan la atención con sus personalidades bien plantadas y los giros en las historias de cada uno, además de su representación en los roles de la familia mexicana, retratando el matriarcado, la música mexicana y la importancia de la familia.

La música es algo necesario en cualquier película que homenajea a México, Coco de nuevo brilla por su documentación y cubre estilos del clásico mariachi, rancheras hasta la popular banda norteña. Aunque los estilos se acercan fielmente a lo real, las adaptaciones flaquean en ciertos puntos; Michael Giacchino intenta crear una banda sonora a la mexicana realizada de su “propia cosecha” y aunque cumple con lo necesario, no destaca.

La historia de Coco es la clásica fórmula Pixar que todos conocemos, se vuelve un poco floja en algunos puntos, pero alcanza su poder e impacto hacia el final, llegando a las fibras emocionales de toda persona que considere a la familia una parte importante en su vida. Todos hemos sentido que somos Miguel o tenemos una abuelita Elena, mamá Coco o Imelda o incluso unos primos molestos, todos tenemos un familiar que podemos ver reflejado en alguno de los familiares de los zapateros Rivera.

La película está atascada y en serio, atascada de referencias a la cultura mexicana y todo lo que conlleva, desde la poderosa chancla, el edificio de correos, la catrina de Posada, el MUNAL, el copal, los tianguis en los pueblos mágicos, calles empedradas, catedrales, kioscos, alebrijes y leyendas. Pixar se empeñó en hacer las cosas bien y no adueñarse de las referencias mexicanas, sino incursionar a las audiencias desde cosas que son “estereotipos” del mexicano, guiándolos hacia la profundidad de que hay algo más allá del mariachi tequilero en el desierto. Mostró a México desde los ojos de un extranjero tratando de transmitir de la manera más fiel y respetuosa posible todo lo que un turista ve y de lo que se empapa cuando no solo observa, sino se toma el tiempo de conocer a México. Sí, somos papel picado, pan de muerto y películas rancheras dramáticas, pero somos más colores, sabores, sensaciones y relaciones. Somos mucho más.


Hoy lloré


José Manuel Bahamonde, estudiante de la Universidad Panamericana, nos comparte un texto sobre su sentir en estos momentos de desolación e incertidumbre.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: José Manuel Bahamonde

Hoy lloré

Por José Manuel Bahamonde

Hoy lloré. Mis ojos no aguantaron más. Tantos sentimientos, experiencias, ideas y preguntas sin resolver. Al final… incertidumbre. Pensé que ya todo estaba por terminar, regresaríamos a la “normalidad”, o por lo menos a algo parecido a esta. Desperté agotado, y no físicamente. Deprimido, cabizbajo, no sé cómo expresarlo. Esta semana intenté no demostrar debilidad alguna, ser fuerte, la gente necesitaba optimismo. Hoy me quebré. Me sentí débil, impotente e inútil.
Fue después de ir al cine. Necesitaba un respiro. Por lo menos dos horas despegado de este mundo, internarme en una fantasía. Apagué el teléfono. Recliné el asiento, y me separé de todo. Algunos pensarán: “qué inconsciente, tu país está lastimado, la vida de algunas personas pende de un hilo, ¿y tú? Fingiendo que todo está bien, que nada sucedió, negando la realidad”. Sinceramente, en este momento es lo que menos me importa. La gente necesita respirar. De la misma manera en la que un concierto de rock no puede mantenerse en éxtasis y hay un momento emotivo, con una balada para descansar, recobrar fuerzas y volver a saltar, las personas requieren relajarse, tanto física, como mentalmente.

Caminamos de regreso a casa de mi amiga. Reviso mi celular, y la llamada perdida de mi profesor me saca de onda. Es algo que definitivamente no esperaba. Me propone organizar un grupo de ayuda esta semana y salir de la ciudad. ¿Y la escuela? ¿Qué pasará con mis exámenes? me pregunto. Se cancelaron. Fueron dos horas las que no estuve al pendiente de la situación y al conectarme nuevamente recibo esta noticia. Ya veía la luz al final del túnel. Los estudiantes regresaríamos a nuestras clases y así podríamos distraernos tan siquiera un poco de la tragedia, recobraríamos fuerzas y regresaríamos nuevamente a afrontar la situación. Pero no, la pesadilla sigue.

Diario he salido, he ayudado, unos días más y otros no tanto como yo esperaba. No lo digo por alardear, ni mucho menos por hacerme la víctima. He visto gente rompiéndose el lomo durante 48 horas seguidas, todo eso sin una sola queja. Pero hay un punto en el que ya no sabes si eres necesario. Si solamente estorbas, o no has ayudado lo suficiente.

Hoy me surgió la pregunta: ¿en realidad necesitan mi ayuda? A medio día me reporté con mi tía en Parque España porque requerían brigadistas. El día anterior había estado en Morelos, llegué tarde a mi casa. Después de esperar durante dos horas para que se juntara un grupo de 50 y así llenar el camión que nos transportaría, partimos a nuestro destino: Magdalena Contreras. La información “confirmada” decía que hacía falta gente que ayudara a remover escombros en la zona afectada. Después de una hora de camino, llegamos. La información era falsa. La zona ya se encuentra cubierta por un grupo de voluntarios y miembros de la Marina. Un desperdicio de tiempo y recursos.

¿A dónde nos dirigimos ahora? ¿Qué zona aún no está cubierta? ¿Necesitarán nuestra ayuda más adelante? Y sobre todo… ¿en qué información podemos confiar? Todas estas preguntas pasaron por mi cabeza mientras miraba melancólicamente por la ventana del autobús, como un video musical deprimente. Nuevamente aparece el aliado de toda crisis: la incertidumbre. Nuestra confianza se ha perdido. ¿Ayuda en Gabriel Mancera? ¿Xochimilco? ¿Tlalpan? ¿O acaso en Puebla? Ya no sé. ¿Qué puedo hacer para ayudar? ¿A dónde se van nuestras despensas donadas? Ni idea. Lo único cierto es que me siento impotente al no poder ayudar.

Esto me lleva a mi siguiente reflexión: ¿Qué nos impulsa a ayudar? Algunos autores no creen que exista un altruismo totalmente desinteresado, a fin de cuentas satisfaces de manera indirecta un placer egoísta, sea cual sea. Aunque no creo que este sea tema de debate el día de hoy, quiero ponerlo encima de la mesa para tratar de entender por qué nos formamos por 5 horas en una zona afectada para relevar, cuando hay otras 300 personas haciendo lo mismo, y por qué esa necedad de querer ayudar en algo que demuestre un cambio visible (ejemplo: la remoción de escombros) y no simplemente platicar con los damnificados o darle un simple abrazo a la gente que se encuentra deprimida. Al final, el no poder ayudar, de la forma que tenía pensada, me generó frustración. Una que guardé durante días, y al final, salió.

Sé que no todos estarán de acuerdo con mi postura en este texto, e inclusive algunos dejarán de leerlo antes de terminar, y es entendible. Todos queremos opinar al respecto, todos tenemos visiones diferentes y nuestro contexto influye demasiado en esto, pero de algo estoy seguro, la mayoría, si no es que todos, queremos que todo esto quede en el pasado. Una historia más de cómo nos unimos para darle cara a la adversidad.

Llego a mi casa y me quiebro en llanto. Me encuentro agotado y como yo, habemos muchos. Así que a dormir, porque mañana hay que levantar un país.


Campus RS abril 2017


Un espacio para la difusión de ideas universitarias.


POR Staff Rolling Stone México  



Campus RS abril 2017

El arte del diseño. Detalles

Por Yenián Juárez Lujambio

tecmty

La industria automotriz es una de las más importantes. Desde su primera aparición, los automóviles siempre han representado lo máximo en ingeniería y tecnología; cosa que ha opacado los detalles que los hacen una verdadera pieza de arte, en donde diseñadores e ingenieros pusieron todo su empeño y genialidad. Los automóviles son mucho más de lo que representan, transmiten un sinfín de emociones para los verdaderos conocedores y sus mismos creadores. Son la definición exacta del amor al arte.

rs3

rs6

rs2

rs1

rs4

rs8

rs7

rs9

rs10

rs5

____________________________________________________________

Las caras que le dan vida a México

Por María Sara Luego González Ortega

univPanamericana-1

Hoy en día nuestro país ha sufrido muchos cambios tanto negativos como positivos. Lamentablemente nos hemos acostumbrado a fijarnos solo en lo que no ha resultado como esperamos y olvidamos que en México se encuentra gente maravillosa que trabaja muy duro para poner el nombre de los mexicanos en alto, le dan un toque mágico y llenan de vida la ciudad.

Ahora más que nunca hay que recordar lo que valemos, lo que somos y no dejar que nadie nos robe la identidad que día a día construimos.

1rs

4rs

2rs

campusrs

3rs

BANNER LEYENDO 167


¡Sé el primero en ver la cinta ‘Kong: La Isla Calavera’ y conoce a su director!


Participa para asistir a la premier exclusiva de ‘Kong: La Isla Calavera’ con su director.


POR Staff Rolling Stone México  



© 2017 WBEI

¡Sé el primero en ver la cinta ‘Kong: La Isla Calavera’ y conoce a su director!

Como parte de los festejos por nuestro 15 aniversario, Warner Bros. Pictures México y nosotros, realizaremos una proyección exclusiva para la comunidad de Campus RS de la película Kong: La Isla Calavera.

Copia de kong

Además, al finalizar la función, el director de la cinta, Jordan Vogt-Roberts, estará presente con los estudiantes para ofrecer una sesión de preguntas y respuestas sobre esta producción cinematográfica. En ella, los alumnos podrán expresar sus inquietudes sobre la carrera del director, la relevancia de Kong en la cultura popular, los monstruos a través de la historia y todo lo relacionado a Kong: La Isla Calavera.

© 2017 WBEI

© 2017 WBEI

Esta premier (sábado 4 de marzo, 13:00 hrs. en Cinemex Antara) será una experiencia única y exclusivamente para los estudiantes de Campus RS seleccionados.

Kong-Skull-Island-poster-2

Para que estés presente en el estreno con el director, debes enviarnos tus datos completos, la universidad en la que estudias y responder correctamente las siguientes preguntas a [email protected]. A los ganadores se les notificarán los detalles vía correo electrónico.

1. En Kong: La Isla Calavera, ¿qué actor británico –conocido por su papel como Loki en la serie de películas de Thor de los estudios Marvel– interpreta el personaje de Conrad?

2. ¿Quién es la actriz que personifica a Weaver en Kong: La Isla Calavera (ganó un premio Oscar®, así como un Globo de Oro por su papel en La Habitación)?

3. Según el tráiler de la película, ¿dónde se localiza “La Isla Calavera”?

4. ¿Qué profesión tiene Weaver en la película?

5. ¿Qué canción de Creedence Clearwater Revival se escucha en el tráiler de Kong: La Isla Calavera?

Campus RS es el programa de Rolling Stone en el que difundimos ideas estudiantiles. Las universidades participantes son Tec de Monterrey, Universidad Panamericana, Anáhuac e Ibero.

BANNER BAJA NUESTRA APP 165


Campus RS: 7:19. La hora del temblor


El valor de la limitación


POR Staff Rolling Stone México  



Campus RS: 7:19. La hora del temblor

Por Sebastián Valencia Chávez

univPanamericana-1

Esta película de Jorge Michel Grau retrata el terremoto de 1985 por medio de Martín y Fernando, dos personas muy distintas que tendrán que trabajar juntos para sobrevivir. Pero no se equivoquen, en esta película no veremos a Demián Bichir y Héctor Bonilla rescatando gente después de una escena de destrucción masiva. Esta no es una película de La Roca. 7:19. La hora del temblor toma la decisión de ser una cinta personal e íntima, poniendo objetivos claros. El resultado es un ejemplo bueno más no perfecto de cómo hacer una película a menor escala sin sacrificar la calidad.

Lo mejor de la cinta, sin duda, son las actuaciones de Bichir y Bonilla. El estilo íntimo que comento beneficia muchísimo a los actores, ya que pueden realmente aprovechar sus personajes y llevarlos a sus últimas consecuencias. Además, ambos tienen que cargar con toda la cinta, ya que la cámara nunca los abandona a partir del terremoto. Escuchamos las voces de los otros afectados, pero en pantalla sólo los vemos a ellos. Su responsabilidad es enorme, pero logran cargar con ella de forma sobresaliente.

Justo después del terremoto, el formato se vuelve muy angosto. Este recurso podría usarse para asfixiar al espectador, pero poco a poco se va abriendo aunque los personajes sigan en la misma situación, por lo que pone en duda su objetivo. Incluso con ese detalle, la cinematografía es bastante buena. Grau echa a volar su imaginación en cuestión de los planos aunque lo limite lo pequeña que es la película. Todo el inicio de la cinta es un plano secuencia muy bueno y, después del incidente, la película juega con recursos muy interesantes para no aburrir al espectador en cuestión visual.

Desafortunadamente, aunque nuestros ojos no se aburren durante los 93 minutos que dura la cinta, nuestro cerebro sí. El ritmo de la película baja bastante en algunas ocasiones. En ocasiones sólo hay gritos de los personajes, conversaciones irrelevantes que no colaboran ni a desarrollar nuestros protagonistas y momentos que parecen de relleno. A veces parece como si a la cinta se le acabaran las ideas de lo que quiere retratar y se le empezaran a ocurrir al momento, conforme el metraje va corriendo.

Esos son los riesgos y ventajas de realizar una película a menor escala. Puedes confiar más en tus actores, basarte en el desarrollo de personajes y tratar de ser creativo con los planos que realizas como director; pero al mismo tiempo puedes llegar a aburrir si el ritmo de tu guion no es el correcto. Aun así, la decisión de Grau de definir y delimitar lo que se buscaba fue muy buena. 7:19. La hora del temblor no intenta nada que no pueda hacer, dejando un producto satisfactorio que conoce sus límites y los aprovecha lo más que puede.

BANNER 2


Campus RS: Nepal: Una impredecible aventura


José Manuel Bahamonde de la Peña de la Universidad Panamericana nos comparte un texto y fotos sobre su viaje a Nepal.


POR Staff Rolling Stone México  



Campus RS: Nepal: Una impredecible aventura

Texto y fotos por José Manuel Bahamonde de la Peña

univPanamericana-1

Es 22 de julio de 2016, el segundo día en Lukla en el que se supone volaremos a Katmandú. Ayer mi vuelo fue cancelado debido al mal tiempo. 

Estoy en la sala de espera y cada vez se juntan más turistas. Reconozco algunas caras de ayer, otras que llevan esperando desde anteayer, y otras nuevas que se supone tienen programado su vuelo para hoy. Algunos juegan cartas, otros caminan alrededor de la sala, esperando que algo interesante suceda y otros, como es mi caso, observamos. Observamos las caras de los demás, el comportamiento de las personas que se encuentran en la misma situación que uno. ¿Qué pensará la demás gente?, ¿estarán desesperados?, ¿emocionados?, ¿o simplemente aburridos? No lo sé.

NEPAL 2016

En lo personal me encuentro pesimista ante el vuelo; pero he tomado esta demora como una anécdota más del viaje. ¿Qué chiste tendría que todo hubiese salido tal y cual y lo esperaba? Lo divertido de la vida es que sucedan cosas insospechadas. Quería una aventura, y la estoy teniendo. Me encuentro al otro lado del mundo y las cosas no están saliendo como lo planeaba: En algunas ocasiones salen mejor y en otras salen… digamos “diferentes”.

NEPAL 2016

El sonido en el lugar está aumentando. Casi no quedan asientos vacíos; pero parece que el humor de la gente va mejorando. Aunque todavía no llega el avión, el cielo se despeja cada vez más.

NEPAL 2016

Esto se ve prometedor: Acaban de llamarnos a los del primer vuelo. Hacemos fila para abordar la avioneta de 14 pasajeros, mientras los turistas del vuelo anterior descienden de ella. Uno de ellos, surcoreano, se acerca a preguntarme sobre mi viaje, “¿cómo está [el Everest]?”, me pregunta. “Increíble”, le respondo.

NEPAL 2016


No hay duda que viajar en solitario ha sido la mejor experiencia que he tenido en mi vida. Y lo mejor de todo: Las montañas del Himalaya, un lugar mágico que siempre había querido visitar y al que ciertamente querré regresar. 

El sonido estruendoso de la avioneta parece indicar que aterrizó nuestro avión. Estamos abordando y las caras que ayer parecían de desesperanza, ahora son de felicidad. Partiremos desde el aeropuerto más peligroso del mundo. Nos enfilamos para despegar y las hélices del motor giran con mayor rapidez. Comenzamos a recorrer los pocos metros de la pista, la cual tiene un cierto grado de inclinación negativa. De pronto ésta se termina y nos encontramos flotando encima del precipicio. Una experiencia un tanto escalofriante; pero, más que nada, emocionante.

Al fin, después de un día de espera, me encuentro volando en dirección a Katmandú, planeando a pocos metros las altas montañas del Himalaya. Las vistas son espectaculares: Picos nevados a los 360 grados. Los 12 pasajeros que nos encontramos en el precario avión, nos tapamos los oídos con un poco de algodón que nos proporcionó la tripulación. El sonido de las hélices es un casi insoportable.

NEPAL.AVENTURA-8

Mientras escribo este relato, sentado en el incómodo asiento, hago el recuento de los dos días previos. La poca infraestructura de Nepal, mezclada con su impredecible tiempo, hace que sea imposible tener una cabal logística en el viaje; pero, como ya lo había mencionado: Esto es parte de visitar este país, y precisamente es por esta razón que volvería sin siquiera pensarlo dos veces.

NEPAL 2016

El tren de aterrizaje se abre, los oídos se tapan, y se empieza a sentir un ligero cosquilleo en el estómago. Los perímetros de la ciudad se empiezan a ser visibles la ventanilla. Estamos a punto de aterrizar en la capital. Los flats se abren y se siente el característico golpe del avión al chocar contra la tierra.

NEPAL 2016

Me encuentro de regreso en la capital de este asombroso país: El ruido de los cláxons, la contaminación y el caótico tránsito lo confirman. Dentro de toda su imperfección, Katmandú es perfecta.

NEPAL.AVENTURA-9

BANNER 2 SEPT


Libro: Un millón de jóvenes por México


El libro ‘Un Millón de Jóvenes por México es otro ejemplo claro de este fenómeno de concientización. Elabora una muy interesante y propositiva “agenda de libertad”


POR Staff Rolling Stone México  



El libro 'Un Millón de Jóvenes por México es otro ejemplo claro de este fenómeno de concientización. Elabora una muy interesante y propositiva "agenda de libertad"

Libro: Un millón de jóvenes por México

Un millón de jóvenes por México
José Armando Regil
Taurus
Calificación:

Por Miguel Ángel Ángeles
@mangelangeles

A menos que se haya vivido en alguno de los polos o totalmente aislado de todo tipo de contacto, es casi imposible saber de alguien que no haya notado el clima político que vive el país. Somos desde hace meses la arena de una lucha en la que los jugadores no sólo son políticos sino también ciudadanos. La discusión está en el aire y los jóvenes son uno de los sectores que más fuerte está alzando la voz, con todo lo que ello implica.

Prueba de este hecho es el grupo #YoSoy132, el cual, a pesar de las descalificaciones de las que ha sido objeto por parte de varios sectores de la población desde el momento de su aparición, ha sabido hacer del apoyo de muchos otros grupos -no sólo conformados por jóvenes- la principal fuente de energía para seguir trabajando en propuestas que consideran importantes para el desarrollo del país y la sociedad.

Un Millón de Jóvenes por México es otro ejemplo claro de este fenómeno de concientización. Teniendo como premisa el hecho irrefutable que constituye la distancia entre gobernantes y gobernados, Armando Regil se dio a la tarea de elaborar – haciendo equipo con estudiantes de la UNAM, el Tecnológico de Monterrey y la Universidad Panamericana que pertenecen al Instituto de Pensamiento Estratégico Ágora (IPEA)- una muy interesante y propositiva “agenda de libertad”.

Armada con datos duros sobre la situación económica, política, social y cultural de México, así como acercamientos directos al trabajo de pensadores y/o actores políticos como Álvaro Uribe, Mario Vargas Llosa o el mismo Lech Walesa, este trabajo es por mucho, una reflexión que bien valdría tomar en cuenta, pues supone un esfuerzo organizado, inteligentemente orquestado y sobre todo, nacido de mentes frescas y dispuestas a generar opciones nuevas a partir de trabajo profesional y estructurado que deriva en planteamientos realistas y bien aterrizados.

Una obra así puede generar muchas cosas, no sólo buenas críticas sino también cuestionamientos, es ahí donde radica uno de los grandes triunfos de Un Millón de Jóvenes por México: es la punta de lanza real y por ende escrutable que identifica a un grupo de ciudadanos jóvenes que tiene como intención erigirse como “un mecanismo de participación efectiva”. Eso, el ser visible, es un buen primer paso para entrar en esta conversación de la que quieren formar parte y por ello, aunque las descalificaciones sigan siendo la orden del día, podemos decir que este “millón de jóvenes” ya tiene mucho avanzado y de seguir así, podría ser en un corto plazo algo de lo que estaremos hablando. En caso de que no, es también un buen ejemplo de cómo pueden cristalizarse las intenciones de quienes creen o creemos que hay mucho por hacer y por supuesto, que siempre se pueden crear vías para ello.

Más información en: unmillondejovenespormexico.mx/