Archivo de la etiqueta: UP

Las dos caras de Cuba


A pesar de todo lo magnífico que tiene esta nación, también existen sus contrastes, no todo es bello y colorido.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Cubajuan / Creative Commons

Las dos caras de Cuba

Por Mayra Verónica Gasca Rodríguez

Relacionamos a este país con música, ron y alegría. Y no es para menos, desde el momento en que pones un pie en estas tierras, algo empieza a cambiar en ti. Esto es Cuba.

El clima es cálido, al igual que las personas; sus colores y sonidos son exquisitos. La comida no se queda atrás, eso sí, cuando tengas la oportunidad de ir, no te quedes en los grandes establecimientos para turistas, hazte un favor y come en un paladar o en la casa de un cubano, no te arrepentirás.

A pesar de todo lo magnífico que tiene esta nación, también existen sus contrastes, no todo es bello y colorido. Por un lado, están los hermosos paisajes y una cultura vasta. Por el otro, existe la segregación del pueblo por su mismo gobierno. Este viaje me dio la oportunidad de conocer las dos caras de la moneda. ¿Cómo es realmente la vida de un islero?

Tuve la oportunidad de platicar con tres personas en circunstancias diferentes, pero todos compartían una misma realidad: la miseria y exclusión.

“Mami” y Carlota salen diario de Matanzas, un pequeño poblado alejado de la zona turística, para dirigirse a las principales playas de Varadero y ahí ofrecer sus servicios. Ellas trenzan el cabello a los turistas: primero, observan desde lejos sentadas en un tronco seco para que la seguridad del hotel no las vea y poco a poco se acercan. Si aceptas, te alejarán de los camastro y de la vista de todos para llevarte al otro extremo de la playa, ahí empezarán su labor.

¿Por qué no nos podemos quedar cerca?
“Mami”: No, niña, si nos ven que estamos hablando con usted nos llevan.

¿A dónde las llevan?
M.: A la cárcel. No se nos permite hablar con los turistas; si nos ven haciéndolo, nos llevan presas, como si lo que hiciéramos fuera algo malo. Nos hacen sentir que nosotras somos algo malo para ustedes.
Carlota: Hace como cinco años a mí me llevaron presa. Me vieron hablando con un turista, me quitaron el carnet y me esposaron. No les importó que estuviera embarazada y a punto de tener a mi bebé.

¿Cuánto tiempo estuvo en prisión?
C.: Cerca de un año, ahí tuve a mi hija.
M.: Bueno fuera que sólo te esposaran y te llevaran.Te maltratan y golpean y si te quitan el carnet, es prácticamente como si no existieras, ya no eres ciudadano y pierdes derechos.
C.: ¿Cuáles derechos? [risas].

Tengo entendido que todos en Cuba llegaron a la preparatoria, ¿ustedes pudieron terminar una carrera?
C.: Yo sí, soy ingeniera textil y empecé trabajando en mi profesión, pero la paga es muy poca para poder mantenerte. Tienes que buscarle para poder salir adelante.
M.: La educación, aquí en Cuba, no es sinónimo de éxito.

Alexis vive en La Habana Vieja, pero casi todos los días se le puede encontrar en los principales bares y centros de entretenimiento turísticos en donde sí se les permite la entrada a los cubanos. Con una gran sonrisa, se acerca a ti para hacerte la plática y conforme vaya fluyendo la conversación, se ofrece a llevarte a los lugares que tú quieras a cambio de cucs, la moneda convertible que vale 24 veces más que el cup, la moneda popular.
Desinhibido en su propio entorno y acostumbrado al trato con turistas, de vez en cuando te invitará un sorbo de su cerveza Cristal mientras busca convencerte de contratar sus servicios.

¿Qué es lo más difícil por lo que has pasado?
Todo aquí es difícil, creo que es algo con lo que aprendes a vivir y te acostumbras, porque no hay de otra.

¿A qué te dedicas actualmente?
Dejé de trabajar hace mucho, cuando me di cuenta que no servía para nada. Si te subes a los “guaguas” [autobuses urbanos], te piden que pagues con cuc, nosotros no tenemos. El cup prácticamente no vale. Opté por venir a zonas turísticas y ofrecerme a llevarlos a lugares para poder tener dinero decente.

¿Cómo describirías la vida diaria de un cubano?
¡Complicadísima! Todo te lo regula el Estado. La comida te la dan por medidas y no te puedes pasar de dos libras de pollo o pescado. Un cubano puede pasar toda su vida sin haber probado alimentos como camarones o langosta, eso es sólo para turistas. Eso sí, nunca verás a un cubano con mala cara, siempre estamos sonriendo. Siempre estamos felices.

Cuba te da la sensación de que has viajado en el tiempo. El internet es sumamente limitado por lo que las personas conviven. Pero lo que realmente hace a este país hermoso es su gente, que a pesar de la adversidad, han aprendido a ser unidos y felices.


Reseña: ‘Coco’


Más que una carta de amor para México, es un panorama mexicano a través de los ojos de un extranjero


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Facebook 'Coco'

Reseña: ‘Coco’

Por Sofía Álvarez

Coco es un proyecto que surgió aproximadamente a finales de 2011, cuando los realizadores de Pixar se plantearon la idea de una película basada en la colorida festividad del Día de Muertos, los realizadores no se imaginaban que durante sus viajes de investigación, encontrarían más que colores en las tradiciones mexicanas… encontraron una riqueza descomunal de tradiciones y una forma diferente de ver la vida a través de los ojos de otra cultura, la nuestra.

Desde los primeros 15 minutos de la película, se puede notar la vasta investigación de Pixar en la cultura de México, no solo de la festividad a los difuntos, sino también de la cultura familiar, las actitudes del mexicano, tianguis, la historia del arte y cine en México. Vieron tanto que intentaron amontonarlo de la mejor manera que pudieron en la parte introductoria y un poco más a lo largo del largometraje. Al inicio se intenta explicar sobre los significados detrás de cada uno de los elementos de una ofrenda, lo cual hace que se pierda el flujo de la historia desde una temprana etapa y le cuesta un poco a Miguel (protagonista) retomar el hilo del viaje del héroe.

Los personajes que construyen la narrativa de Coco están llenos de sorpresas, desde talentos hasta plot twist en la resolución de la trama. En el elenco del doblaje nacional hay iconos de la comedia y telenovelas mexicanas, desde Angélica María hasta Andrés Bustamante. Los personajes de Miguel, Héctor e Imelda se llevan la atención con sus personalidades bien plantadas y los giros en las historias de cada uno, además de su representación en los roles de la familia mexicana, retratando el matriarcado, la música mexicana y la importancia de la familia.

La música es algo necesario en cualquier película que homenajea a México, Coco de nuevo brilla por su documentación y cubre estilos del clásico mariachi, rancheras hasta la popular banda norteña. Aunque los estilos se acercan fielmente a lo real, las adaptaciones flaquean en ciertos puntos; Michael Giacchino intenta crear una banda sonora a la mexicana realizada de su “propia cosecha” y aunque cumple con lo necesario, no destaca.

La historia de Coco es la clásica fórmula Pixar que todos conocemos, se vuelve un poco floja en algunos puntos, pero alcanza su poder e impacto hacia el final, llegando a las fibras emocionales de toda persona que considere a la familia una parte importante en su vida. Todos hemos sentido que somos Miguel o tenemos una abuelita Elena, mamá Coco o Imelda o incluso unos primos molestos, todos tenemos un familiar que podemos ver reflejado en alguno de los familiares de los zapateros Rivera.

La película está atascada y en serio, atascada de referencias a la cultura mexicana y todo lo que conlleva, desde la poderosa chancla, el edificio de correos, la catrina de Posada, el MUNAL, el copal, los tianguis en los pueblos mágicos, calles empedradas, catedrales, kioscos, alebrijes y leyendas. Pixar se empeñó en hacer las cosas bien y no adueñarse de las referencias mexicanas, sino incursionar a las audiencias desde cosas que son “estereotipos” del mexicano, guiándolos hacia la profundidad de que hay algo más allá del mariachi tequilero en el desierto. Mostró a México desde los ojos de un extranjero tratando de transmitir de la manera más fiel y respetuosa posible todo lo que un turista ve y de lo que se empapa cuando no solo observa, sino se toma el tiempo de conocer a México. Sí, somos papel picado, pan de muerto y películas rancheras dramáticas, pero somos más colores, sabores, sensaciones y relaciones. Somos mucho más.


Campus RS octubre 2017


Un espacio para la difusión de ideas universitarias.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: Julián Afanador Ángel

Campus RS octubre 2017

San Cristóbal de las Casas

Por Julián Afanador Ángel

Los Pueblos Mágicos, los cuales están distribuidos alrededor de toda la república, no solamente sirven como un soporte económico creando trabajos para mexicanos y contribuyendo con el bienestar tanto de los habitantes como de sus turistas. Éstos se encargan adicionalmente de impartir la cultura, historia y gastronomía del país a quienquiera que se encuentre en uno de esos pintorescos y maravillosos lugares. Hay un total de 111 Pueblos Mágicos en el país y San Cristóbal de las Casas, ubicado en el estado de Chiapas, definitivamente es uno que destaca entre todos. Lleno de restaurantes exquisitos, museos, iglesias y calles coloridas, dicho pueblo representa las mejores cualidades de México en todos los aspectos posibles.

Foto: Julián Afanador Ángel

¿Subir o bajar la mirada?

Por Alejandro Lorenzo Muradás

Dejar de mirar a la otra persona a los ojos, por verla a través de una cámara ¿Estamos seguros de eso? Dejar a un lado las emociones que experimentamos al momento de hablar frente a frente con alguien, por tener un área de confort detrás de una pantalla ¿En realidad somos nosotros? Somos nosotros aquellos que intentan ordenar sus ideas y subir las fotos con las que nos consideramos “seguros”, pero… ¿Seguros de qué? Seguros de estar viviendo lo que se quiere, o seguros de convencer a los demás sobre lo que quieres. Tal vez coincidan conmigo en algunas cosas, tal vez no, pero los hechos están presentes, eso sí, permítanme darles una forma distinta de ver las cosas, muchas veces sólo se necesita eso.

Aceptémoslo, nos estamos deshumanizando y lo hemos visto en videos, donde se tienen muchas más reacciones frente a un aparato, que con una persona; estamos dejando a un lado muchas cosas que realmente importan y metiendo ideas que no aportan nada, nos preocupamos por pequeñeces que nunca se nos hubieran ocurrido antes; ¿saben cuál considero que es el mayor problema? Que ya no sabemos cómo ser niños, donde hacías las cosas como tú creías que eran, lo que pensabas, lo hacías, lo que soñabas, lo jugabas y lo más importante, lo que hacías, lo hacías por ti, sin ningún prejuicio, sin pensar en lo que otras personas dirían, sólo corres, gritas, te ríes y disfrutas el momento sin la necesidad de tener que compartirlo en ese momento. ¿Por qué no jugamos a ser niños aunque sea un día? ¿será tan difícil dejar a un lado ciertos objetos a los que estamos atados, para poder tener una conexión real? Porque al momento que se escucha esa palabra, lo primero que se nos viene a la mente es el internet y una cosa lleva a la otra hasta el momento en que te quedas una hora viendo lo que ya habías visto, pero con la esperanza que haya algo nuevo. Actualmente, estamos concentrados en lo que queremos hacer en un futuro, cómo lo vamos a hacer, qué vamos a hacer y con quién lo vamos a hacer, parece que es necesario tener planificado tu día a día porque si algo se sale, ya no sabemos cómo arreglarlo, pero queramos o no, necesitamos a alguien que esté ahí siempre. Aunque las nuevas generaciones digan lo contrario, es una rotunda mentira, sólo párate a pensar, si en realidad pudiéramos vivir solos, ¿qué necesidad tenemos de compartir cada cosa que hacemos desvaneciendo la diferencia entre lo privado y lo público?

Dejemos de echarle la culpa al internet, este no la tiene, sólo es un medio, pero lamentablemente lo usamos como un fin, nosotros somos los que moldeamos nuestro comportamiento con base en lo que internet pide, al momento que dejamos de hacer cosas por estar “conectados” podemos decir que ya nos ganó la partida, ya es una necesidad o inclusive una adicción, creada debido a que se tiene un sistema de recompensa inmediata (como lo es el “like”), donde la persona sólo piensa en lo que le da y no en sus consecuencias. Estudios han comprobado que los adolescentes tienen la necesidad de ser visibles y reconocidos ante las demás personas, dándonos la causa por la que las personas prefieren hablar por chat que, en persona, es porque este reduce la ansiedad que se genera al estar cara a cara, superando la vergüenza, timidez o el miedo al ridículo (Echeberría, 2014), esto lo único que va a evitar es el miedo al anonimato, donde si no estás conectado, no estas. Las autoras italianas Leopoldina Fortunati y Anna Maria Manganelli dieron el concepto de “Hermandad virtual” donde los jóvenes que tienen hermanos de otro sexo o inclusive son hijos únicos, buscan tener una fraternidad con otras personas que no son de la familia, esto debido al miedo que se tiene por la soledad, que también puede surgir por el nuevo estilo de vida familiar donde muchas veces los padres no pueden darle un tiempo a sus hijos, y por ende, estos buscan llenar ese vacío comunicativo. Y no es culpa de los padres, porque es difícil evitar un fenómeno así, sólo es culpa de no tener una cultura donde se evite el exceso de este medio, donde no ocupe el espacio que un juguete tuvo.

En otro estudio, la Dra. Roxana Morduchowicz dice que el adolescente cada vez ve más un dispositivo electrónico que algo físico, siendo esto un comportamiento que además del avance de la tecnología es a causa de la educación impartida por los padres, siendo una gran controversia ya que se necesitan las pantallas, pero a la vez con cierta medida para que haya un balance, teniendo cifras preocupantes donde la actividad que más hacen los adolescentes es navegar en internet. Es decir, viven más en un mundo cibernético que en la realidad, siendo más el tiempo que pasan en internet que con una persona fuera de la familia (y me arriesgaría a decir que con la familia).

Estamos constantemente pensando en el futuro, en qué vamos a ser cuando seamos mayores y me podrán decir que hasta de niños jugábamos a ser mayores, pero existe una gran diferencia, lo hacíamos natural y no lo natural que está ahora de moda. Me refiero al acto de ser tú mismo basándote en tus sueños; en realidad tenemos un problema con el tiempo, porque si los adultos sólo piensan en el pasado y los jóvenes en el futuro, ¿quién piensa en el presente? Toda esa mentalidad de vivir el momento ¿en realidad es verdadera? O sólo es una excusa para que la gente piense que eres una persona que disfruta la vida con base en hashtags. El problema es el estar conscientes de esto, tenemos una vida finita, donde si hacemos cuentas, en promedio, viviremos en buenas condiciones unos 75 años, dentro de estos, cada semana tiene 168 horas, por lo que un año hay 8,760 horas y lo multiplicamos por 75, vamos a llegar a la cuenta que tenemos 657 mil horas de vida, de las cuales, un mexicano promedio pasa 10 horas a la semana en su celular (El Financiero, 2016) gastando 500 horas al año y un total de 37,500 en 75 años (sin descontar las horas que dormimos o que se utilizan otros aparatos como lo es la televisión).

Ahora, podemos ponernos a pensar si en realidad tenemos tanto tiempo como para estar pensando en lo que otras personas quieren de ti, sólo con un clic puedes hacer una conexión con alguien en la vida real, con ese clic te desconectas de un mundo al que se quiere pertenecer y de esta forma podrás ver que esa sonrisa, o esa mirada que puede llegar a provocar un contacto verdadero es incomparable a cualquier emoción artificial. Un número de personas que se tengan no va a crear ningún vínculo. Es decir, no se tiene ninguna relación fuerte, sólo son personas que probablemente hayas visto una vez en tu vida [y puede que esté exagerando], es un conjunto de lazos débiles que en cuestión de tiempo se olvida e incluso –les aseguro si se ponen a ver las personas que tienen en sus redes– más de un 50% no han tenido ninguna actividad en común, pero, si no tenemos ningún contacto con ellas, ¿para qué están ahí?, ¿sólo para sumar? Pero hay que saber diferenciar entre cantidad y calidad, porque las personas que siempre van a estar ahí no va a ser por tener algo en común, sino por haber compartido momentos que marcaron su vida, porque de eso se trata la vida ¿no? De momentos.

Recuerdo

Por Anapaula González Bustamante

Encontré tu nombre en el frío de la mañana.
Se consume en vaho saliendo de mis labios,
se vuelve ceniza, se queda en la ventana.
Se vuelve el camino que dejaron mis pasos.

Encontré tu ausencia en el frío de la mañana,
estaba junto a la mía, como dos sombras
que se esconden cuando la madrugada emana,
y se borran cuando entre nostalgia las nombras.

Ayer vi el mundo inteligible, más confuso;
no soportaba ni al sol, el llanto brotaba,
tampoco a la luna, que a mis ojos se opuso,
no pude evitar la noche que me inundaba.

Ayer vi el mundo con dolor, pues se interpuso.
Era yo quien miraba la vida nublada,
era yo el humo en el viento, desvanecida,
era yo esa ausencia sentida esta mañana.

Reclamos tlaloqueños

Por Éber Huitzil

“Sucede
Que aquí
Nada sucede
Sino la lluvia
lluvia
lluvia
lluvia”
Efraín Huerta

“Tengo esperanza que la naturaleza, Tláloc, se las cobre”, recuerdo que hace tiempo me dijo Ángel –joven campesino, habitante de Nexquipayac, que vivió el mayo rojo, la represión policial de 2006 en Atenco– cuando estábamos sentados en la punta de un pequeño cerro, el único que hay en las tierras ejidales del municipio de Atenco, mientras vemos las manos de chango, aplanadoras y tractores trabajar a lo lejos, detrás de algunas delgadas líneas en el horizonte, manchas de agua que a veces son verde, a veces azul, a veces lodo.

Esas máquinas que, hasta el día de hoy siguen trabajando, preparan el terreno del nuevo aeropuerto que esta urbe ha esperado desde hace más de una década. Allá quitan tierra, por ese lado rellenan, en aquel otro lado bombeaban agua y barro. Construir sobre los restos de un lago es una labor que requiere de mucho trabajo pero la Ciudad de México es necia y lleva años removiendo el fango, entubando los ríos, rellenando con agua sucia los canales xochimilcas para acomodarse, para que todos –los nacidos, emigrados, repatriados– quepamos. No conforme con esto, abrimos ejes viales, levantamos segundos pisos, retacamos el horizonte con construcciones verticales y expandimos multifamiliares y casas de cartón hacia la orilla, persiguiendo la locura de querer vivir abrazándonos día a día aunque no nos soportemos en el transporte y el tráfico cada mañana. Al diablo preocuparnos por la densidad de población.

Y de tanto peso nos hundimos, los edificios se cansan de ser impolutos y se recargan o desnivelan. La terminal 2 del aeropuerto pierde 30 cm por mal agüero, por mala suerte, por mala obra. Para el megaproyecto en ciernes sobre Atenco, hay pronósticos no muy alentadores, hay quien dice que se hundirá hasta 3 metros en una década y que será necesario una inversión millonaria y constante durante toda su vida para mantenerlo a flote.

Como Filiberto, el hombre expulsado de su casa por un “Chac mool” gruñón y deseoso de modernidad, la ciudad tiembla de miedo cada vez que se nubla el cielo. El mito de la ciudad fuerte y moderna que construye torres de Babel sucumbe ante el parloteo del agua. El drenaje profundo y las coladeras no se dan abasto, las laderas sobrepobladas se deslavan y los autos naufragan en los pasos a desnivel, mientras la lluvia repiquetea intensamente.

En esta ciudad, cada aluvión tiene un predecesor y siembra la esperanza de una nueva catástrofe. La inundación de 1555, el desolador diluvio de San Mateo que duró 40 horas en 1629, las fuertes lluvias que provocaron un alboroto y motín que terminó con incendios causado por una turba en el zócalo en 1692, las inundaciones de 1865, bajo el gobierno de Maximiliano y la inundación de 1951, retratada a blanco y negro, nos deberían hacer pensar que no importa la moda o qué tan entubados estén los ríos o qué tanto crezcamos en edificios con agua racionada.

Lo único que se mantiene es Tláloc, el que fue traído de la casa de las serpientes, el que cae como chipi, chipi de vez en cuando, el que asusta por las tardes, después de un mediodía caluroso en la ciudad donde las cuatro estaciones pasan en menos de 24 horas, o el que retorna furioso a reclamar su lago antes de que esta ciudad vampira termine de autochuparse y caiga en un enorme socavón cuyo último pedazo de corazón está en esas tierras atenquences, más allá de Pantitlán y la exfábrica de sosa Texcoco, más allá de la modernidad, siempre sumisa al reclamo divino.
“Tengo esperanza”, repetía Ángel, mientras apretaba la quijada.


Hoy lloré


José Manuel Bahamonde, estudiante de la Universidad Panamericana, nos comparte un texto sobre su sentir en estos momentos de desolación e incertidumbre.


POR Staff Rolling Stone México  



Foto: José Manuel Bahamonde

Hoy lloré

Por José Manuel Bahamonde

Hoy lloré. Mis ojos no aguantaron más. Tantos sentimientos, experiencias, ideas y preguntas sin resolver. Al final… incertidumbre. Pensé que ya todo estaba por terminar, regresaríamos a la “normalidad”, o por lo menos a algo parecido a esta. Desperté agotado, y no físicamente. Deprimido, cabizbajo, no sé cómo expresarlo. Esta semana intenté no demostrar debilidad alguna, ser fuerte, la gente necesitaba optimismo. Hoy me quebré. Me sentí débil, impotente e inútil.
Fue después de ir al cine. Necesitaba un respiro. Por lo menos dos horas despegado de este mundo, internarme en una fantasía. Apagué el teléfono. Recliné el asiento, y me separé de todo. Algunos pensarán: “qué inconsciente, tu país está lastimado, la vida de algunas personas pende de un hilo, ¿y tú? Fingiendo que todo está bien, que nada sucedió, negando la realidad”. Sinceramente, en este momento es lo que menos me importa. La gente necesita respirar. De la misma manera en la que un concierto de rock no puede mantenerse en éxtasis y hay un momento emotivo, con una balada para descansar, recobrar fuerzas y volver a saltar, las personas requieren relajarse, tanto física, como mentalmente.

Caminamos de regreso a casa de mi amiga. Reviso mi celular, y la llamada perdida de mi profesor me saca de onda. Es algo que definitivamente no esperaba. Me propone organizar un grupo de ayuda esta semana y salir de la ciudad. ¿Y la escuela? ¿Qué pasará con mis exámenes? me pregunto. Se cancelaron. Fueron dos horas las que no estuve al pendiente de la situación y al conectarme nuevamente recibo esta noticia. Ya veía la luz al final del túnel. Los estudiantes regresaríamos a nuestras clases y así podríamos distraernos tan siquiera un poco de la tragedia, recobraríamos fuerzas y regresaríamos nuevamente a afrontar la situación. Pero no, la pesadilla sigue.

Diario he salido, he ayudado, unos días más y otros no tanto como yo esperaba. No lo digo por alardear, ni mucho menos por hacerme la víctima. He visto gente rompiéndose el lomo durante 48 horas seguidas, todo eso sin una sola queja. Pero hay un punto en el que ya no sabes si eres necesario. Si solamente estorbas, o no has ayudado lo suficiente.

Hoy me surgió la pregunta: ¿en realidad necesitan mi ayuda? A medio día me reporté con mi tía en Parque España porque requerían brigadistas. El día anterior había estado en Morelos, llegué tarde a mi casa. Después de esperar durante dos horas para que se juntara un grupo de 50 y así llenar el camión que nos transportaría, partimos a nuestro destino: Magdalena Contreras. La información “confirmada” decía que hacía falta gente que ayudara a remover escombros en la zona afectada. Después de una hora de camino, llegamos. La información era falsa. La zona ya se encuentra cubierta por un grupo de voluntarios y miembros de la Marina. Un desperdicio de tiempo y recursos.

¿A dónde nos dirigimos ahora? ¿Qué zona aún no está cubierta? ¿Necesitarán nuestra ayuda más adelante? Y sobre todo… ¿en qué información podemos confiar? Todas estas preguntas pasaron por mi cabeza mientras miraba melancólicamente por la ventana del autobús, como un video musical deprimente. Nuevamente aparece el aliado de toda crisis: la incertidumbre. Nuestra confianza se ha perdido. ¿Ayuda en Gabriel Mancera? ¿Xochimilco? ¿Tlalpan? ¿O acaso en Puebla? Ya no sé. ¿Qué puedo hacer para ayudar? ¿A dónde se van nuestras despensas donadas? Ni idea. Lo único cierto es que me siento impotente al no poder ayudar.

Esto me lleva a mi siguiente reflexión: ¿Qué nos impulsa a ayudar? Algunos autores no creen que exista un altruismo totalmente desinteresado, a fin de cuentas satisfaces de manera indirecta un placer egoísta, sea cual sea. Aunque no creo que este sea tema de debate el día de hoy, quiero ponerlo encima de la mesa para tratar de entender por qué nos formamos por 5 horas en una zona afectada para relevar, cuando hay otras 300 personas haciendo lo mismo, y por qué esa necedad de querer ayudar en algo que demuestre un cambio visible (ejemplo: la remoción de escombros) y no simplemente platicar con los damnificados o darle un simple abrazo a la gente que se encuentra deprimida. Al final, el no poder ayudar, de la forma que tenía pensada, me generó frustración. Una que guardé durante días, y al final, salió.

Sé que no todos estarán de acuerdo con mi postura en este texto, e inclusive algunos dejarán de leerlo antes de terminar, y es entendible. Todos queremos opinar al respecto, todos tenemos visiones diferentes y nuestro contexto influye demasiado en esto, pero de algo estoy seguro, la mayoría, si no es que todos, queremos que todo esto quede en el pasado. Una historia más de cómo nos unimos para darle cara a la adversidad.

Llego a mi casa y me quiebro en llanto. Me encuentro agotado y como yo, habemos muchos. Así que a dormir, porque mañana hay que levantar un país.


Campus RS abril 2017


Un espacio para la difusión de ideas universitarias.


POR Staff Rolling Stone México  



Campus RS abril 2017

El arte del diseño. Detalles

Por Yenián Juárez Lujambio

tecmty

La industria automotriz es una de las más importantes. Desde su primera aparición, los automóviles siempre han representado lo máximo en ingeniería y tecnología; cosa que ha opacado los detalles que los hacen una verdadera pieza de arte, en donde diseñadores e ingenieros pusieron todo su empeño y genialidad. Los automóviles son mucho más de lo que representan, transmiten un sinfín de emociones para los verdaderos conocedores y sus mismos creadores. Son la definición exacta del amor al arte.

rs3

rs6

rs2

rs1

rs4

rs8

rs7

rs9

rs10

rs5

____________________________________________________________

Las caras que le dan vida a México

Por María Sara Luego González Ortega

univPanamericana-1

Hoy en día nuestro país ha sufrido muchos cambios tanto negativos como positivos. Lamentablemente nos hemos acostumbrado a fijarnos solo en lo que no ha resultado como esperamos y olvidamos que en México se encuentra gente maravillosa que trabaja muy duro para poner el nombre de los mexicanos en alto, le dan un toque mágico y llenan de vida la ciudad.

Ahora más que nunca hay que recordar lo que valemos, lo que somos y no dejar que nadie nos robe la identidad que día a día construimos.

1rs

4rs

2rs

campusrs

3rs

BANNER LEYENDO 167


La historia de Rolling Stone México: marzo


En los meses de Marzo.


POR Staff Rolling Stone México  



La historia de Rolling Stone México: marzo

Nuestra revista ha sido engalanada con varios personajes de la cultura popular para que a través de sus palabras, conozcamos más sobre sus proyectos. En esta ocasión, y para seguir celebrando estos 15 años junto a ti, desempolvamos nuestro baúl y te recordamos algunos artículos que publicamos en los meses de marzo. Hay para todos los gustos con declaraciones que han sido memorables.

2003
En ese año, Shania Twain seguía recogiendo el gran éxito de su álbum Up!, una producción que se alejaba del country para cantarle al pop. Su talento y belleza fueron la imagen de nuestra portada. Además, tuvimos una exclusiva con Ben Affleck, protagonista de Daredevil.

“Cuando estaba consierado tomar este papel, alguien me dijo que de hacerlo, siempre iba a ser percibido como Daredevil, que nunca más podría interpretar exitosamente a otro personaje de cómic”.
Ben Affleck

shania

dare

2004
Además de nuestro gusto por el azúcar morena, entrevistamos a uno de los mejores cómicos de México: Andrés Bustamante. Nos hizo reflexionar y reír en el encuentro que tuvimos.

“Creo que todos estamos buscando tener un estadista en la Presidencia de la República y no hay escuelas para ser Presidente. Lamentablemente todos van teniendo un aprendizaje; ya que están arriba se empiezan a dar cuenta de cómo está la onda, caen en la realidad”.
Andrés Bustamante

beyonce

andres

2006
Este mes viene Placebo a México y hace varios años los tuvimos en portada. Una entrevista con Brian Molko y Stefan Olsdal sobre su álbum Meds. Y en cine, sostuvimos una conversación con Luis Estrada, director de La ley de Herodes.

“Aún sigo usando maquillaje y sigo muy interesado en la moda, pero yo no me pongo vestidos, porque, a mi edad, parecería drag queen“.
Brian Molko

placebo

placebo1

placebo2

2007
Unas colegiales que además de portarse mal, también querían divertirse. Camila Sodi y Martha Higareda fueron protagonistas de la película Niñas mal. Por otro lado, publicamos entrevistas con el elenco de Lost, una serie que marcó historia en la televisión.

“Pese a lo que la gente cree, yo crecí tan libre… Pero tan, tan libre. Puedo ser lo que quiera ser. Ahorita puedo retirarme y hacer yoga en un monte por 40 horas. Tengo tantas posibilidades… Y eso se lo agradesco a mi educación”.
Camila Sodi

ninas

niñas1

lost

lost1

2009
Unos beatles coloreados para recordar que su fin era eminente. Tuvimos acceso a nuestro archivo para reproducir las palabras de John Lennon. Además, todo lo que pasaba en 1969 desde Vietnam hasta Woodstock y con 25 discos de esa época.

“El trabajo con The Beatles ya no me resultaba tan interesante aunque en cierto sentido, me parece que todos estábamos aburridos”.
John Lennon

beatles

lennon

2011
Una portada que en su momento fue polémica entre nuestros lectores. Pero Justin Bieber ha sido un fenómeno del pop y aquí le hicimos una interesante entrevista. En esa edición contábamos con la colaboración del Dr. Ozzy Osbourne quien con picardía, respondía las preguntas de los lectores. Además, entrevistas exclusivas con deadmou5, R.E.M., Ke$ha y recordamos a The Clash.

Michael Jackson es mi inspiración. Cuando murió, no lo podía creer. Pensaba: ‘Se ha ido y ni siquiera pude conocerlo’”.
Justin Bieber

justin

2015
El talento de Carlos Santana ha sido reconocido durante su carrera. Platicamos con él sobre su visita a México y nos dio la primicia de que estaba grabando el esperado álbum Santana IV.

“Los consejos de mi madre me han guiado a ser un hombre de honor”.
Carlos Santana

santana

carlos

carlos1

Algunos de los conciertos que cubrimos:
Haggard ★★★ Circo volador (2003)
Travis ★★★ 1⁄2 Palacio de los Deportes (2004)
U2 ★★★★ Estadio Azteca (2006)
DJ Tiësto ★★★★ Foro Sol (2008)

conciertos

BANNER LEYENDO 166 165


Peter Gabriel está trabajando en su primer disco en 10 años


El compositor reveló que pronto estrenará nuevo material, en cuanto termine con algunos proyectos que lo mantienen ocupado.


POR Staff Rolling Stone México  



El compositor reveló que pronto estrenará nuevo material, en cuanto termine con algunos proyectos que lo mantienen ocupado.

Peter Gabriel está trabajando en su primer disco en 10 años

Peter Gabriel admitió en entrevista con Rolling Stone que se encuentra trabajando en un nuevo disco, el cual contará con material original y que será el sucesor de Up, placa estrenada en 2002.

“Tengo nueva música”, declaró Gabriel, citando un número de responsabilidades entre las que se encuentra “la tecnología, la música y proyectos a beneficio”, que debe concluir primero. “Realmente necesito dejar de hacer otras cosas y encerrarme por un tiempo. Probablemente no se han movido las cosas tanto como me hubiera gustado en el tiempo que ha transcurrido. Las canciones están ahí todavía, pero volvería a hacer algunas y hay cosas nuevas también”, agregó.

“Hay otras ideas que necesitan información”, continuó. “Grabé una canción para una película de Guillermo Arriaga titulada “Why Don’t You Show Yourself”. Fue muy sencilla y me gustó el enfoque. No era la clase de proyecto rítmico que yo imaginé. Pensé que tal vez una o dos canciones en ese estilo serían divertidas de grabar. Las sigo arreglando hasta que las vacas llegan a casa, lo cual es a veces una debilidad”.

En cuanto a la fecha de estreno de su nuevo disco, Gabriel bromeó que “preferiría elegir un mes en lugar de un año”, concluyendo que es “mucho  más seguro así”.


Asuntos Internos: Miguel Ángel Mancera


Asuntos Internos: Miguel Ángel Mancera: De la procuraduría capitalina a la jefatura de gobierno del DF


POR Staff Rolling Stone México  



Asuntos Internos: Miguel Ángel Mancera: De la procuraduría capitalina a la jefatura de gobierno del DF

Asuntos Internos: Miguel Ángel Mancera

Miguel Ángel Mancera: De la procuraduría capitalina a la jefatura de gobierno del DF

Por Benjamín Salcedo.

La política es, sin duda, un ente vivo, cambiante y se transforma en minutos; lo que hoy es noticia, mañana es historia o simple anécdota. Hace pocos días platicamos con Mario Delgado quien, a principios de año declinó en sus aspiraciones en favor del entonces Procurador de Justicia del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera Espinosa, candidato de las izquierdas a jefe de gobierno del Distrito Federal .

Al momento de esta entrevista, los opositores ya habían designado a su candidata para el mismo puesto; el PRI va de nuevo con Beatríz Paredes y el PAN sorprendió, a propios y extraños, con la designación de Isabel Miranda de Wallace, una ciudadana y activista social muy respetada. Las izquierdas tuvieron una lucha interna que definió en favor del ex procurador Miguel Ángel Mancera.

Miguel A. Mancera ocupó el cargo de Procurador de Justicia del DF de 2008 a los primeros días de 2012, siendo su administración bastante favorecida por sus logros en materia de seguridad en la ciudad, y por la opinión pública que ha notado estos resultados en la gran metrópoli nacional. Nos recibió en sus oficinas de campaña una noche después de hacer muchas otras entrevistas, ya que su candidatura marca la pauta entre los partidos que lo apoyan. Se le notaba cansado, han sido días muy intensos y con demasiados medios interesados que no cesaban en su acecho. Sin embargo, al momento de nuestra charla, su semblante cambia y con una sonrisa accede a la entrevista.

Originario de la Ciudad de México, nació el 16 de enero de 1966, perteneciente a una familia de clase media. “ Crecí con una mamá que tenía que trabajar, estuve mucho tiempo solo”, comenta Miguel Ángel, “me quedaba encargado con algunas personas, pero anduve mucho tiempo en la calle, pasé mucho tiempo con niños porque era muy chico, te estoy hablando de que tenía como cinco años, después pasó el tiempo y crecí muy pegado a la calle. La verdad es que mucho tiempo estuve rompiendo algunas reglas… como cualquier niño, nada grave, simplemente me aventuraba con mis amigos que querían ir unas cuadras más allá, aunque sólo tenías permiso de una cierta zona y te ibas a otra a conocer. La primera parte de mi infancia, crecí por los rumbos de Tacuba, muy cerca del Colegio Militar y la segunda etapa fue en Narvarte, por la glorieta de Vertiz; después me fui hacia San Fernando (ubicado al sur de la ciudad). Primero estuve en la escuela primaria Miguel Alemán, luego en la Secundaria 45 y estudié el bachillerato en la Prepa 6. La verdad es que te podría decir que todavía conservo a los amigos de la secundaría; nos acabamos de reunir hace poco, ya todos cuarentones, casados, con hijos, les ha pasado de todo, algunos incluso fallecieron, siendo muy jóvenes de enfermedades y accidentes”.

Miguel Ángel es licenciado en Derecho por la UNAM, incluso ganó la medalla Gabino Barreda por ser el mejor promedio de su generación 1985-1989, además tiene una maestría por la Universidad de Barcelona y un doctorado en Derecho de la UNAM con una tesis muy interesante, El injusto en la tentativa y la graduación de su pena en el derecho penal mexicano, pero cuando salió de la preparatoria no tenía en mente dedicarse a esta profesión.

“Curiosamente estudié el área de Químico- biológicas en la prepa, al momento de decidir, me inscribí en el pase directo a la carrera de medicina. Después tuve un accidente muy fuerte donde iba de copiloto y me hicieron una mala jugada por parte del Ministerio Público, donde me dijeron que tenía que firmar un documento para salir, y realmente lo que estaba firmando era un perdón. Después vi a la procuradora Victoria Adato, ella me ayudó para arreglarlo; con la asesoría de Diego Ramudia, sancionaron a los culpables del accidente. Eso me marcó mucho y entonces decidí que iba a cambiar mi profesión. Opté por la carrera de Derecho pero, para eso, tuve que revalidar cuatro materias en extemporáneos, porque ya se había acabado casi el semestre de Químico- biológicas. Acredité todas la materias. A partir de entonces, me aboqué al derecho, me gustó mucho la carrera, empecé a trabajar como pasante y luego como abogado”. Además de ejercer su profesión, también ha dedicado una buena parte de su vida a la docencia. Ha dado cátedra en varias universidades importantes de la capital como la UNAM, UVM, ITAM, UP y otras tantas en el interior, como las Universidades Autonómas de Aguascalientes y Baja California.

Uno puede suponer que un abogado o, más aún, un procurador no debe estar muy interesado en la música, pero para nuestra sorpresa no es el caso de Mancera. “Escucho un poco de todo, cuando estoy trabajando pongo música clásica, a veces chill out, en otras ocasiones oigo lounge, esas combinaciones con bossa nova me agradan bastante. También me gustan The Rolling Stones y Led Zeppelin, recuerdo a Men at Work y por supuesto a Pink Floyd”.

Cuando el exprocurador estudió en Barcelona, debió haberle tocado una movida interesante, musical y cultural. “Me tocó en Barcelona y cuando estuve en Salamanca también, había música de todo, la verdad es que ‘la marcha’ en Barcelona no para y en Salamanca menos, es una ciudad universitaria, entonces es como estar viviendo en Ciudad Universitaria. Puros jóvenes y todos los lugares de la noche son muy amenos. Recuerdo que había un evento que era una vez al año que se llamaba La Marcha del Vino que salían de la facultad de Derecho, tomando vino hasta llegar a la plaza de Salamanca, y cuando llegaban a la plaza, todo el mundo iba en zigzag, divertido; la verdad fue una época muy bonita”.

istockphoto_5590629-hand-cursorConoce más acerca de los otros candidatos a la Jefatura de Gobierno del DF, Beatriz Paredes e Isabel Miranda de Wallace.