enero 11, 2021

#AbrimosOMorimos: Restauranteros mexicanos piden reapertura de establecimientos

La industria restaurantera de la Zona Metropolitana pide consideración al gobierno, a causa del riesgo de quiebra de más de 500 establecimientos.

#AbrimosOMorimos es el lema que identifica al movimiento organizado por la industria restaurantera de la Ciudad y el Estado de México; los miembros de esta se reunieron hoy frente al Palacio Nacional de la CDMX para protestar el cierre temporal de sus establecimientos, ordenado por el gobierno a causa de la gravedad de la pandemia de Covid-19. Sin embargo, 500 restaurantes sí operarán a partir de hoy, siguiendo todos los protocolos de seguridad.

Por ahora, mientras la CDMX se encuentra en «semáforo rojo», los restaurantes pueden brindar servicio de comida para llevar, sin embargo, los comedores no están abiertos y permanecerán cerrados hasta nuevo aviso.

En una carta abierta a la Jefa de Gobierno de la CDMX, Claudia Sheinbaum, y al Gobernador del Estado de México, Alfredo Del Mazo, la industria restaurantera pidió ser considerada una actividad esencial, pues por ahora no lo es, a pesar de «ser parte esencial de la economía de México» y generar alrededor de 340 mil empleos directos tan solo en el área metropolitana. Uno de sus argumentos es la falta de apoyo que ha existido por parte del gobierno mexicano a lo largo de la pandemia, pues tienen que pagar sus impuestos y servicios como si siguieran operando.

Además de la carta dirigida a las administraciones de Sheinbaum y Del Mazo, el movimiento #AbrimosOMorimos inició una petición en linea, en la cual se han generado, hasta ahora, más de 107 mil firmas.

Desde el inicio de la pandemia, se han cerrado 13 mil 500 establecimientos en la Zona Metropolitana, causando una pérdida de alrededor de 50 mil empleos directos. A nivel nacional, la industria de restaurantes genera alrededor de 5.6 millones de empleos directos e indirectos, y según los números que la industria aproxima, a finales de año se habrían perdido 450 mil de ellos en todo México.

Según la carta, los comercios que forman parte de la industria restaurantera no representan una fuente de contagio, según estudios internacionales y las mismas autoridades mexicanas. La carta fue firmada por al menos 500 restaurantes.

Los puntos cardinales de la petición son: la condena a miles de trabajadores, dejándolos sin sustento y sin empleo, además de el riesgo de la pérdida del patrimonio de decenas de familias mexicanas; el daño a una gran cadena productiva (carnicerías, verdulerías, panaderías, y más proveedores de restaurantes); la falta de control de otras actividades, como fiestas y eventos privados. Además de la apertura regular de negocios de venta informal y comida ambulante sin medidas sanitarias; la falta de apoyos a los trabajadores y miembros de la industria; y por último, la lejanía de la vuelta a la normalidad, pues a pesar de la llegada de las vacunas, el fin de la crisis sanitaria aún no parece estar cerca.

Además, es claro que el mayor riesgo que presenta el cierre de los establecimientos que forman parte de la industria es el de la quiebra y cierre definitivo.

Anteriormente, la industria cervecera hizo un llamado al Gobierno Federal para ser considerada parte de una actividad esencial (la industria agroindustrial sí es esencial, pero la fabricación de cerveza no) y reanudar la producción de cerveza.

En entrevista con The New York Times, un vendedor ambulante de la CDMX afirmó que si no vende, «no come», por lo cual algunos negocios ambulantes y comercios informales de alimentos han continuado operando con normalidad, sin recibir ningún tipo de sanción. Sin embargo, la industria restaurantera hace un llamado a la administración gubernamental, pues mientras muchos no reciben una sanción, «los restauranteros han acabado con sus ahorros» al adecuar sus establecimientos con todas las medidas de higiene correspondientes.

Manolo Ablanedo, representando al gremio restaurantero, se presentó en entrevista en el programa de W Radio, Así Las Cosas, y afirmó que los restaurantes «han llegado al límite», y los miembros de la industria están «desesperados», pues el apoyo gubernamental ha sido inexistente, aún cuándo algunos han negociado con sus arrendatarios.

Y no solo eso, Ablanedo también confirmó que muchos restauranteros están interrogándose cómo será posible mantener a toda su plantilla de empleados, y ya han solicitado créditos y apoyos a la iniciativa privada para subsistir.

También mencionó que la industria se ha «unido como nunca» y que tienen un compromiso con las medidas sanitarias, pues la salud de sus clientes y empleados va por encima de todo, además que los protocolos significaron una gran inversión para el gremio.

Ablanedo mencionó que ya se ha conversado con las autoridades y no han logrado llegar a un acuerdo acerca de los apoyos que se han solicitado. Específicamente comentó acerca del caso del Grupo Fisher’s, el cual cuenta con una plantilla de 2 mil colaboradores, la condonación del pago del servicio de la CFE, no es suficiente, y los apoyos de $2 mil pesos para los empleados son «una burla».

También comentó que, anteriormente, el cierre de los restaurantes no representó una buena estrategia para disminuir los contagios, pues mientras que en los establecimientos de alimentos había un control de ingreso adecuado, las reuniones privadas no contaban con esta regularización.

Un usuario de Twitter participó en la discusión del programa relatando que cerca de su domicilio existe «una taquería que fue inaugurada poco antes del inicio del confinamiento», y hoy por hoy, el establecimiento se encuentra en renta.

#AbrimosOMorimos

https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video