agosto 31, 2021

Álbum de la semana: ‘Frengers’

La tercera es la vencida.

1997 fue de un año experimentación para MEW. Jonas, Johan, Bo y Silas habían reunido su experiencia y dinero montando su propio sello discográfico, para así lanzar su carta de presentación, A Triumph For Man, apostando por un sonido pop sin éxito alguno.

Iniciado el nuevo milenio, MEW probaría suerte una vez más lanzando su segundo material, Half the World Is Watching Me, bajo su sello. Nuevamente sin éxito, este álbum solo tuvo un registro de 5 mil unidades vendidas. Probablemente su apuesta por sonidos alternativos los puso en desventaja con el resto de las bandas que empezaban en la escena musical europea, encaminadas al inicio de una nueva década.

La tercera es la vencida: Frengers, dejando la independencia

Frengers es el tercer disco de estudio de MEW, aunque hay un par que lo anteceden, estos no contaban con la mejor calidad de audio, lo cual limitaba una mayor proyección para ellos, por lo que la agrupación seguía siendo underground dentro de su país.

Como una contracción entre las palabras friend (amigo) y stranger (extraño), nació el concepto conspirativo y retórico de Frengers: Not Quite Friends, But Not Quite Strangers; convirtiéndose en el álbum que le valió el éxito comercial a MEW, pues logró firmar con Sony BMG cuando todavía era una necesidad tener el apoyo de una disquera internacional para poder acceder a los mejores productores, ingenieros de audio, estudios y distribución física a nivel global.

Te puede interesar: Álbum de la semana: ‘21’

Así, la producción quedó a cargo del experimentado Rich Costey, quien ya había trabajado con artistas como Muse, Fiona Apple y The Mars Volta; sumando a este equipo la experiencia de George Marino para la mezcla de audio. El álbum fue grabado en tres distintos países: Sun Studio y Sweet Silence en Dinamarca, Ridge Farm Studios en Londres y en Cello Studios en Los Ángeles.

Para este punto, las bases técnicas de producción eran impecables, ahora MEW estaba en las grandes ligas, la calidad de audio y masterización de Frengers era superior, suponiendo un avance abismal respecto a sus discos pasados. A pesar de que la disquera otorgó libertad creativa total a la banda, aún tenían algunas dudas sobre el trabajo de Rich, pues aunque ya contaba con credenciales, hasta ese momento seguía siendo un desconocido en la escena.

Una vez definido el rumbo, Costey dio luz verde para la grabación de una primera canción, «Snow Brigade», compuesta, producida y grabada en Copenhague; marcando un avance en el estilo de la banda, al ser una pieza con un tempo y dinamismo mayor al que tenían, definiendo el concepto sonoro del álbum y logrando plasmar el efecto que la agrupación imaginaba, según palabras de Jonas. Desde luego, la disquera quedó complacida y el trabajo de Frengers había comenzado.

Al ser esta una producción que se pensó para un alcance mucho mayor, MEW decidió que Frengers fuese una especie de reboot de los dos primeros materiales, utilizando 6 canciones existentes: «Am I Wry? No», «156», «Symmetry», «Her Voice is Beyond Her Years», «She Came Home For Christmas» y «Comforting Sounds», produciéndolas y grabándolas nuevamente, así como 4 canciones inéditas: «Snow Brigade», «Behind the Drapes», «Eight Flew Over, One Was Destroyed» y la protagonista «She Spider».

Esto, en estricta teoría parecería una decisión creativa perezosa y falta de propuesta, sin embargo, la re-producción de los temas pasados es excelsa, llevando a los antiguos temas alcanzar su máximo potencial, dónde podemos ver de lleno la mano de Rich Costey. Además de agregar canciones que brindaron soltura y cohesión al concepto total del disco, demostrando que la tercera es la vencida.

Frengers nos ofrece una nueva experiencia por parte de MEW, traducido al rock alternativo experimental, aunque, no es abiertamente progresista, podemos percibir compases y estructuras melódicas con esas inclinaciones a lo largo de su duración.

A partir de este material, la música de MEW se centra en el distintivo estilo vocal de Jonas Bjerre, quien a menudo es relacionado con Jónsi Birgisson de Sigur Ros. El ambiente que despide Frengers es melancólico, sin llegar a ser oscuro, la mayoría de los tracks son ejemplos de como evolucionar melódicamente, para transformarse en grandes referentes. La apertura explosiva con «Am I Wry? No» contrasta y conecta con el sinfónico final que representa «Comforting Sounds».

«I saved myself
for someone, somewhere’s sweet caress.
Something goes wrong
and all I sought was happiness»

She Spider

La maestría musical es notoriamente diferente, es mucho más madura, mucho más experimentada, Bjerre nos ofrece interpretaciones emocionales y cautivadoras, Madsen y Wohlert con guitarras y bajos que se complementan, enmarcados por la cambiante batería de Silas. Frengers es probablemente el mejor álbum de MEW, un álbum que significó un enorme paso adelante en comparación con sus inicios.

En este articulo: Frengers,MEW
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video