junio 8, 2021

Álbum de la semana: ‘Gorillaz’

El álbum debut de una banda que llegó a cambiar el juego.

Gorillaz es sinónimo de innovación, marcó un hito en la industria musical y a toda una generación que encontró en cuatro personajes animados una entrañable banda creadora de éxitos que se quedarán en la memoria colectiva por siempre.

Recién entraba una nueva propuesta en cuestión musical, llena de géneros diversos; la electrónica representada por un Discovery de Daft Punk, las guitarras con Is This It de The Strokes, así como una nueva rama del metal a cargo de Toxicity de System of A Down, pero lo que llegó como apuesta a la experimentación nos la dieron cuatro animaciones que amalgamaron el hip hop y el rock de forma sublime en este disco.

Gorillaz es una aventura experimental que resultó en todo un éxito e inició una larga y fructífera carrera para este cuarteto virtual. Con sus éxitos, el material sembró una semilla de expectativa sobre el futuro de la banda.

Te puede interesar: Cómo Billie Joe Armstrong nos enseñó que no hay nada más punk que ser tú mismo

En estos días veníamos saliendo de una oleada de britpop y la propuesta de Gorillaz venía como una fresca bocanada en cuanto a tema de géneros se refiere. Damon Albarn tenía a la par un proyecto ya veterano: Blur; oportunidad que lo hizo salir por completo de su zona de confort e intentar explorar un mercado nuevo.

Este nuevo concepto se tornó un tanto complicado y es que la crítica y sátira se hacían presentes, donde animaciones nada convencionales eran quienes ejecutaban, pero, más que simples animaciones, los cuatro integrantes eran la identidad de esta banda. El estilo es difícil de etiquetar y es que se fusionan muchos géneros, la música simplemente navega con bandera libre.

Así llegan los primeros sencillos: “Tomorrow Comes Today” bajo un tópico urbano londinense (intuyo que el bajo de entrada fue inspiración para Amy Whinehouse), esta canción resulta melancólica ya que cuenta con arreglos de piano, un bajo limpio y sencillo, rematando con un estribillo muy suave. Aquí los remates de melódica juegan un papel importante para la conexión inmediata.

“Clint Eastwood” es sin duda el himno de este material, y el primer sencillo en la vida de Gorillaz. Sampleos de una película interpretada por Eastwood (El Bueno, El Feo y El Malo) le van dando vida a la par de los arreglos de guitarra que se vuelven loops, una batería que nos indica un tanto de dub, siempre enmarcado con esas notas de melódica que hace mucho más grande la emoción, llegando al clímax con un estrofa característica y memorable: “It’s coming on” taladrando en repetidas ocasiones nuestro consciente.

Te puede interesar: Lorde anuncia su regreso con «Solar Power»

El video de entrada causó cierto revuelo, al iniciar con un fragmento de la cinta Dawn of the Dead, en idioma japonés e inglés y que fue omitido en algunos países. Así como también una pequeña muestra de «Thriller», del Rey del Pop.

Los metales suenan y el jazz se hace presente en “Rock the House”, combinado perfectamente con un ritmo latino ejecutado en piano, haciendo que este tema se corone como el que inicia la fiesta. Un tema bastante divertido que bien podría ser bien un Bside. Las rimas de Del están seguidas de unas notas en flauta (no sé si sean sarcasticas) y por si el intro te resultó conocido, es parte «Modesty Blaise», de John Dankworth.

Si bien es cierto que estos sencillos podrían hacer que Gorillaz fuera un disco perfecto; el cambio entre los sonidos de los temas son repentinos y bruscos. Hacen que en momentos el escucha se desconecte del disco. Temas como los que fueron lanzados sencillos cumplen perfectamente su misión, pero a lo largo vemos que otros pueden resultar de relleno, que suenan un poco vacíos. Aunque sin tanta exigencia, resulta una joya en la corona de esta banda.

Escucha Gorillaz:

En este articulo:
https://bit.ly/35NuWfi

Te puede interesar

Video